ERNESTO CORTAZAR

martes, 13 de febrero de 2018

LA PATRIA ES DEL TAMAÑO DE LA CONCIENCIA DE QUIEN LA AMA -Los sueños de los Padres de la Patria-:


LA PATRIA ES DEL TAMAÑO
DE LA CONCIENCIA DE QUIEN LA AMA
-Los sueños de los Padres de la Patria-:

©Giuseppe Isgró C.


¿Cuales eran los sueños de Renny Ottolina, cómo líder que aspiraba a transformar a la Venezuela de su tiempo, en una potencia mundial?
Los sueños de Renny, los de Páez, los de Bolívar y los de todos los maestros de la Patria, siguen señalando hacia el norte de la brújula del porvenir, y todos los dieciséis puntos de la Rosa de los vientos, demarcando las rutas del progreso a la que está destinada la Nación. No existe ningún otro país en el mundo a quien le esté reservado un futuro de mayor esplendor que a Venezuela. En la vida de un país existen altos y bajos, noches y días, veranos e inviernos. Son ciclos alternos que se van turnando e inexorablemente, el uno deja el paso libre al otro, a pesar de los vanos intentos de líderes que aún con sus buenas intenciones, o sin ellas, no siempre aciertan en tomar la dirección correcta. Pero, al final, la ley divina saca el bien del mal aparente, o real. El tiempo de bloqueo da paso libre a la fuerza de empuje, y Venezuela que ha sido pródiga en dar tantos líderes visionarios y con afán de gloria inmortal, como Bolívar, y Miranda, como Páez y Sucre, como Urdaneta y José Vargas, y hombres íntegros como Rómulo Gallegos y Eleazar López Conteras, y líderes excelentes como Renny Ottolina, ejemplos y paradigmas vigentes, e inolvidablse, por el anhelo de perfección en la realización de la obra, cuando miles de jóvenes han perdido la fe en Venezuela, buscando los diamantes en patios ajenos, -que es un derecho natural-, sin embargo, no hay que olvidar que los diamantes se encuentran en el propio patio: en Venezuela, el mejor país del mundo, sí, pero que todos tenemos el derecho y el deber de construir con trabajo progresista, con ética y profesionalidad. Y sobre todo, con amor, justicia y progreso.
La noche está pasando, y el amanecer siempre vuelve, desde la noche de los tiempos, y esta vez no será la excepción. Son tiempos de preparación. Hay que prepararse para el gran progreso que se avecina. Un progreso indetenible que no existe ni existirá, en igual grado, en ningún país del mundo, como el que le espera a Venezuela. En cuánto tiempo? En el tiempo perfecto de Dios. .
Emulemos a Páez: En la Venezuela rural del siglo XIX, donde mucha gente no tenía sentido de pertenencia, ni sabía a que bando pertenecía, él, el Ciudadano Esclarecido, el León de Payara, el fundador del Poder Civil, el héroe de las Queseras del medio, donde con 153 hombres venció a un ejercito de 7.000 hombres, al mando de Pablo Morillo, -soldados que habían luchado contra Napoléon, es decir, no poca cosa, como una hazaña que denota que el venezolano es del tamaño del compromiso que se le pone en frente. Eso se ha dicho siempre, y la sabiduría popular es una guía certera. Páez, tenía conciencia clara, como él mismo lo explica en su Autobiografía, que le tocaría jugar un rol importante en los destinos de la Patria, y lo asumió desde muy joven, llegando a ser Presidente de Venezuela tres veces, además de héroe de incmparables dotes, casi legendarias, pero reales. Parafraseando a Renny, podría decirse que: -"La Patria es del tamaño de la conciencia de quien la ama".
El orden divino siempre prevalece, y cada quien es ubicado, o reubicado, en el orden que le corresponde, en el concierto de  todas las cosas, en tiempo oportuno.  Y las aguas ineludiblemente, al final llegan al mar. Confiar que el futuro será mejor que el pasado, es condición sine qua non. Así lo demuestra la historia.
El amor por Venezuela es un fuego divino que jamás se apagará; y esa luz del amor en la conciencia de cada ser, permitirá la rectificación, o retro-alimentación de los objetivos, en el tiempo perfecto de Dios.
Estos son tiempos de paz y de preparación. Hay que prepararse para el futuro. La gran Venezuela es una misión de todos, un deber de cada ser, sin distinciones de colores o ideologías. Es cuestión de amor, de la conciencia del propio deber y del ideal de progreso que, siempre aflora como misión divina inspirada por el Eterno. Ese país perfecto, o mejor que se busca afuera, es preciso construirlo adentro.
Hay que empezar por mejorarse a sí mismos y a soñar con el futuro anhelado. Hay que visualizar la Venezuela soñada por los Padres eternos de la Patria, como Miranda, Bolívar, Páez, Sucre, Andrés Bello, José Vargas, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri y Renny Ottolina, entre tantos otros.
En Venezuela existe uno de los mejores recursos humanos del planeta, y muy bien preparado en las mejores Universidades nacionales y del mundo, capaces de reorientar a su mejor destino el país. Aún la gente más humilde del país, es de un gran talento y anhelo de progreso, poseyendo una gran capacidad de aprendizaje, que, en una de las mayores crisis ha demostrado inteligencia para afrontar y superar la adversidad, que, si no se evade, siempre trae un beneficio equivalente.
Cuál es el beneficio equivalente que traerá la actual época menos fácil? Según el tamaño de las crisis, cuando se afrontan y superan con éxito, siempre traen un beneficio equivalente o mayor. Por eso, se dice que los mayores progresos se alcanzan en épocas de grandes crisis: crisis de todo tipo: políticas, económicas, personales o espirituales.
Las situaciones generan los propios líderes de turno. Ningún líder es eterno. Su tiempo pasará con o sin gloria, de acuerdo con los resultados. Con paz en la conciencia, o con vergüenza, aunque a veces pareciera que algunos adolecieran de ella; pero no es verdad. La hora de la vergüenza llega para cada quien, si deja de honrar su compromiso asumido, al igual que la de la gloria inmortal a la que aspiraba Bolívar.
Bolívar sigue siendo el ejemplo a emular, como cuando en Casacoima, una vez superado el inminente peligro, recostado en una hamaca, sin camisa, en compañía de Jacinto Lara y Briceño Mendez, soñaba con la Campaña del Sur, para dar Libertad a Hispano-América, objetivo que, felizmente, en tiempo oportuno, tal como lo predijo, logró con gran efectividad, Y, en Pativilca, en las condiciones menos favorables que puede afrontar una persona, a una pregunta de Mosquera, sobre lo que pensaba hacer, respondió, avivándosele los ojos, irguiéndose y con vibrante tono de voz: TRIUNFAR!!!! Y Bolívar, y su gente, triunfó para gloria de la Patria: Venezuela.
Adelante.

sábado, 6 de enero de 2018

LA VERDAD ES EL CAMINO




LA VERDAD ES EL CAMINO

©Giuseppe Isgró C.


La verdad es el camino, y se expresa en la propia conciencia mediante los sentimientos inherentes a los valores universales. Cuáles son esos valores? El amor, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la equidad, la fortaleza, la templanza, la belleza, e equilibrio, el orden, la armonía, la verdad, la responsabilidad y el deber, la bondad, el respeto, la honradez, el honor, el bien, la ambición y la aspiración, la conciencia de lo que se ignora, la aceptación de la realidad, el progreso, entre tantos otros que valdría la pena clasificar. Los sentimientos inherentes a cada uno de dichos valores, expresados en la conciencia sirven de parámetros dentro de los cuales es preciso enmarcan los pensamientos, los sentimientos, las necesidades, los deseos y anhelos, los objetivos y aspiraciones, las palabras, las acciones y las omisiones.
Lo hace por intuición, cuando el propio espíritu, en proyección hasta el lugar, o estado de conciencia en que se encuentra la verdad, la percibe, y la transfiere a la conciencia objetiva.
Por inspiración, cuando la misma Divinidad la inspira en la conciencia, o cualquier ente espiritual: La Divinidad lo efectúa por los sentimientos de los valores universales, o atributos divinos, mientras que los entes espirituales, generalmente, lo hacen por los pensamientos dentro de los pensamientos del perceptor.
Por supuesto, la percibe, también, y en forma más usual, por la percepción de los cinco sentidos, viendo la realidad en el entorno que le circunda, aplicando el razonamiento, regido por la lógica inductiva y deductiva, para interpretarla y comprenderla.
Por la experiencia, es la manera directa mediante la cual se percibe, comprende y realiza la verdad, en todas sus formas, vertientes y variantes. Esto permite un conocimiento vivo de la realidad. La experiencia, además de permitir un recuento contable de los hechos y actos que representan el medio de expresión de la verdad, desarrolla la aptitud de la percepción, de la comprensión y de la realización de la verdad en el propio ser que la experimenta, en los cuatro reinos naturales. Esta aptitud perceptiva, comprensiva y realizadora, le preparara para ascender por la escala evolutiva de la eterna polarización, pasando de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum. Es que la verdad se encontraba ya en su conciencia, en estado de potencialidad infinita. Pero, lo ignoraba, y aún desconoce ese grado infinito de potencialidad de la conciencia. La verdad, como camino, es el único medio de percibirla, en el eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por medio de la experiencia. Podríamos decir: la verdad es el camino de la experiencia mediante la eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, sin alcanzar jamás a percibirla, comprenderla y realizarla totalmente. Una razón demás para sentir humildad frente a todos y al Todo, y darse cuenta del eterno aprendizaje que nos espera bajo la égida de los valores universales y la Divinidad, para ensanchar la conciencia de la verdad universal.
Pero, aún cuando el perceptor la pueda percibir, si todavía no ha desarrollado la aptitud comprensiva, pudiera percibirla y dejarla de comprender. Empero, le señalaría la verdad como camino, que habrá de recorrer por el estudio, la investigación, y sobre todo, por la meditación y la experiencia que, aún, le falta por adquirir.
Aún más, sin meditación, o meditando sin meditar, desprovistos de apegos, con la sola intención de percibir la verdad tal como es. Dejando que la mente comprenda y vea la verdad por sí misma mediante un tiempo suficiente de maduración de las ideas, pensando sobre las mismas, sin esfuerzo, sosegadamente, centrando la atención en los argumentos inherentes, estudiando las fuentes bibliográficas existentes, o por lo menos, al alcance de las propias manos. Mejor todavía, si se tiene acceso a la fuente primaria, directamente. Se trata de un estudio meditativo, sin meditar, colocando la mente en un estado receptivo, enfocada sobre el objeto de la verdad que se desea percibir, comprender y realizar. Por la ley cósmica, mientras más tiempo se centra la atención sobre un tema, más se desarrolla la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora sobre el mismo, y van aflorando las ideas que aportan el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.
Ver, comprendiendo sin esfuerzo y sin interferencia del ego, o de la mente objetiva. El qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto y el por qué, fluirán con naturalidad. Hay que colocarse en el estado perceptivo, comprensivo y realizador, viendo las cosas tal como son, que es lo único que, en definitiva, importa. De nada sirve auto-engañarse dejando de reconocer la realidad. Reconocer la verdad, tal como es, en el estado de conciencia inherente al propio desarrollo, es un acto de honestidad consigo mismo y con los demás. Si sabe, es importante estar consciente de ello; si no se sabe, y se reconoce que se ignora, se abre el camino de la verdad que es preciso recorrer hasta compenetrarse el estado de conciencia que la aporte en todas sus vertientes y variantes, en determinado grado, siempre ascensional.
La verdad es un camino interior, circunferencial, en forma de espiral, que se va expresando en la conciencia como conciencia de la Divinidad y de los atributos divinos o valores universales. Si no se interfiere, la verdad misma va abriendo el camino de su propia expresión, mediante las necesidades, los deseos y las propias aspiraciones. Lo más importante, es que la verdad, paralelamente, va expresando su propio poder de realización, para realizarse a sí misma en la conciencia de quien la experimenta, y en la conciencia de quienes por perciben por efectos de la resonancia magnética: comunicación de conciencia a conciencia y por el ejemplo.
Al experimentar la conciencia de la propia ignorancia, en determinado grado, dándose cuenta de la misma, es preciso dejar que la mente, por si sola, encuentre la verdad inherente, siempre relativa, sin interferencias por los apegos. A un cierto momento, aflora el estado de conciencia que contiene el grado de verdad equivalente, en una eterna polarización.
Aún así, para optimizar la verdad y vivificarla, es preciso el estudio a fondo, mediante la búsqueda sin búsqueda. Una paradoja. Esto significa, mente abierta sin apego a una creencia previa, o matriz de pensamiento, que, aún percibiendo la verdad, impediría comprenderla y realizarla.
Esta es la razón por la cual Séneca decía: -"Muchos habrían alcanzado la sabiduría si no se hubiesen creído ya sabios"-.
Hay que cultivar el hábito de ver las cosas tal como son, verlas donde están, como están y comprenderlas sin juicios previos o prejuzgarlas. Simplemente, verlas y aceptarlas como son, sin la distorsión del juicio de autoridades previamente constituidas.
Es necesario deslastrarse del temor de ofender a las autoridades auto-proclamadas sobre determinadas materias imponiendo límites arbitrarios a la verdad.
Hay que trascender las matrices de opiniones que se han formado sobre determinadas verdades, por generación espontánea, y sobre todo, por las matrices de opiniones hábilmente dirigidas por los enemigos naturales del progreso humano, Tales enemigos de la verdad jamás se muestran y se encuentran donde menos se pueda pensar: en la propia casa, en la política, en cualquier corriente de espiritualidad, en el trabajo, en los estudios de cualquier ciencia, y en todos aquellos grupos que durante milenios han buscado de mantener a la humanidad en el oscurantismo medioeval.
Algunos grupos son fácilmente observables, y detectables, leyendo algún libro de historia de la ciencia, o de corrientes espirituales.
Aún hoy, en muchos de esos grupos hay una parte visible que trabaja a plena luz. En muchas áreas en que se han descubierto grandes verdades, en torno a múltiples temas, siguen difundiendo, y manteniendo, matrices de opiniones obsoletas. Cuál es su finalidad? Pareciera existir un interés de mantener encasillada a la humanidad dentro de unos parámetros de progreso mental en los cuales sea fácilmente manipulable, y controlada. Qué ejemplos se podrían anteponer sobre algunas áreas? La reencarnación y las leyes que le rigen; la supervivencia del Espíritu después de la desencarnación; conocimientos sobre civilización antiguas, muchos de cuyos descubrimientos se ha ocultado, destruido o hecho olvidar, como ocurrió después del descubrimiento de América. Quién puede imaginar todo lo que se destruyó, en América, en relación a las civilizaciones preexistentes? Una parte de la misma, la describe Bartolomé de Las Casas, en su obra. No hay que ir muy lejos para darse cuenta:
a) La destrucción de grandes bibliotecas, como la de Alejandría, la de Córdoba, que son las más importantes, que hizo olvidar la cultura clásica, durante toda la edad media, con excepción de la civilización árabe, y de el acervo conservado en los países asiáticos. Ese saber se recuperó, en parte, con el surgimiento del humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, Italia, y el posterior surgimiento del Renacimiento italiano, primero, y europeo, después. Pero, cuántos tesoros se perdieron? Quién podría decirlo?
b) Muchos de los descubrimientos efectuados en los siglos XIX y XX que dieron una importante apertura sobre el camino de la verdad integral, se están haciendo olvidar nuevamente, desde 1960 en adelante, y de manera más profunda, a partir de 1990, radicalismo que, se ha ido acentuando inhibiendo la libertad de pensamiento a nivel mundial. Uno de estos campos es el de la Parapsicología, por mencionar uno solo.
c) El conocimiento de la vida en otros planetas, que cambiaría la perspectiva de la verdad, sobre muchas ideas ya obsoletas, que aún se conservan, y enseñan, en muchas corrientes de pensamientos, y de espiritualidad. Hay cruzadas a nivel mundial para seguir proyectando errores de fondo, cuyas matrices de opiniones, muchas personas creen que son verdad, sin serlo.
Los líderes mundiales sí saben cuales son esos errores de fondo, y tienen la responsabilidad y el deber de contribuir en las inherentes actualizaciones en las nuevas Legislaciones. Es preciso, establecer, legalmente, la obligación de que, todos los grupos –de cualquier índole: cultural, espiritual, científicos, etc., que ahora siguen enseñando errores de fondo de acuerdo con lo que la ciencia ha descubierto con clara evidencia de la verdad, deben reajustar sus enseñanzas, divulgando los nuevos progresos, desechando los errores inherentes. De todas maneras, dichos grupos, si dejaran de actualizarse a los nuevos progresos, serían gradualmente abandonados por sus seguidores, en el espacio y tiempo, ya que, la humanidad seguirá avanzado hacia nuevos niveles de conocimientos, acordes con la realidad, en una eterna polarización.
d) Esas verdades son relativas, también, en torno a la salud. Ha habido grandes aportes en la medicina homeopática, en la dietética, en la psicología y en la psiquiatría, en las ciencias del Espíritu, por citar solo algunos casos, que pese a su divulgación cada día mayor, se mantiene casi en el olvido su puesta en práctica de tales conocimientos, que deberían impartirse desde la escuela primaria, en muchos casos. Esta omisión se realiza, consciente, o inconscientemente, en detrimento de la humanidad. Si lo que está en uso sería lo pertinente, sería evidente que tendríamos a una humanidad saludable a nivel físico, mental y espiritualmente. Es así?
e) Qué grupos de poder, a nivel mundial, se encuentran detrás de los gobiernos de corte autoritario, que, en sus proyectos, buscan hacer retroceder a los habitantes de sus respectivos países cincuenta o más años en el progreso, imponiendo inhibición de pensamiento, y aislándolos del resto del mundo, con efectos nocivos a nivel integral? Estos grupos visibles algunos, y otros que no los son, manejan matrices de opiniones con apariencia de verdades, sin serlo realmente, por lo menos en su totalidad, a sangre y fuego, si es necesario, al estilo post Nicea, a partir del año 325 de nuestra era. Hay, también, incontables casos en la antigüedad.  A quién beneficia ese retroceso intencional en el progreso de los pueblos? No vayamos a creer que esto ocurre únicamente en los países denominados del tercer mundo; no, en muchos de estos países, sus habitantes han desarrollado un nivel de libertad de conciencia, amplitud de pensamiento y progreso espiritual, que trascienden en algunos aspectos a los denominados de primer mundo. Quienes son esos grupos, ahora, y quienes fueron a lo largo de la historia? Evidentemente, se han sumado nuevos grupos, en el siglo XX. Quién puede saber quienes son? No es fácil la respuesta porque ellos no dan la cara y manejan matrices de opiniones en contra de los grupos que sí, en forma auténtica, son portadores de la antorcha de la verdad, siempre relativa, por supuesto. Los manipuladores de la verdad, se encuentran en todas partes, donde menos se piensa, sobre todo, es fácil observarlos en donde se inhibe la libertad de pensamiento, descalificando a los trabajadores del progreso. Lo que sí es cierto, son una mínima parte de la humanidad, que gradualmente, más temprano que tarde, a su vez deberán transformarse en difusores de la verdad. Es ley de vida, y la humanidad, gradualmente, alcanza niveles de conciencia más elevados; va percibiendo la verdad tal como es, en todas sus vertientes y variantes, gradualmente, sin pararse jamás.
La solución, al alcance de todos, es una efectiva educación masiva sobre los valores universales, desarrollando estados de conciencia éticos, mediante los cuales, cada ser, sea capaz de discernir la verdad por sí mismo.
Es decir, hay que trascender las apariencias de la verdad. El sentimiento de los valores universales, en la conciencia, señala el cauce de la verdad que conduce, ad infinitum, a la verdad total, sin jamás llegar a percibirla, totalmente, ya que siempre, se encontrará un más allá, en todas sus vertientes y variantes.
En la verdad, como camino de la experiencia, cada ser, en los cuatro reinos naturales, cosecha lo que siembra, y siendo los frutos obtenidos cada día mejores, cada quien se entusiasmará para hacer de la verdad su camino, ad infinitum.



sábado, 30 de diciembre de 2017

SI BOLÍVAR VOLVIERA…..


SI BOLÍVAR VOLVIERA…..

©Giuseppe Isgró C.



Si Bolívar volviera,
seguro que no reconocería
la Venezuela que encontraría.

Ni aquellos conductores del hispano imperio, de Carlos V, en que el sol jamás se ponía, fueron tan terribles verdugos, excepto Monteverde, Boves y en no menor escala, Morales.

Boves, encontró su Úrica, -04 de diciembre de 1814-, para  que quedara prueba  de que nada queda impune; antes o después.

En el tiempo perfecto de Dios, cada quien encuentra la horma divina que corrige al que se cree Dios sin serlo, o mejor dicho, “siéndolo”, le ofusca el velo de la separación e impide que la Divinidad actúe dentro de su conciencia, como guía en todo lo que haga.

Aún Pablo Morillo y sus allegados, masones egregios al igual que Bolívar, Páez, Sucre, Urdaneta y tantos otros, siendo de bandos opuestos se respetaban y su gran dignidad humana le hizo comprender lo inútil de aquella sangrienta guerra entre fraternos seres.

Sucre, por orden de Bolívar, en el tratado de Trujillo, logró humanizar aquella contienda civil sin razón; mientras que en Santa Ana, durmiendo una noche, o varias, ambos grupos de rivales, bajo el mismo techo, después del triple abrazo fraternal, acuerdan ponerle fin a la guerra de Independencia. Al poco tiempo Venezuela sería libre.

Se me dirá, que eran otros tiempos; sí, es verdad, también es cierto que era otra gente. Su dignidad, honor, hidalguía quijotesca, eran de alto quilate, buscando deshacer entuertos, para encontrar lo mejor para las partes involucradas.

Al salir de allí, Bolívar ordenó, que los que habían dormido con él, bajo el mismo techo, “fueran respetados como personas sagradas mientras estuvieran en suelo patrio”. Al poco tiempo, Morillo regresó a España. Después, con la Batalla de Carabobo, el 24 de junio de 1821, en que Páez cosechó gloria inmortal por su acción libertadora de la patria, del yugo opresor, y posteriormente, con la toma del Castillo de Puerto Cabello, por el mismo Páez, y luego, en 1824, con la Batalla Naval de Maracaibo, se puso punto final a aquella guerra sin sentido, por ser hermanos los que luchaban.

Cuando en 1835, Carlos Soublette y Daniel Florencio O´Leary visitan a Morillo, en España, éste le expresa a aquellos, la admiración que le tenía a su egregio rival, Simón Bolívar. Al conocer que O´Leary se proponía escribir las Memorias sobre El Libertador, le entrega una enorme cantidad de documentos que los patriotas habían dejado abandonados en sus rápidas salidas y que aquel hidalgo español conservaba como un tesoro. Las Memorias de O´Leary, en su 34 tomos, es lo mejor que se ha escrito sobre la Guerra de la Independencia.

La pluma se niega mencionar nombres de quienes han estado muy lejos de esta hidalguía admirable, y de los que, en la hora actual, se han convertido en zozobra de sus hermanos. A veces me parece que se asemejan algunas cosas a las de los años terribles de 1813-1814, en que Boves azotaba a Venezuela. Me he preguntado, muchas veces, si Boves haya reencarnado. Y si fuera así, qué volvería a hacer, salvando la distancia del tiempo, que usa otros métodos, pero, con el mismo resultado? Confieso que no tengo la respuesta. Solo preguntas.

Si Boves hubiese reencarnado, entonces hay esperanza:
También lo harán, o ya lo hubieren hecho, Bolívar, Sucre, Urdaneta, Páez, y tantos otros que dieron todo por la Patria. Es tiempo de esperar, para ver los resultados. Si así fuere, muchos deberían comenzar por preocuparse. Este tipo de gente se rige por auténticos valores patrióticos.   

El ritmo de la historia se equilibra a si mismo, y frente a la oscuridad nefasta, madre de horrendas crueldades, emerge, brillante, la luz que la evacua, por si sola, casi sin esfuerzo alguno.

 Perded toda esperanza, vosotros que creéis que por caminos inicuos de la injusticia y de otros subterfugios permaneceréis en el poder por largo tiempo.

Vuestra hora, minuto y segundo están ya marcados en el tiempo justo y perfecto de Dios. Y esto va con todos, nadie escapa. Es ley de vida.

La historia lo demuestra: todos aquellos que se han convertido en un obstáculo en los planes divinos, caerán como lo hiciera el ilustre Napoleón, (guardando la distancia por cuanto el genial corso no tiene parangón con ningún personaje contemporáneo), en la Batalla de Waterloo, perdiendo una contienda ya virtualmente ganada, por una serie de intangibles que entraron en escena, cambiando el rumbo de la historia. Víctor Hugo, estudiando el fenómeno, llegó a la conclusión de que Napoleón, siendo el hombre más poderoso de su tiempo, se había convertido en un estorbo en los planes divinos. Antes de comenzar la Batalla, ya Dios había decretado que la perdería. En Los Miserables, el genio de Víctor Hugo, relata los acontecimientos de una manera como si los hubiese contemplado en vivo.

La prueba más severa, en mi opinión, que le toca afrontar a Venezuela es la del año 2018. Dada la elevada inflación, no habrá ganancia que pueda adquirir alimentos mínimos indispensables, medicinas necesarias, y aún teniendo los recursos, hay que rogar a Dios que se puedan conseguir.

Habría que preguntarle a Bolívar, muchas cosas, si reencarnara. Por fortuna quedan sus obras para que las nuevas generaciones de líderes las estudien, si desean ampliar su visión al nivel de tan gigantesco genio. Así lo hizo Rómulo Betancourt en su juventud y Renny Ottolina, a lo largo de su vida. Igualmente, así lo han hecho los más importantes geopolíticos y líderes mundiales.

Estimo que él –Bolívar- iría a pedirle cuenta, a más de uno, como seguramente lo hará en tiempo oportuno, con todos aquellos que escudándose con su nombre, dejaron de seguir su ejemplo, y preceptos morales, tergiversando su ideal de Patria con la que él soñó. Se cuentan por miles, o millones, desde aquellos mismos que en Berruecos trastocaron la vida de Sucre. Y para usted de contar. Eran gentes como muchos de los de ahora, que uno creía extinguida.

Es mejor que no quede escrito nada de lo que acontece, en algunas épocas, ya que las generaciones futuras no podrían dar crédito de que determinadas cosas hayan podido acontecer en tierra tan noble como Venezuela.

Yo estoy preocupado por Venezuela, ahora más que nunca; pero, tengo la confianza de que volveremos a tener la Gran Venezuela que siempre hemos tenidos, pese a algunas noches oscuras. La esperanza de tiempos mejores no se puede perder, y sin embargo, muchos jóvenes que emigran, ya la han perdido. Eso me causa un sentimiento extraño. Buscan los diamantes en patios ajenos, cuando ellos se encuentran en el propio patio. Sin embargo, todo tiene un destino prefijado. Algún orden superior maneja la manga de la retorta planetaria. A todos los que se apartan del orden divino los va ubicando según su grado de afinidad, en determinadas escalas, aplicándole la coacción divina inherente, y correspondiente, en el tiempo justo y perfecto de Dios.

En el plan perfecto de Dios ya todo está solucionado. Los caminos de los justos, y los de aquellos que dejan de serlos, se bifurcan. Los unos se separan de los otros en forma natural, por efectos de la ley de afinidad, ordenadora de la vida y del universo. 

Demos gracias porque en Venezuela ya todo está solucionado en forma justa y perfecta para todas las partes involucradas. Gracias Divinidad, en Venezuela reina el orden divino y la armonía cósmica. Que la luz de la Divinidad aflore en la conciencia de cada ser, en los cuatro reinos naturales, que viven en esta Tierra de Gracia.  

Que la Divinidad ilumine a los extraviados para que enrumben sus pasos y también a los futuros líderes, para que, en forma pacífica, se restablezca el orden y la armonía entre las partes.

Es hora de perdón, de compasión frente a tantos millones de personas en riesgo de toda índole.

Es la hora del amor y de la justicia, ya que éstas son fuerzas poderosas e invencibles.

Es hora de fortaleza y de templanza para superar el poco tiempo que queda de la noche oscura. La noche oscura del alma (Espíritu), de las naciones y de los humanos, siempre tienen su fin en tiempo oportuno. Por ley de vida, cuando las cosas se ponen menos fáciles, es cuando más cerca se está de la solución. Es el momento en que la noche muda en día, y las coincidencias traen los cambios anhelados. Es tiempo de serenidad, de resistencia y de austeridad. Hay que cambiar muchos hábitos de vida y adecuarlos a la realidad. Quien deje de hacerlo, sufrirá con mayor rigor los efectos de lo que queda por pasar.

Hablar de ciertas verdades, al igual que en la época medioeval, constituye un riesgo de sufrir los rigores de la hoguera o de otros tormentos con métodos actuales. Pero, nuestro fin no es atacar, sino de exhortar a la reconciliación, al perdón, al amor, a la justicia perfecta y de tantos otros valores.

Me preguntaba si detrás de los actores visibles existen otros elementos de poder, y cerrando los ojos e imaginando la respuesta, se me apareció en la mente la imagen de una gran bestia, de diferentes formas, a la que no le pude poner nombre. Es la gran bestia pareció una voz susurrarme en el pensamiento, pero, además de ella hay otros elementos coadyuvantes. Entonces aparecieron otras bestias menores, tampoco identificables.

Pregunto: si Venezuela es una tierra tan hermosa, porque no amarla y trabajar para engrandecerla?

Lo escrito hasta aquí rondó por mi mente desde temprana hora y me negaba darle rienda suelta a la inspiración que afluía en mi pensamiento. Me daba cuenta, dada la insistencia, de que cedería por sentarme y escribir. Al final de la tarde, sin aguantar más, de un solo jalón, plasmé lo que queda escrito. Dios sabrá de quien son las ideas inspiradas, o de lo que es mío de lo que no lo es.

Para terminar, dos cosas que deseo resaltar:

Un poco antes de 1970, siendo muy joven, asistí a una sesión espirita, en una Catedra Trincadista. Al poco rato de iniciarse la sesión de estudio, la médium entró en trance, cambiando las facciones, transfigurándose en forma y en el tono de la voz. Acto seguido realiza un recuento de lo acontecido desde que El Espíritu comunicante vivió en su época, -ya que se notaba que era el Espíritu de alguien que había sido un hombre-. Se quejaba de que las generaciones subsiguientes no habían seguido su ejemplo, ni el de Miranda, ni el de tantos otros Próceres, dejando traslucir lo mucho que separaría de lo ideal lo que acontecería en las décadas subsiguientes. Le echaba la culpa a los políticos. Después de la arenga con vibrante tono de voz, que asemejaría al del Libertador, ya que por su calidad trascendía a la de la instrumento, y no era la de la médium. Por su contenido, era un mensaje de desesperanza. En ese entonces, no comprendí el sentido de esas palabras. Luego, concluyó diciendo, el comunicante: “Simón Bolívar”.

Analizando el sentimiento que imbuía mi mente, en el día de hoy, y recordando aquella comunicación, en esa remota época, puedo concluir que fuerzas positivas afloran, seguramente de igual naturaleza, que moverán las fibras de los seguidores del progreso para producir el cambio anhelado por millones de personas y sobre todo por los Padres de la Patria. Si ellos no hubiesen existido, la Independencia no habría ocurrido y ocurrió. Pese a que Humboldt veía madura a Latino América para su Independencia, en respuesta a una pregunta de Bolívar, no alcanzaba a vislumbrar el hombre capaz de de llevarla a cabo. Y lo expresaba frente al mayor artífice futuro de la misma. Empero, Aimé Bompland, con mayor visión, respondió; -“Sí, pero las situaciones generan sus propios líderes”. Cuando llega la hora de la justicia y del cambio, este ocurre en forma natural, casi de la noche a la mañana. Los poderosos del día se darán cuenta que de nada sirvió lo acontecido. Y, entonces, uno se pregunta: Para quién trabajó el cachicamo. El aforismo criollo lo aclara: -“Cachicamo trabaja para la lapa”.

La otra cosa es: Son tiempos para expresar mucho amor y perdón. Dios se está ocupando en tiempo oportuno, en forma justa y perfecta. Hay que pedir a la Divinidad que ilumine la mente de todos, incluyendo la nuestra, para actuar correctamente, para tener rectos pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Amemos más a Venezuela. Seamos justos nosotros sin atacar a nadie, sin hablar mal de nadie. Nada se gana malgastando energía. Recordemos las cosas buenas de Venezuela para volverlas a cristalizar, recreándolas. A Venezuela le espera el mejor futuro al cual pueda aspirar país alguno. Es la Tierra de Gracia.

En otra parte dejé escrito, el ejemplo de un abuelo, de noventa años, que le decía al nieto: -“Juan, a lo largo de mi vida, el 90% de las cosas que la gente teme no ocurren jamás; el otro 10%, si las abordamos positivamente, con prudencia, fortaleza y serenidad, serán transmutadas en oportunidades de progreso y bienestar”.

En cualquier país del mundo, un líder genuino y auténtico, debidamente preparado, estaría feliz de encontrarse con un escenario como el de Venezuela. Un escenario perfecto para alcanzar la gloria inmortal a la que aspiraba Bolívar.

Bolívar, Padre de la Patria, bajo tu manto protector dejamos a Venezuela, justa y perfecta, para gloria del Eterno. Que aflore el fervor Bolivariano con cuya inspiración he visto muchas veces saltar en lágrimas de emoción y sentimientos profundos a poetas y oradores, auto-incluyéndome, -y hoy me ha ocurrido una vez más-, que ha constituido el flujo sublime, patriótico, que ha estimulado tantas hazañas y acciones heroicas. Son tiempos de paz y de progreso. Los trasnochados pueden descansar para darle paso al Dorado Amanecer.  

Aquí y ahora, se establece en Venezuela, el orden divino, la armonía, el amor, la verdad, la fortaleza y la templanza, y la justicia perfecta. Así es. Así será. Hecho está.

Si Dios está contigo, Venezuela, quién contra de ti?

Adelante.


28-12-2017
Revisado: 30-12-2017


***************


PD: En el libro Eterna Luz, de nuestra autoría, escrito en Lucena, Andalucía, en el año 2003, hay una Meditación por el país en que se vive, adaptable al propio. He adaptado para Venezuela, la misma.


MEDITACIÓN POR VENEZUELA


Busca un lugar tranquilo; haz tres respiraciones profundas y reten el aliento, con pulmones llenos, contando  mentalmente, veinticinco, al exhalar la tercera vez,  muy lentamente, cierra suavemente los ojos y afirma, mentalmente:

•    Estoy en relajación perfecta. (Tres veces). Aquí y ahora voy a meditar durante diez minutos por el bienestar, armonía, progreso, perfecta justicia y respeto en Venezuela.

•    -Bendigo  a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela y suelto la carga que hay en Venezuela y la de cada persona, en el Dios que hay dentro de mí y en el Dios que hay en cada persona-.

Ahora, visualiza a Venezuela envuelta en un círculo de luz –luminosa o blanca-, como quieras; luego afirma:

Venezuela es de Dios y de todos nosotros. Dios protege a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela.

Dios envuelve a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela en un círculo de luz divina y les guía por senderos de paz, prosperidad, justicia y respeto, aquí, ahora y siempre.

El perfecto orden divino y la armonía universal se establecen en Venezuela y en cada una de las personas que viven –y vivimos en Venezuela-  aquí y ahora. Hecho está, ahora y siempre.

Creador Universal, en tus manos confiamos a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, que en la conciencia de todos fluya la luz, la sabiduría, la responsabilidad y el respeto a todos los derechos y deberes.

Que Tus designios, Creador Universal, en relación a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, se cumplan aquí y ahora de acuerdo a Tus planes cósmicos.

Creador Universal, transmuta, aquí, ahora y siempre,  a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en su estado ideal y perfecto de acuerdo a tus planes cósmicos.

Hecho está.

Gracias, Creador Universal, por haber escuchado nuestro pedido. 

domingo, 10 de diciembre de 2017

ESCUDERO, DIJO HIDALGO, EL RESPETO ES LA CLAVE


ESCUDERO, DIJO HIDALGO,
EL RESPETO ES LA CLAVE

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

Escudero, -dijo Hidalgo-, la clave es el respeto. Quien irrespeta a otros, especialmente si lo hace en público, es porque, realmente, no se respeta a sí mismo.
Los Hijos de la Luz son personas libres y de buenas costumbres. Ser libre significa tener autonomía para decidir si desea hacer algo o no hacerlo y a los demás debe bastar la comunicación de lo que se ha determinado hacer sin necesidad de dar explicaciones. Los demás deben respetar lo que cada quien determine realizar. Es decir, se debe respetar el libre albedrío con que el Supremo Hacedor dotó a cada quien de tomar sus propias decisiones. Por esa razón, es importante aprender a decir No para liberarse de compromisos innecesarios que consumen tiempo solo porque a otros se le ocurrió que podría disponer libremente del tiempo ajeno. Eso va, también, con los clientes que quieren disfrutar de un servicio, pero, se rehúsan a pagar el precio del mismo.
No hay que justificarse, explicando la razón de porqué se ha tomado determinadas decisiones; simplemente, hay que comunicar, por ejemplo:      -”Apreciado amigo, hoy me será imposible asistir a esa reunión”. Si el amigo, es un verdadero amigo, debe aceptar dicha decisión con respeto. Si reacciona de una manera irrespetuosa, o poco digna, sobre todo si lo hace en público, esa persona desmerece del vínculo de la amistad, y realmente, no la está honrando.
Por eso, Escudero, los prudentes, siempre han afirmado: -“Elogia en público, reprende en privado”.
Si en un grupo del que se forma parte, de trabajo, residencial o social, el líder del mismo, en cada reunión habla mal de alguien, sin estar presente la persona en cuestión, aléjate de dicho grupo, porque, de seguro, también lo está haciendo de ti, en tu ausencia. Ese tipo de líder, Escudero, es denigrante y poco digno de serlo. Es preciso alejarse de tales grupos, donde, en nombre de la fraternidad, o de la amistad, se habla mal del amigo, en su ausencia, pero, en su presencia, se le rinde, hipócritamente, pleitesía.
El mundo, Escudero, presenta muchos de estos cuadros; pero no hay que generalizar. No todas las personas son así y hay que saber discernir, bien, para acercarse a los grupos donde impera el aprecio, el respeto, la amistad y el sentido de la justicia.
El líder, Escudero, debe ser un factor estimulante del grupo no el destructor del prestigio ajeno; ese no es un líder. El líder, Escudero, tampoco es un manipulador, que obliga a realizar tareas que el seguidor no desea hacer, imponiendo sanciones por decidir diversamente.
Las personas son seres pensantes y deben decidir libremente lo que desean realizar, sin coacción ajena, y hay que respetar dichas decisiones. Cada quien cosecha el bien, o lo contrario, de lo que decide, pero, es su privilegio elegir. Aún en las familias se incurre en el error de que los padres critiquen a los hijos, generalmente, en público, o con los amigos, o que, éstos lo hagan con sus progenitores, porque no le dieron lo que ellos imaginaban que debían darle, pero que, eran pretensiones infundadas, generalmente. Y los unos se critican a los otros y el respeto a la dignidad humana aún se tardará muchos milenios en cultivarse en adecuado grado. Cuando ello ocurra, tendremos una humanidad justa y perfecta.
Aún así, Escudero, cada quien es utilizado, por el Orden Cósmico, donde le corresponde servir, o beber la sopa del propio chocolate, ya que, cada quien cosecha lo mismo que siembra.
Escudero, en ausencia del amigo, hay que hablar bien de él, o callar. Es preciso elogiar en público y no reprender, ejerciendo presiones manipuladoras que, a todas luces, son irrespetuosas del vínculo de la amistad, y cuanto más, de la fraternidad.
Es el caso, Escudero, que dichos líderes se creen la última gota de agua en el desierto, o tenerla, y la dispensan pretendiendo someter a los demás a sus caprichos. Ese tipo de líder recibirá lo mismo que proporciona a otros, casi siempre de donde menos lo espera, pero de una manera efectiva. Pero, aun así, Escudero, tardará largo tiempo en aprender la lección, por cuanto este tipo de personas se creen dueños de la verdad, tal como lo sostenía Sócrates. Y a pesar de que el filósofo ateniense dedicó toda su vida espoleando a sus contemporáneos, como un tábano, 2.400 años después, cuánto se ha avanzado?
El respeto es la clave, Escudero; la persona con auto-estima elevada se respeta y respeta a los demás. Decía Benjamín Franklin: -“Hablaré solamente todo lo bueno que sepa de los demás, o callaré”.
Cuántos, en nombre de la amistad, o de su pseudo-liderazgo, se permiten descalificar a los demás, o hablar de sus defectos, públicamente, en ausencia del amigo. Hay que alejarse de tales personas como de la peste, por cuanto son nocivas. O, algo mejor, Escudero, hay que llamarle la atención en el mismo instante en que incurren en tales actos abominables, diciéndole, a la persona en cuestión: -“En ausencia de fulano de tal, en mi presencia, usted no me habla mal de él, ni de nadie; si tiene algo que decirme de él, o de alguien, vamos a llamarle y me lo dice en su presencia”.
Hay personas que, por liderar un grupo, pequeño o grande, se creen dueños de las vidas o de las decisiones de sus cooperadores. Están muy lejos de la realidad. Esas personas están destinadas a quedarse solas, o con títeres que no son capaces de hacer valer su autonomía. Por eso, Escudero, como decía Hermes, en cada grupo, viendo el componente físico, se deduce el espiritual, inherente.
Si prevalece el respeto en la dimensión física de la vida, el componente espiritual será respetuoso en su benefactora influencia y guía. Porque, Escudero, el respeto es cuestión de ambas dimensiones o planos de vida.
Hay que aprender a decir no, Escudero, para liberarse de la influencia abusadora de gran número de personas, que andan por la vida manipulando a quien, por ausencia de carácter o personalidad definida, se vuelven títeres de líderes, grandes o minúsculos, y aún de jefes de puestos de trabajo, clientes, o amigos. Hay que aprender, con respeto, a darle el respetivo parado, diciéndole, con respeto, privadamente, lo pertinente.
No, es una palabra mágica. Decir, Escudero, a los miembros de un grupo del cual se ha decidido dejar de formar parte: -“Amigos, a partir de hoy me será imposible seguir asistiendo”; acto seguido expresa tu gratitud, pero sin dar explicaciones innecesarias. Tu decisión debe ser respetada si es un grupo digno de pertenecer a él.
O, por ejemplo: -“Amigo, hoy me será imposible asistir a tu fiesta”. Nada más. De acuerdo a la reacción de la parte opuesta, te habrás dado cuenta si era, verdaderamente digna de haber asistido a dicha reunión.
Si una persona ofreció ir a la fiesta de un amigo, pero a última hora decidió no ir, aunque sea, simplemente, porque no de dio la voluntad de hacerlo, esa decisión debe ser respetada, y el que coacciona al amigo por su decisión, demuestra honrar muy poco la amistad.
Cuanta tela que cortar sobre este tema, Escudero. Pero, cuánto tiempo falta aún para que el respeto a la dignidad humana, y a la dignidad de los seres que conforman los otros reinos naturales, sea la moneda de uso corriente entre fraternos seres.
Es bueno, Escudero, que los miembros de los grupos, de la índole que sean, tengan presente esto, bien sea para acercarse, o alejarse, de los mismos, o aplicar los correctivos que sean pertinentes a tales casos.
El respeto, Escudero, es la clave.

Adelante.

Copyright Text

martes, 13 de febrero de 2018

LA PATRIA ES DEL TAMAÑO DE LA CONCIENCIA DE QUIEN LA AMA -Los sueños de los Padres de la Patria-:


LA PATRIA ES DEL TAMAÑO
DE LA CONCIENCIA DE QUIEN LA AMA
-Los sueños de los Padres de la Patria-:

©Giuseppe Isgró C.


¿Cuales eran los sueños de Renny Ottolina, cómo líder que aspiraba a transformar a la Venezuela de su tiempo, en una potencia mundial?
Los sueños de Renny, los de Páez, los de Bolívar y los de todos los maestros de la Patria, siguen señalando hacia el norte de la brújula del porvenir, y todos los dieciséis puntos de la Rosa de los vientos, demarcando las rutas del progreso a la que está destinada la Nación. No existe ningún otro país en el mundo a quien le esté reservado un futuro de mayor esplendor que a Venezuela. En la vida de un país existen altos y bajos, noches y días, veranos e inviernos. Son ciclos alternos que se van turnando e inexorablemente, el uno deja el paso libre al otro, a pesar de los vanos intentos de líderes que aún con sus buenas intenciones, o sin ellas, no siempre aciertan en tomar la dirección correcta. Pero, al final, la ley divina saca el bien del mal aparente, o real. El tiempo de bloqueo da paso libre a la fuerza de empuje, y Venezuela que ha sido pródiga en dar tantos líderes visionarios y con afán de gloria inmortal, como Bolívar, y Miranda, como Páez y Sucre, como Urdaneta y José Vargas, y hombres íntegros como Rómulo Gallegos y Eleazar López Conteras, y líderes excelentes como Renny Ottolina, ejemplos y paradigmas vigentes, e inolvidablse, por el anhelo de perfección en la realización de la obra, cuando miles de jóvenes han perdido la fe en Venezuela, buscando los diamantes en patios ajenos, -que es un derecho natural-, sin embargo, no hay que olvidar que los diamantes se encuentran en el propio patio: en Venezuela, el mejor país del mundo, sí, pero que todos tenemos el derecho y el deber de construir con trabajo progresista, con ética y profesionalidad. Y sobre todo, con amor, justicia y progreso.
La noche está pasando, y el amanecer siempre vuelve, desde la noche de los tiempos, y esta vez no será la excepción. Son tiempos de preparación. Hay que prepararse para el gran progreso que se avecina. Un progreso indetenible que no existe ni existirá, en igual grado, en ningún país del mundo, como el que le espera a Venezuela. En cuánto tiempo? En el tiempo perfecto de Dios. .
Emulemos a Páez: En la Venezuela rural del siglo XIX, donde mucha gente no tenía sentido de pertenencia, ni sabía a que bando pertenecía, él, el Ciudadano Esclarecido, el León de Payara, el fundador del Poder Civil, el héroe de las Queseras del medio, donde con 153 hombres venció a un ejercito de 7.000 hombres, al mando de Pablo Morillo, -soldados que habían luchado contra Napoléon, es decir, no poca cosa, como una hazaña que denota que el venezolano es del tamaño del compromiso que se le pone en frente. Eso se ha dicho siempre, y la sabiduría popular es una guía certera. Páez, tenía conciencia clara, como él mismo lo explica en su Autobiografía, que le tocaría jugar un rol importante en los destinos de la Patria, y lo asumió desde muy joven, llegando a ser Presidente de Venezuela tres veces, además de héroe de incmparables dotes, casi legendarias, pero reales. Parafraseando a Renny, podría decirse que: -"La Patria es del tamaño de la conciencia de quien la ama".
El orden divino siempre prevalece, y cada quien es ubicado, o reubicado, en el orden que le corresponde, en el concierto de  todas las cosas, en tiempo oportuno.  Y las aguas ineludiblemente, al final llegan al mar. Confiar que el futuro será mejor que el pasado, es condición sine qua non. Así lo demuestra la historia.
El amor por Venezuela es un fuego divino que jamás se apagará; y esa luz del amor en la conciencia de cada ser, permitirá la rectificación, o retro-alimentación de los objetivos, en el tiempo perfecto de Dios.
Estos son tiempos de paz y de preparación. Hay que prepararse para el futuro. La gran Venezuela es una misión de todos, un deber de cada ser, sin distinciones de colores o ideologías. Es cuestión de amor, de la conciencia del propio deber y del ideal de progreso que, siempre aflora como misión divina inspirada por el Eterno. Ese país perfecto, o mejor que se busca afuera, es preciso construirlo adentro.
Hay que empezar por mejorarse a sí mismos y a soñar con el futuro anhelado. Hay que visualizar la Venezuela soñada por los Padres eternos de la Patria, como Miranda, Bolívar, Páez, Sucre, Andrés Bello, José Vargas, Rómulo Gallegos, Arturo Uslar Pietri y Renny Ottolina, entre tantos otros.
En Venezuela existe uno de los mejores recursos humanos del planeta, y muy bien preparado en las mejores Universidades nacionales y del mundo, capaces de reorientar a su mejor destino el país. Aún la gente más humilde del país, es de un gran talento y anhelo de progreso, poseyendo una gran capacidad de aprendizaje, que, en una de las mayores crisis ha demostrado inteligencia para afrontar y superar la adversidad, que, si no se evade, siempre trae un beneficio equivalente.
Cuál es el beneficio equivalente que traerá la actual época menos fácil? Según el tamaño de las crisis, cuando se afrontan y superan con éxito, siempre traen un beneficio equivalente o mayor. Por eso, se dice que los mayores progresos se alcanzan en épocas de grandes crisis: crisis de todo tipo: políticas, económicas, personales o espirituales.
Las situaciones generan los propios líderes de turno. Ningún líder es eterno. Su tiempo pasará con o sin gloria, de acuerdo con los resultados. Con paz en la conciencia, o con vergüenza, aunque a veces pareciera que algunos adolecieran de ella; pero no es verdad. La hora de la vergüenza llega para cada quien, si deja de honrar su compromiso asumido, al igual que la de la gloria inmortal a la que aspiraba Bolívar.
Bolívar sigue siendo el ejemplo a emular, como cuando en Casacoima, una vez superado el inminente peligro, recostado en una hamaca, sin camisa, en compañía de Jacinto Lara y Briceño Mendez, soñaba con la Campaña del Sur, para dar Libertad a Hispano-América, objetivo que, felizmente, en tiempo oportuno, tal como lo predijo, logró con gran efectividad, Y, en Pativilca, en las condiciones menos favorables que puede afrontar una persona, a una pregunta de Mosquera, sobre lo que pensaba hacer, respondió, avivándosele los ojos, irguiéndose y con vibrante tono de voz: TRIUNFAR!!!! Y Bolívar, y su gente, triunfó para gloria de la Patria: Venezuela.
Adelante.

sábado, 6 de enero de 2018

LA VERDAD ES EL CAMINO




LA VERDAD ES EL CAMINO

©Giuseppe Isgró C.


La verdad es el camino, y se expresa en la propia conciencia mediante los sentimientos inherentes a los valores universales. Cuáles son esos valores? El amor, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la equidad, la fortaleza, la templanza, la belleza, e equilibrio, el orden, la armonía, la verdad, la responsabilidad y el deber, la bondad, el respeto, la honradez, el honor, el bien, la ambición y la aspiración, la conciencia de lo que se ignora, la aceptación de la realidad, el progreso, entre tantos otros que valdría la pena clasificar. Los sentimientos inherentes a cada uno de dichos valores, expresados en la conciencia sirven de parámetros dentro de los cuales es preciso enmarcan los pensamientos, los sentimientos, las necesidades, los deseos y anhelos, los objetivos y aspiraciones, las palabras, las acciones y las omisiones.
Lo hace por intuición, cuando el propio espíritu, en proyección hasta el lugar, o estado de conciencia en que se encuentra la verdad, la percibe, y la transfiere a la conciencia objetiva.
Por inspiración, cuando la misma Divinidad la inspira en la conciencia, o cualquier ente espiritual: La Divinidad lo efectúa por los sentimientos de los valores universales, o atributos divinos, mientras que los entes espirituales, generalmente, lo hacen por los pensamientos dentro de los pensamientos del perceptor.
Por supuesto, la percibe, también, y en forma más usual, por la percepción de los cinco sentidos, viendo la realidad en el entorno que le circunda, aplicando el razonamiento, regido por la lógica inductiva y deductiva, para interpretarla y comprenderla.
Por la experiencia, es la manera directa mediante la cual se percibe, comprende y realiza la verdad, en todas sus formas, vertientes y variantes. Esto permite un conocimiento vivo de la realidad. La experiencia, además de permitir un recuento contable de los hechos y actos que representan el medio de expresión de la verdad, desarrolla la aptitud de la percepción, de la comprensión y de la realización de la verdad en el propio ser que la experimenta, en los cuatro reinos naturales. Esta aptitud perceptiva, comprensiva y realizadora, le preparara para ascender por la escala evolutiva de la eterna polarización, pasando de un estado de conciencia a otro más elevado, ad infinitum. Es que la verdad se encontraba ya en su conciencia, en estado de potencialidad infinita. Pero, lo ignoraba, y aún desconoce ese grado infinito de potencialidad de la conciencia. La verdad, como camino, es el único medio de percibirla, en el eterno retorno del ser individual al Ser Universal, por medio de la experiencia. Podríamos decir: la verdad es el camino de la experiencia mediante la eterna polarización de un estado de conciencia a otro más elevado, sin alcanzar jamás a percibirla, comprenderla y realizarla totalmente. Una razón demás para sentir humildad frente a todos y al Todo, y darse cuenta del eterno aprendizaje que nos espera bajo la égida de los valores universales y la Divinidad, para ensanchar la conciencia de la verdad universal.
Pero, aún cuando el perceptor la pueda percibir, si todavía no ha desarrollado la aptitud comprensiva, pudiera percibirla y dejarla de comprender. Empero, le señalaría la verdad como camino, que habrá de recorrer por el estudio, la investigación, y sobre todo, por la meditación y la experiencia que, aún, le falta por adquirir.
Aún más, sin meditación, o meditando sin meditar, desprovistos de apegos, con la sola intención de percibir la verdad tal como es. Dejando que la mente comprenda y vea la verdad por sí misma mediante un tiempo suficiente de maduración de las ideas, pensando sobre las mismas, sin esfuerzo, sosegadamente, centrando la atención en los argumentos inherentes, estudiando las fuentes bibliográficas existentes, o por lo menos, al alcance de las propias manos. Mejor todavía, si se tiene acceso a la fuente primaria, directamente. Se trata de un estudio meditativo, sin meditar, colocando la mente en un estado receptivo, enfocada sobre el objeto de la verdad que se desea percibir, comprender y realizar. Por la ley cósmica, mientras más tiempo se centra la atención sobre un tema, más se desarrolla la conciencia perceptiva, comprensiva y realizadora sobre el mismo, y van aflorando las ideas que aportan el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.
Ver, comprendiendo sin esfuerzo y sin interferencia del ego, o de la mente objetiva. El qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto y el por qué, fluirán con naturalidad. Hay que colocarse en el estado perceptivo, comprensivo y realizador, viendo las cosas tal como son, que es lo único que, en definitiva, importa. De nada sirve auto-engañarse dejando de reconocer la realidad. Reconocer la verdad, tal como es, en el estado de conciencia inherente al propio desarrollo, es un acto de honestidad consigo mismo y con los demás. Si sabe, es importante estar consciente de ello; si no se sabe, y se reconoce que se ignora, se abre el camino de la verdad que es preciso recorrer hasta compenetrarse el estado de conciencia que la aporte en todas sus vertientes y variantes, en determinado grado, siempre ascensional.
La verdad es un camino interior, circunferencial, en forma de espiral, que se va expresando en la conciencia como conciencia de la Divinidad y de los atributos divinos o valores universales. Si no se interfiere, la verdad misma va abriendo el camino de su propia expresión, mediante las necesidades, los deseos y las propias aspiraciones. Lo más importante, es que la verdad, paralelamente, va expresando su propio poder de realización, para realizarse a sí misma en la conciencia de quien la experimenta, y en la conciencia de quienes por perciben por efectos de la resonancia magnética: comunicación de conciencia a conciencia y por el ejemplo.
Al experimentar la conciencia de la propia ignorancia, en determinado grado, dándose cuenta de la misma, es preciso dejar que la mente, por si sola, encuentre la verdad inherente, siempre relativa, sin interferencias por los apegos. A un cierto momento, aflora el estado de conciencia que contiene el grado de verdad equivalente, en una eterna polarización.
Aún así, para optimizar la verdad y vivificarla, es preciso el estudio a fondo, mediante la búsqueda sin búsqueda. Una paradoja. Esto significa, mente abierta sin apego a una creencia previa, o matriz de pensamiento, que, aún percibiendo la verdad, impediría comprenderla y realizarla.
Esta es la razón por la cual Séneca decía: -"Muchos habrían alcanzado la sabiduría si no se hubiesen creído ya sabios"-.
Hay que cultivar el hábito de ver las cosas tal como son, verlas donde están, como están y comprenderlas sin juicios previos o prejuzgarlas. Simplemente, verlas y aceptarlas como son, sin la distorsión del juicio de autoridades previamente constituidas.
Es necesario deslastrarse del temor de ofender a las autoridades auto-proclamadas sobre determinadas materias imponiendo límites arbitrarios a la verdad.
Hay que trascender las matrices de opiniones que se han formado sobre determinadas verdades, por generación espontánea, y sobre todo, por las matrices de opiniones hábilmente dirigidas por los enemigos naturales del progreso humano, Tales enemigos de la verdad jamás se muestran y se encuentran donde menos se pueda pensar: en la propia casa, en la política, en cualquier corriente de espiritualidad, en el trabajo, en los estudios de cualquier ciencia, y en todos aquellos grupos que durante milenios han buscado de mantener a la humanidad en el oscurantismo medioeval.
Algunos grupos son fácilmente observables, y detectables, leyendo algún libro de historia de la ciencia, o de corrientes espirituales.
Aún hoy, en muchos de esos grupos hay una parte visible que trabaja a plena luz. En muchas áreas en que se han descubierto grandes verdades, en torno a múltiples temas, siguen difundiendo, y manteniendo, matrices de opiniones obsoletas. Cuál es su finalidad? Pareciera existir un interés de mantener encasillada a la humanidad dentro de unos parámetros de progreso mental en los cuales sea fácilmente manipulable, y controlada. Qué ejemplos se podrían anteponer sobre algunas áreas? La reencarnación y las leyes que le rigen; la supervivencia del Espíritu después de la desencarnación; conocimientos sobre civilización antiguas, muchos de cuyos descubrimientos se ha ocultado, destruido o hecho olvidar, como ocurrió después del descubrimiento de América. Quién puede imaginar todo lo que se destruyó, en América, en relación a las civilizaciones preexistentes? Una parte de la misma, la describe Bartolomé de Las Casas, en su obra. No hay que ir muy lejos para darse cuenta:
a) La destrucción de grandes bibliotecas, como la de Alejandría, la de Córdoba, que son las más importantes, que hizo olvidar la cultura clásica, durante toda la edad media, con excepción de la civilización árabe, y de el acervo conservado en los países asiáticos. Ese saber se recuperó, en parte, con el surgimiento del humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, Italia, y el posterior surgimiento del Renacimiento italiano, primero, y europeo, después. Pero, cuántos tesoros se perdieron? Quién podría decirlo?
b) Muchos de los descubrimientos efectuados en los siglos XIX y XX que dieron una importante apertura sobre el camino de la verdad integral, se están haciendo olvidar nuevamente, desde 1960 en adelante, y de manera más profunda, a partir de 1990, radicalismo que, se ha ido acentuando inhibiendo la libertad de pensamiento a nivel mundial. Uno de estos campos es el de la Parapsicología, por mencionar uno solo.
c) El conocimiento de la vida en otros planetas, que cambiaría la perspectiva de la verdad, sobre muchas ideas ya obsoletas, que aún se conservan, y enseñan, en muchas corrientes de pensamientos, y de espiritualidad. Hay cruzadas a nivel mundial para seguir proyectando errores de fondo, cuyas matrices de opiniones, muchas personas creen que son verdad, sin serlo.
Los líderes mundiales sí saben cuales son esos errores de fondo, y tienen la responsabilidad y el deber de contribuir en las inherentes actualizaciones en las nuevas Legislaciones. Es preciso, establecer, legalmente, la obligación de que, todos los grupos –de cualquier índole: cultural, espiritual, científicos, etc., que ahora siguen enseñando errores de fondo de acuerdo con lo que la ciencia ha descubierto con clara evidencia de la verdad, deben reajustar sus enseñanzas, divulgando los nuevos progresos, desechando los errores inherentes. De todas maneras, dichos grupos, si dejaran de actualizarse a los nuevos progresos, serían gradualmente abandonados por sus seguidores, en el espacio y tiempo, ya que, la humanidad seguirá avanzado hacia nuevos niveles de conocimientos, acordes con la realidad, en una eterna polarización.
d) Esas verdades son relativas, también, en torno a la salud. Ha habido grandes aportes en la medicina homeopática, en la dietética, en la psicología y en la psiquiatría, en las ciencias del Espíritu, por citar solo algunos casos, que pese a su divulgación cada día mayor, se mantiene casi en el olvido su puesta en práctica de tales conocimientos, que deberían impartirse desde la escuela primaria, en muchos casos. Esta omisión se realiza, consciente, o inconscientemente, en detrimento de la humanidad. Si lo que está en uso sería lo pertinente, sería evidente que tendríamos a una humanidad saludable a nivel físico, mental y espiritualmente. Es así?
e) Qué grupos de poder, a nivel mundial, se encuentran detrás de los gobiernos de corte autoritario, que, en sus proyectos, buscan hacer retroceder a los habitantes de sus respectivos países cincuenta o más años en el progreso, imponiendo inhibición de pensamiento, y aislándolos del resto del mundo, con efectos nocivos a nivel integral? Estos grupos visibles algunos, y otros que no los son, manejan matrices de opiniones con apariencia de verdades, sin serlo realmente, por lo menos en su totalidad, a sangre y fuego, si es necesario, al estilo post Nicea, a partir del año 325 de nuestra era. Hay, también, incontables casos en la antigüedad.  A quién beneficia ese retroceso intencional en el progreso de los pueblos? No vayamos a creer que esto ocurre únicamente en los países denominados del tercer mundo; no, en muchos de estos países, sus habitantes han desarrollado un nivel de libertad de conciencia, amplitud de pensamiento y progreso espiritual, que trascienden en algunos aspectos a los denominados de primer mundo. Quienes son esos grupos, ahora, y quienes fueron a lo largo de la historia? Evidentemente, se han sumado nuevos grupos, en el siglo XX. Quién puede saber quienes son? No es fácil la respuesta porque ellos no dan la cara y manejan matrices de opiniones en contra de los grupos que sí, en forma auténtica, son portadores de la antorcha de la verdad, siempre relativa, por supuesto. Los manipuladores de la verdad, se encuentran en todas partes, donde menos se piensa, sobre todo, es fácil observarlos en donde se inhibe la libertad de pensamiento, descalificando a los trabajadores del progreso. Lo que sí es cierto, son una mínima parte de la humanidad, que gradualmente, más temprano que tarde, a su vez deberán transformarse en difusores de la verdad. Es ley de vida, y la humanidad, gradualmente, alcanza niveles de conciencia más elevados; va percibiendo la verdad tal como es, en todas sus vertientes y variantes, gradualmente, sin pararse jamás.
La solución, al alcance de todos, es una efectiva educación masiva sobre los valores universales, desarrollando estados de conciencia éticos, mediante los cuales, cada ser, sea capaz de discernir la verdad por sí mismo.
Es decir, hay que trascender las apariencias de la verdad. El sentimiento de los valores universales, en la conciencia, señala el cauce de la verdad que conduce, ad infinitum, a la verdad total, sin jamás llegar a percibirla, totalmente, ya que siempre, se encontrará un más allá, en todas sus vertientes y variantes.
En la verdad, como camino de la experiencia, cada ser, en los cuatro reinos naturales, cosecha lo que siembra, y siendo los frutos obtenidos cada día mejores, cada quien se entusiasmará para hacer de la verdad su camino, ad infinitum.



sábado, 30 de diciembre de 2017

SI BOLÍVAR VOLVIERA…..


SI BOLÍVAR VOLVIERA…..

©Giuseppe Isgró C.



Si Bolívar volviera,
seguro que no reconocería
la Venezuela que encontraría.

Ni aquellos conductores del hispano imperio, de Carlos V, en que el sol jamás se ponía, fueron tan terribles verdugos, excepto Monteverde, Boves y en no menor escala, Morales.

Boves, encontró su Úrica, -04 de diciembre de 1814-, para  que quedara prueba  de que nada queda impune; antes o después.

En el tiempo perfecto de Dios, cada quien encuentra la horma divina que corrige al que se cree Dios sin serlo, o mejor dicho, “siéndolo”, le ofusca el velo de la separación e impide que la Divinidad actúe dentro de su conciencia, como guía en todo lo que haga.

Aún Pablo Morillo y sus allegados, masones egregios al igual que Bolívar, Páez, Sucre, Urdaneta y tantos otros, siendo de bandos opuestos se respetaban y su gran dignidad humana le hizo comprender lo inútil de aquella sangrienta guerra entre fraternos seres.

Sucre, por orden de Bolívar, en el tratado de Trujillo, logró humanizar aquella contienda civil sin razón; mientras que en Santa Ana, durmiendo una noche, o varias, ambos grupos de rivales, bajo el mismo techo, después del triple abrazo fraternal, acuerdan ponerle fin a la guerra de Independencia. Al poco tiempo Venezuela sería libre.

Se me dirá, que eran otros tiempos; sí, es verdad, también es cierto que era otra gente. Su dignidad, honor, hidalguía quijotesca, eran de alto quilate, buscando deshacer entuertos, para encontrar lo mejor para las partes involucradas.

Al salir de allí, Bolívar ordenó, que los que habían dormido con él, bajo el mismo techo, “fueran respetados como personas sagradas mientras estuvieran en suelo patrio”. Al poco tiempo, Morillo regresó a España. Después, con la Batalla de Carabobo, el 24 de junio de 1821, en que Páez cosechó gloria inmortal por su acción libertadora de la patria, del yugo opresor, y posteriormente, con la toma del Castillo de Puerto Cabello, por el mismo Páez, y luego, en 1824, con la Batalla Naval de Maracaibo, se puso punto final a aquella guerra sin sentido, por ser hermanos los que luchaban.

Cuando en 1835, Carlos Soublette y Daniel Florencio O´Leary visitan a Morillo, en España, éste le expresa a aquellos, la admiración que le tenía a su egregio rival, Simón Bolívar. Al conocer que O´Leary se proponía escribir las Memorias sobre El Libertador, le entrega una enorme cantidad de documentos que los patriotas habían dejado abandonados en sus rápidas salidas y que aquel hidalgo español conservaba como un tesoro. Las Memorias de O´Leary, en su 34 tomos, es lo mejor que se ha escrito sobre la Guerra de la Independencia.

La pluma se niega mencionar nombres de quienes han estado muy lejos de esta hidalguía admirable, y de los que, en la hora actual, se han convertido en zozobra de sus hermanos. A veces me parece que se asemejan algunas cosas a las de los años terribles de 1813-1814, en que Boves azotaba a Venezuela. Me he preguntado, muchas veces, si Boves haya reencarnado. Y si fuera así, qué volvería a hacer, salvando la distancia del tiempo, que usa otros métodos, pero, con el mismo resultado? Confieso que no tengo la respuesta. Solo preguntas.

Si Boves hubiese reencarnado, entonces hay esperanza:
También lo harán, o ya lo hubieren hecho, Bolívar, Sucre, Urdaneta, Páez, y tantos otros que dieron todo por la Patria. Es tiempo de esperar, para ver los resultados. Si así fuere, muchos deberían comenzar por preocuparse. Este tipo de gente se rige por auténticos valores patrióticos.   

El ritmo de la historia se equilibra a si mismo, y frente a la oscuridad nefasta, madre de horrendas crueldades, emerge, brillante, la luz que la evacua, por si sola, casi sin esfuerzo alguno.

 Perded toda esperanza, vosotros que creéis que por caminos inicuos de la injusticia y de otros subterfugios permaneceréis en el poder por largo tiempo.

Vuestra hora, minuto y segundo están ya marcados en el tiempo justo y perfecto de Dios. Y esto va con todos, nadie escapa. Es ley de vida.

La historia lo demuestra: todos aquellos que se han convertido en un obstáculo en los planes divinos, caerán como lo hiciera el ilustre Napoleón, (guardando la distancia por cuanto el genial corso no tiene parangón con ningún personaje contemporáneo), en la Batalla de Waterloo, perdiendo una contienda ya virtualmente ganada, por una serie de intangibles que entraron en escena, cambiando el rumbo de la historia. Víctor Hugo, estudiando el fenómeno, llegó a la conclusión de que Napoleón, siendo el hombre más poderoso de su tiempo, se había convertido en un estorbo en los planes divinos. Antes de comenzar la Batalla, ya Dios había decretado que la perdería. En Los Miserables, el genio de Víctor Hugo, relata los acontecimientos de una manera como si los hubiese contemplado en vivo.

La prueba más severa, en mi opinión, que le toca afrontar a Venezuela es la del año 2018. Dada la elevada inflación, no habrá ganancia que pueda adquirir alimentos mínimos indispensables, medicinas necesarias, y aún teniendo los recursos, hay que rogar a Dios que se puedan conseguir.

Habría que preguntarle a Bolívar, muchas cosas, si reencarnara. Por fortuna quedan sus obras para que las nuevas generaciones de líderes las estudien, si desean ampliar su visión al nivel de tan gigantesco genio. Así lo hizo Rómulo Betancourt en su juventud y Renny Ottolina, a lo largo de su vida. Igualmente, así lo han hecho los más importantes geopolíticos y líderes mundiales.

Estimo que él –Bolívar- iría a pedirle cuenta, a más de uno, como seguramente lo hará en tiempo oportuno, con todos aquellos que escudándose con su nombre, dejaron de seguir su ejemplo, y preceptos morales, tergiversando su ideal de Patria con la que él soñó. Se cuentan por miles, o millones, desde aquellos mismos que en Berruecos trastocaron la vida de Sucre. Y para usted de contar. Eran gentes como muchos de los de ahora, que uno creía extinguida.

Es mejor que no quede escrito nada de lo que acontece, en algunas épocas, ya que las generaciones futuras no podrían dar crédito de que determinadas cosas hayan podido acontecer en tierra tan noble como Venezuela.

Yo estoy preocupado por Venezuela, ahora más que nunca; pero, tengo la confianza de que volveremos a tener la Gran Venezuela que siempre hemos tenidos, pese a algunas noches oscuras. La esperanza de tiempos mejores no se puede perder, y sin embargo, muchos jóvenes que emigran, ya la han perdido. Eso me causa un sentimiento extraño. Buscan los diamantes en patios ajenos, cuando ellos se encuentran en el propio patio. Sin embargo, todo tiene un destino prefijado. Algún orden superior maneja la manga de la retorta planetaria. A todos los que se apartan del orden divino los va ubicando según su grado de afinidad, en determinadas escalas, aplicándole la coacción divina inherente, y correspondiente, en el tiempo justo y perfecto de Dios.

En el plan perfecto de Dios ya todo está solucionado. Los caminos de los justos, y los de aquellos que dejan de serlos, se bifurcan. Los unos se separan de los otros en forma natural, por efectos de la ley de afinidad, ordenadora de la vida y del universo. 

Demos gracias porque en Venezuela ya todo está solucionado en forma justa y perfecta para todas las partes involucradas. Gracias Divinidad, en Venezuela reina el orden divino y la armonía cósmica. Que la luz de la Divinidad aflore en la conciencia de cada ser, en los cuatro reinos naturales, que viven en esta Tierra de Gracia.  

Que la Divinidad ilumine a los extraviados para que enrumben sus pasos y también a los futuros líderes, para que, en forma pacífica, se restablezca el orden y la armonía entre las partes.

Es hora de perdón, de compasión frente a tantos millones de personas en riesgo de toda índole.

Es la hora del amor y de la justicia, ya que éstas son fuerzas poderosas e invencibles.

Es hora de fortaleza y de templanza para superar el poco tiempo que queda de la noche oscura. La noche oscura del alma (Espíritu), de las naciones y de los humanos, siempre tienen su fin en tiempo oportuno. Por ley de vida, cuando las cosas se ponen menos fáciles, es cuando más cerca se está de la solución. Es el momento en que la noche muda en día, y las coincidencias traen los cambios anhelados. Es tiempo de serenidad, de resistencia y de austeridad. Hay que cambiar muchos hábitos de vida y adecuarlos a la realidad. Quien deje de hacerlo, sufrirá con mayor rigor los efectos de lo que queda por pasar.

Hablar de ciertas verdades, al igual que en la época medioeval, constituye un riesgo de sufrir los rigores de la hoguera o de otros tormentos con métodos actuales. Pero, nuestro fin no es atacar, sino de exhortar a la reconciliación, al perdón, al amor, a la justicia perfecta y de tantos otros valores.

Me preguntaba si detrás de los actores visibles existen otros elementos de poder, y cerrando los ojos e imaginando la respuesta, se me apareció en la mente la imagen de una gran bestia, de diferentes formas, a la que no le pude poner nombre. Es la gran bestia pareció una voz susurrarme en el pensamiento, pero, además de ella hay otros elementos coadyuvantes. Entonces aparecieron otras bestias menores, tampoco identificables.

Pregunto: si Venezuela es una tierra tan hermosa, porque no amarla y trabajar para engrandecerla?

Lo escrito hasta aquí rondó por mi mente desde temprana hora y me negaba darle rienda suelta a la inspiración que afluía en mi pensamiento. Me daba cuenta, dada la insistencia, de que cedería por sentarme y escribir. Al final de la tarde, sin aguantar más, de un solo jalón, plasmé lo que queda escrito. Dios sabrá de quien son las ideas inspiradas, o de lo que es mío de lo que no lo es.

Para terminar, dos cosas que deseo resaltar:

Un poco antes de 1970, siendo muy joven, asistí a una sesión espirita, en una Catedra Trincadista. Al poco rato de iniciarse la sesión de estudio, la médium entró en trance, cambiando las facciones, transfigurándose en forma y en el tono de la voz. Acto seguido realiza un recuento de lo acontecido desde que El Espíritu comunicante vivió en su época, -ya que se notaba que era el Espíritu de alguien que había sido un hombre-. Se quejaba de que las generaciones subsiguientes no habían seguido su ejemplo, ni el de Miranda, ni el de tantos otros Próceres, dejando traslucir lo mucho que separaría de lo ideal lo que acontecería en las décadas subsiguientes. Le echaba la culpa a los políticos. Después de la arenga con vibrante tono de voz, que asemejaría al del Libertador, ya que por su calidad trascendía a la de la instrumento, y no era la de la médium. Por su contenido, era un mensaje de desesperanza. En ese entonces, no comprendí el sentido de esas palabras. Luego, concluyó diciendo, el comunicante: “Simón Bolívar”.

Analizando el sentimiento que imbuía mi mente, en el día de hoy, y recordando aquella comunicación, en esa remota época, puedo concluir que fuerzas positivas afloran, seguramente de igual naturaleza, que moverán las fibras de los seguidores del progreso para producir el cambio anhelado por millones de personas y sobre todo por los Padres de la Patria. Si ellos no hubiesen existido, la Independencia no habría ocurrido y ocurrió. Pese a que Humboldt veía madura a Latino América para su Independencia, en respuesta a una pregunta de Bolívar, no alcanzaba a vislumbrar el hombre capaz de de llevarla a cabo. Y lo expresaba frente al mayor artífice futuro de la misma. Empero, Aimé Bompland, con mayor visión, respondió; -“Sí, pero las situaciones generan sus propios líderes”. Cuando llega la hora de la justicia y del cambio, este ocurre en forma natural, casi de la noche a la mañana. Los poderosos del día se darán cuenta que de nada sirvió lo acontecido. Y, entonces, uno se pregunta: Para quién trabajó el cachicamo. El aforismo criollo lo aclara: -“Cachicamo trabaja para la lapa”.

La otra cosa es: Son tiempos para expresar mucho amor y perdón. Dios se está ocupando en tiempo oportuno, en forma justa y perfecta. Hay que pedir a la Divinidad que ilumine la mente de todos, incluyendo la nuestra, para actuar correctamente, para tener rectos pensamientos, sentimientos, palabras y actos. Amemos más a Venezuela. Seamos justos nosotros sin atacar a nadie, sin hablar mal de nadie. Nada se gana malgastando energía. Recordemos las cosas buenas de Venezuela para volverlas a cristalizar, recreándolas. A Venezuela le espera el mejor futuro al cual pueda aspirar país alguno. Es la Tierra de Gracia.

En otra parte dejé escrito, el ejemplo de un abuelo, de noventa años, que le decía al nieto: -“Juan, a lo largo de mi vida, el 90% de las cosas que la gente teme no ocurren jamás; el otro 10%, si las abordamos positivamente, con prudencia, fortaleza y serenidad, serán transmutadas en oportunidades de progreso y bienestar”.

En cualquier país del mundo, un líder genuino y auténtico, debidamente preparado, estaría feliz de encontrarse con un escenario como el de Venezuela. Un escenario perfecto para alcanzar la gloria inmortal a la que aspiraba Bolívar.

Bolívar, Padre de la Patria, bajo tu manto protector dejamos a Venezuela, justa y perfecta, para gloria del Eterno. Que aflore el fervor Bolivariano con cuya inspiración he visto muchas veces saltar en lágrimas de emoción y sentimientos profundos a poetas y oradores, auto-incluyéndome, -y hoy me ha ocurrido una vez más-, que ha constituido el flujo sublime, patriótico, que ha estimulado tantas hazañas y acciones heroicas. Son tiempos de paz y de progreso. Los trasnochados pueden descansar para darle paso al Dorado Amanecer.  

Aquí y ahora, se establece en Venezuela, el orden divino, la armonía, el amor, la verdad, la fortaleza y la templanza, y la justicia perfecta. Así es. Así será. Hecho está.

Si Dios está contigo, Venezuela, quién contra de ti?

Adelante.


28-12-2017
Revisado: 30-12-2017


***************


PD: En el libro Eterna Luz, de nuestra autoría, escrito en Lucena, Andalucía, en el año 2003, hay una Meditación por el país en que se vive, adaptable al propio. He adaptado para Venezuela, la misma.


MEDITACIÓN POR VENEZUELA


Busca un lugar tranquilo; haz tres respiraciones profundas y reten el aliento, con pulmones llenos, contando  mentalmente, veinticinco, al exhalar la tercera vez,  muy lentamente, cierra suavemente los ojos y afirma, mentalmente:

•    Estoy en relajación perfecta. (Tres veces). Aquí y ahora voy a meditar durante diez minutos por el bienestar, armonía, progreso, perfecta justicia y respeto en Venezuela.

•    -Bendigo  a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela y suelto la carga que hay en Venezuela y la de cada persona, en el Dios que hay dentro de mí y en el Dios que hay en cada persona-.

Ahora, visualiza a Venezuela envuelta en un círculo de luz –luminosa o blanca-, como quieras; luego afirma:

Venezuela es de Dios y de todos nosotros. Dios protege a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela.

Dios envuelve a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela en un círculo de luz divina y les guía por senderos de paz, prosperidad, justicia y respeto, aquí, ahora y siempre.

El perfecto orden divino y la armonía universal se establecen en Venezuela y en cada una de las personas que viven –y vivimos en Venezuela-  aquí y ahora. Hecho está, ahora y siempre.

Creador Universal, en tus manos confiamos a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, que en la conciencia de todos fluya la luz, la sabiduría, la responsabilidad y el respeto a todos los derechos y deberes.

Que Tus designios, Creador Universal, en relación a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, se cumplan aquí y ahora de acuerdo a Tus planes cósmicos.

Creador Universal, transmuta, aquí, ahora y siempre,  a Venezuela y a toda persona que vive en Venezuela, en su estado ideal y perfecto de acuerdo a tus planes cósmicos.

Hecho está.

Gracias, Creador Universal, por haber escuchado nuestro pedido. 

domingo, 10 de diciembre de 2017

ESCUDERO, DIJO HIDALGO, EL RESPETO ES LA CLAVE


ESCUDERO, DIJO HIDALGO,
EL RESPETO ES LA CLAVE

©GIUSEPPE ISGRÓ C.

Escudero, -dijo Hidalgo-, la clave es el respeto. Quien irrespeta a otros, especialmente si lo hace en público, es porque, realmente, no se respeta a sí mismo.
Los Hijos de la Luz son personas libres y de buenas costumbres. Ser libre significa tener autonomía para decidir si desea hacer algo o no hacerlo y a los demás debe bastar la comunicación de lo que se ha determinado hacer sin necesidad de dar explicaciones. Los demás deben respetar lo que cada quien determine realizar. Es decir, se debe respetar el libre albedrío con que el Supremo Hacedor dotó a cada quien de tomar sus propias decisiones. Por esa razón, es importante aprender a decir No para liberarse de compromisos innecesarios que consumen tiempo solo porque a otros se le ocurrió que podría disponer libremente del tiempo ajeno. Eso va, también, con los clientes que quieren disfrutar de un servicio, pero, se rehúsan a pagar el precio del mismo.
No hay que justificarse, explicando la razón de porqué se ha tomado determinadas decisiones; simplemente, hay que comunicar, por ejemplo:      -”Apreciado amigo, hoy me será imposible asistir a esa reunión”. Si el amigo, es un verdadero amigo, debe aceptar dicha decisión con respeto. Si reacciona de una manera irrespetuosa, o poco digna, sobre todo si lo hace en público, esa persona desmerece del vínculo de la amistad, y realmente, no la está honrando.
Por eso, Escudero, los prudentes, siempre han afirmado: -“Elogia en público, reprende en privado”.
Si en un grupo del que se forma parte, de trabajo, residencial o social, el líder del mismo, en cada reunión habla mal de alguien, sin estar presente la persona en cuestión, aléjate de dicho grupo, porque, de seguro, también lo está haciendo de ti, en tu ausencia. Ese tipo de líder, Escudero, es denigrante y poco digno de serlo. Es preciso alejarse de tales grupos, donde, en nombre de la fraternidad, o de la amistad, se habla mal del amigo, en su ausencia, pero, en su presencia, se le rinde, hipócritamente, pleitesía.
El mundo, Escudero, presenta muchos de estos cuadros; pero no hay que generalizar. No todas las personas son así y hay que saber discernir, bien, para acercarse a los grupos donde impera el aprecio, el respeto, la amistad y el sentido de la justicia.
El líder, Escudero, debe ser un factor estimulante del grupo no el destructor del prestigio ajeno; ese no es un líder. El líder, Escudero, tampoco es un manipulador, que obliga a realizar tareas que el seguidor no desea hacer, imponiendo sanciones por decidir diversamente.
Las personas son seres pensantes y deben decidir libremente lo que desean realizar, sin coacción ajena, y hay que respetar dichas decisiones. Cada quien cosecha el bien, o lo contrario, de lo que decide, pero, es su privilegio elegir. Aún en las familias se incurre en el error de que los padres critiquen a los hijos, generalmente, en público, o con los amigos, o que, éstos lo hagan con sus progenitores, porque no le dieron lo que ellos imaginaban que debían darle, pero que, eran pretensiones infundadas, generalmente. Y los unos se critican a los otros y el respeto a la dignidad humana aún se tardará muchos milenios en cultivarse en adecuado grado. Cuando ello ocurra, tendremos una humanidad justa y perfecta.
Aún así, Escudero, cada quien es utilizado, por el Orden Cósmico, donde le corresponde servir, o beber la sopa del propio chocolate, ya que, cada quien cosecha lo mismo que siembra.
Escudero, en ausencia del amigo, hay que hablar bien de él, o callar. Es preciso elogiar en público y no reprender, ejerciendo presiones manipuladoras que, a todas luces, son irrespetuosas del vínculo de la amistad, y cuanto más, de la fraternidad.
Es el caso, Escudero, que dichos líderes se creen la última gota de agua en el desierto, o tenerla, y la dispensan pretendiendo someter a los demás a sus caprichos. Ese tipo de líder recibirá lo mismo que proporciona a otros, casi siempre de donde menos lo espera, pero de una manera efectiva. Pero, aun así, Escudero, tardará largo tiempo en aprender la lección, por cuanto este tipo de personas se creen dueños de la verdad, tal como lo sostenía Sócrates. Y a pesar de que el filósofo ateniense dedicó toda su vida espoleando a sus contemporáneos, como un tábano, 2.400 años después, cuánto se ha avanzado?
El respeto es la clave, Escudero; la persona con auto-estima elevada se respeta y respeta a los demás. Decía Benjamín Franklin: -“Hablaré solamente todo lo bueno que sepa de los demás, o callaré”.
Cuántos, en nombre de la amistad, o de su pseudo-liderazgo, se permiten descalificar a los demás, o hablar de sus defectos, públicamente, en ausencia del amigo. Hay que alejarse de tales personas como de la peste, por cuanto son nocivas. O, algo mejor, Escudero, hay que llamarle la atención en el mismo instante en que incurren en tales actos abominables, diciéndole, a la persona en cuestión: -“En ausencia de fulano de tal, en mi presencia, usted no me habla mal de él, ni de nadie; si tiene algo que decirme de él, o de alguien, vamos a llamarle y me lo dice en su presencia”.
Hay personas que, por liderar un grupo, pequeño o grande, se creen dueños de las vidas o de las decisiones de sus cooperadores. Están muy lejos de la realidad. Esas personas están destinadas a quedarse solas, o con títeres que no son capaces de hacer valer su autonomía. Por eso, Escudero, como decía Hermes, en cada grupo, viendo el componente físico, se deduce el espiritual, inherente.
Si prevalece el respeto en la dimensión física de la vida, el componente espiritual será respetuoso en su benefactora influencia y guía. Porque, Escudero, el respeto es cuestión de ambas dimensiones o planos de vida.
Hay que aprender a decir no, Escudero, para liberarse de la influencia abusadora de gran número de personas, que andan por la vida manipulando a quien, por ausencia de carácter o personalidad definida, se vuelven títeres de líderes, grandes o minúsculos, y aún de jefes de puestos de trabajo, clientes, o amigos. Hay que aprender, con respeto, a darle el respetivo parado, diciéndole, con respeto, privadamente, lo pertinente.
No, es una palabra mágica. Decir, Escudero, a los miembros de un grupo del cual se ha decidido dejar de formar parte: -“Amigos, a partir de hoy me será imposible seguir asistiendo”; acto seguido expresa tu gratitud, pero sin dar explicaciones innecesarias. Tu decisión debe ser respetada si es un grupo digno de pertenecer a él.
O, por ejemplo: -“Amigo, hoy me será imposible asistir a tu fiesta”. Nada más. De acuerdo a la reacción de la parte opuesta, te habrás dado cuenta si era, verdaderamente digna de haber asistido a dicha reunión.
Si una persona ofreció ir a la fiesta de un amigo, pero a última hora decidió no ir, aunque sea, simplemente, porque no de dio la voluntad de hacerlo, esa decisión debe ser respetada, y el que coacciona al amigo por su decisión, demuestra honrar muy poco la amistad.
Cuanta tela que cortar sobre este tema, Escudero. Pero, cuánto tiempo falta aún para que el respeto a la dignidad humana, y a la dignidad de los seres que conforman los otros reinos naturales, sea la moneda de uso corriente entre fraternos seres.
Es bueno, Escudero, que los miembros de los grupos, de la índole que sean, tengan presente esto, bien sea para acercarse, o alejarse, de los mismos, o aplicar los correctivos que sean pertinentes a tales casos.
El respeto, Escudero, es la clave.

Adelante.