ERNESTO CORTAZAR

jueves, 17 de agosto de 2017

TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA PARA LÍDERES VENDEDORES

Ya reservó su cupo? Le felicitamos…………..
Gracias por la gran acogida del TALLER TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA PARA LÍDERES; quedan pocos cupos!!!
CIERRE DE INSCRIPCIONES: el día martes 12 de septiembre de 2017.
Quienes se han preinscrito con anterioridad y realizan su transferencia a más tardar el día lunes 11 de septiembre de 2017, su matrícula se mantiene en Bs. 25.000 por persona.
Quienes efectúan su pago por transferencia el día martes, la Matrícula acordada es: Bs. 30.000.-
SEMILLAS DE PROSPERIDAD: -“Cualquier persona puede contar las semillas que contiene una manzana; pero únicamente la Divinidad puede contar las manzanas que contiene una semilla”!!!! Robert H. Shuller

Una oportunidad única que enriquecerá tu vida!!!
La Maestría en el cierre de ventas!!!

FUNDACIÓN KNOW HOW
(Sin fines de lucro)
Invita al:
TALLER
TÉCNICAS PROFESIONALES
DE CIERRE DE VENTAS

EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA
PARA LÍDERES VENDEDORES
PENSUM:

1. Todo es venta y negociación, excepto la Dignidad!!!
2. El poder de la Auto-estima y el éxito del vendedor profesional.
3. La brújula del vendedor profesional y la visión del líder. Una variante de la Ley de Pareto que enriquecerá tu vida.
4. EL PODER DE LOS OBJETIVOS DE VENTAS
5. El poder de la motivación: 12 Poderosos motivos de compra que hacen vender.
6. El cierre múltiple, o, de acción repetida y sistemática.
7. La demostración de venta, las señales de compra y los cierres de pruebas.
8. LAS 13 MEJORES TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS a nivel mundial.
9. PSICOLOGÍA APLICADA AL ÉXITO:
v El poder del entusiasmo y su influencia positiva en la obtención de los resultados de venta.
v El poder del Desapego. El secreto supremo.
v El poder de la visualización creativa.
v El poder de la expectativa positiva.
v El poder de la intuición. El olfato de los maestros.
v El arte de la relajación. Técnicas efectivas. Ejercicio práctico.
·                                    TALLER DIRIGIDO A: Los líderes de sí mismos; Líderes Comerciales, Vendedores Profesionales, Corredores inmobiliarios, Ejecutivos de ventas, Productores de  Seguros, Asesores financieros, Directores de empresas, Políticos, Abogados, Profesionales en general, que quieran incrementar sus ingresos, Dueños de empresas, estudiantes universitarios y toda persona que anhela dominar el arte de la negociación en un nivel más alto de efectividad. Ahora es el momento; esta es la oportunidad; tú eres el líder que anhela llegar a la cima correcta.
·                                    INSTRUCTOR: GIUSEPPE ISGRÓ C., Abogado, Escritor, Conferenciante (Internacional), desde 1969. Amplia experiencia en las áreas de Seguros, Comercialización inmobiliaria y Consultoría Jurídica. Autor de los libros: Cómo desarrollar la Auto-Maestría, -Self Mastery-, Cómo potenciar el Autodominio, Semillas del Éxito, Todo Tiene Solución: -El arte de resolver situaciones, y, TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, -El arte de la negociación efectiva. (Inédito).
·                                    FECHA: Domingo, 17 de Septiembre de 2017.
·                                    DURACIÓN: 8 horas. Horario: 8:30 AM a 12:30 PM. 2:30 a 6:30 PM.
·                                    LUGAR: Museo Dimitrius Demus, Lechería
·                                    INVERSIÓN: Bs. 30.000,00.
·                                    Depósitos o transferencias a la Cuenta Corriente: 0156-0044-62-0000845776, 100% Banco, Banco Universal, a nombre de: Giuseppe Isgró, Cédula de identidad No. E-333180, E-mail:
·                                     TALLER a beneficio de: La Resp.: LOGIA CONCIENCIA UNIVERSAL, -de Instancia-, de Lechería.
·                                    Incluye material de apoyo enviado por E-MAI, al terminar el taller: Libro: TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, -El arte de la negociación efectiva  (En digital): Autor: Giuseppe Isgró C., y otros textos de interés.
·                                    CERTIFICADO DE ASISTENCIA.
·                                    ORGANIZA: FUNDACIÓN KNOW HOW
·                                    CUPO LIMITADO: Reserve el suyo, hoy mismo;  por E-mail:
·                                     Teléfono: 0424-8960952.
Cierre de inscripción: día martes 12 de septiembre de 2017.

·                                    FAVOR ANOTAR:
·                                    1) Nombre y apellidos, tal como desea que aparezcan en el Certificado de Asistencia.
·                                    Cédula de identidad
·                                    Teléfono
·                                    Su E-mail.





viernes, 4 de agosto de 2017

TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO, TIEMPO DE PROGRESO


TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO,
TIEMPO DE PROGRESO

©Giuseppe Isgró C.

1

Este es un tiempo de progreso, Escudero, por cuanto llega un momento, en la vida de los pueblos, y de las personas, en que se llega al fondo.
Si esto ocurre, o cuando esto ocurra, Escudero, es algo bueno, por cuanto nos encara con la realidad. Allí no hay evasión alguna, ni puede haberla. No hay más fondo hacia el cual sea posible evadirse ni descender más. Es la hora de la verdad y hay que encararla. La única salida posible es hacia adelante, o hacia arriba, da igual, ambos sentidos permiten aflorar hacia la luz, hacia el progreso, hacia un nuevo y más elevado estado de conciencia. En el momento en que se afronta la realidad cara a cara, sea cual esta fuere, sin evasión, sin abandonar cunado las cosas se ponen menos fáciles, se activan los poderes creadores del Espíritu y comienzan a surgir las coincidencias que aportan el logro anhelado o los resultados apetecidos. 
Escudero, ver la realidad implica precisarla, cuantificarla, enfocarla. Mirarla cara a cara, afrontándola. Al igual que en todo, la realidad es como una moneda, tiene dos caras. Una cara representa la noche; otra, el día. La primera, la cáscara de la nuez; la otra, la nuez propiamente dicha: el nutriente, la sustancia, la esencia, en una sola palabra: LA BONDAD, o bondades, en todas sus acepciones, de manera especial, los puntos fuertes; el bien en sus múltiples manifestaciones.
La bondad y el bien representan atributos esenciales de la Divinidad y dos características emblemáticas de Dios. Dios siempre es Dios y no hay más Dios que Dios, acuñó Mahoma, que dio impulso a lo que luego sería la Civilización Árabe, una LUZ en la oscuridad, dentro de esa larga noche medioeval que naciera en Nicea, en la ciudad de Iznik, en Turquía, bajo la égida del emperador Constantino El Grande, y posteriormente, sus sucesores, hasta ahora.
Por un lado, los que se afanaban en tapar el sol con un dedo; por el otro, un creciente número de personas que trajeron al mundo occidental la luz y el progreso que representó el perfecto equilibrio. Se desarrolló una espiritualidad que si bien ya se había expresado en múltiples corrientes espirituales y culturas, ahora alcanzaba niveles realmente elevados y dentro del Sufismo se escribirían algunas de las páginas de sabiduría de mayor relevancia en la larga historia humana.
Decía Mahoma: -“No hay más Dios que Dios”. Podríamos decir nosotros, ahora: No hay más amor que el amor. Todo lo que no es amor, no es el amor. Todo lo que es amor, es el amor. Cómo reconocerlo? Por sus frutos!!!
1)       El amor es el amor. Una tautología necesaria para afianzar en la conciencia la percepción correcta.
2)       El amor es luz que ilumina: primeramente el mundo interior; acto seguido, el mundo exterior. El amor es la luz del Espíritu y con ella ilumina su camino en el eterno retorno hacia la Divinidad. Tu camino es tu camino. Mi camino es mi camino. El caminante y el camino hacia la Divinidad. La Divinidad es la meta.
Caminante, camino y Divinidad conforman una sola Unidad, y sin embargo existe una cierta diferenciación en su manifestación. El camino es circunferencial y ascensional. El ascenso no es más que en la elevación de los Estados de Conciencia. En la depuración del velo que impide ver la Unidad esencial en todas las cosas.
Es la experiencia la que depura, eleva los estados de conciencia en las infinitas estaciones del Espíritu: Se afina la vibración de los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Por efectos de la resonancia magnética se sintoniza con todos los que vibran al unísono y eso constituye una gran fuerza, la Fuerza Fundamental.
La luz que irradia una persona activa la luz de las que están preparadas en el entorno para encender su propia luz, que siempre ha estado allí, aunque se dejara de percibir.

Al encender cada quien la propia luz, se ilumina el mundo interno; si el mundo interno está iluminado, se expande en el mundo exterior y cada quien ve, frente a sí, su camino personal, su propio camino hacia la Divinidad. Observa, también, a la Divinidad arengando a cada quien, en la propia conciencia, hacia la meta del propio camino: La Divinidad.

Entonces, el ser efectúa diversos descubrimientos:

a)       Que él es el caminante;
b)       Qué él es el camino;
c)        Que él es, también, la Fuente.
d)       Que él ya llegó a la meta;
e)       Que él siempre ha estado en la meta;
f)        Y, que él siempre ha estado conectado con la Fuente.

Entonces, él comienza a contar los inmensos dones que posee:
       I.            Vida: Con un Espíritu eterno e inmortal.
    II.            Poder creador potencialmente infinito.
  III.            Amor: El poder supremo universal y fuente de toda sabiduría.

Si hay amor, existe también bondad, prudencia y/o sabiduría, justicia, igualdad, compensación, para mantener el equilibrio, fortaleza, templanza y belleza, así como todos los derivados de estos valores universales.
Este es el bagaje cósmico que siempre poseerá en grado potencialmente infinito, del que extraerá lo que cada ser precisa cada vez que expresamente que experimente necesidades, o anhelos por realizar, si no obstaculiza el flujo el mismo individuo.
El mayor enemigo es el temor. La mayor bendición: La confianza.
Sea como fuere que estén las cosas, o se vean, en la realidad, más allá de las apariencias, todo está bien, en un orden perfecto, adecuado para ese momento, a partir del cual se traza la ruta, o proyección a la siguiente fase expansiva existencial.
La clave reside en encontrar ese orden perfecto dentro de sí mismo.
Si se encuentra el orden perfecto dentro de sí, por la ley de correspondencia también se manifiesta en forma análoga y equivalente, en el mundo exterior.
Dentro y fuera es lo mismo. Son diferentes planos de manifestación. Como es adentro es afuera. Como es afuera es adentro.
Como queremos que sea afuera, creémoslos dentro. Allí, en el santuario de la conciencia nadie puede, o podrá interferir, excepto la misma persona.
El primer paso es: La conexión con la Divinidad. La conexión con la Fuente Universal, convirtiéndose en instrumento de su voluntad divina para cumplir la misión cósmica que está asignada para cada quien en el concierto de todas las cosas, según los planes trazados por la Divinidad en la Ley Cósmica para la expansión de la Creación Universal.
CONEXIÓN DIVINA.
Siéntate cómodamente, apoyando las manos en los muslos, o acostado. Efectúa tres respiraciones profundas, exhalando lentamente. Cierra los ojos suavemente.
PROGRAMACIÓN ESPIRITUAL:
Afirma:
–“Entro en conexión divina con el Ser Universal”. (Tres veces).
Ahora estoy ya en conexión divina con el Ser Universal. (Tres veces).
Formo una unidad cósmica perfecta y eterna con el Ser Universal, -ELOÍ-.  (Diez veces).
Tengo conciencia de mi conexión divina con el Ser Universal, aquí y ahora.  (Tres veces).
1. Ahora, centra la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en la cabeza. Ese es el punto de conexión con el Ser Universal. Imagina allí un círculo blanco con el signo más en el centro. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
2. Ahora, centra la atención en el hombro izquierdo. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
3. Ahora, centra la atención en el hombro derecho. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
4. Completa el triángulo, centrando nuevamente la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en el centro de conexión con el Ser Universal; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
5. Ahora, baja hasta la nuca y centra allí la atención; repite diez veces el nombre: ELOÍ. Este es el centro donde reside el ojo que todo lo ve; si sigues concentrando la atención en este punto un largo tiempo con la repetición del nombre ELOÍ, observarás como se va desarrollando la capacidad de percepción intuitiva clarividente o conciencia cósmica.
6. Ahora, centra la atención en la garganta; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
7. Ahora, centra la atención en el punto hara o tan tien, -tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros hacia dentro, en dirección de la columna vertebral-; este es el punto de equilibrio del cuerpo y del ser; repite diez veces el nombre: ELOÍ.
8. Ahora, concentra la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
9. Ahora, centra la atención en el tobillo derecho; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
10.   Ahora, centra la atención en el tobillo izquierdo; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
11. Ahora, vuelve a concentrar la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
12.  Ahora, vuelve de nuevo a centrar la atención en la nuca; repite diez veces el nombre: ELOÍ.
13.  Ahora, vuelve a centrar la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, visualiza el circulo blanco y el signo más, -la Rueda de la Vida o el símbolo del Ser Universal, repite tres veces: ELOÍ.
14. Ahora, da por hecho que te encuentras en conexión perfecta y permanente con el Ser Universal, ELOÍ; imagina que desde el punto de conexión divina, -nacimiento del remolino de pelo-, en el cual ubicas, mentalmente, el Círculo blanco y el signo más en el centro, que la luz fluye y va saturando todo tu ser desde la cabeza hasta los pies. Al llegar a este punto, relaja los pies y siente las plantas y los tobillos intensamente, lo más que puedas y quieras.  (Muy importante). Ahora, afirma: ELOÍ, guíame, asísteme, protégeme e ilumíname.

Puedes utilizar el nombre de la Divinidad que prefieras: Dios, Eloí, Allah, u otro de tu preferencia, pero deberías evitar el uso del nombre de algún maestro en particular, ya que es una conexión espiritual con la Divinidad.
Este ejercicio se sugiere realizarlo en la mañana, al levantarse, antes de tomar café, u otra bebida, o en la noche, antes de acostarse. Durante el día, se recomienda cada vez que se requiera potenciar el estado de serenidad, o quietud interior. En las colas, por ejemplo, es un momento propicio para hacer fluir en armonía las fuerzas interiores. 

Este es un tiempo en que se inician las cosas en una nueva fase existencial para cada quien, a nivel personal, pero, también, para los respectivos países.
Vivimos en un mundo globalizado: las situaciones son análogas para todos; las oportunidades de crecimiento, y progreso, también.
El sol se encuentra despuntando por el Este, en el alba. Las próximas seis (6) décadas serán de esplendor. Los líderes precisarán ver los ciclos económicos más allá de los ciclos menores y mayores, es decir, entre 4 y 12 años por delante. Deben tener la visión de los ciclos de largas oscilaciones, mirando por delante los próximos sesenta (60) años, señalando al respectivo país las metas a corto, mediano, largo y macro plazo hacia donde serán orientados los planes de crecimiento integral, no solamente económico. De esta manera, en todos los niveles y grupos de intereses, cada quien orientará su formación en sentido del desarrollo del país, íntegramente. La gente tendrá unas reglas claras del juego existencial mediante las cuales orientar su esfuerzo de crecimiento y riqueza integral.
Los líderes deberían potenciar su visión de los ciclos históricos, ya que la historia se repite por ciclos alternos entre cuarenta y sesenta años. Esto permite subirse sobre hombros de gigantes para ver más lejos. Pero, realmente, los líderes del futuro tendrán la capacidad de ver varios milenios por delante, lo que ahora parecería imposible. Existen ciclos históricos que se repiten cada quinientos años, cada mil años, y otros de menores o mayores lapsos. Esta índole de ciclos históricos los son propiamente hablando: históricos, naturales, biológicos o geológicos, sociales y espirituales, entre otros. Esa visión global e integral, permite diseñar, o re-diseñar  el futuro, interpretando sentido de los planes cósmicos, que si bien son intangibles, o invisibles, para quienes aún deben aprender el lenguaje universal para la lectura de los acontecimientos, son perceptibles para quienes han desarrollado su conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora según los planes divinos de la Creación. Nada fácil, por supuesto, pero factible. Aquí, los que saben no hablan, por prudencia; los que aún precisan aprender, pueden correr el riesgo de hablar sin suficiente reflexión desviándose de la realidad. Por eso es preciso estudiar el pensamiento más preclaro de los grandes pensadores de todos los tiempos y países, para percibir los ideales que han concebido en el espacio y en el tiempo. Ellos son los maestros de la humanidad sobre cuyos hombros es preciso montarse para ver como ellos han visto, y aún más allá, en todas las ciencias, filosofías, artes o valores universales. Homero, con su Ilíada y Odisea, inspirador de la edad de oro griega, en sentido lato; Sidharta Gautama, cuyo Noble Sendero Óctuple, y el resto de las obras desarrolladas por su discípulos, como el Tripitaka, constituyen una guía certera en la vida de cada ser; Platón, uno de los mayores filósofos de todos los tiempos espera a que se le estudie en mayor grado, aún; Fidias, escultor sublime, a quien Pericles  encargó los planos de arquitectura de la Acrópolis y del Partenón; Plutarco, forjador de estadistas en los últimos dieciocho siglos, con sus Vidas Paralelas y su obra Moralia; Miguel de Cervantes y Saavedra, con su inmortal Quijote y otras obras de valor incalculable, para todos los tiempos; Leonardo Da Vinci, el genio universal del Renacimiento, paradigma vigente; Allan Kardec, uno de los pensadores más relevantes del siglo XIX, que descifra grandes enigmas de la vida y del universo; Alexis Carrel, uno de los pensadores más visionarios del siglo XX; Peter Drucker, el magnate de la gerencia moderna, de lectura obligada para todo líder, o director de empresa; Abraham Maslow, psicólogo humanista que desarrolló la teoría de las necesidades y de las motivaciones para la auto-realización humana; Gandhi, con su doctrina de la no violencia, o satyagraha, que demostró que sí es posible triunfar por medio pacíficos; y por supuesto, los grandes economistas como Adam Smith, ius filósofos como Luís Recasens Siches, y ensayistas como Ralp Waldo Emerson, por mencionar unos pocos ejemplos. Recordemos que Mortimer Adler, era de la opinión que, para que el pensamiento de cualquier persona pudiese ser tomado en cuenta, debía leer, y estudiar, por lo menos los 443 libros que él incluyera en los cincuenta y cuatro tomos de los Great Books.
Este es un tiempo de siembra y progreso. De las 6 am hasta las 12 m, es la primavera; nos encontramos ubicados, precisamente, al inicio de la primavera, ahora. De las 12 m hasta las 6pm., es el verano de la economía; de las 6pm hasta la medianoche, es el otoño de la vida; y de las 12 pm., hasta las 6am., es el invierno, o la noche oscura, precisamente, la etapa por la que, en diversos lugares del mundo se acaba de pasar. Descansados, con la mente fresca y fértil en creatividad, por la mañana, afloran las ideas, los planes y los propósitos sólidos y rectos, para las siguientes tres estaciones existenciales.
La noche quedó atrás, es preciso olvidarla. Mira el día que está por delante, empezando, con optimismo y entusiasmo. Observa, atentamente, todas las bondades que trae. Prepara tu copa de vida grande para dar, por cuanto, en esa misma, la Divinidad, al pagarte tu salario cósmico, es la que utilizará. Tanto como diste, te será dado. Tanto como quitaste, te será quitado, para compensar adecuadamente el efecto de tus acciones. Es justo, o no?
Es tiempo de progreso y de receptividad. Es preciso ser progresistas y receptivos.
Adelante.


Trabajo en revisión....
Continúa…….

sábado, 1 de julio de 2017

“YO SOY VENEZUELA”, le dijo…


“YO SOY VENEZUELA”, le dijo…

©Giuseppe Isgró C.


En una apacible noche, de madrugada, Jo se despertó de un sueño maravilloso. En la experiencia onírica se veía caminando por un hermoso valle cubierto de flores de variados colores, con un manto de verdes hierbas y arbustos, árboles diversos florecientes de amarillas y rosáceas tonalidades, que en su conjunto presentaba un paisaje de belleza indescriptible. Todo era armonía y paz; era la época del año en que florecen los araguaneyes y los apamates. Soplaba una brisa fresca agradable, que traían los exquisitos aromas y fragancias naturales que asemejan a las esencias divinas unificadas. Por encima se contemplaba un cielo azul claro con fantásticas nubes blancas, en el ambiente tropical con un sol radiante despuntando en la mañana. La noche había terminado. Era un amanecer que pre-anunciaba una espléndida jornada.
Jo va caminando por un sendero, un antiguo camino real, en una meditación profunda sobre Venezuela y su futuro inmediato y a largo plazo, lleno de sosiego y confianza, cuando se percata que a lo lejos iba hacia él una hermosa mujer. Su paso era pausado, pero seguro, lleno de dignidad y distinción. Su mirar era sereno, con la frente alta y su cabellera era frondosa, de esas que reflejan un vigor inagotable.
Jo trató de escudriñar su rostro, y mientras más se le acercaba, el mismo se transfiguraba.
Primero la vio como una india hermosa, que se transformaba, acto seguido, en una negra de rasgos finos como jamás había visto otra igual; luego le pareció verla con una infinidad de rostros que eran una mezcla de india, negra y blanca, pasando por los rasgos de todos los grupos étnicos del planeta tierra. Al final, cuando se le acercó, para saludarle, se dio cuenta que: era una mujer hermosísima de caballera dorada, alta, esbelta, de ojos azules, de mirada luminosa, como dos soles a mediodía, con un brillo inigualable, que denotaban una aguda inteligencia. Estaba vestida con el tricolor de la bandera, y en ella siete estrellas y el círculo y el signo más, -el símbolo de la Divinidad y de la eterna polarización-, como distintivos. Con una sonrisa radiante, verdaderamente cautivante, le extendió la mano y dijo:
-“Hola, Jo, yo soy Venezuela, destinada, por la Naturaleza de las cosas, a ser grande entre las Naciones más nobles de la Tierra, por sus virtudes. Tú eres mi hijo adoptivo, pero me amas igual que el que más lo hace de mis hijos nativos: Te amo”.
He venido para darte un mensaje que quiero que lo transmitas por cualquier medio a tu alcance, a través de un poema, o ensayo, para que las generaciones futuras de mi tierra y del mundo, siempre tengan presente, a lo largo de su vida. Escucha con atención lo que te diré a continuación.
Es mi deseo que se adquiera conciencia plena de lo que significa nacer o vivir en la Tierra que represento con mi nombre: Venezuela, y que la Divina Providencia asignó bajo la Tutela de mi antiguo Espíritu hasta que la madurez espiritual de todos alcance el suficiente grado en esta fase de su preparación y desarrollo integral.
Yo soy la madre de nombre Venezuela, soy una mujer joven, que en la edad según se cuenta en la tierra, es intermedia, es decir, representa la plenitud, como tú mismo puedes verlo. Soy fuerte, hermosa, por depuración espiritual, de inteligencia privilegiada por cuanto la he desarrollado en incontables y renovadas edades, y gozo de una eterna y atemporal juventud, porque el Espíritu siempre es eternamente joven.
Yo soy el Espíritu eterno e inmortal de Venezuela y tengo una misión que la Divinidad me otorgó con la humanidad del planeta tierra, porque, al final, y lo que cuenta, es que hay una sola tierra, y esto, muy pronto, la gente lo comprenderá bien. Hay un solo planeta, y mi misión es con toda la tierra, como, luego, te explicaré el por qué.
-Venezuela continuó diciéndole a Jo-:
-Soy una madre buena y generosa, por cuanto albergo no solo a los que nacen en mi terruño, sino a todo aquel que quiera hacer de Venezuela su Patria, y esto lo saben todos lo que mi suelo patrio han enriquecido con su presencia, con su savia y descendencia, con el fruto de su ingenio, al margen de cual sea su nivel. Cuando a mi tierra llegan, se transforman en seres enriquecidos que trascienden su riqueza integral, y visión, que traían de su tierra natal, sea cual ésta fuere. Con el transcurrir del tiempo, llegan a amarme cual me ama el más amoroso de mis hijos, y si algún día vuelven a su tierra nativa, descubren que su amor por mi no es menos que el que tienen a la suya, pero se dan cuenta, que aún así, no pueden vivir lejos de mi, porque el amor que le tengo como madre es tan grande y vivo, que vivifica, y así como yo no puedo ya vivir sin su compañía, al estar lejos de mi, perciben que le pasa lo mismo a ellos: nuestro amor es único e indisoluble, y los lazos de afecto nos vuelven a reunir, de una vida a otra, es decir, en cada nueva reencarnación, o a través de los instantes de la vida toda. Pueden estar en cualquier rincón del mundo, pero su pensamiento se encuentra unificado en mí.
Esto le pasó a Simón Bolívar y Simón Rodríguez, cuando deambulaban por los caminos de Europa, mientras caminaban iban disertando sobre como libertarme del dominio español. Y cuando las plantas de su pies pisó el Monte Sacro, en Roma, el pensamiento de Simoncito voló en un paseo por la historia de noble nación, señalando lo bueno y lo nefasto que aquella Roma eterna había dado a la humanidad, e inspirado en los ejemplos heroicos, en Marco Tulio Cicerón, en Séneca, en Marco Aurelio, en Trajano y Adriano, en Marco Catón, en Julio César y en Fabio Massimo, juró, ante su maestro Don Simón Rodríguez y Luís López Méndez, no descansar hasta darme la libertad del yugo imperante, tanto a mí, como a mis hermanas suramericanas.
-Yo soy madre de Libertadores, como lo demuestra la historia; de líderes visionarios y emprendedores, que asombran con sus hazañas a propios y extraños, y las gentes preclaras de mi tierra, mis hijos, son apreciados como benefactores de la humanidad aquí y en cualquier parte a donde han ido o vayan. Ejemplos tenemos por miles: Miranda es uno de los primeros que asombró al mundo con su genio inigualable y su instruido intelecto, que en su época, diez, en el mundo, no habían iguales. Era un potente sol que alumbraba el paso por donde iba. Que decir de Andrés Bello, con su Gramática para el uso de los americanos, la segunda más importante a lo largo de la historia, después de la de Antonio Nebrija, redactada en 1492. La de Bello, escrita ya cuando emprendió su viaje a Londres, es decir, antes de los 29 años, demuestra el genio fecundo que traía cultivado de incontable número de vidas. En Londres, se prepararía durante 19 años, para lo que sería su misión en la tierra de mi hermana Chile, de la que fue uno de sus maestros mas preclaros, dándole leyes como el Código Civil, el Derecho de Gente, o internacional, entre otras; fundó la Universidad de Chile, y preparó a su fértil juventud que ha seguido las directrices que impartiera para encaminar a Chile en lo que hoy es.
Yo, Venezuela, soy una tierra fértil y generosa y mi semilla esparzo por la tierra toda, repartiendo a manos llenas de lo que la Divina Providencia me dotó en abundancia: savia que fecundiza genios que enriquecen a todos quienes comparten con mis hijos sus abundantes dones.
-Luego, la bellísima Venezuela, continúa diciéndole a Jo-: 
Yo soy una madre que a lo largo de mi vida he tenido incontables noches oscuras e igual número de dorados amaneceres. Estoy acostumbrada a afrontar la adversidad y a triunfar de ella, siempre. Mi suelo han profanado gentes cuyos nombres hay que olvidar, que en diferentes épocas se constituyeron en azotes del terruño patrio. Pero ello, al final, se ha traducido en oportunidades de crecimiento para mis hijos, propios y adoptivos, que para mí todos son iguales. No distingo entre uno y otros, y su amor por mí, en nada se diferencia, porque todos me aman por igual, y a veces el amor del hijo adoptivo es más acentuado porque se encuentra acompañado por la gratitud. Pero, la gratitud es recíproca, ya que, la naturaleza de las cosas, les hace nacer en otras tierras, para que cuando a mi llegan, ya adultos, me traen el aporte integral de otras tierras: étnicos, culturales, profesionales, técnicos, espirituales y sus virtudes cultivadas por largo tiempo que ya forman parte de esos seres como una segunda naturaleza, que transmiten a mis hijos nativos, y de tantos otros particulares, que es innecesario enumerar. Empero, era su misión hacerlo así. Pero, en el fondo, el Espíritu de ese hijo adoptivo, es mi hijo, mi verdadero hijo, y como estrategia, hemos acordados, antes de que él naciera, que lo hiciese así, para traer la fecunda savia de cada país del mundo, para enriquecer mi suelo patrio. Para enriquecerme a mí, como madre fecunda y pródiga, ya que me faculta, de esta manera, para aportar más a la tierra global de la que formo parte, ya que todas las naciones del mundo, son mis hermanas, y el Planeta Tierra es una sola Madre. Es bueno que todos sepan ver esta realidad. Esto es fácil verlo hoy, cuando en la hora menguada de estos días, para el suelo patrio, que yo soy y represento, cada pequeño, o gran rincón del planeta, aúna su pensamiento y su voluntad, para brindar apoyo a mis hijos dispersos por el orbe y a los que en Venezuela, en esfuerzo titánico, trabajan para emancipar de nuevo, la Patria, a nuevos niveles de libertad, justicia y progreso.  
Luego, -Venezuela, dice-:
Yo soy una mujer que cual madre común, tiene hijos diversos, de diferente ingenio y cualidades, aptitudes y actitudes, virtudes y defectos, o carencias, fortalezas y puntos menos fuertes, que es preciso transmutarlos en puntos fuertes, pero que a todos quiere y ama, por igual. Aunque, hay que decirlo, con unos le une un sentimiento de amor más profundo, y con otros un sentimiento de justicia imperioso. Unos hijos poseen estados de conciencia mas elevados que otros; muchos son justos, y otros deben potenciar el sentido de la justicia; unos son buenos y otros no tanto, pero, para mí, como madre, todos son iguales, todos son buenos, pero unos me dan placer, alegría y contentes, y me enorgullezco de ellos: constituyen mi gloria como madre. Otros, me dejan muchas noches sin dormir,-una metáfora, ya que como Espíritu, jamás duermo-, dado que sus tendencias impredecibles y poco sólidas, moralmente hablando, inquietan mi “sueño, y mis vigilias”. Me esmero aún más en educarles, al observar sus inclinaciones innatas que encausar, y pido a la Divinidad que me ilumine y me de fortaleza, para enrumbarles por el camino de la virtud, cosa que no siempre logro, a pesar de mis constantes inspiraciones en sus conciencias, haciéndole advertencias admonitorias y coercitivas, pero muchos superan en sus afanes indebidos el sentimiento de la vergüenza, sentimiento este que de seguirlo, le permitiría mantenerse dentro de los parámetros de una vida virtuosa. Eso es motivo, para mí, de que me afane aun más, con ellos, que con los otros, que por sí mismos caminan por la senda de la virtud, como algo natural en ellos. Es mi misión corregir, y educarles, para encaminarles a su verdadera senda, la de las virtudes: la prudencia, la justicia, la templanza, la fortaleza, la belleza, el equilibrio, el orden, la honradez, el honor, la amistad sincera, el perdón, la tolerancia, la salud, la sabiduría y la riqueza integral. Si la Divinidad me delega a tanta gente desigual es porque confía en mi capacidad para educarle, y conducirle hacia rectas sendas. Pero, no siendo tarea fácil, muchos de estos hijos precisan incontables vidas para reeducarse y emanciparse, pero yo tengo paciencia, y constancia, en la realización y cumplimiento de mi misión. En el tiempo asignado por la Providencia, cumplida habré de tener la labor encomendada por el Regidor Cósmico que todo lo ordena por la ley de la afinidad. Esa es la razón por la que, de tanto en tanto, la historia de repite por ciclos. Es que cuando vuelven a reencarnar cada uno de mis hijos, que habían pasado a la dimensión espiritual, ellos reanudan su tendencia natural interrumpida al desencarnar en su vida anterior, y se reabre un ciclo donde antes había concluido. Y así empieza una nueva labor educativa con cada uno de mis hijos: propios y adoptivos. Pero, la vida, con su sabiduría me los envía, gradualmente, mezclados, unos buenos, otros no tantos, -y aun enemigos entre ellos-, para que unos y otros, conviviendo, limen sus asperezas, y se vayan haciendo amigos. Al final, los lazos de la sangre, y de la nacionalidad, van hermanando a todos en una sola familia, queriendo ser todos buenos, mostrando el orgullo de ser venezolanos, honrados de ser mis hijos. Ser venezolano, hoy y en cualquier tiempo, además de un privilegio, es una responsabilidad. Hay que estar a la altura de las situaciones y de la distinción con que se le ha honrado con la denominación de venezolano. Es preciso honrar el hecho de ser venezolano, nacido en terruño patrio, o viniendo de otros lares, por solo vivir aquí. Recuerda Jo, el venezolano es noble, virtuoso, trabajador, estudia constantemente para superarse en todos los niveles y variantes, desde el más humilde al de más encumbrada sociedad. Por eso siempre se ha dicho: El venezolano es del tamaño de las circunstancias que afronta y Venezuela, una tierra de promisión. Quién lo duda? Y si algún extranjero desde el exterior quisiera alguna vez influir negativamente en los destinos de mi terruño, aprenderá a respetar la Patria que represento. Que ya, en el siglo XIX, mis más ilustres hijos, Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio José de Sucre y una constelación más, dieron la libertad a las Naciones que lo precisaron.  Bolívar Páez, mas tardíamente, quisieron darle la libertad a Cuba y Puerto Rico, dos hermanas que tardaron en conseguirla. Veintiún años después de desencarnar Bolívar, nace en Cuba el único hombre de América equiparable a Bolívar, y que tanto amó a Venezuela, hasta el punto de decir: -“Tenga en mi Venezuela, a un hijo”. Se trataba del mismo Espíritu de Bolívar reencarnado en José Martí. Esto es una evidencia más de cómo mis hijos siguen trabajando, en el espacio y tiempo, para la emancipación de mis hermanas latinoamericanas, y para que se observen las aparentes paradojas de la vida. Yo soy madre de Libertadores, y siempre habrá muchos de ellos que harán que, en mi suelo Patrio, reine la Libertad, la Justicia, la Paz, el Amor y el Progreso. Es importante que se recuerde, que yo estoy atenta y vigilante, y antes o después, aunque parezca que tarde, siempre, oportunamente, aplicaré el correctivo amoroso, justiciero y pertinente. Y si por alguna razón particular, alguien precise un escarmiento especial, que no tengan dudas ningunas que, de donde menos se espera, por la acción de la justicia divina, sin yo mover un dedo, ella se lo proporciona, en la proporción justa y correcta, no como un castigo, sino con la sola idea de aportar el aprendizaje precisado, ya que la Ley Cósmica impresa en la conciencia busca reeducar a cada ser que lo precise, para que se convierta en un elemento útil a su propio progreso y al de sus hermanos. Este es mi propio anhelo: educar correctamente a todos para cumplir la misión que me ha confiado la Naturaleza de las cosas, en el concierto de las Naciones. Y esto va, precisamente, con todos mis hijos, porque, como madre justa y amorosa, debo velar que ninguno de mis hijos se extralimite con sus hermanos. Nada diferente de lo que haría cualquier madre venezolana, o del mundo entero.
Recuerda, Jo, yo soy Venezuela, y si hoy observas mi rostro hermoso, en cualquier expresión en que me puedo manifestar, al igual que cada una de mis hijas, mañana, en el tiempo, cuando me vuelvas a ver, notarás que mi belleza se acentuará a medida que cultivo mi inteligencia y mis hijos se depuran, conectando con la Divinidad, o adquiriendo consciencia de su conexión eterna e inmutable con ella, que transfigura su faz, y la mía, por el fluir de la luz divina, y los sentimientos elevados de los atributos divinos o valores universales. Es importante destacar, Jo: mis hijos sabios y prudentes, fuertes y templados, justos, nobles y humildes, tolerantes y compasivos, progresistas y de ánimo sosegado, transformarán su faz y la mía.
Recuerda Jo, y así transmítalo a tus contemporáneos y a la posteridad, -dice Venezuela-:
En mi, Venezuela, se gestará el mejor país del mundo, que será modelo, paradigma, a emular, de lo que debe ser la nueva edad de oro, en torno al año 30.000 de nuestra era, en adelante.
Hoy, Jo, como toda madre, -continúa diciéndome Venezuela-, tengo alegrías y dolor, por los hijos que se quedan en mi suelo patrio, confiando en un mejor futuro en esta tierra. Estoy triste, porque muchos ya se han ido, dejando de creer en esta grande y noble Patria, buscando fortuna en otras tierras que no siempre encuentran, como pensaban, aunque la mayoría siempre se la ingenia para que le vaya bien y logran enraizarse, enriqueciéndose integralmente. Otros piensan irse, en una hora aparentemente menguada y adversa para la patria, y tengo, naturalmente, el sentimiento de los tantos hijos que se han ido, dejando de creer que su futuro se encontraba en mí y de los que estando a mi lado, sueñan con alejarse, dejándome sola, cuando yo sé a ciencia cierta, que aquí está su verdadero futuro, como en ninguna otra parte.
Esto que aquí digo, sin embargo, -dice Venezuela-, estaba así programado en los planes individuales de cada uno de mis hijos, y hay que verlo todo como que formamos parte de una sola Tierra, donde cada una de mis hermana coopera con el resto, ya que todas tenemos la misma misión de albergar a la humanidad y educarla. Luego, el mundo es una retorta, y cada quien es repartido en la patria donde se encuentra el grado aprendizaje que debe adquirir, resultando al final, que todos y cada uno de los seres, debe reencarnar en todos los países, uno por uno, para enriquecerse en todos, y amarlos. Finalmente, estimar que el planeta es no solo una sola tierra, sino un solo hogar de turno, hasta que la Providencia, agotado el ciclo terrestre, conduzca a toda la familia espiritual terrestre: a nivel humano, animal, vegetal y mineral, al nuevo planeta que en el concierto cósmico, ya, desde millones de años, se está preparando. En el universo no existe el azar, hay un plan perfecto en los designios divinos.
Y Venezuela, -dice Jo-, continuó relatándose un sinnúmero de cosas que requerirá su tiempo que las ordene, por tema y moralejas educativas, para que sirvan de guía, como ella quiere, a las nuevas generaciones, y sobre todo, a las actuales, cada vez que este escrito lea cada hijo de Venezuela.
Y de esta manera, escuchando absorto y muy atento a Venezuela, fueron pasando las horas sin darse cuenta de ello Jo, y sin cansarse, pero sí se percató como en forma gradual a su lado se iba congregando un gran número de seres, hasta formar legiones que pudieran contarse por millones. Entre los más cercanos, a su alrededor, pudo Jo distinguir a Cristóbal Colón, el primero en denominar a Venezuela “Tierra de Gracia”, cuando pasaba por las costas Paria, en 1498, creyendo que había llegado al paraíso terrenal; se encontraba Américo Vespucio, Bartolomé de Las Casas, Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio José de Sucre, Andrés Bello, e incontable número de próceres, soldados de la Patria, literatos como Juan Germán Roscio, Juan Vicente González, Fermín Toro, Cecilio Acosta, Eduardo Blanco, Mariano Picón Salas, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri e Isaac Pardo, entre otros; líderes como Rafael Caldera, Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez, José Gil Fortul, Antonio Guzmán Blanco, Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, y poco a poco los rostros se hacían indefinidos a medida que se acrecentaba la gran masa de seres espirituales que rodeaban a Venezuela y la protegían. Observó, también, Jo, mirando hacia cierto lado una columna muy grande formada por hermosas mujeres con rasgos de todos los grupos étnicos: pudo distinguir solo a Teresa de la Parra y a Teresa Carreño, y a tantas otras que vio desconocía sus nombres.
En el lado opuesto, vio un grupo no tan numeroso, de rostros amorfos.
-Venezuela le explicó a Jo que todos esos seres eran una minoría que a lo largo de la historia han constituido el azote de la Patria, desde que vinieron al terruño patrio como conquistadores, entre quienes los había buenos, pero, otros, fueron un azote, y de vez en cuando algunos de ellos y los Espíritus de sus hombres de aquel entonces, reencarnan en determinadas épocas, ya que ellos no han renunciado de seguir dominando el terruño patrio desde la dimensión espiritual. Cuando reencarnan y cualquiera puede observar como los ciclos históricos se repiten, si se le presta un poco de atención. Basta, en con ver lo que ocurre y se podrá deducir que época histórica se está repitiendo, y así comprender lo que está pasando, y por cuanto tiempo durará esa etapa. La época actual, por ejemplo, Jo, refleja a la de los años terribles de 1813-1814. Los seres humanos, mis hijos, precisan su tiempo para depurarse y deslastrase, hasta aprender a vivir por la senda de las virtudes. Esto es lo que tú, Jo, has denominado como la Meta-historia, y ya has escrito sobre el tema, y es la razón por la que te explico estos detalles, para que se comprenda el porqué de la realidad que se vive en un momento dado, en un país determinado. La historia se repite, y es una maestra eficaz. Es preciso que los líderes estudien a fondo la historia patria y la universal, para entender de donde se viene, porque se está aquí, por el aprendizaje que se está experimentando, y hacia donde vamos, por las tendencias e inquietudes del Espíritu de los tiempos. Entre aquellos personajes del siglo XIX, de aquellos años terribles, aún se encuentran algunos en el escenario Patrio, causando la angustia de la Patria.
Llegados a este punto, -Venezuela le dijo a Jo: -“No te preocupes; ellos creen que se van a eternizar en el poder; si supieran que su tiempo en los planes de Dios está medido y mas temprano que tarde, serán sustituidos por mis hijos más nobles en la conducción de los destinos de la Patria; sus nombres serán olvidados, pero no sus deudas con la Patria, que tendrán que pagar durante muchas vidas, hasta extinguir cada una de las innumerables obligaciones contraídas con la gente de la Nación.
Venezuela, -dice Jo-, no hizo referencia a nadie en particular. Esto es algo que cada quien debe meditar en silencio y observar la parte que nos corresponde a cada quien, sin exclusión de nadie, por cuanto, todos nosotros, por alguna razón estamos participando, ahora, en el presente escenario. Es nuestra misión ser ciudadanos ejemplares, cumplir las leyes legalmente establecidas, el orden constitucional, y sobre todo, recorrer la senda de la paz, la justicia, el amor y la cooperación, en beneficio de todos. Mientras haya un hermano que sufra, nadie puede estar feliz, porque la Patria es un todo uniforme y compacto: lo que afecta a uno afecta a todos; lo que beneficia a todos es lo que debe predominar. No se debe caer en el terreno de los enemigos de la Patria que es la violencia. El futuro, como decía José Vargas, es del hombre justo. Debe lograrse el triunfo por la inteligencia utilizando medios pacíficos, por cuanto, quien realmente posee el poder, -que es la visión correcta de las cosas, fundamentalmente-, no tiene porque demostrarlo haciendo uso de la fuerza. Para muestra el ejemplo de Gandhi.
Se veía, -sigue diciendo Jo-, en el grupo de la gente noble que rodeaba por millones a Venezuela, Espíritus de todos los niveles, aptitudes y vocaciones. Incluyendo, en determinado ángulo, se veían incontable número de Espíritus que acompañaban a Venezuela, que pertenecían las más variadas especies de los reinos: animal, vegetal y mineral; podría contemplarse la inmensa diversidad y belleza que representaban. -Venezuela le dijo a Jo-: Ellos también forman parte de mi ser, y son mis hijos; son: Venezuela.
Entonces, -Venezuela prosiguió, diciéndole-:
Estos seres que tú observas allí, comenzarán muy pronto a reencarnar en suelo patrio y están destinados a engrandecer mi ser, como madre, ya que estos, mis nuevos hijos, que nacerán durante los milenios por venir, -y que tienen un interés especial en la forma como se desenvolverán los acontecimientos actuales, y a no dudar, influirán positivamente, para que la balanza de las cosas se incline hacia el progreso de la Patria-, serán modelos de virtudes que todos querrán emular, cultores de las ciencias todas, de las filosofías y artes, que generarán una nueva visión existencial que será luz primigenia en el Planeta, serán un potente faro conocido con mi nombre: Venezuela. De todas partes del mundo querrán venir aquí para estudiar y ya en suelo patrio, desearán quedarse, mezclándose con mis hijas, los caballeros, y con mis hijos, las bellas damas de otros lares, fusionándose la savia viva que da nueva vida, creando cada vez un grupo étnico hermoso, fuerte, saludable, justo y perfecto, para gloria del Eterno.
Recuerda, Jo, -dijo Venezuela-, el mensaje que hoy te he dado para que lo proyectes en forma de poema, o ensayo, para que sirva de estímulo y guía para mis hijos de cada nueva generación. Pero, Jo, también de profecía del gran futuro que en el concierto de las Naciones, espera a Venezuela. Con todo mi amor, Jo, este mensaje no es solo para Venezuela, sino para toda la humanidad, porque mi destino es el mismo destino para todas mis hermanas del Planeta Tierra, la Madre Tierra: una sola Tierra.
Adelante, hijos de Venezuela y de la Tierra toda: yo soy Venezuela eterna e inmortal, que velo sobre el terruño patrio e inspiro a todos mis hijos para que saquen a florecer sus virtudes divinas, para crear las nuevas y continúas edades de oro por los tiempos de los tiempos.
Adelante, hijos míos, yo soy Venezuela, la Patria grande. Mis siete estrellas deben recordaros a vosotros, lo que representan: las virtudes fundamentales: 1) El Amor, el poder supremo del universo, con el cual podéis triunfar en cualquier adversidad, o proyecto de progreso. 2) La Sabiduría, la de los valores universales que señalan los parámetros dentro de los cuales es preciso que enmarquéis vuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, siguiendo la guía preclara de Sidharta Gautama, en el Noble Óctuple Sendero, para transformar la insatisfacción en estados de conciencia satisfactorios y felices. 3) Justicia, que debe sopesar el resultados de vuestros pensamientos, sentimientos, palabras y actos, única manera de vivir una vida virtuosa: dando a cada quien lo que le pertenece, y exigiendo igual reciprocidad para vosotros, única manera de vivir una vida con dignidad. 4)  Fortaleza, valor, coraje, empuje, suficiente para revertir las situaciones adversas en ventajosas, o, cuando toca afrontar el momento menos fácil en la realización de cualquier proyecto, permita persistir, sin abandonar a mitad de camino, la realización de ningún proyecto. Se gane o se pierda, jamás hay que levantarse a mitad de juego, en ningún partido, ya que, en los momentos menos fácil, la adversidad muda en situación de provecho y a las doce en punto, un segundo después, la noche en día. Fortaleza es constancia, persistencia, tenacidad en alcanzar cualquier resultado antepuesto como objetivo, a corto, mediano, largo y macro plazo. Es también confianza y fe. 5) Templanza, que aporta resistencia y equilibrio; es la moderación, el sosiego, la serenidad, el autodominio, la paciencia, la impasibilidad, la austeridad. Permite mantenerse firmes cuando las cosas se ponen menos fáciles. 6), Belleza, es la justicia estética. Debe expresarse en los modales, en el cuido del propio ser, en la elevación y depuración del Espíritu, en todos pensamientos, sentimientos, palabras y actos, en las actitudes, en los gestos, de manera integral; y 7) Orden. El orden viene dado por la suma existencial de cada ser, de acuerdo a la balanza de la justicia divina. La ley de afinidad, en base al saldo de la suma existencial, ubica o reubica, a cada ser, en el orden que le corresponde en el concierto de todas las cosas. Esto la ley cósmica lo realiza sin esfuerzo alguno. Por la ley de afinidad, se ordena el universo; por la ley de afinidad, y en base al saldo existencial, formará del orden que por derecho, y deber, le corresponde. Aquí reside el secreto de la ley del cambio. La octava estrella que se me agregó tardíamente, solicito que sea transmutada en el símbolo de la Divinidad, es decir: El círculo y el signo más en el centro, que representa: La Divinidad sin principio ni fin; y la eterna polarización, pasando, siempre, cada ser, de un estado de conciencia a otro más elevado en la perfección de las virtudes, ad infinitum. Deseo que cada uno de mis hijos practique el constante recuerdo de la Divinidad, elevando sus estados de conciencia, en las estaciones en que cada quien se encuentre, en conexión asidua con la Divinidad, adquiriendo conciencia de que forma una parte indivisible con la Divinidad, sin dejar de ser la Divinidad, y poseyendo los mismos atributos divinos que la Divinidad y su poder creador en estado de potencialidad infinita. Ambos, la sabiduría de los atributos divinos, y el poder creador potencialmente infinito, los expresará en la medida en que, cada ser, experimente necesidades, deseos, anhelos, propósitos y objetivos de realización, mediante cuyos logros va adquiriendo la experiencia, que desarrolla sus estados de conciencia y sus aptitudes y actitudes. Adquiriendo la conciencia de la conexión con la Divinidad, cada ser se eleva, vibra en armonía con la Divinidad, se depura, y va fluyendo, con naturalidad, la luz, el amor, la energía creadora, que permite vivir en armonía con la naturaleza y sus leyes cósmicas, y por ende, en armonía con la naturaleza. Donde se centra la atención, Jo, se expande la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora. Al centrar la atención en la Divinidad, se expande la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora de la Divinidad, dentro de la propia conciencia, en la inherente estación en que se encuentre, cada quien, en un momento dado, ascendiendo en una eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum.
Por último, Jo, te dejo la inquietud siguiente, en torno al Himno Nacional. Deseo que se cambie el siguiente verso: -“el vil egoísmo que otra vez triunfó”, por “el noble altruismo que otra vez triunfó”.
A este punto se encontraba en el sueño Jo, cuando se despierta, y para no olvidarlo, saltó de la cama, tomó papel y lápiz, y anoto lo que recordaba del mismo. Espero que sea del agrado de todos, dijo Jo.
Adelante.


30 de Junio de 2017.


Copyright Text

jueves, 17 de agosto de 2017

TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA PARA LÍDERES VENDEDORES

Ya reservó su cupo? Le felicitamos…………..
Gracias por la gran acogida del TALLER TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA PARA LÍDERES; quedan pocos cupos!!!
CIERRE DE INSCRIPCIONES: el día martes 12 de septiembre de 2017.
Quienes se han preinscrito con anterioridad y realizan su transferencia a más tardar el día lunes 11 de septiembre de 2017, su matrícula se mantiene en Bs. 25.000 por persona.
Quienes efectúan su pago por transferencia el día martes, la Matrícula acordada es: Bs. 30.000.-
SEMILLAS DE PROSPERIDAD: -“Cualquier persona puede contar las semillas que contiene una manzana; pero únicamente la Divinidad puede contar las manzanas que contiene una semilla”!!!! Robert H. Shuller

Una oportunidad única que enriquecerá tu vida!!!
La Maestría en el cierre de ventas!!!

FUNDACIÓN KNOW HOW
(Sin fines de lucro)
Invita al:
TALLER
TÉCNICAS PROFESIONALES
DE CIERRE DE VENTAS

EL ARTE DE LA NEGOCIACIÓN EFECTIVA
PARA LÍDERES VENDEDORES
PENSUM:

1. Todo es venta y negociación, excepto la Dignidad!!!
2. El poder de la Auto-estima y el éxito del vendedor profesional.
3. La brújula del vendedor profesional y la visión del líder. Una variante de la Ley de Pareto que enriquecerá tu vida.
4. EL PODER DE LOS OBJETIVOS DE VENTAS
5. El poder de la motivación: 12 Poderosos motivos de compra que hacen vender.
6. El cierre múltiple, o, de acción repetida y sistemática.
7. La demostración de venta, las señales de compra y los cierres de pruebas.
8. LAS 13 MEJORES TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS a nivel mundial.
9. PSICOLOGÍA APLICADA AL ÉXITO:
v El poder del entusiasmo y su influencia positiva en la obtención de los resultados de venta.
v El poder del Desapego. El secreto supremo.
v El poder de la visualización creativa.
v El poder de la expectativa positiva.
v El poder de la intuición. El olfato de los maestros.
v El arte de la relajación. Técnicas efectivas. Ejercicio práctico.
·                                    TALLER DIRIGIDO A: Los líderes de sí mismos; Líderes Comerciales, Vendedores Profesionales, Corredores inmobiliarios, Ejecutivos de ventas, Productores de  Seguros, Asesores financieros, Directores de empresas, Políticos, Abogados, Profesionales en general, que quieran incrementar sus ingresos, Dueños de empresas, estudiantes universitarios y toda persona que anhela dominar el arte de la negociación en un nivel más alto de efectividad. Ahora es el momento; esta es la oportunidad; tú eres el líder que anhela llegar a la cima correcta.
·                                    INSTRUCTOR: GIUSEPPE ISGRÓ C., Abogado, Escritor, Conferenciante (Internacional), desde 1969. Amplia experiencia en las áreas de Seguros, Comercialización inmobiliaria y Consultoría Jurídica. Autor de los libros: Cómo desarrollar la Auto-Maestría, -Self Mastery-, Cómo potenciar el Autodominio, Semillas del Éxito, Todo Tiene Solución: -El arte de resolver situaciones, y, TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, -El arte de la negociación efectiva. (Inédito).
·                                    FECHA: Domingo, 17 de Septiembre de 2017.
·                                    DURACIÓN: 8 horas. Horario: 8:30 AM a 12:30 PM. 2:30 a 6:30 PM.
·                                    LUGAR: Museo Dimitrius Demus, Lechería
·                                    INVERSIÓN: Bs. 30.000,00.
·                                    Depósitos o transferencias a la Cuenta Corriente: 0156-0044-62-0000845776, 100% Banco, Banco Universal, a nombre de: Giuseppe Isgró, Cédula de identidad No. E-333180, E-mail:
·                                     TALLER a beneficio de: La Resp.: LOGIA CONCIENCIA UNIVERSAL, -de Instancia-, de Lechería.
·                                    Incluye material de apoyo enviado por E-MAI, al terminar el taller: Libro: TÉCNICAS PROFESIONALES DE CIERRE DE VENTAS, -El arte de la negociación efectiva  (En digital): Autor: Giuseppe Isgró C., y otros textos de interés.
·                                    CERTIFICADO DE ASISTENCIA.
·                                    ORGANIZA: FUNDACIÓN KNOW HOW
·                                    CUPO LIMITADO: Reserve el suyo, hoy mismo;  por E-mail:
·                                     Teléfono: 0424-8960952.
Cierre de inscripción: día martes 12 de septiembre de 2017.

·                                    FAVOR ANOTAR:
·                                    1) Nombre y apellidos, tal como desea que aparezcan en el Certificado de Asistencia.
·                                    Cédula de identidad
·                                    Teléfono
·                                    Su E-mail.





viernes, 4 de agosto de 2017

TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO, TIEMPO DE PROGRESO


TIEMPO DE PROGRESO, ESCUDERO,
TIEMPO DE PROGRESO

©Giuseppe Isgró C.

1

Este es un tiempo de progreso, Escudero, por cuanto llega un momento, en la vida de los pueblos, y de las personas, en que se llega al fondo.
Si esto ocurre, o cuando esto ocurra, Escudero, es algo bueno, por cuanto nos encara con la realidad. Allí no hay evasión alguna, ni puede haberla. No hay más fondo hacia el cual sea posible evadirse ni descender más. Es la hora de la verdad y hay que encararla. La única salida posible es hacia adelante, o hacia arriba, da igual, ambos sentidos permiten aflorar hacia la luz, hacia el progreso, hacia un nuevo y más elevado estado de conciencia. En el momento en que se afronta la realidad cara a cara, sea cual esta fuere, sin evasión, sin abandonar cunado las cosas se ponen menos fáciles, se activan los poderes creadores del Espíritu y comienzan a surgir las coincidencias que aportan el logro anhelado o los resultados apetecidos. 
Escudero, ver la realidad implica precisarla, cuantificarla, enfocarla. Mirarla cara a cara, afrontándola. Al igual que en todo, la realidad es como una moneda, tiene dos caras. Una cara representa la noche; otra, el día. La primera, la cáscara de la nuez; la otra, la nuez propiamente dicha: el nutriente, la sustancia, la esencia, en una sola palabra: LA BONDAD, o bondades, en todas sus acepciones, de manera especial, los puntos fuertes; el bien en sus múltiples manifestaciones.
La bondad y el bien representan atributos esenciales de la Divinidad y dos características emblemáticas de Dios. Dios siempre es Dios y no hay más Dios que Dios, acuñó Mahoma, que dio impulso a lo que luego sería la Civilización Árabe, una LUZ en la oscuridad, dentro de esa larga noche medioeval que naciera en Nicea, en la ciudad de Iznik, en Turquía, bajo la égida del emperador Constantino El Grande, y posteriormente, sus sucesores, hasta ahora.
Por un lado, los que se afanaban en tapar el sol con un dedo; por el otro, un creciente número de personas que trajeron al mundo occidental la luz y el progreso que representó el perfecto equilibrio. Se desarrolló una espiritualidad que si bien ya se había expresado en múltiples corrientes espirituales y culturas, ahora alcanzaba niveles realmente elevados y dentro del Sufismo se escribirían algunas de las páginas de sabiduría de mayor relevancia en la larga historia humana.
Decía Mahoma: -“No hay más Dios que Dios”. Podríamos decir nosotros, ahora: No hay más amor que el amor. Todo lo que no es amor, no es el amor. Todo lo que es amor, es el amor. Cómo reconocerlo? Por sus frutos!!!
1)       El amor es el amor. Una tautología necesaria para afianzar en la conciencia la percepción correcta.
2)       El amor es luz que ilumina: primeramente el mundo interior; acto seguido, el mundo exterior. El amor es la luz del Espíritu y con ella ilumina su camino en el eterno retorno hacia la Divinidad. Tu camino es tu camino. Mi camino es mi camino. El caminante y el camino hacia la Divinidad. La Divinidad es la meta.
Caminante, camino y Divinidad conforman una sola Unidad, y sin embargo existe una cierta diferenciación en su manifestación. El camino es circunferencial y ascensional. El ascenso no es más que en la elevación de los Estados de Conciencia. En la depuración del velo que impide ver la Unidad esencial en todas las cosas.
Es la experiencia la que depura, eleva los estados de conciencia en las infinitas estaciones del Espíritu: Se afina la vibración de los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Por efectos de la resonancia magnética se sintoniza con todos los que vibran al unísono y eso constituye una gran fuerza, la Fuerza Fundamental.
La luz que irradia una persona activa la luz de las que están preparadas en el entorno para encender su propia luz, que siempre ha estado allí, aunque se dejara de percibir.

Al encender cada quien la propia luz, se ilumina el mundo interno; si el mundo interno está iluminado, se expande en el mundo exterior y cada quien ve, frente a sí, su camino personal, su propio camino hacia la Divinidad. Observa, también, a la Divinidad arengando a cada quien, en la propia conciencia, hacia la meta del propio camino: La Divinidad.

Entonces, el ser efectúa diversos descubrimientos:

a)       Que él es el caminante;
b)       Qué él es el camino;
c)        Que él es, también, la Fuente.
d)       Que él ya llegó a la meta;
e)       Que él siempre ha estado en la meta;
f)        Y, que él siempre ha estado conectado con la Fuente.

Entonces, él comienza a contar los inmensos dones que posee:
       I.            Vida: Con un Espíritu eterno e inmortal.
    II.            Poder creador potencialmente infinito.
  III.            Amor: El poder supremo universal y fuente de toda sabiduría.

Si hay amor, existe también bondad, prudencia y/o sabiduría, justicia, igualdad, compensación, para mantener el equilibrio, fortaleza, templanza y belleza, así como todos los derivados de estos valores universales.
Este es el bagaje cósmico que siempre poseerá en grado potencialmente infinito, del que extraerá lo que cada ser precisa cada vez que expresamente que experimente necesidades, o anhelos por realizar, si no obstaculiza el flujo el mismo individuo.
El mayor enemigo es el temor. La mayor bendición: La confianza.
Sea como fuere que estén las cosas, o se vean, en la realidad, más allá de las apariencias, todo está bien, en un orden perfecto, adecuado para ese momento, a partir del cual se traza la ruta, o proyección a la siguiente fase expansiva existencial.
La clave reside en encontrar ese orden perfecto dentro de sí mismo.
Si se encuentra el orden perfecto dentro de sí, por la ley de correspondencia también se manifiesta en forma análoga y equivalente, en el mundo exterior.
Dentro y fuera es lo mismo. Son diferentes planos de manifestación. Como es adentro es afuera. Como es afuera es adentro.
Como queremos que sea afuera, creémoslos dentro. Allí, en el santuario de la conciencia nadie puede, o podrá interferir, excepto la misma persona.
El primer paso es: La conexión con la Divinidad. La conexión con la Fuente Universal, convirtiéndose en instrumento de su voluntad divina para cumplir la misión cósmica que está asignada para cada quien en el concierto de todas las cosas, según los planes trazados por la Divinidad en la Ley Cósmica para la expansión de la Creación Universal.
CONEXIÓN DIVINA.
Siéntate cómodamente, apoyando las manos en los muslos, o acostado. Efectúa tres respiraciones profundas, exhalando lentamente. Cierra los ojos suavemente.
PROGRAMACIÓN ESPIRITUAL:
Afirma:
–“Entro en conexión divina con el Ser Universal”. (Tres veces).
Ahora estoy ya en conexión divina con el Ser Universal. (Tres veces).
Formo una unidad cósmica perfecta y eterna con el Ser Universal, -ELOÍ-.  (Diez veces).
Tengo conciencia de mi conexión divina con el Ser Universal, aquí y ahora.  (Tres veces).
1. Ahora, centra la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en la cabeza. Ese es el punto de conexión con el Ser Universal. Imagina allí un círculo blanco con el signo más en el centro. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
2. Ahora, centra la atención en el hombro izquierdo. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
3. Ahora, centra la atención en el hombro derecho. Repite tres veces el nombre: ELOÍ.
4. Completa el triángulo, centrando nuevamente la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, en el centro de conexión con el Ser Universal; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
5. Ahora, baja hasta la nuca y centra allí la atención; repite diez veces el nombre: ELOÍ. Este es el centro donde reside el ojo que todo lo ve; si sigues concentrando la atención en este punto un largo tiempo con la repetición del nombre ELOÍ, observarás como se va desarrollando la capacidad de percepción intuitiva clarividente o conciencia cósmica.
6. Ahora, centra la atención en la garganta; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
7. Ahora, centra la atención en el punto hara o tan tien, -tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros hacia dentro, en dirección de la columna vertebral-; este es el punto de equilibrio del cuerpo y del ser; repite diez veces el nombre: ELOÍ.
8. Ahora, concentra la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
9. Ahora, centra la atención en el tobillo derecho; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
10.   Ahora, centra la atención en el tobillo izquierdo; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
11. Ahora, vuelve a concentrar la atención en el cóccix; repite tres veces el nombre: ELOÍ.
12.  Ahora, vuelve de nuevo a centrar la atención en la nuca; repite diez veces el nombre: ELOÍ.
13.  Ahora, vuelve a centrar la atención en el punto donde nace el remolino del pelo, visualiza el circulo blanco y el signo más, -la Rueda de la Vida o el símbolo del Ser Universal, repite tres veces: ELOÍ.
14. Ahora, da por hecho que te encuentras en conexión perfecta y permanente con el Ser Universal, ELOÍ; imagina que desde el punto de conexión divina, -nacimiento del remolino de pelo-, en el cual ubicas, mentalmente, el Círculo blanco y el signo más en el centro, que la luz fluye y va saturando todo tu ser desde la cabeza hasta los pies. Al llegar a este punto, relaja los pies y siente las plantas y los tobillos intensamente, lo más que puedas y quieras.  (Muy importante). Ahora, afirma: ELOÍ, guíame, asísteme, protégeme e ilumíname.

Puedes utilizar el nombre de la Divinidad que prefieras: Dios, Eloí, Allah, u otro de tu preferencia, pero deberías evitar el uso del nombre de algún maestro en particular, ya que es una conexión espiritual con la Divinidad.
Este ejercicio se sugiere realizarlo en la mañana, al levantarse, antes de tomar café, u otra bebida, o en la noche, antes de acostarse. Durante el día, se recomienda cada vez que se requiera potenciar el estado de serenidad, o quietud interior. En las colas, por ejemplo, es un momento propicio para hacer fluir en armonía las fuerzas interiores. 

Este es un tiempo en que se inician las cosas en una nueva fase existencial para cada quien, a nivel personal, pero, también, para los respectivos países.
Vivimos en un mundo globalizado: las situaciones son análogas para todos; las oportunidades de crecimiento, y progreso, también.
El sol se encuentra despuntando por el Este, en el alba. Las próximas seis (6) décadas serán de esplendor. Los líderes precisarán ver los ciclos económicos más allá de los ciclos menores y mayores, es decir, entre 4 y 12 años por delante. Deben tener la visión de los ciclos de largas oscilaciones, mirando por delante los próximos sesenta (60) años, señalando al respectivo país las metas a corto, mediano, largo y macro plazo hacia donde serán orientados los planes de crecimiento integral, no solamente económico. De esta manera, en todos los niveles y grupos de intereses, cada quien orientará su formación en sentido del desarrollo del país, íntegramente. La gente tendrá unas reglas claras del juego existencial mediante las cuales orientar su esfuerzo de crecimiento y riqueza integral.
Los líderes deberían potenciar su visión de los ciclos históricos, ya que la historia se repite por ciclos alternos entre cuarenta y sesenta años. Esto permite subirse sobre hombros de gigantes para ver más lejos. Pero, realmente, los líderes del futuro tendrán la capacidad de ver varios milenios por delante, lo que ahora parecería imposible. Existen ciclos históricos que se repiten cada quinientos años, cada mil años, y otros de menores o mayores lapsos. Esta índole de ciclos históricos los son propiamente hablando: históricos, naturales, biológicos o geológicos, sociales y espirituales, entre otros. Esa visión global e integral, permite diseñar, o re-diseñar  el futuro, interpretando sentido de los planes cósmicos, que si bien son intangibles, o invisibles, para quienes aún deben aprender el lenguaje universal para la lectura de los acontecimientos, son perceptibles para quienes han desarrollado su conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora según los planes divinos de la Creación. Nada fácil, por supuesto, pero factible. Aquí, los que saben no hablan, por prudencia; los que aún precisan aprender, pueden correr el riesgo de hablar sin suficiente reflexión desviándose de la realidad. Por eso es preciso estudiar el pensamiento más preclaro de los grandes pensadores de todos los tiempos y países, para percibir los ideales que han concebido en el espacio y en el tiempo. Ellos son los maestros de la humanidad sobre cuyos hombros es preciso montarse para ver como ellos han visto, y aún más allá, en todas las ciencias, filosofías, artes o valores universales. Homero, con su Ilíada y Odisea, inspirador de la edad de oro griega, en sentido lato; Sidharta Gautama, cuyo Noble Sendero Óctuple, y el resto de las obras desarrolladas por su discípulos, como el Tripitaka, constituyen una guía certera en la vida de cada ser; Platón, uno de los mayores filósofos de todos los tiempos espera a que se le estudie en mayor grado, aún; Fidias, escultor sublime, a quien Pericles  encargó los planos de arquitectura de la Acrópolis y del Partenón; Plutarco, forjador de estadistas en los últimos dieciocho siglos, con sus Vidas Paralelas y su obra Moralia; Miguel de Cervantes y Saavedra, con su inmortal Quijote y otras obras de valor incalculable, para todos los tiempos; Leonardo Da Vinci, el genio universal del Renacimiento, paradigma vigente; Allan Kardec, uno de los pensadores más relevantes del siglo XIX, que descifra grandes enigmas de la vida y del universo; Alexis Carrel, uno de los pensadores más visionarios del siglo XX; Peter Drucker, el magnate de la gerencia moderna, de lectura obligada para todo líder, o director de empresa; Abraham Maslow, psicólogo humanista que desarrolló la teoría de las necesidades y de las motivaciones para la auto-realización humana; Gandhi, con su doctrina de la no violencia, o satyagraha, que demostró que sí es posible triunfar por medio pacíficos; y por supuesto, los grandes economistas como Adam Smith, ius filósofos como Luís Recasens Siches, y ensayistas como Ralp Waldo Emerson, por mencionar unos pocos ejemplos. Recordemos que Mortimer Adler, era de la opinión que, para que el pensamiento de cualquier persona pudiese ser tomado en cuenta, debía leer, y estudiar, por lo menos los 443 libros que él incluyera en los cincuenta y cuatro tomos de los Great Books.
Este es un tiempo de siembra y progreso. De las 6 am hasta las 12 m, es la primavera; nos encontramos ubicados, precisamente, al inicio de la primavera, ahora. De las 12 m hasta las 6pm., es el verano de la economía; de las 6pm hasta la medianoche, es el otoño de la vida; y de las 12 pm., hasta las 6am., es el invierno, o la noche oscura, precisamente, la etapa por la que, en diversos lugares del mundo se acaba de pasar. Descansados, con la mente fresca y fértil en creatividad, por la mañana, afloran las ideas, los planes y los propósitos sólidos y rectos, para las siguientes tres estaciones existenciales.
La noche quedó atrás, es preciso olvidarla. Mira el día que está por delante, empezando, con optimismo y entusiasmo. Observa, atentamente, todas las bondades que trae. Prepara tu copa de vida grande para dar, por cuanto, en esa misma, la Divinidad, al pagarte tu salario cósmico, es la que utilizará. Tanto como diste, te será dado. Tanto como quitaste, te será quitado, para compensar adecuadamente el efecto de tus acciones. Es justo, o no?
Es tiempo de progreso y de receptividad. Es preciso ser progresistas y receptivos.
Adelante.


Trabajo en revisión....
Continúa…….

sábado, 1 de julio de 2017

“YO SOY VENEZUELA”, le dijo…


“YO SOY VENEZUELA”, le dijo…

©Giuseppe Isgró C.


En una apacible noche, de madrugada, Jo se despertó de un sueño maravilloso. En la experiencia onírica se veía caminando por un hermoso valle cubierto de flores de variados colores, con un manto de verdes hierbas y arbustos, árboles diversos florecientes de amarillas y rosáceas tonalidades, que en su conjunto presentaba un paisaje de belleza indescriptible. Todo era armonía y paz; era la época del año en que florecen los araguaneyes y los apamates. Soplaba una brisa fresca agradable, que traían los exquisitos aromas y fragancias naturales que asemejan a las esencias divinas unificadas. Por encima se contemplaba un cielo azul claro con fantásticas nubes blancas, en el ambiente tropical con un sol radiante despuntando en la mañana. La noche había terminado. Era un amanecer que pre-anunciaba una espléndida jornada.
Jo va caminando por un sendero, un antiguo camino real, en una meditación profunda sobre Venezuela y su futuro inmediato y a largo plazo, lleno de sosiego y confianza, cuando se percata que a lo lejos iba hacia él una hermosa mujer. Su paso era pausado, pero seguro, lleno de dignidad y distinción. Su mirar era sereno, con la frente alta y su cabellera era frondosa, de esas que reflejan un vigor inagotable.
Jo trató de escudriñar su rostro, y mientras más se le acercaba, el mismo se transfiguraba.
Primero la vio como una india hermosa, que se transformaba, acto seguido, en una negra de rasgos finos como jamás había visto otra igual; luego le pareció verla con una infinidad de rostros que eran una mezcla de india, negra y blanca, pasando por los rasgos de todos los grupos étnicos del planeta tierra. Al final, cuando se le acercó, para saludarle, se dio cuenta que: era una mujer hermosísima de caballera dorada, alta, esbelta, de ojos azules, de mirada luminosa, como dos soles a mediodía, con un brillo inigualable, que denotaban una aguda inteligencia. Estaba vestida con el tricolor de la bandera, y en ella siete estrellas y el círculo y el signo más, -el símbolo de la Divinidad y de la eterna polarización-, como distintivos. Con una sonrisa radiante, verdaderamente cautivante, le extendió la mano y dijo:
-“Hola, Jo, yo soy Venezuela, destinada, por la Naturaleza de las cosas, a ser grande entre las Naciones más nobles de la Tierra, por sus virtudes. Tú eres mi hijo adoptivo, pero me amas igual que el que más lo hace de mis hijos nativos: Te amo”.
He venido para darte un mensaje que quiero que lo transmitas por cualquier medio a tu alcance, a través de un poema, o ensayo, para que las generaciones futuras de mi tierra y del mundo, siempre tengan presente, a lo largo de su vida. Escucha con atención lo que te diré a continuación.
Es mi deseo que se adquiera conciencia plena de lo que significa nacer o vivir en la Tierra que represento con mi nombre: Venezuela, y que la Divina Providencia asignó bajo la Tutela de mi antiguo Espíritu hasta que la madurez espiritual de todos alcance el suficiente grado en esta fase de su preparación y desarrollo integral.
Yo soy la madre de nombre Venezuela, soy una mujer joven, que en la edad según se cuenta en la tierra, es intermedia, es decir, representa la plenitud, como tú mismo puedes verlo. Soy fuerte, hermosa, por depuración espiritual, de inteligencia privilegiada por cuanto la he desarrollado en incontables y renovadas edades, y gozo de una eterna y atemporal juventud, porque el Espíritu siempre es eternamente joven.
Yo soy el Espíritu eterno e inmortal de Venezuela y tengo una misión que la Divinidad me otorgó con la humanidad del planeta tierra, porque, al final, y lo que cuenta, es que hay una sola tierra, y esto, muy pronto, la gente lo comprenderá bien. Hay un solo planeta, y mi misión es con toda la tierra, como, luego, te explicaré el por qué.
-Venezuela continuó diciéndole a Jo-:
-Soy una madre buena y generosa, por cuanto albergo no solo a los que nacen en mi terruño, sino a todo aquel que quiera hacer de Venezuela su Patria, y esto lo saben todos lo que mi suelo patrio han enriquecido con su presencia, con su savia y descendencia, con el fruto de su ingenio, al margen de cual sea su nivel. Cuando a mi tierra llegan, se transforman en seres enriquecidos que trascienden su riqueza integral, y visión, que traían de su tierra natal, sea cual ésta fuere. Con el transcurrir del tiempo, llegan a amarme cual me ama el más amoroso de mis hijos, y si algún día vuelven a su tierra nativa, descubren que su amor por mi no es menos que el que tienen a la suya, pero se dan cuenta, que aún así, no pueden vivir lejos de mi, porque el amor que le tengo como madre es tan grande y vivo, que vivifica, y así como yo no puedo ya vivir sin su compañía, al estar lejos de mi, perciben que le pasa lo mismo a ellos: nuestro amor es único e indisoluble, y los lazos de afecto nos vuelven a reunir, de una vida a otra, es decir, en cada nueva reencarnación, o a través de los instantes de la vida toda. Pueden estar en cualquier rincón del mundo, pero su pensamiento se encuentra unificado en mí.
Esto le pasó a Simón Bolívar y Simón Rodríguez, cuando deambulaban por los caminos de Europa, mientras caminaban iban disertando sobre como libertarme del dominio español. Y cuando las plantas de su pies pisó el Monte Sacro, en Roma, el pensamiento de Simoncito voló en un paseo por la historia de noble nación, señalando lo bueno y lo nefasto que aquella Roma eterna había dado a la humanidad, e inspirado en los ejemplos heroicos, en Marco Tulio Cicerón, en Séneca, en Marco Aurelio, en Trajano y Adriano, en Marco Catón, en Julio César y en Fabio Massimo, juró, ante su maestro Don Simón Rodríguez y Luís López Méndez, no descansar hasta darme la libertad del yugo imperante, tanto a mí, como a mis hermanas suramericanas.
-Yo soy madre de Libertadores, como lo demuestra la historia; de líderes visionarios y emprendedores, que asombran con sus hazañas a propios y extraños, y las gentes preclaras de mi tierra, mis hijos, son apreciados como benefactores de la humanidad aquí y en cualquier parte a donde han ido o vayan. Ejemplos tenemos por miles: Miranda es uno de los primeros que asombró al mundo con su genio inigualable y su instruido intelecto, que en su época, diez, en el mundo, no habían iguales. Era un potente sol que alumbraba el paso por donde iba. Que decir de Andrés Bello, con su Gramática para el uso de los americanos, la segunda más importante a lo largo de la historia, después de la de Antonio Nebrija, redactada en 1492. La de Bello, escrita ya cuando emprendió su viaje a Londres, es decir, antes de los 29 años, demuestra el genio fecundo que traía cultivado de incontable número de vidas. En Londres, se prepararía durante 19 años, para lo que sería su misión en la tierra de mi hermana Chile, de la que fue uno de sus maestros mas preclaros, dándole leyes como el Código Civil, el Derecho de Gente, o internacional, entre otras; fundó la Universidad de Chile, y preparó a su fértil juventud que ha seguido las directrices que impartiera para encaminar a Chile en lo que hoy es.
Yo, Venezuela, soy una tierra fértil y generosa y mi semilla esparzo por la tierra toda, repartiendo a manos llenas de lo que la Divina Providencia me dotó en abundancia: savia que fecundiza genios que enriquecen a todos quienes comparten con mis hijos sus abundantes dones.
-Luego, la bellísima Venezuela, continúa diciéndole a Jo-: 
Yo soy una madre que a lo largo de mi vida he tenido incontables noches oscuras e igual número de dorados amaneceres. Estoy acostumbrada a afrontar la adversidad y a triunfar de ella, siempre. Mi suelo han profanado gentes cuyos nombres hay que olvidar, que en diferentes épocas se constituyeron en azotes del terruño patrio. Pero ello, al final, se ha traducido en oportunidades de crecimiento para mis hijos, propios y adoptivos, que para mí todos son iguales. No distingo entre uno y otros, y su amor por mí, en nada se diferencia, porque todos me aman por igual, y a veces el amor del hijo adoptivo es más acentuado porque se encuentra acompañado por la gratitud. Pero, la gratitud es recíproca, ya que, la naturaleza de las cosas, les hace nacer en otras tierras, para que cuando a mi llegan, ya adultos, me traen el aporte integral de otras tierras: étnicos, culturales, profesionales, técnicos, espirituales y sus virtudes cultivadas por largo tiempo que ya forman parte de esos seres como una segunda naturaleza, que transmiten a mis hijos nativos, y de tantos otros particulares, que es innecesario enumerar. Empero, era su misión hacerlo así. Pero, en el fondo, el Espíritu de ese hijo adoptivo, es mi hijo, mi verdadero hijo, y como estrategia, hemos acordados, antes de que él naciera, que lo hiciese así, para traer la fecunda savia de cada país del mundo, para enriquecer mi suelo patrio. Para enriquecerme a mí, como madre fecunda y pródiga, ya que me faculta, de esta manera, para aportar más a la tierra global de la que formo parte, ya que todas las naciones del mundo, son mis hermanas, y el Planeta Tierra es una sola Madre. Es bueno que todos sepan ver esta realidad. Esto es fácil verlo hoy, cuando en la hora menguada de estos días, para el suelo patrio, que yo soy y represento, cada pequeño, o gran rincón del planeta, aúna su pensamiento y su voluntad, para brindar apoyo a mis hijos dispersos por el orbe y a los que en Venezuela, en esfuerzo titánico, trabajan para emancipar de nuevo, la Patria, a nuevos niveles de libertad, justicia y progreso.  
Luego, -Venezuela, dice-:
Yo soy una mujer que cual madre común, tiene hijos diversos, de diferente ingenio y cualidades, aptitudes y actitudes, virtudes y defectos, o carencias, fortalezas y puntos menos fuertes, que es preciso transmutarlos en puntos fuertes, pero que a todos quiere y ama, por igual. Aunque, hay que decirlo, con unos le une un sentimiento de amor más profundo, y con otros un sentimiento de justicia imperioso. Unos hijos poseen estados de conciencia mas elevados que otros; muchos son justos, y otros deben potenciar el sentido de la justicia; unos son buenos y otros no tanto, pero, para mí, como madre, todos son iguales, todos son buenos, pero unos me dan placer, alegría y contentes, y me enorgullezco de ellos: constituyen mi gloria como madre. Otros, me dejan muchas noches sin dormir,-una metáfora, ya que como Espíritu, jamás duermo-, dado que sus tendencias impredecibles y poco sólidas, moralmente hablando, inquietan mi “sueño, y mis vigilias”. Me esmero aún más en educarles, al observar sus inclinaciones innatas que encausar, y pido a la Divinidad que me ilumine y me de fortaleza, para enrumbarles por el camino de la virtud, cosa que no siempre logro, a pesar de mis constantes inspiraciones en sus conciencias, haciéndole advertencias admonitorias y coercitivas, pero muchos superan en sus afanes indebidos el sentimiento de la vergüenza, sentimiento este que de seguirlo, le permitiría mantenerse dentro de los parámetros de una vida virtuosa. Eso es motivo, para mí, de que me afane aun más, con ellos, que con los otros, que por sí mismos caminan por la senda de la virtud, como algo natural en ellos. Es mi misión corregir, y educarles, para encaminarles a su verdadera senda, la de las virtudes: la prudencia, la justicia, la templanza, la fortaleza, la belleza, el equilibrio, el orden, la honradez, el honor, la amistad sincera, el perdón, la tolerancia, la salud, la sabiduría y la riqueza integral. Si la Divinidad me delega a tanta gente desigual es porque confía en mi capacidad para educarle, y conducirle hacia rectas sendas. Pero, no siendo tarea fácil, muchos de estos hijos precisan incontables vidas para reeducarse y emanciparse, pero yo tengo paciencia, y constancia, en la realización y cumplimiento de mi misión. En el tiempo asignado por la Providencia, cumplida habré de tener la labor encomendada por el Regidor Cósmico que todo lo ordena por la ley de la afinidad. Esa es la razón por la que, de tanto en tanto, la historia de repite por ciclos. Es que cuando vuelven a reencarnar cada uno de mis hijos, que habían pasado a la dimensión espiritual, ellos reanudan su tendencia natural interrumpida al desencarnar en su vida anterior, y se reabre un ciclo donde antes había concluido. Y así empieza una nueva labor educativa con cada uno de mis hijos: propios y adoptivos. Pero, la vida, con su sabiduría me los envía, gradualmente, mezclados, unos buenos, otros no tantos, -y aun enemigos entre ellos-, para que unos y otros, conviviendo, limen sus asperezas, y se vayan haciendo amigos. Al final, los lazos de la sangre, y de la nacionalidad, van hermanando a todos en una sola familia, queriendo ser todos buenos, mostrando el orgullo de ser venezolanos, honrados de ser mis hijos. Ser venezolano, hoy y en cualquier tiempo, además de un privilegio, es una responsabilidad. Hay que estar a la altura de las situaciones y de la distinción con que se le ha honrado con la denominación de venezolano. Es preciso honrar el hecho de ser venezolano, nacido en terruño patrio, o viniendo de otros lares, por solo vivir aquí. Recuerda Jo, el venezolano es noble, virtuoso, trabajador, estudia constantemente para superarse en todos los niveles y variantes, desde el más humilde al de más encumbrada sociedad. Por eso siempre se ha dicho: El venezolano es del tamaño de las circunstancias que afronta y Venezuela, una tierra de promisión. Quién lo duda? Y si algún extranjero desde el exterior quisiera alguna vez influir negativamente en los destinos de mi terruño, aprenderá a respetar la Patria que represento. Que ya, en el siglo XIX, mis más ilustres hijos, Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio José de Sucre y una constelación más, dieron la libertad a las Naciones que lo precisaron.  Bolívar Páez, mas tardíamente, quisieron darle la libertad a Cuba y Puerto Rico, dos hermanas que tardaron en conseguirla. Veintiún años después de desencarnar Bolívar, nace en Cuba el único hombre de América equiparable a Bolívar, y que tanto amó a Venezuela, hasta el punto de decir: -“Tenga en mi Venezuela, a un hijo”. Se trataba del mismo Espíritu de Bolívar reencarnado en José Martí. Esto es una evidencia más de cómo mis hijos siguen trabajando, en el espacio y tiempo, para la emancipación de mis hermanas latinoamericanas, y para que se observen las aparentes paradojas de la vida. Yo soy madre de Libertadores, y siempre habrá muchos de ellos que harán que, en mi suelo Patrio, reine la Libertad, la Justicia, la Paz, el Amor y el Progreso. Es importante que se recuerde, que yo estoy atenta y vigilante, y antes o después, aunque parezca que tarde, siempre, oportunamente, aplicaré el correctivo amoroso, justiciero y pertinente. Y si por alguna razón particular, alguien precise un escarmiento especial, que no tengan dudas ningunas que, de donde menos se espera, por la acción de la justicia divina, sin yo mover un dedo, ella se lo proporciona, en la proporción justa y correcta, no como un castigo, sino con la sola idea de aportar el aprendizaje precisado, ya que la Ley Cósmica impresa en la conciencia busca reeducar a cada ser que lo precise, para que se convierta en un elemento útil a su propio progreso y al de sus hermanos. Este es mi propio anhelo: educar correctamente a todos para cumplir la misión que me ha confiado la Naturaleza de las cosas, en el concierto de las Naciones. Y esto va, precisamente, con todos mis hijos, porque, como madre justa y amorosa, debo velar que ninguno de mis hijos se extralimite con sus hermanos. Nada diferente de lo que haría cualquier madre venezolana, o del mundo entero.
Recuerda, Jo, yo soy Venezuela, y si hoy observas mi rostro hermoso, en cualquier expresión en que me puedo manifestar, al igual que cada una de mis hijas, mañana, en el tiempo, cuando me vuelvas a ver, notarás que mi belleza se acentuará a medida que cultivo mi inteligencia y mis hijos se depuran, conectando con la Divinidad, o adquiriendo consciencia de su conexión eterna e inmutable con ella, que transfigura su faz, y la mía, por el fluir de la luz divina, y los sentimientos elevados de los atributos divinos o valores universales. Es importante destacar, Jo: mis hijos sabios y prudentes, fuertes y templados, justos, nobles y humildes, tolerantes y compasivos, progresistas y de ánimo sosegado, transformarán su faz y la mía.
Recuerda Jo, y así transmítalo a tus contemporáneos y a la posteridad, -dice Venezuela-:
En mi, Venezuela, se gestará el mejor país del mundo, que será modelo, paradigma, a emular, de lo que debe ser la nueva edad de oro, en torno al año 30.000 de nuestra era, en adelante.
Hoy, Jo, como toda madre, -continúa diciéndome Venezuela-, tengo alegrías y dolor, por los hijos que se quedan en mi suelo patrio, confiando en un mejor futuro en esta tierra. Estoy triste, porque muchos ya se han ido, dejando de creer en esta grande y noble Patria, buscando fortuna en otras tierras que no siempre encuentran, como pensaban, aunque la mayoría siempre se la ingenia para que le vaya bien y logran enraizarse, enriqueciéndose integralmente. Otros piensan irse, en una hora aparentemente menguada y adversa para la patria, y tengo, naturalmente, el sentimiento de los tantos hijos que se han ido, dejando de creer que su futuro se encontraba en mí y de los que estando a mi lado, sueñan con alejarse, dejándome sola, cuando yo sé a ciencia cierta, que aquí está su verdadero futuro, como en ninguna otra parte.
Esto que aquí digo, sin embargo, -dice Venezuela-, estaba así programado en los planes individuales de cada uno de mis hijos, y hay que verlo todo como que formamos parte de una sola Tierra, donde cada una de mis hermana coopera con el resto, ya que todas tenemos la misma misión de albergar a la humanidad y educarla. Luego, el mundo es una retorta, y cada quien es repartido en la patria donde se encuentra el grado aprendizaje que debe adquirir, resultando al final, que todos y cada uno de los seres, debe reencarnar en todos los países, uno por uno, para enriquecerse en todos, y amarlos. Finalmente, estimar que el planeta es no solo una sola tierra, sino un solo hogar de turno, hasta que la Providencia, agotado el ciclo terrestre, conduzca a toda la familia espiritual terrestre: a nivel humano, animal, vegetal y mineral, al nuevo planeta que en el concierto cósmico, ya, desde millones de años, se está preparando. En el universo no existe el azar, hay un plan perfecto en los designios divinos.
Y Venezuela, -dice Jo-, continuó relatándose un sinnúmero de cosas que requerirá su tiempo que las ordene, por tema y moralejas educativas, para que sirvan de guía, como ella quiere, a las nuevas generaciones, y sobre todo, a las actuales, cada vez que este escrito lea cada hijo de Venezuela.
Y de esta manera, escuchando absorto y muy atento a Venezuela, fueron pasando las horas sin darse cuenta de ello Jo, y sin cansarse, pero sí se percató como en forma gradual a su lado se iba congregando un gran número de seres, hasta formar legiones que pudieran contarse por millones. Entre los más cercanos, a su alrededor, pudo Jo distinguir a Cristóbal Colón, el primero en denominar a Venezuela “Tierra de Gracia”, cuando pasaba por las costas Paria, en 1498, creyendo que había llegado al paraíso terrenal; se encontraba Américo Vespucio, Bartolomé de Las Casas, Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Antonio Páez, Antonio José de Sucre, Andrés Bello, e incontable número de próceres, soldados de la Patria, literatos como Juan Germán Roscio, Juan Vicente González, Fermín Toro, Cecilio Acosta, Eduardo Blanco, Mariano Picón Salas, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri e Isaac Pardo, entre otros; líderes como Rafael Caldera, Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez, José Gil Fortul, Antonio Guzmán Blanco, Eleazar López Contreras, Isaías Medina Angarita, y poco a poco los rostros se hacían indefinidos a medida que se acrecentaba la gran masa de seres espirituales que rodeaban a Venezuela y la protegían. Observó, también, Jo, mirando hacia cierto lado una columna muy grande formada por hermosas mujeres con rasgos de todos los grupos étnicos: pudo distinguir solo a Teresa de la Parra y a Teresa Carreño, y a tantas otras que vio desconocía sus nombres.
En el lado opuesto, vio un grupo no tan numeroso, de rostros amorfos.
-Venezuela le explicó a Jo que todos esos seres eran una minoría que a lo largo de la historia han constituido el azote de la Patria, desde que vinieron al terruño patrio como conquistadores, entre quienes los había buenos, pero, otros, fueron un azote, y de vez en cuando algunos de ellos y los Espíritus de sus hombres de aquel entonces, reencarnan en determinadas épocas, ya que ellos no han renunciado de seguir dominando el terruño patrio desde la dimensión espiritual. Cuando reencarnan y cualquiera puede observar como los ciclos históricos se repiten, si se le presta un poco de atención. Basta, en con ver lo que ocurre y se podrá deducir que época histórica se está repitiendo, y así comprender lo que está pasando, y por cuanto tiempo durará esa etapa. La época actual, por ejemplo, Jo, refleja a la de los años terribles de 1813-1814. Los seres humanos, mis hijos, precisan su tiempo para depurarse y deslastrase, hasta aprender a vivir por la senda de las virtudes. Esto es lo que tú, Jo, has denominado como la Meta-historia, y ya has escrito sobre el tema, y es la razón por la que te explico estos detalles, para que se comprenda el porqué de la realidad que se vive en un momento dado, en un país determinado. La historia se repite, y es una maestra eficaz. Es preciso que los líderes estudien a fondo la historia patria y la universal, para entender de donde se viene, porque se está aquí, por el aprendizaje que se está experimentando, y hacia donde vamos, por las tendencias e inquietudes del Espíritu de los tiempos. Entre aquellos personajes del siglo XIX, de aquellos años terribles, aún se encuentran algunos en el escenario Patrio, causando la angustia de la Patria.
Llegados a este punto, -Venezuela le dijo a Jo: -“No te preocupes; ellos creen que se van a eternizar en el poder; si supieran que su tiempo en los planes de Dios está medido y mas temprano que tarde, serán sustituidos por mis hijos más nobles en la conducción de los destinos de la Patria; sus nombres serán olvidados, pero no sus deudas con la Patria, que tendrán que pagar durante muchas vidas, hasta extinguir cada una de las innumerables obligaciones contraídas con la gente de la Nación.
Venezuela, -dice Jo-, no hizo referencia a nadie en particular. Esto es algo que cada quien debe meditar en silencio y observar la parte que nos corresponde a cada quien, sin exclusión de nadie, por cuanto, todos nosotros, por alguna razón estamos participando, ahora, en el presente escenario. Es nuestra misión ser ciudadanos ejemplares, cumplir las leyes legalmente establecidas, el orden constitucional, y sobre todo, recorrer la senda de la paz, la justicia, el amor y la cooperación, en beneficio de todos. Mientras haya un hermano que sufra, nadie puede estar feliz, porque la Patria es un todo uniforme y compacto: lo que afecta a uno afecta a todos; lo que beneficia a todos es lo que debe predominar. No se debe caer en el terreno de los enemigos de la Patria que es la violencia. El futuro, como decía José Vargas, es del hombre justo. Debe lograrse el triunfo por la inteligencia utilizando medios pacíficos, por cuanto, quien realmente posee el poder, -que es la visión correcta de las cosas, fundamentalmente-, no tiene porque demostrarlo haciendo uso de la fuerza. Para muestra el ejemplo de Gandhi.
Se veía, -sigue diciendo Jo-, en el grupo de la gente noble que rodeaba por millones a Venezuela, Espíritus de todos los niveles, aptitudes y vocaciones. Incluyendo, en determinado ángulo, se veían incontable número de Espíritus que acompañaban a Venezuela, que pertenecían las más variadas especies de los reinos: animal, vegetal y mineral; podría contemplarse la inmensa diversidad y belleza que representaban. -Venezuela le dijo a Jo-: Ellos también forman parte de mi ser, y son mis hijos; son: Venezuela.
Entonces, -Venezuela prosiguió, diciéndole-:
Estos seres que tú observas allí, comenzarán muy pronto a reencarnar en suelo patrio y están destinados a engrandecer mi ser, como madre, ya que estos, mis nuevos hijos, que nacerán durante los milenios por venir, -y que tienen un interés especial en la forma como se desenvolverán los acontecimientos actuales, y a no dudar, influirán positivamente, para que la balanza de las cosas se incline hacia el progreso de la Patria-, serán modelos de virtudes que todos querrán emular, cultores de las ciencias todas, de las filosofías y artes, que generarán una nueva visión existencial que será luz primigenia en el Planeta, serán un potente faro conocido con mi nombre: Venezuela. De todas partes del mundo querrán venir aquí para estudiar y ya en suelo patrio, desearán quedarse, mezclándose con mis hijas, los caballeros, y con mis hijos, las bellas damas de otros lares, fusionándose la savia viva que da nueva vida, creando cada vez un grupo étnico hermoso, fuerte, saludable, justo y perfecto, para gloria del Eterno.
Recuerda, Jo, -dijo Venezuela-, el mensaje que hoy te he dado para que lo proyectes en forma de poema, o ensayo, para que sirva de estímulo y guía para mis hijos de cada nueva generación. Pero, Jo, también de profecía del gran futuro que en el concierto de las Naciones, espera a Venezuela. Con todo mi amor, Jo, este mensaje no es solo para Venezuela, sino para toda la humanidad, porque mi destino es el mismo destino para todas mis hermanas del Planeta Tierra, la Madre Tierra: una sola Tierra.
Adelante, hijos de Venezuela y de la Tierra toda: yo soy Venezuela eterna e inmortal, que velo sobre el terruño patrio e inspiro a todos mis hijos para que saquen a florecer sus virtudes divinas, para crear las nuevas y continúas edades de oro por los tiempos de los tiempos.
Adelante, hijos míos, yo soy Venezuela, la Patria grande. Mis siete estrellas deben recordaros a vosotros, lo que representan: las virtudes fundamentales: 1) El Amor, el poder supremo del universo, con el cual podéis triunfar en cualquier adversidad, o proyecto de progreso. 2) La Sabiduría, la de los valores universales que señalan los parámetros dentro de los cuales es preciso que enmarquéis vuestros pensamientos, sentimientos, palabras y acciones, siguiendo la guía preclara de Sidharta Gautama, en el Noble Óctuple Sendero, para transformar la insatisfacción en estados de conciencia satisfactorios y felices. 3) Justicia, que debe sopesar el resultados de vuestros pensamientos, sentimientos, palabras y actos, única manera de vivir una vida virtuosa: dando a cada quien lo que le pertenece, y exigiendo igual reciprocidad para vosotros, única manera de vivir una vida con dignidad. 4)  Fortaleza, valor, coraje, empuje, suficiente para revertir las situaciones adversas en ventajosas, o, cuando toca afrontar el momento menos fácil en la realización de cualquier proyecto, permita persistir, sin abandonar a mitad de camino, la realización de ningún proyecto. Se gane o se pierda, jamás hay que levantarse a mitad de juego, en ningún partido, ya que, en los momentos menos fácil, la adversidad muda en situación de provecho y a las doce en punto, un segundo después, la noche en día. Fortaleza es constancia, persistencia, tenacidad en alcanzar cualquier resultado antepuesto como objetivo, a corto, mediano, largo y macro plazo. Es también confianza y fe. 5) Templanza, que aporta resistencia y equilibrio; es la moderación, el sosiego, la serenidad, el autodominio, la paciencia, la impasibilidad, la austeridad. Permite mantenerse firmes cuando las cosas se ponen menos fáciles. 6), Belleza, es la justicia estética. Debe expresarse en los modales, en el cuido del propio ser, en la elevación y depuración del Espíritu, en todos pensamientos, sentimientos, palabras y actos, en las actitudes, en los gestos, de manera integral; y 7) Orden. El orden viene dado por la suma existencial de cada ser, de acuerdo a la balanza de la justicia divina. La ley de afinidad, en base al saldo de la suma existencial, ubica o reubica, a cada ser, en el orden que le corresponde en el concierto de todas las cosas. Esto la ley cósmica lo realiza sin esfuerzo alguno. Por la ley de afinidad, se ordena el universo; por la ley de afinidad, y en base al saldo existencial, formará del orden que por derecho, y deber, le corresponde. Aquí reside el secreto de la ley del cambio. La octava estrella que se me agregó tardíamente, solicito que sea transmutada en el símbolo de la Divinidad, es decir: El círculo y el signo más en el centro, que representa: La Divinidad sin principio ni fin; y la eterna polarización, pasando, siempre, cada ser, de un estado de conciencia a otro más elevado en la perfección de las virtudes, ad infinitum. Deseo que cada uno de mis hijos practique el constante recuerdo de la Divinidad, elevando sus estados de conciencia, en las estaciones en que cada quien se encuentre, en conexión asidua con la Divinidad, adquiriendo conciencia de que forma una parte indivisible con la Divinidad, sin dejar de ser la Divinidad, y poseyendo los mismos atributos divinos que la Divinidad y su poder creador en estado de potencialidad infinita. Ambos, la sabiduría de los atributos divinos, y el poder creador potencialmente infinito, los expresará en la medida en que, cada ser, experimente necesidades, deseos, anhelos, propósitos y objetivos de realización, mediante cuyos logros va adquiriendo la experiencia, que desarrolla sus estados de conciencia y sus aptitudes y actitudes. Adquiriendo la conciencia de la conexión con la Divinidad, cada ser se eleva, vibra en armonía con la Divinidad, se depura, y va fluyendo, con naturalidad, la luz, el amor, la energía creadora, que permite vivir en armonía con la naturaleza y sus leyes cósmicas, y por ende, en armonía con la naturaleza. Donde se centra la atención, Jo, se expande la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora. Al centrar la atención en la Divinidad, se expande la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora de la Divinidad, dentro de la propia conciencia, en la inherente estación en que se encuentre, cada quien, en un momento dado, ascendiendo en una eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum.
Por último, Jo, te dejo la inquietud siguiente, en torno al Himno Nacional. Deseo que se cambie el siguiente verso: -“el vil egoísmo que otra vez triunfó”, por “el noble altruismo que otra vez triunfó”.
A este punto se encontraba en el sueño Jo, cuando se despierta, y para no olvidarlo, saltó de la cama, tomó papel y lápiz, y anoto lo que recordaba del mismo. Espero que sea del agrado de todos, dijo Jo.
Adelante.


30 de Junio de 2017.