ERNESTO CORTAZAR

martes, 22 de enero de 2019

IDEAS EN TORNO A LAS ETAPAS EVOLUTIVAS DE LA GERENCIA

Abraham Maslow


IDEAS EN TORNO
A LAS ETAPAS EVOLUTIVAS
DE LA GERENCIA

©Giuseppe Isgró C.



Ya con los viajes de Marco Polo, a caballo de los siglos XIII y XIV empieza, en el mundo occidental una expansión económica con un florecimientos de artesanos que generando mejores ingresos se van cultivando, que desemboca en el humanismo de Florencia, en el siglo XIV y su posterior desembocadura en el Renacimiento, en los siglos XV y XVI, primero en Florencia, y después, expandiéndose en toda Europa. El Descubrimiento de América permite a los Españoles acceder a fuentes de riquezas, básicamente el oro azteca y peruano, y la comercialización de productos oriundos de Hispanoamérica, como el tomate, la papa, el cacao, las plumas de aves, entre otros. Termina la época feudal y empieza la del Mercantilismo. España demanda bienes y servicios de toda Europa, y ocurre una época de expansión en todos los países que coadyuvan a ese desarrollo.

En 1714, Bernardo Mandeville, escribe su obra: La fábula de las abejas, o cómo los vicios privados hacen la prosperidad pública. En la cual hace referencia como el dinero fruto de la corrupción y actos indebidos, al final alimenta el torrente circulatorio de la economía. Esto ocurre, decía él, por cuanto el dinero no se puede comer, y el que lo obtiene de esa forma, al final debe comprar alimentos, y cubrir otras necesidades, por lo cual continuará circulando e irá donde debe hacerlo. Se inspira en las abejas, en cuyas colmenas, siempre hay “bribones” que se aprovechan, pero que, al final contribuían al bienestar de la colectividad, en forma directa o indirectamente. Fue un enfoque que encontró poca aceptación, pero estimuló el nacimiento de la economía moderna, como ciencia, por sus profundos análisis y agudeza en sus percepciones.

La obra inspira a Adam Smith para escribir su libro LAS RIQUEZAS DE LAS NACIONES, en 1776, con el título  An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, por el cual se le considera como el Padre de la Economía moderna, o el fundador de la misma. Entre otros temas habla de la división del trabajo. Realiza un estudio del desenvolvimiento de la economía a través de la historia, así como del auge industrial. Da nacimiento a la escuela de economía conocida como Economía Clásica. Centra su atención, también, en el, LAISSEZ-FAIRE, es decir, el dejar hacer, y de cómo los mecanismos de la denominada MANO INVISIBLE de la economía, por el libre juego entre la demanda y la oferta, contribuye a la expansión y prosperidad económica y al equilibrio entre las distintas etapa de los ciclos económicos.

Adam Smith tiene un amigo, James Watt, que con el desarrollo de la maquina de vapor de agua, contribuye, en torno a 1764 a la naciente Revolución Industrial, en Inglaterra, y su proyección en Estados Unidos, donde, pronto se verán circular por el río Misisipi, barcos a vapor, pero, también, ese sistema impulsó otros aspectos de la industria.

Federico Taylor y Henry Fayor, impulsan la era de la Administración científica, en el siglo XIX, con efectos positivos en el siglo XX, y una enorme lista de personajes que conforman esa escuela clásica, de enorme efecto en el desarrollo gerencial. Taylor se centra en la tarea compartida entre el gerente y el trabajador, y en el estudio de los Movimientos y Tiempos, para evitar esfuerzos y movimientos innecesarios y así ganar efectividad, y lograr mejores ingresos para el trabajador y mayores ganancias para la empresa. Basaba su interés en que el trabajador ganara en base a la productividad: y de esta manera, a mayor producción mejores ingresos. Estímulo y resultado, es decir, trabajo realizado en base a objetivos y resultados, que hoy se aplica en la gerencia.

TAYLOR, EN SU LIBRO ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA,  DESARROLLA CUATRO PRINCIPIOS CENTRADOS EN:

1.             –“Planeación: Reemplazar los métodos informales de trabajo, la improvisación por métodos basados en procedimientos científicos”.

2. –“Preparación: Seleccionar, entrenar, y desarrollar a cada trabajador de acuerdo al método planificado. Se debe preparar las máquinas y los equipos de producción así como la distribución física y la disposición racional de las herramientas y los materiales”.

3. –“Control: Se debe controlar el trabajo para asegurar que se ejecute de acuerdo a las políticas y normas establecidas y según el plan previsto. Se debe proveer de instrucciones y supervisión detallada, sobre el desempeño de las tareas”.

4. -Ejecución: Dividir el trabajo en lo posible de manera igual entre mandos y trabajadores para que los mandos apliquen principios del management científico para planificar el trabajo y el desempeño de las tareas de los trabajadores.

Henry Ford, a inicio del siglo XX empieza su producción de vehículos con motores de combustión interna; con el tiempo crearía el motor 8 en V, e instala fábricas donde se aplica la producción con “líneas de ensamblaje mecanizadas”, y la división del trabajo especializado, inundando el mercado de vehículos Ford, y se hace famoso con Modelo T, como lo quisiera el prospecto siempre que fuera de color negro. Ford pagaba los mejores sueldos y prestaciones sociales, con lo cual atrajo a un recurso humano altamente cualificado, que deseaba trabajar con él.

Cuando Henry  Ford se estanca en la innovación, surge Alfred Sloan, en la GM, creando diseños novedosos y colores variados, con lo que asume el liderazgo en la industria automotriz que mantendrá la GM durante muchos años.

Elton Mayo, en el primer tercio del siglo XX, contribuye a incrementar la productividad por medio del interés en el aspecto psicológico del trabajador. Charles Chaplin, con su película Tiempos Modernos, ya se había hecho eco de cómo el trabajo rutinario, haciendo todos los días la misma cosa, durante muchas horas, desembocaba en el aburrimiento, o falta de motivación hacia el trabajo y por ende en la menor efectividad y rendimiento. La escuela de Mayo tuvo enorme influencia en el desarrollo de la Gerencia en general.

Frederick Herzberg, contribuyó al desarrollo del trabajo y de la Gerencia operativa  mediante la motivación al logro, en la delegación de mayores responsabilidades, y dando reconocimientos y estímulos por los logros alcanzados.

Combinó factores higiénicos con factores motivacionales: Entre los primeros: -“Las condiciones de trabajo, la Administración de la empresa; El  Salario; las relaciones con el supervisor y los beneficios y servicios sociales”, determinando que estos factores, por sí solos, eran insuficientes. Por lo cual, agregó los segundos factores, los motivacionales, que son: -“El trabajo en sí, cuyos logros generaran un sentimiento de realización; reconocimiento; progreso profesional y responsabilidad”. Sin duda, un aporte más y una fase de desarrollo en la gerencia operativa, hacia lo que es en la actualidad.    

Abraham Maslow y su escuela, conocida como la Psicología Humanista, o humanística, centró la atención en el estudio de su teoría de la motivación generada por las necesidades, estructurando su famosa escala Maslow de necesidades: básicas, de seguridad, sociales, o de pertenencia a un grupo, de estimación propia y ajena, y de autorrealización. Maslow expresaba, que toda necesidad genera una fuerza motivadora en grado suficiente y equivalente a la necesidad, capaz de conducir al individuo desde el lugar en que se encuentra con su necesidad hasta aquel otro en el cual se encuentra la satisfacción de la misma. Lograda la satisfacción de una necesidad, la motivación cesa en ese nivel, y emerge en la necesidad inmediatamente superior, hasta culminar la escala, con la autorrealización. Si durante ese proceso, surge una necesidad en un nivel inferior de la escala Maslow, la motivación cesa en ese nivel superior para surgir, en forma inmediata, en el nivel de la necesidad emergente.

El conocimiento de las necesidades humanas, permite orientar a la gerencia en crear bienes y servicios que las satisfagan y orientar la gerencia operativa, como lo vamos a ver enseguida. La teoría de Maslow aporta elementos que generan confianza hacia el desenvolvimiento de las propias aptitudes y diseña las fases por las cuales pasa cada ser humano en la vida. Esa confianza determina que, sea cual fuere la situación que afronta cada persona, desde el momento que se le presenta, es porque está en capacidad de resolverla, caso contrario, jamás se habría presentado la misma. Esto, por la misma definición de la motivación que dio Maslow, que vale la penda repetir: -“Toda necesidad genera una fuerza motivadora capaz de conducir a la persona desde el lugar en que se encuentra con su necesidad, o problema, hasta aquel otro en que reside la solución o satisfacción inherente”.

Douglas Mc Gregor, desarrolla sus famosas teorías X e Y, con la primera, que destaca que el ser humano es flojo por naturaleza y que para alcanzar que logre resultados importantes, se le debe ofrecer un castigo si no ejecuta lo pautado. En cambio, la teoría “Y”, centra su enfoque que al ser humano el trabajo le es inherente en su naturaleza, si este le produce satisfacción y un sentimiento de autorrealización. Por lo cual hay que saber combinar un método de premios y castigos para alcanzar una más elevada efectividad en la empresa, haciendo que converjan los intereses de la gerencia de operaciones con los intereses del trabajador. Mc Gregor desarrolla estas ideas en su libro EL ASPECTO HUMANO EN LA EMPRESA.

Kaoru Ishikaw:    Es un experto en control de calidad japonés, del siglo XX. Es un crítico de la cultura empresarial del mundo oriental y occidental. Su enfoque consiste en que cada empresa debe implantar un plan de capacitación en calidad y a tales efectos ideó diversos métodos, o pasos para lograrlo, que podemos sintetizar como:

1) Diagrama de causa y efecto, que también se denomina, espina de Ishikawa, que es una representación gráfica para la solución de situaciones. 2) Resaltó la importancia de las “herramientas de calidad”. 3) Implementó los círculos de calidad, que son grupo de trabajo de personas voluntarias para estudiar problemas y encontrarle soluciones, las cuales serán sometidas a los superiores, quienes autorizarán su puesta en práctica, con los recursos pertinentes; y, 4) Mejoramiento constante de los procesos.

William Deming con su famoso Método Deming, centra la atención en la Calidad y en la productividad, y esto lo desarrolla a mediado del siglo XX. Él decía: “Un producto o servicio tiene calidad si ayuda a alguien y goza de un mercado sustentable”. Su propósito era lograr: 1) –“Mejor calidad; 2) Reducción de costos gracias a una disminución de reproceso, errores y demoras, así como, a un mejor uso del tiempo y el material. 3) Mejora de la Productividad; 4) Captación de mercado con mayor calidad y menor precio; 5) Permanencia en el negocio; y 6) Crecimiento de más empleos cada vez”.
El Método Deming consta de catorce (14) puntos: 1. Declaración de objetivos y propósitos. 2) Asimilar la filosofía del método. 3) Inspección y procesos de reducir costos. 4) Competir con calidad, no con precio. 5) Mejorar la producción y el servicio continuamente. 6) Capacitar y entrenar a los trabajadores. 7) Asumir el liderazgo en el mercado. 8) Desarrollar confianza en la innovación. 9) Optimizar el esfuerzo de equipo. 10) Eliminación de instigación. 11) Aprender los procesos  de mejora. 12) Evitar el egocentrismo. 13) Fomentar la educación y la auto-mejora en cada persona. 14) Lograr la transformación aprendiendo cómo hacerlo.
Paralelamente, realiza: 1. La valoración del sistema; 2. Comprensión de la variación; 3. Teoría del conocimiento; y, 4. Psicología
En el intervalo, a final de la primera mitad del siglo XX, la idea de la gerencia de operaciones era la de producir al máximo un producto determinado, y que el departamento de venta se ocupase en venderlo, sin importarle demasiado las necesidades insatisfechas de los prospectos..  

Los radios, las computadoras, y tantos otros equipos que se vendían, eran pocos prácticos, de gran tamaño. Sony comenzó a producir equipos pequeños, transportables a cualquier lugar, con lo cual, los japoneses estaban produciendo nuevos bienes y servicios basados en el estudio de las necesidades humanas insatisfechas. Los consumidores podían satisfacer sus necesidades de la mejor manera. Las Sony Corporación asumió un liderazgo, creando equipos de alta fidelidad, de pequeño tamaño y precios competitivos, que obligó a sus competidores y a la industria en general, y a la gerencia, a cambiar de enfoque operativo. Es decir: innovar o crear constantemente bienes y servicios tanto para acceder a determinados segmentos de mercado, como para permanecer en ellos.

Hoy en día la Gerencia de operaciones está centrada en el estudio constante de las necesidades insatisfechas de los diversos segmentos de mercado, y a crear una constante innovación en los bienes y servicios como fuente de riqueza y expansión económica, satisfaciendo los elevados niveles de exigencia, en calidad, de los consumidores.

Peter Drucker, George Odiorne y George Terry, por mencionar tres de los más importantes, han contribuido a expandir la visión para consolidar una gerencia moderna efectiva, y por ende, la gerencia de operaciones, con un enfoque interdisciplinario, coadyuvando un gran número de disciplinas científicas para alcanzar los objetivos, como son la gerencia, la psicología, la economía, la ciencia en general, y hasta la cultura clásica y la historia, como elementos para conocer al ser humano y otros integrantes de los cuatro reinos naturales, ya que la industria se ocupa de las necesidades insatisfechas en los cuatro reinos naturales.

Peter Drucker, especificó claramente que la empresa, en la comercialización de los bienes y servicios que produce, debe plantearse las siguientes preguntas: -“¿Quién es el cliente; qué compra; cómo compra, dónde compra, cuánto compra, por qué compra? Los otros dos autores, Odiorne, con su Gerencia, y Terry, con sus Principios de Administración, cubren con sus obras respectivas, todas las fases gerencial, sintetizando todos los avances de la administración a lo largo del siglo XX.

La literatura estimulante, contribuyó a desarrollar el pensamiento creativo y la gerencia moderna, entre cuyos autores pioneros vale mencionar a Orison Swett Marden, con sus obras: Pushing to the Front y Querer es poder, entre otros, estimula el éxito de millones de personas. Napoleón Hill, estudió, durante 20 años, los industriales más importantes de Norte América, escribiendo Las Leyes del Éxito, y Piense y Hágase rico, y Dale Carnegie, con su libro Cómo ganar amigos, contribuyeron al desarrollo del pensamiento empresarial a nivel mundial.

Estas son algunas ideas que denotan un largo camino de desarrollo de la gerencia operativa, desde fases de producción centradas en los objetivos netamente económicos, produciendo cualquier cosa para que el departamento de venta la venda, a lo que es ahora, la gerencia operativa, donde se estudian a fondo las necesidades humanas, los anhelos y deseos insatisfechos, para crear bienes y servicios capaces de satisfacerlos de la mejor manera, logrando, por añadidura, los beneficios económicos equivalentes.

Gracias.  





domingo, 13 de enero de 2019

La historia y las reglas morales:






La historia y las reglas morales

Giuseppe Isgró.



Escudero, -dijo Hidalgo:

El estudio de la historia aporta materia de que hablar, además de ser una maestra de vida que amplía la visión, la comprensión y la capacidad realizadora.

El estudio de las normas morales, y las del Derecho positivo, además de las sanas costumbres de cualquier lugar en que se viva o conviva, enseñan como comportarse.

La cultura clásica, en general, y la inherente a cada país, es un bagaje que facilita que la vida sea, además de más agradable, más útil por la visión que aporta, por la comprensión que facilita y por la capacidad de hacer, o de dejar de hacer, que permite por medio de las decisiones juiciosas y basadas en el sentido común.

Decía Confucio que, la persona noble práctica nueve reglas como disciplina de vida:

1) -"Procura instruirse con todo lo que observa". Los grandes aprendices no precisan que les digan nada para aprender. Le basta observar cómo lo hacen los demás. Esto me decía Domingo Romano, un egregio napolitano, hace ya muchos años. Ese había sido su método predilecto de aprendizaje. Para él todo era enseñanza.

2)-"Deduce alguna enseñanza de todo lo que oyes"-. Hay que escuchar más atentamente lo que nos dicen nuestros interlocutores, para comprender el mensaje que trasmiten, sus necesidades, deseos y anhelos, así como deducir el carácter o intención que les anima en sus propósitos. Muchos, hablando enseñan más de lo que llegan a imaginar.

3) –“Mantiene, siempre, una actitud serena y digna”. La serenidad es señal de autodominio y quien se domina a sí mismo domina cualquier otra cosa con la que se interrelaciona. Implica visión clara de las cosas, comprensión de las circunstancias inherentes, madurez y dignidad. La dignidad es sinónimo de elevada auto-estima, de estados de conciencia esclarecidos en estaciones existenciales de alto grado de evolución. Dignidad personal implica auto-conocimiento, auto-imagen positiva, auto-aceptación, auto-respeto y amor, en primer lugar, a sí mismo. Quien se auto-conoce, en determinado grado, tiene buena auto-imagen y se acepta a sí mismo tal como es, aunque siempre se desea mejorar, además se respeta a sí mismo y se ama, puede apreciar a los demás, respetarle y amarle.

4) –“Habla con sinceridad y se fiel a tus promesas”. La sinceridad da autenticidad. El cumplimiento de las propias promesas, credibilidad. Autenticidad y credibilidad constituyen una riqueza de incalculable valor, abren puertas y generan apoyo en todos los ámbitos existenciales. Es mejor ser que aparentar; es mejor dejar de prometer cuando no se desea cumplir, que hacerlo por no saber cómo decir no, o por vergüenza. Vergüenza da cuando se es agarrado en actos de falsedad y se incumplen promesas dadas. Siempre se paga un costo muy elevado que es preciso evitarlo.

5) –“Gana el respeto de otros mediante los propios actos”. Esto sólo es factible hacerlo mediante la realización de actos justos y perfectos. La justicia debe regir los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. La acción debe estar sujeta a rectas decisiones, propósitos virtuosos, palabras armoniosas, rectos medios de sustentamiento de vida, es decir: honestidad; esfuerzo suficiente, con atención y concentración de energía, recursos y trabajo en una cosa a la vez por prioridades de objetivos y resultados.

6) –“No se avergüenza de preguntar a los demás”. Nadie lo sabe todo. Preguntar a los demás cuando se ignora algo es un medio efectivo de aprendizaje. Pero, hay que elegir bien a quien se pregunta, evitando preguntar aquellas cosas cuya respuesta ya se conoce. Como dijo un personaje relevante que conocí muy joven, cuando le antepuse dos veces la misma pregunta, camuflada, al no quedar satisfecho con la primera respuesta: -“No preguntes lo que ya sabe”. Lo que hay que hacer con la respuesta es un asunto particular de quien formula la pregunta. Es preciso dejar de importunar al interlocutor que ha dado la respuesta según sus aptitudes. El arte de preguntar, al estilo de la mayéutica socrática, es capaz de hacer parir ideas. Empero, hay que aprender a preguntar a la propia mente en estado de meditación. Siempre se obtiene la respuesta si se presta la atención debida, de dónde menos se espera: Intuición, inspiración, circunstancias que van emergiendo, comentarios de personas que hablan de cosas por aparente casualidad, y tantas otras situaciones que cada quien experimentará por sí mismo, si presta la debida atención.

7) –“Reprime sus movimientos de cólera o ira”. La calma imperturbable, la impasibilidad, la tranquilidad de ánimo, conservan el autodominio y el dominio de todas las situaciones. Evita el desgaste innecesario de energía, la impaciencia y, al mismo tiempo, se aclara la mente. Con mente clara, se ven mejor las cosas, en su exacta dimensión y objetividad.

8) -”No acepta nada que no sea justo”. La persona noble no desea nada que no le pertenezca por prop0ios méritos y que no le corresponda con estricto sentido de justicia. Siempre hay que pagar un precio por las cosas que anhelamos. Es mejor pagarlo oportunamente, por propia iniciativa, o abstenerse de anhelar lo que no se anhela asumir el costo: en dinero, tiempo, trabajo, dedicación, y un largo etcétera.

Un tema para seguir meditando. Adelante.


martes, 1 de enero de 2019

Reflexiones de vieja data




Reflexiones de vieja data

©Giuseppe Isgró C.


Escudero, -dice Hidalgo:


La noche transcurre, está amaneciendo. Con la luz del día, todo se verá más claro. Los niños se hacen jóvenes, los jóvenes hombres, y los hombres ineptos, serán sustituidos por los más capaces en todas las funciones.

La vida es como un entrenamiento; un juego de ajedrez donde el campeón que vence sin compasión a los niños, él mismo, jugando con ellos, les enseña las maneras de como vencerlo. Él no tiene mucho que aprender de los niños, pero éstos sí de él, y el día menos pensado, le dan jaque mate. Ya, luego, nunca más será igual. Los niños se emparejan al campeón, y, además, le superan. El campeón dejó de ser campeón para dar paso al nuevo que le demuestra que, quien no se supera y se adecua a las inquietudes de los tiempos, será desplazado en el tiempo perfecto de Dios.

Admiro la grandeza de Bolívar y de Sucre, cuando el primero le encarga al segundo que lleve a cabo el tratado de Trujillo, donde se humaniza la guerra de la Independencia. Luego, en Santa Ana, Sucre logra reunir debajo del mismo techo a los jefes realistas con los patriotas, y de mutuo acuerdo determinan acelerar el fin de la guerra para restablecer la paz. Pero, era gente digna de otros tiempos, cuya grandeza era de igual quilate de bando y bando. A los soldados gloriosos de la patria y sus jefes como nunca antes los había dado el mundo, se le anteponían jefes realistas como Pablo Morillo, que admiraba a su adversario Simón Bolívar y al llanero José Antonio Páez. 

Gente digna de la Patria, y de la madre Patria. Los enemigos durmieron, esa noche, debajo del mismo techo. La habilidad diplomática de Sucre logro humanizar la guerra de la Independencia, y allí, como hermanos, los adversarios realistas y patriotas, acuerdan ponerle fin a la guerra de la Independencia. Bolívar da las indicaciones precisas de que todos aquellos que esa noche durmieron bajo el mismo techo con él y sus hombres, mientras estuviesen en suelo patrio, fuesen intocables. 

Al poco tiempo, Pablo Morillo deja el país, decidido con su alejamiento a ponerle término a esa guerra fratricida, ya que era una guerra entre hermanos, y el resto es historia conocida. 

El 24 de junio, José Antonio Páez, con la ayuda de los aliados ingleses, vence en Carabobo. Poco después, él solo toma el castillo de Puerto Cabello, y en 1824, se pone término a la contienda patria con la Batalla naval de Maracaibo. Los soldados de la Patria, fueron a dar libertad a los demás pueblos hermanos, mediante la Campaña del Sur. Eran otros tiempos, eran otros hombres. Pero, la madre es la misma, seguirá pariendo hombres del mismo temple, que si ahora son polluelos mientras el pataruco domina el gallinero, ellos van creciendo y día vendrá que el gallo fino, de pura raza, haga correr al pataruco. La gloria del pataruco es efímera. La genuina, como la de Bolívar, Sucre, Páez y Miranda, seguirá creciendo, como lo mencionaba el ilustre Choquehuanca, como aumenta la sombra cuando declina el sol. Pero, cuanta de esa gloria patria se debe a soldados cuyo nombre se ignora, que descalzo y sin ropa, dieron muestra de su valor defendiendo a la Patria de azotes como Boves, Cisneros, Monteverde, Morales, y algunos otros que no quiero mencionar para que la posteridad olvide sus nombres, como de hecho, están olvidados. Hasta Santander, a última hora, rectificó, mandando que se salve a Bolívar, razón por la cual, éste, a última hora, conmutó su pena en exilio. 

Páez, en la hora menguada de su enemigo, le envía mensaje de que, mientras permanezca en suelo patrio, puede contar con su ayuda, para todo cuanto pudiese serle útil. Eran otros tiempos; eran otros hombres. Pero, siguen siendo ejemplos para emularlos. Son paradigmas vigentes. Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez fueron constructores de una gran patria, aunque lo hicieran por vías inadecuadas.

 Eran otros tiempos, eran otros hombres. Pero, como le dijo Aimé Bompland a Alejando de Humboldt, a la pregunta de Simón Bolívar de cómo el veía a Latinoamérica de madura para su Independencia, cuando el teutón le dijo al criollo: -“Sí, veo madura a Latinoamérica para su Independencia, pero no veo al hombre capaz para llevarla a cabo”. Aquél hombre, sabiamente, le respondió: -“Si, pero las revoluciones dan sus propios hombres”.

Los hechos demuestran que, finalmente, así fue. Humboldt estaba diciendo lo que dijo frente al hombre que habría de realizar, o dirigir el prodigio de la Independencia Patria, y la de Latinoamérica, para gloria de su nombre.

Al final, las tres grandes preocupaciones de Bolívar y de Páez, paradójicamente, fueron la libertad de Cuba, la de Puerto Rico y ponerle fin a los desmanes del último realista, del sortario José Dionisio Cisneros, que pese a haber sido el azote de la Patria por 25 años, el bandido con quien ni Bolívar pudo con él, (solo Páez pudo con Cisneros), aquel bandido terrible, en el fondo fue un niño de pecho frente al verdadero azote de la Patria, como lo fue Boves que masacró ciudades enteras, pero, finalmente, sus contados días tuvieron el final que la historia conoce, y la gente ha olvidado, en Úrica; porque los días de aquellos que se salen del orden divino, el mismo orden divino se encarga de restablecer el orden que corresponde. Esta es la razón por la cual las situaciones generan sus propios líderes, como decía Bompland.

José Ingenieros, decía, en su obra Las Fuerzas Morales:

 -“Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardeados apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia, En esa hora deben los jóvenes empuñar la Antorcha y pronunciar el Verbo: es su misión renovar el mundo moral y en ellos ponen sus esperanzas los pueblos que anhelan ensanchar los cimientos de la justicia. Libres de dogmatismos, pensando en una humanidad mejor, pueden aumentar la parte de felicidad común y disminuir el lote de comunes sufrimientos. La juventud es levadura moral de los pueblos”.

Adelante.


domingo, 28 de octubre de 2018

EL PLACER DE SERVIR


EL PLACER DE SERVIR


Gabriela Mistral
(Lucila Godoy Alcayaga)


  
“Toda la naturaleza es un anhelo de servicio;
sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;
donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú;
donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que aparte la piedra del camino,
sé el que aparte el odio entre los corazones
y las dificultades del problema.

Existe la alegría de ser sano y de ser justo;
pero hay, sobre todo, la hermosa,
la inmensa alegría de servir.

¡Qué triste sería el mundo
si todo en él estuviera hecho,
si no hubiera rosal que plantar,
una empresa que acometer!

Que no te atraigan solamente los trabajos fáciles:
¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error
de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos;
hay pequeños servicios que son buenos servicios:
Adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña.
Aquél es el que critica, éste es el que destruye,
sé tú el que sirve.

El servir no es una faena de seres inferiores.
Dios, que da el fruto y la luz, sirve.
Pudiera llamársele así: El que sirve.
Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién?
¿Al árbol? ¿A tu amigo? ¿A tu madre?”.








sábado, 4 de agosto de 2018

UNA ENTREVISTA IMAGINARIA DE 1969, SOBRE LOS JÓVENES Y LA LECTURA




UNA ENTREVISTA IMAGINARIA
DE 1969, SOBRE LOS JÓVENES Y LA LECTURA

©Giuseeppe Isgró C.


Entrevistado imaginario: Roberto Liberti.
Entrevistador: GIC.
FECHA: 17 de Enero de 1969.
Revisión y comentarios del Sr. Jo: 04/08/2008.

Cursaba el tercer año de bachillerado, en el Liceo Tomás Alfaro Calatraba, en la ciudad de Puerto La Cruz, Venezuela, reconocido como uno de los mejores de la zona Nor-oriental del país, con instalaciones, para la época realmente excelentes, en el Sector Los Cocos, adyacente al Paseo Colón, frente a la Bahía de Pozuelo, una de las más hermosas. El Liceo T.A.C., tenía, con seguridad, el mejor cuerpo de profesores, de la época. El facilitador de la Materia, el Castellano, era el Profesor Ramón Rodríguez Bello. Su oratoria, es una de las mejores que he tenido ocasión de admirar a lo largo de mi vida; el dominio del tema, realmente profundo, le imprimía, a sus clases, un carácter magistral. Era un auténtico aprendizaje integral, en cada una de sus clases. Sentado, como siempre ha sido mi costumbre, en primera fila, no perdía ni una palabra de la exposición. Por esa época, por los constantes ejercicios que practicaba sobre la atención plena, era capaz de repetir una clase, virtualmente completa, si el profesor lo hubiese solicitado, como, en efectos, una noche lo hizo el profesor de biología, cuando me pidió que le repitiese una clase sobre la anatomía del Saltamonte, que acababa de terminar.
Eran las vacaciones de diciembre, en 1968, y el prof. Rodríguez Bello encargó como tarea vacacional decembrina, un extenso trabajo sobre diversos temas del pensum, que me ocupó, desarrollarlo, un cuaderno completo, que siempre he conservado, por alguna razón. A lo largo de los años, en varias ocasiones, al topármelo, al hurgar en mi archivo antiguo, lo he vuelto a releer, con cierta emoción. Quizá porque me hace conocer mejor a aquel joven, que uno era, más de cerca. Al releer sus pensamientos, la forma de la caligrafía, el estilo de su prosa, el alcance de los enfoques, lo que ya sabía y lo inmenso más que ignoraba, permite vislumbrar los orígenes de dónde se comienza. Eso tiene un valor que solamente con el pasar de los años se aprecia; es una especie de reencuentro consigo mismo. Por eso es tan importante conservar las primeras creaciones del pensamiento, al margen de su mucho o poco valor. Denotan la propia realidad y es importante por sí misma. Esto, porque, con el tiempo, la mente se va centrando en nuevas páginas que la vida nos ofrece, pero, al releer las antiguas nos damos cuenta de que, para llegar a donde nos encontramos, tuvimos por pasar por la escritura de las más antiguas páginas de nuestra vida, que enunciaban las tendencias y los probables caminos que se habrían de recorrer en el futuro.
Por cierto, como un dato de gran interés para mi, en aquella época solía escribir poesías, de las cuales, en 1971 haría una selección, incluyendo unos pocos ensayos, que intitulé El Retorno a la Natura. El insigne locutor de la época, Antonio “Totoño” Lara, en su programa “Atardecer Poético”, a las 6,00 pm., de los domingos, por Radio Puerto La Cruz, con frecuencia recitaba una poesía mía. Recuerdo algunos títulos: Luz, Evolución, Poema a la comprensión, El retorno a la Natura, Las Rosas, Las lagrimas de un Payaso, Poema que la vida escribe, A ti que lento pasas y siempre estás presente, Poema a lo que existir no puede, entre tantos otros.
 Si en el día de hoy ya no escribo poesía, y lo hago en prosa, lo debo al prof. Rodríguez Bello que me orientó, o aconsejó, en este sentido. Ya no dejé de escribir en prosa, y únicamente, en raras ocasiones he escrito poesías, aunque la vena poética, si alguna vez se tuvo, jamás se pierde, ya que, de vez en cuando, vuelve a aparecer, o a florecer, en determinado grado.
Ahora, damos comienzo a la entrevista imaginaria, a la cual le hemos añadido, a la respuesta dada a cada pregunta, un comentario del Sr. Jo.
Señor Liberti, -dice GIC-, de antemano agradecemos su aceptación para realizar esta entrevista, pues, su opinión sobre temas de cultura en general –y la lectura como hábito de vida- es de gran interés para un inmenso número de personas.
I. GIC: Sr. Liberti, conocida es la rebeldía de los jóvenes a las normas, usos y costumbres, dogmas sociales arcaicos y atavismos, cuya manifestación tiende a remodelar estructuralmente la sociedad, Cree, usted, pues, que los jóvenes, en esa emancipación se preocupan por aumentar su capacidad cultural por medio de la lectura, o bien mantienen un nivel cultural bajo, o en otras palabras, leen mucho, o poco?
R.L.: Bien, GIC, gracias por su amable invitación; es una pregunta muy interesante la que usted me formula. Los jóvenes actuales, en sus acciones hacia la emancipación de esos dogmas sociales, o atavismos, que imperan en los usos y costumbres arcaicos, que es preciso trascender, y que usted menciona, realmente han demostrado deseos de superación y anhelos de resolver determinadas situaciones sociales, en cada época, y en la nuestra, también. Ya lo decía con acierto José Ingenieros: -“Jóvenes son los que no tienen complicidad con el pasado”. Empero, ese afán de abrir nuevos surcos debe estar imbuido por un ideal definido, de progreso, con anhelos de belleza en el vivir virtuosamente, con prudencia, fortaleza, templanza y prudencia.  Es preciso que “las mayorías”, orienten su preparación cultural por medio de amplias lecturas, subiéndose sobre hombros de gigantes, como decía Isaac Newton. De esta manera, se evita caer problemas análogos, y quizá de mayor magnitud, que aquellos en que incurrían los jóvenes de antaño. Ejemplos de estos jóvenes los tenemos en los hippies. En otras palabras, es preciso desarrollar la afición a la lectura para potenciar la visión del propio porvenir que trasciendan los límites actuales de percepción, comprensión y realización.
Comentario del Sr. Jo, 04 de agosto de 2018: En España, entre los años 2002 y 2006, conocí centenares de personas que se ufanaban que jamás habían leído un libro. Esto ocurrió en mis recorridos por muchísimas poblaciones de Andalucía. Una paradoja, ya que, en la misma Andalucía, conocí incontable número de jóvenes que son auténticos genios y personas de una extensa cultura, gracias a sus hábitos de lectores ávidos. Esto, pese a que muchos de ellos digan que únicamente leen autores españoles y algunos añaden: -“Y unos pocos autores latinoamericanos”, entre ellos, solían citar, invariablemente: Gabriel García Márquez, el más leído, Mario Vargas Llosa, Mario Benedetti, Isabel Allende, Ernesto Sábato, y Paulo Coelho. En cambio, pocos conocían a Alfonso Reyes, Amado Nervo, Arturo Uslar Pietri, Andrés Bello, por mencionar solamente unos pocos. Una tarde, un grupo de chavales le afirmaban al Sr. Jo que ellos únicamente leían a autores españoles, y él le preguntó: entonces, Homero, no te pertenece? Conoces a Alfonso X El Sabio? Algunos ignoraban quien era. Un lector que solamente lee autores de un solo país, seguramente, deja de leer la mayoría de los autores que debería conocer de su misma patria, ya que, para esa persona su mundo cultural gira, únicamente, en torno a unos pocos autores, que, en línea general, suelen ser, apenas, un puente, para ascender a otros de mayor envergadura y relieve. Los apegos inhiben la mente para ver en forma más amplía todo el acervo cultural que se encuentra a la disposición de todos, como una herencia patrimonio de la humanidad, y como un derecho y una obligación de leer, o estudiar. Los grandes autores han sido grandes lectores, y sus bibliotecas, superan, con creces, los diez mil volúmenes; caso contrario, su pensamiento jamás habría alcanzado la densidad que les caracteriza. Otro tanto ocurre con los libros de auto-ayuda: se han formado matrices de opiniones adversas hacia los libros de literatura estimulante. Sin embargo, son obras que amplían la visión y los horizontes existenciales. Suelen contener los métodos y las técnicas, el arte y la ciencia del éxito en todo lo que realiza el ser humano. Es preciso, conocer como los demás han superado las pruebas adversas de la vida, para descubrir las grandes oportunidades que ellas contenían en sí mismas, como fuente de experiencia y riqueza. Esto, porque las grandes crisis, además del inherente crecimiento personal que aportan, generan oportunidades de riqueza.
II. GIC: A qué atribuye usted, Sr. Liberti, esa falta de afición a la lectura, en algunas personas, mientras que otras, son ávidas lectoras?
R.L.: Al tener un joven tendencias o actividades que no se corresponden a ideales definidos, su existencia se desarrolla en un estado de inacción mental, estancándose en determinado estado, durante el cual se adormecen las facultades mentales; mientras permanecen adormecidas, la afición de la lectura es muy poca o nula. Sin embargo, quien logra vislumbrar el camino por cuya senda habrá de persistir el resto de su ciclo existencial, desea conocer lo que han logrado sus antecesores, recorriéndolo. Ese interés le motiva a leer biografías de personajes ilustres, las obras de ingenios de grandes triunfadores, científicos, economistas, artistas, pensadores, y tantos otros, para ampliar su propio bagaje y estar preparados para superar cada tramo del camino.
Comentario del Sr. Jo: Dante Alighieri, desde muy joven, leyó los clásicos griegos y latinos, que durante el oscurantismo medioeval se habían olvidado; igualmente hizo Giovanni Boccaccio y Francesco Petrarca, razón por lo cual, al dar nacimiento al Humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, contribuyeron a recuperar un legado olvidado, de la cultura clásica, que desembocará en el Renacimiento italiano, en primeras instancias, y que, posteriormente, se extenderá por toda Europa. Dante, se ejercitaba en la traducción de los clásicos; igualmente, otro tanto hizo Marsilio Ficino, que tradujo a Hermes Trismegisto, Platón, Aristóteles, Plotino y tantos otros. La lectura de los clásicos da consistencia al propio pensamiento. Se, observa claramente en Salvatore Guasimodo: su estilo poético cultivado en elevado grado desde muy joven, con la lectura de los clásicos, le imprime, a su pensamiento, amplitud en las ideas y riqueza de contenido con agudeza penetrante en todo aquello en que centra su inteligencia.
III. GIC: Dado a que algunos leen poco, qué consecuencias cree usted que derivan de ello?
R.L.: La lectura es el medio por el cual cualquier persona aumenta su capacidad intelectual y mental, y además adquiere una visión más amplia de la vida. Entre quienes no leen, las ochenta o más millones de células o neuronas que conforman su cerebro, -y los centros direccionales inherentes de su mente-, se atrofian, adormeciéndose las facultades intelectuales, teniendo, por ende, la persona en cuestión, menor capacidad y visión para lograr una superación exitosa en la sociedad en que vive.
Comentario del Sr. Jo: Las lecturas amplias y variadas constituyen ventanas que se abren en un radio de 360 grados, que permite ver lo que existe a nuestro alrededor, es decir: percibirlo, comprenderlo y realizar lo inherente. Es preciso realizar el cultivo del propio ser por medio de la lectura de ensayistas modernos, los poetas contemporáneos de nuestra patria y a nivel mundial, las biografías de los seres trascendentales, que nos colocan en contacto con sus inquietudes, las vicisitudes de la vida que afrontaron y como las transmutaron en fortalezas. Luego, la lectura de las obras de los grandes pensadores de todo país y época, nos inserta en la gran conversación universal, permitiendo que se conozca lo que pensaron las grandes mentes, en toda época y hacia donde tiende el progreso de la humanidad. Ese conocimiento permite tomar las riendas de la propia vida, eligiendo el rumbo, conscientemente, hacia el que queremos orientar la propia existencia y nuestras realizaciones personales. La Odisea, de Homero, la Apología de Sócrates, y el Fedon, de Platón, la Ética y la Poética, de Aristóteles, los Caracteres, de Teofrasto, las Vidas Paralelas, de Plutarco, las Eneadas, de Plotino, los Tratados Morales de Séneca y Cicerón, el Quijote, de Cervantes, los Miserables, de Víctor Hugo, el Libro de los Espíritus, de Allan Kardec, el Manual del Aprendiz, de Aldo Lavagnini, la Incógnita del Hombre, de Alexis Carel, las Crisis Espirituales del Hombre, de Paúl Brunton, las Fuerzas Morales, de José Ingenieros y las leyes del Éxito, de Napoleón Hill, son obras cuyas lecturas transforman vidas.
IV. Cree usted, Sr. Liberti, que en los momentos actuales el índice de jóvenes que leen es superior o inferior, y de qué medios, además, disponen ellos para aumentar sus alcances de lecturas?
R.L.: A raíz de la emancipación de que se hablaba al inicio, y paralelamente a los jóvenes que en los momentos actuales se han constituido en un problema para la sociedad, como son los hippies, los inadaptados juveniles y otros, hay un numeroso grupo de jóvenes con ideales definidos cuyo índice de lectura es muy amplio y supera el de los jóvenes de años anteriores. A este grupo, gradualmente, se adhieren otros, aumentando cada vez más el flujo de los que leen; además, existen hoy en día, muchas oportunidades de estudios antes inexistentes, programas culturales y campañas realizadas por Editoriales cuyo fin principal es poner al alcance de todos libros de reconocidos autores, y esto, pues, permite a todos aumentar sus medios de lecturas.  Además, las exigencias de la sociedad son cada vez mayores, involucrando la necesidad de que los jóvenes lean más: Auto-ayuda, economía, ciencia, psicología, Derecho, los clásicos de toda época y país, la gerencia moderna, el arte, los ensayos de los grandes pensadores, la historia, los clásicos, la poesía, la historia, entre tantos otros temas más.
Comentario del Sr. Jo: Félix Vargas Chacón, en su obra: 40 años en el delito, cuenta como la lectura de Las fuerzas Morales y el Hombre Mediocre, de José Ingenieros, tuvieron la fuerza y la virtud, de ayudarle a rehabilitarse, comenzando a vivir una vida virtuosa. Sin duda, por el nivel de personajes con quien llegó a tratar, en su vida, debía ser poseedor de un Espíritu para nada vulgar, aunque haya transcurrido una vida por sendas inadecuadas. Empero, el mensaje moral de ese gran maestro italo-argentino, José Ingenieros, tuvieron el inmenso influjo de ubicarlo en el recto camino. Incontable número de personas han enriquecido integralmente sus vidas leyendo la obra: Piense y Hágase Rico, de Napoleón Hill, o El Nuevo arte de vivir, o El Poder del pensamiento positivo, de Norman Vincent Peale, o Todo es posible, o Usted puede convertirse en la persona que desea ser, de Robert Schuller, o las Fábulas de Esopo, que transformaron la vida de Abraham Lincoln, o Viaje hacia la Vida, y las fábulas intituladas: Una volta…in qualche luogo…, de Giovanni Mastromonaco, que presentan una enseñanza que habrá de influir en un sinnúmero de jóvenes de generaciones futuras, o Los mandamientos del Abogado, de Eduardo J, Couture, o el Alma de la Toga, de Ángel Osorio, que tanto han inspirado a diversas generaciones de juristas. Simón Bolívar, es un ejemplo vivo de cómo sus tempranas lecturas de Las Vidas Paralelas, de Plutarco, e incontables otras, maduró su pensamiento de estadista a nivel de genio incomparable; José Antonio Páez, desde sus tempranas lecturas, en el libro El método de los Palotes, del prof. Palomares, cuya síntesis de pensamiento esencial de los grandes autores griegos y latinos, entre tantas otras obras, desde la Ilíada y la Odisea, de Homero, como es fácil deducir de su extensa visión y cultura, como lo denota su Autobiografía, clásico continental, son ejemplos vivos de el influjo modelador de la lectura.
V. GIC: Qué podría referirnos usted, Sr. Liberti, de su evolución personal en el campo de la cultura?
R.L.: Al igual que muchos jóvenes, me inicié leyendo suplementos (Comic) y novelas del Oeste americano, en gran cantidad, un promedio de tres diarias, de autores como Marcial La Fuente Estefanía, Zane Grey, C. Torres, Silver Kane, entre tantos otros. Todas ellas tenían algunas características comunes: Héroes profesionales en un ambiente de poca cultura, gente con valores morales acentuados, en un oeste americano donde imperaba de todo, y el reflejo constante de cómo la justicia y el bien, triunfaban siempre, que fueron para mí un buen comienzo para despertar el anhelo, antes de dos años, de leer obras más densas. Luego pasé a leer buenos autores como Alexis Carrel, José Ingenieros, Amado Nervo, Confucio, Paul de Kruif, etc. Sabe quien estimuló en mi el ideal de la cultura, en mayor grado, en los inicios? Una mujer de edad avanzada, aparentemente de poca cultura y humilde, pero de cuya capacidad intelectual guardaría memorable recuerdo en mi mente. Conocía las obras de Amado Nervo ampliamente; siempre recitaba el poema que Nervo escribió a Kempis, de gran influjo motivador; conocía algunos autores teósofos, las obras de Allan Kardec, y una gran experiencia adquirida en la faena diaria de la Universidad de la vida. Era una fuente constante de entusiasmo y optimismo, que solamente se pueden desarrollar alimentando el Espíritu con la lectura de obras de eminentes autores.
Comentario del Sr. Jo: Lo importante es comenzar a leer, dando el primer paso; el gusto y la exigencia se van despertando gradualmente, a medida que se perfecciona y se anhelan manjares más exquisitos. El cuerpo y la mente quieren más de lo que se le da, es un axioma universal. Es como un ascenso a la colina; mientras más se asciende más lejos se ve y se van descubriendo otros autores. De cada autor que agrada, se desea leer todo lo que ha escrito y se van rastreando sus obras. La vida de Benjamín Franklin, su autobiografía y su libro El hombre de bien vivir, ejercieron gran influencia en mi vida desde temprana edad. Ralph Waldo Emerson, Tomás Carlyle, Lao Tse, Confucio, León Denis, H. Anmoreca, Paúl C. Jagot, Hermann Hesse, G. P. Nepomniasky, Sidharta Gautama, Amalia Domingo Soler, Allan Kardec, Madame Blavasky, C. Jinarajadasa, Peter Drucker, Dion de Prusa, Homero, La Bruyere, e incontables otros, fueron siendo mis compañeros en tiempos de ocio creativo, diariamente.
VI.: GIC: En conclusión, qué soluciones o recomendaciones sugeriría usted a los jóvenes de todas las edades, para obtener afición al estudio y éste a su vez logre estimularle al logro de una mayor cultura?
R.L.: Lo más importante, y fundamental, en la vida de toda persona, es la existencia de un ideal: un recto propósito existencial que funja de faro que ilumine el camino y señale el norte de la propia vida, y los demás linderos dentro de los cuales es preciso ceñir los pensamientos, los sentimientos, las palabras y las acciones. Visualizar el ideal es lo primero que los jóvenes precisan hacer; luego, trazarse una meta de acuerdo a ese ideal, que contenga objetivos a corto, mediano, largo y macro plazo. Dado que todo ideal, para su culminación exitosa exige preparación, esa necesidad es la que llevará a los jóvenes a leer más; y como lo que se lee es sobre lo que más agrada, pues armoniza con nuestro ideal, gradualmente va naciendo el amor a la lectura y a una mayor cultura.
Comentario del Sr. Jo: La necesidad abre el camino y el entusiasmo genera el poder para recorrerlo. Es preciso dar el primer paso: La lectura de diez mil libros empieza leyendo el primero; luego es cuestión de hábito. Una vez que se despierta la pasión por la lectura, esa fuerza interior, el anhelo de conocer, activa la voluntad para una búsqueda incansable ya se convertirá en una actividad incesante ad infinitum. Mientras más se lea, más se querrá leer, y más fácil resultará. Con el tiempo, se va siendo más exigente con lo que se lee, y más que cantidad, lo que se anhela es la calidad. Leer pasará a ser como un alimento indispensable cada día; y lo que se lee inducirá a una meditación constante sobre los más diversos temas existenciales, para encontrarle un significado a la vida, una razón de ser a todo. Solo de esta manera se podrá vivir una vida con sentido, conscientemente, con dominio de los sentimientos, con conciencia clara de los valores universales y de las leyes cósmicas que rigen todo, y que se encuentran en la propia conciencia. Al final, lo importante de todo, se aprende a leer en el libro de la vida y a descubrir el sino de los tiempos, el alfa y el omega, la razón y el por qué de todas las cosas esenciales en un universo en eterna expansión creadora, sin límites y estancamiento de ningunas especies. Se aprende a no apegarse a nada, para permitir que fluya, en la propia vida, todo lo que la inteligencia infinita tiene dispuesto que fluya en abundancia en la eterna primavera de la vida.
La conexión con la fuente universal, desde el propio centro vital, permiten leer en la propia conciencia, con el lenguaje de los sentimientos de los valores universales que utiliza el Gran Pedagogo, la Gran Verdad, en el eterno ahora. El maestro es el Creador Universal, la enseñanza: lo sabiduría de los valores universales, que se va escribiendo en el libro de la conciencia con materiales eternos e indestructibles. Nos percataremos, oportunamente, que todo lo poseemos ya, en estado de potencialidad infinita. Solamente nos falta la experiencia para percibirla; las necesidades permiten aflorar el poder creador potencialmente infinito que poseemos, en magnitud equivalentes a las pruebas afrontadas, que a su vez, hará aflorar el conocimiento del qué, del cómo, del quién, del cuándo, del dónde, del cuánto y del por qué. La experiencia es la expresión gradual de la eterna sabiduría, que se manifiesta como aptitud y actitud, como carácter e inteligencia; como conciencia cósmica.
Adelante.


PD: Sr. Jo, es un pseudónimo de Giuseppe Isgró C.

Copyright Text

martes, 22 de enero de 2019

IDEAS EN TORNO A LAS ETAPAS EVOLUTIVAS DE LA GERENCIA

Abraham Maslow


IDEAS EN TORNO
A LAS ETAPAS EVOLUTIVAS
DE LA GERENCIA

©Giuseppe Isgró C.



Ya con los viajes de Marco Polo, a caballo de los siglos XIII y XIV empieza, en el mundo occidental una expansión económica con un florecimientos de artesanos que generando mejores ingresos se van cultivando, que desemboca en el humanismo de Florencia, en el siglo XIV y su posterior desembocadura en el Renacimiento, en los siglos XV y XVI, primero en Florencia, y después, expandiéndose en toda Europa. El Descubrimiento de América permite a los Españoles acceder a fuentes de riquezas, básicamente el oro azteca y peruano, y la comercialización de productos oriundos de Hispanoamérica, como el tomate, la papa, el cacao, las plumas de aves, entre otros. Termina la época feudal y empieza la del Mercantilismo. España demanda bienes y servicios de toda Europa, y ocurre una época de expansión en todos los países que coadyuvan a ese desarrollo.

En 1714, Bernardo Mandeville, escribe su obra: La fábula de las abejas, o cómo los vicios privados hacen la prosperidad pública. En la cual hace referencia como el dinero fruto de la corrupción y actos indebidos, al final alimenta el torrente circulatorio de la economía. Esto ocurre, decía él, por cuanto el dinero no se puede comer, y el que lo obtiene de esa forma, al final debe comprar alimentos, y cubrir otras necesidades, por lo cual continuará circulando e irá donde debe hacerlo. Se inspira en las abejas, en cuyas colmenas, siempre hay “bribones” que se aprovechan, pero que, al final contribuían al bienestar de la colectividad, en forma directa o indirectamente. Fue un enfoque que encontró poca aceptación, pero estimuló el nacimiento de la economía moderna, como ciencia, por sus profundos análisis y agudeza en sus percepciones.

La obra inspira a Adam Smith para escribir su libro LAS RIQUEZAS DE LAS NACIONES, en 1776, con el título  An Inquiry into the Nature and Causes of the Wealth of Nations, por el cual se le considera como el Padre de la Economía moderna, o el fundador de la misma. Entre otros temas habla de la división del trabajo. Realiza un estudio del desenvolvimiento de la economía a través de la historia, así como del auge industrial. Da nacimiento a la escuela de economía conocida como Economía Clásica. Centra su atención, también, en el, LAISSEZ-FAIRE, es decir, el dejar hacer, y de cómo los mecanismos de la denominada MANO INVISIBLE de la economía, por el libre juego entre la demanda y la oferta, contribuye a la expansión y prosperidad económica y al equilibrio entre las distintas etapa de los ciclos económicos.

Adam Smith tiene un amigo, James Watt, que con el desarrollo de la maquina de vapor de agua, contribuye, en torno a 1764 a la naciente Revolución Industrial, en Inglaterra, y su proyección en Estados Unidos, donde, pronto se verán circular por el río Misisipi, barcos a vapor, pero, también, ese sistema impulsó otros aspectos de la industria.

Federico Taylor y Henry Fayor, impulsan la era de la Administración científica, en el siglo XIX, con efectos positivos en el siglo XX, y una enorme lista de personajes que conforman esa escuela clásica, de enorme efecto en el desarrollo gerencial. Taylor se centra en la tarea compartida entre el gerente y el trabajador, y en el estudio de los Movimientos y Tiempos, para evitar esfuerzos y movimientos innecesarios y así ganar efectividad, y lograr mejores ingresos para el trabajador y mayores ganancias para la empresa. Basaba su interés en que el trabajador ganara en base a la productividad: y de esta manera, a mayor producción mejores ingresos. Estímulo y resultado, es decir, trabajo realizado en base a objetivos y resultados, que hoy se aplica en la gerencia.

TAYLOR, EN SU LIBRO ADMINISTRACIÓN CIENTÍFICA,  DESARROLLA CUATRO PRINCIPIOS CENTRADOS EN:

1.             –“Planeación: Reemplazar los métodos informales de trabajo, la improvisación por métodos basados en procedimientos científicos”.

2. –“Preparación: Seleccionar, entrenar, y desarrollar a cada trabajador de acuerdo al método planificado. Se debe preparar las máquinas y los equipos de producción así como la distribución física y la disposición racional de las herramientas y los materiales”.

3. –“Control: Se debe controlar el trabajo para asegurar que se ejecute de acuerdo a las políticas y normas establecidas y según el plan previsto. Se debe proveer de instrucciones y supervisión detallada, sobre el desempeño de las tareas”.

4. -Ejecución: Dividir el trabajo en lo posible de manera igual entre mandos y trabajadores para que los mandos apliquen principios del management científico para planificar el trabajo y el desempeño de las tareas de los trabajadores.

Henry Ford, a inicio del siglo XX empieza su producción de vehículos con motores de combustión interna; con el tiempo crearía el motor 8 en V, e instala fábricas donde se aplica la producción con “líneas de ensamblaje mecanizadas”, y la división del trabajo especializado, inundando el mercado de vehículos Ford, y se hace famoso con Modelo T, como lo quisiera el prospecto siempre que fuera de color negro. Ford pagaba los mejores sueldos y prestaciones sociales, con lo cual atrajo a un recurso humano altamente cualificado, que deseaba trabajar con él.

Cuando Henry  Ford se estanca en la innovación, surge Alfred Sloan, en la GM, creando diseños novedosos y colores variados, con lo que asume el liderazgo en la industria automotriz que mantendrá la GM durante muchos años.

Elton Mayo, en el primer tercio del siglo XX, contribuye a incrementar la productividad por medio del interés en el aspecto psicológico del trabajador. Charles Chaplin, con su película Tiempos Modernos, ya se había hecho eco de cómo el trabajo rutinario, haciendo todos los días la misma cosa, durante muchas horas, desembocaba en el aburrimiento, o falta de motivación hacia el trabajo y por ende en la menor efectividad y rendimiento. La escuela de Mayo tuvo enorme influencia en el desarrollo de la Gerencia en general.

Frederick Herzberg, contribuyó al desarrollo del trabajo y de la Gerencia operativa  mediante la motivación al logro, en la delegación de mayores responsabilidades, y dando reconocimientos y estímulos por los logros alcanzados.

Combinó factores higiénicos con factores motivacionales: Entre los primeros: -“Las condiciones de trabajo, la Administración de la empresa; El  Salario; las relaciones con el supervisor y los beneficios y servicios sociales”, determinando que estos factores, por sí solos, eran insuficientes. Por lo cual, agregó los segundos factores, los motivacionales, que son: -“El trabajo en sí, cuyos logros generaran un sentimiento de realización; reconocimiento; progreso profesional y responsabilidad”. Sin duda, un aporte más y una fase de desarrollo en la gerencia operativa, hacia lo que es en la actualidad.    

Abraham Maslow y su escuela, conocida como la Psicología Humanista, o humanística, centró la atención en el estudio de su teoría de la motivación generada por las necesidades, estructurando su famosa escala Maslow de necesidades: básicas, de seguridad, sociales, o de pertenencia a un grupo, de estimación propia y ajena, y de autorrealización. Maslow expresaba, que toda necesidad genera una fuerza motivadora en grado suficiente y equivalente a la necesidad, capaz de conducir al individuo desde el lugar en que se encuentra con su necesidad hasta aquel otro en el cual se encuentra la satisfacción de la misma. Lograda la satisfacción de una necesidad, la motivación cesa en ese nivel, y emerge en la necesidad inmediatamente superior, hasta culminar la escala, con la autorrealización. Si durante ese proceso, surge una necesidad en un nivel inferior de la escala Maslow, la motivación cesa en ese nivel superior para surgir, en forma inmediata, en el nivel de la necesidad emergente.

El conocimiento de las necesidades humanas, permite orientar a la gerencia en crear bienes y servicios que las satisfagan y orientar la gerencia operativa, como lo vamos a ver enseguida. La teoría de Maslow aporta elementos que generan confianza hacia el desenvolvimiento de las propias aptitudes y diseña las fases por las cuales pasa cada ser humano en la vida. Esa confianza determina que, sea cual fuere la situación que afronta cada persona, desde el momento que se le presenta, es porque está en capacidad de resolverla, caso contrario, jamás se habría presentado la misma. Esto, por la misma definición de la motivación que dio Maslow, que vale la penda repetir: -“Toda necesidad genera una fuerza motivadora capaz de conducir a la persona desde el lugar en que se encuentra con su necesidad, o problema, hasta aquel otro en que reside la solución o satisfacción inherente”.

Douglas Mc Gregor, desarrolla sus famosas teorías X e Y, con la primera, que destaca que el ser humano es flojo por naturaleza y que para alcanzar que logre resultados importantes, se le debe ofrecer un castigo si no ejecuta lo pautado. En cambio, la teoría “Y”, centra su enfoque que al ser humano el trabajo le es inherente en su naturaleza, si este le produce satisfacción y un sentimiento de autorrealización. Por lo cual hay que saber combinar un método de premios y castigos para alcanzar una más elevada efectividad en la empresa, haciendo que converjan los intereses de la gerencia de operaciones con los intereses del trabajador. Mc Gregor desarrolla estas ideas en su libro EL ASPECTO HUMANO EN LA EMPRESA.

Kaoru Ishikaw:    Es un experto en control de calidad japonés, del siglo XX. Es un crítico de la cultura empresarial del mundo oriental y occidental. Su enfoque consiste en que cada empresa debe implantar un plan de capacitación en calidad y a tales efectos ideó diversos métodos, o pasos para lograrlo, que podemos sintetizar como:

1) Diagrama de causa y efecto, que también se denomina, espina de Ishikawa, que es una representación gráfica para la solución de situaciones. 2) Resaltó la importancia de las “herramientas de calidad”. 3) Implementó los círculos de calidad, que son grupo de trabajo de personas voluntarias para estudiar problemas y encontrarle soluciones, las cuales serán sometidas a los superiores, quienes autorizarán su puesta en práctica, con los recursos pertinentes; y, 4) Mejoramiento constante de los procesos.

William Deming con su famoso Método Deming, centra la atención en la Calidad y en la productividad, y esto lo desarrolla a mediado del siglo XX. Él decía: “Un producto o servicio tiene calidad si ayuda a alguien y goza de un mercado sustentable”. Su propósito era lograr: 1) –“Mejor calidad; 2) Reducción de costos gracias a una disminución de reproceso, errores y demoras, así como, a un mejor uso del tiempo y el material. 3) Mejora de la Productividad; 4) Captación de mercado con mayor calidad y menor precio; 5) Permanencia en el negocio; y 6) Crecimiento de más empleos cada vez”.
El Método Deming consta de catorce (14) puntos: 1. Declaración de objetivos y propósitos. 2) Asimilar la filosofía del método. 3) Inspección y procesos de reducir costos. 4) Competir con calidad, no con precio. 5) Mejorar la producción y el servicio continuamente. 6) Capacitar y entrenar a los trabajadores. 7) Asumir el liderazgo en el mercado. 8) Desarrollar confianza en la innovación. 9) Optimizar el esfuerzo de equipo. 10) Eliminación de instigación. 11) Aprender los procesos  de mejora. 12) Evitar el egocentrismo. 13) Fomentar la educación y la auto-mejora en cada persona. 14) Lograr la transformación aprendiendo cómo hacerlo.
Paralelamente, realiza: 1. La valoración del sistema; 2. Comprensión de la variación; 3. Teoría del conocimiento; y, 4. Psicología
En el intervalo, a final de la primera mitad del siglo XX, la idea de la gerencia de operaciones era la de producir al máximo un producto determinado, y que el departamento de venta se ocupase en venderlo, sin importarle demasiado las necesidades insatisfechas de los prospectos..  

Los radios, las computadoras, y tantos otros equipos que se vendían, eran pocos prácticos, de gran tamaño. Sony comenzó a producir equipos pequeños, transportables a cualquier lugar, con lo cual, los japoneses estaban produciendo nuevos bienes y servicios basados en el estudio de las necesidades humanas insatisfechas. Los consumidores podían satisfacer sus necesidades de la mejor manera. Las Sony Corporación asumió un liderazgo, creando equipos de alta fidelidad, de pequeño tamaño y precios competitivos, que obligó a sus competidores y a la industria en general, y a la gerencia, a cambiar de enfoque operativo. Es decir: innovar o crear constantemente bienes y servicios tanto para acceder a determinados segmentos de mercado, como para permanecer en ellos.

Hoy en día la Gerencia de operaciones está centrada en el estudio constante de las necesidades insatisfechas de los diversos segmentos de mercado, y a crear una constante innovación en los bienes y servicios como fuente de riqueza y expansión económica, satisfaciendo los elevados niveles de exigencia, en calidad, de los consumidores.

Peter Drucker, George Odiorne y George Terry, por mencionar tres de los más importantes, han contribuido a expandir la visión para consolidar una gerencia moderna efectiva, y por ende, la gerencia de operaciones, con un enfoque interdisciplinario, coadyuvando un gran número de disciplinas científicas para alcanzar los objetivos, como son la gerencia, la psicología, la economía, la ciencia en general, y hasta la cultura clásica y la historia, como elementos para conocer al ser humano y otros integrantes de los cuatro reinos naturales, ya que la industria se ocupa de las necesidades insatisfechas en los cuatro reinos naturales.

Peter Drucker, especificó claramente que la empresa, en la comercialización de los bienes y servicios que produce, debe plantearse las siguientes preguntas: -“¿Quién es el cliente; qué compra; cómo compra, dónde compra, cuánto compra, por qué compra? Los otros dos autores, Odiorne, con su Gerencia, y Terry, con sus Principios de Administración, cubren con sus obras respectivas, todas las fases gerencial, sintetizando todos los avances de la administración a lo largo del siglo XX.

La literatura estimulante, contribuyó a desarrollar el pensamiento creativo y la gerencia moderna, entre cuyos autores pioneros vale mencionar a Orison Swett Marden, con sus obras: Pushing to the Front y Querer es poder, entre otros, estimula el éxito de millones de personas. Napoleón Hill, estudió, durante 20 años, los industriales más importantes de Norte América, escribiendo Las Leyes del Éxito, y Piense y Hágase rico, y Dale Carnegie, con su libro Cómo ganar amigos, contribuyeron al desarrollo del pensamiento empresarial a nivel mundial.

Estas son algunas ideas que denotan un largo camino de desarrollo de la gerencia operativa, desde fases de producción centradas en los objetivos netamente económicos, produciendo cualquier cosa para que el departamento de venta la venda, a lo que es ahora, la gerencia operativa, donde se estudian a fondo las necesidades humanas, los anhelos y deseos insatisfechos, para crear bienes y servicios capaces de satisfacerlos de la mejor manera, logrando, por añadidura, los beneficios económicos equivalentes.

Gracias.  





domingo, 13 de enero de 2019

La historia y las reglas morales:






La historia y las reglas morales

Giuseppe Isgró.



Escudero, -dijo Hidalgo:

El estudio de la historia aporta materia de que hablar, además de ser una maestra de vida que amplía la visión, la comprensión y la capacidad realizadora.

El estudio de las normas morales, y las del Derecho positivo, además de las sanas costumbres de cualquier lugar en que se viva o conviva, enseñan como comportarse.

La cultura clásica, en general, y la inherente a cada país, es un bagaje que facilita que la vida sea, además de más agradable, más útil por la visión que aporta, por la comprensión que facilita y por la capacidad de hacer, o de dejar de hacer, que permite por medio de las decisiones juiciosas y basadas en el sentido común.

Decía Confucio que, la persona noble práctica nueve reglas como disciplina de vida:

1) -"Procura instruirse con todo lo que observa". Los grandes aprendices no precisan que les digan nada para aprender. Le basta observar cómo lo hacen los demás. Esto me decía Domingo Romano, un egregio napolitano, hace ya muchos años. Ese había sido su método predilecto de aprendizaje. Para él todo era enseñanza.

2)-"Deduce alguna enseñanza de todo lo que oyes"-. Hay que escuchar más atentamente lo que nos dicen nuestros interlocutores, para comprender el mensaje que trasmiten, sus necesidades, deseos y anhelos, así como deducir el carácter o intención que les anima en sus propósitos. Muchos, hablando enseñan más de lo que llegan a imaginar.

3) –“Mantiene, siempre, una actitud serena y digna”. La serenidad es señal de autodominio y quien se domina a sí mismo domina cualquier otra cosa con la que se interrelaciona. Implica visión clara de las cosas, comprensión de las circunstancias inherentes, madurez y dignidad. La dignidad es sinónimo de elevada auto-estima, de estados de conciencia esclarecidos en estaciones existenciales de alto grado de evolución. Dignidad personal implica auto-conocimiento, auto-imagen positiva, auto-aceptación, auto-respeto y amor, en primer lugar, a sí mismo. Quien se auto-conoce, en determinado grado, tiene buena auto-imagen y se acepta a sí mismo tal como es, aunque siempre se desea mejorar, además se respeta a sí mismo y se ama, puede apreciar a los demás, respetarle y amarle.

4) –“Habla con sinceridad y se fiel a tus promesas”. La sinceridad da autenticidad. El cumplimiento de las propias promesas, credibilidad. Autenticidad y credibilidad constituyen una riqueza de incalculable valor, abren puertas y generan apoyo en todos los ámbitos existenciales. Es mejor ser que aparentar; es mejor dejar de prometer cuando no se desea cumplir, que hacerlo por no saber cómo decir no, o por vergüenza. Vergüenza da cuando se es agarrado en actos de falsedad y se incumplen promesas dadas. Siempre se paga un costo muy elevado que es preciso evitarlo.

5) –“Gana el respeto de otros mediante los propios actos”. Esto sólo es factible hacerlo mediante la realización de actos justos y perfectos. La justicia debe regir los pensamientos, sentimientos, palabras y actos. La acción debe estar sujeta a rectas decisiones, propósitos virtuosos, palabras armoniosas, rectos medios de sustentamiento de vida, es decir: honestidad; esfuerzo suficiente, con atención y concentración de energía, recursos y trabajo en una cosa a la vez por prioridades de objetivos y resultados.

6) –“No se avergüenza de preguntar a los demás”. Nadie lo sabe todo. Preguntar a los demás cuando se ignora algo es un medio efectivo de aprendizaje. Pero, hay que elegir bien a quien se pregunta, evitando preguntar aquellas cosas cuya respuesta ya se conoce. Como dijo un personaje relevante que conocí muy joven, cuando le antepuse dos veces la misma pregunta, camuflada, al no quedar satisfecho con la primera respuesta: -“No preguntes lo que ya sabe”. Lo que hay que hacer con la respuesta es un asunto particular de quien formula la pregunta. Es preciso dejar de importunar al interlocutor que ha dado la respuesta según sus aptitudes. El arte de preguntar, al estilo de la mayéutica socrática, es capaz de hacer parir ideas. Empero, hay que aprender a preguntar a la propia mente en estado de meditación. Siempre se obtiene la respuesta si se presta la atención debida, de dónde menos se espera: Intuición, inspiración, circunstancias que van emergiendo, comentarios de personas que hablan de cosas por aparente casualidad, y tantas otras situaciones que cada quien experimentará por sí mismo, si presta la debida atención.

7) –“Reprime sus movimientos de cólera o ira”. La calma imperturbable, la impasibilidad, la tranquilidad de ánimo, conservan el autodominio y el dominio de todas las situaciones. Evita el desgaste innecesario de energía, la impaciencia y, al mismo tiempo, se aclara la mente. Con mente clara, se ven mejor las cosas, en su exacta dimensión y objetividad.

8) -”No acepta nada que no sea justo”. La persona noble no desea nada que no le pertenezca por prop0ios méritos y que no le corresponda con estricto sentido de justicia. Siempre hay que pagar un precio por las cosas que anhelamos. Es mejor pagarlo oportunamente, por propia iniciativa, o abstenerse de anhelar lo que no se anhela asumir el costo: en dinero, tiempo, trabajo, dedicación, y un largo etcétera.

Un tema para seguir meditando. Adelante.


martes, 1 de enero de 2019

Reflexiones de vieja data




Reflexiones de vieja data

©Giuseppe Isgró C.


Escudero, -dice Hidalgo:


La noche transcurre, está amaneciendo. Con la luz del día, todo se verá más claro. Los niños se hacen jóvenes, los jóvenes hombres, y los hombres ineptos, serán sustituidos por los más capaces en todas las funciones.

La vida es como un entrenamiento; un juego de ajedrez donde el campeón que vence sin compasión a los niños, él mismo, jugando con ellos, les enseña las maneras de como vencerlo. Él no tiene mucho que aprender de los niños, pero éstos sí de él, y el día menos pensado, le dan jaque mate. Ya, luego, nunca más será igual. Los niños se emparejan al campeón, y, además, le superan. El campeón dejó de ser campeón para dar paso al nuevo que le demuestra que, quien no se supera y se adecua a las inquietudes de los tiempos, será desplazado en el tiempo perfecto de Dios.

Admiro la grandeza de Bolívar y de Sucre, cuando el primero le encarga al segundo que lleve a cabo el tratado de Trujillo, donde se humaniza la guerra de la Independencia. Luego, en Santa Ana, Sucre logra reunir debajo del mismo techo a los jefes realistas con los patriotas, y de mutuo acuerdo determinan acelerar el fin de la guerra para restablecer la paz. Pero, era gente digna de otros tiempos, cuya grandeza era de igual quilate de bando y bando. A los soldados gloriosos de la patria y sus jefes como nunca antes los había dado el mundo, se le anteponían jefes realistas como Pablo Morillo, que admiraba a su adversario Simón Bolívar y al llanero José Antonio Páez. 

Gente digna de la Patria, y de la madre Patria. Los enemigos durmieron, esa noche, debajo del mismo techo. La habilidad diplomática de Sucre logro humanizar la guerra de la Independencia, y allí, como hermanos, los adversarios realistas y patriotas, acuerdan ponerle fin a la guerra de la Independencia. Bolívar da las indicaciones precisas de que todos aquellos que esa noche durmieron bajo el mismo techo con él y sus hombres, mientras estuviesen en suelo patrio, fuesen intocables. 

Al poco tiempo, Pablo Morillo deja el país, decidido con su alejamiento a ponerle término a esa guerra fratricida, ya que era una guerra entre hermanos, y el resto es historia conocida. 

El 24 de junio, José Antonio Páez, con la ayuda de los aliados ingleses, vence en Carabobo. Poco después, él solo toma el castillo de Puerto Cabello, y en 1824, se pone término a la contienda patria con la Batalla naval de Maracaibo. Los soldados de la Patria, fueron a dar libertad a los demás pueblos hermanos, mediante la Campaña del Sur. Eran otros tiempos, eran otros hombres. Pero, la madre es la misma, seguirá pariendo hombres del mismo temple, que si ahora son polluelos mientras el pataruco domina el gallinero, ellos van creciendo y día vendrá que el gallo fino, de pura raza, haga correr al pataruco. La gloria del pataruco es efímera. La genuina, como la de Bolívar, Sucre, Páez y Miranda, seguirá creciendo, como lo mencionaba el ilustre Choquehuanca, como aumenta la sombra cuando declina el sol. Pero, cuanta de esa gloria patria se debe a soldados cuyo nombre se ignora, que descalzo y sin ropa, dieron muestra de su valor defendiendo a la Patria de azotes como Boves, Cisneros, Monteverde, Morales, y algunos otros que no quiero mencionar para que la posteridad olvide sus nombres, como de hecho, están olvidados. Hasta Santander, a última hora, rectificó, mandando que se salve a Bolívar, razón por la cual, éste, a última hora, conmutó su pena en exilio. 

Páez, en la hora menguada de su enemigo, le envía mensaje de que, mientras permanezca en suelo patrio, puede contar con su ayuda, para todo cuanto pudiese serle útil. Eran otros tiempos; eran otros hombres. Pero, siguen siendo ejemplos para emularlos. Son paradigmas vigentes. Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez y Marcos Pérez Jiménez fueron constructores de una gran patria, aunque lo hicieran por vías inadecuadas.

 Eran otros tiempos, eran otros hombres. Pero, como le dijo Aimé Bompland a Alejando de Humboldt, a la pregunta de Simón Bolívar de cómo el veía a Latinoamérica de madura para su Independencia, cuando el teutón le dijo al criollo: -“Sí, veo madura a Latinoamérica para su Independencia, pero no veo al hombre capaz para llevarla a cabo”. Aquél hombre, sabiamente, le respondió: -“Si, pero las revoluciones dan sus propios hombres”.

Los hechos demuestran que, finalmente, así fue. Humboldt estaba diciendo lo que dijo frente al hombre que habría de realizar, o dirigir el prodigio de la Independencia Patria, y la de Latinoamérica, para gloria de su nombre.

Al final, las tres grandes preocupaciones de Bolívar y de Páez, paradójicamente, fueron la libertad de Cuba, la de Puerto Rico y ponerle fin a los desmanes del último realista, del sortario José Dionisio Cisneros, que pese a haber sido el azote de la Patria por 25 años, el bandido con quien ni Bolívar pudo con él, (solo Páez pudo con Cisneros), aquel bandido terrible, en el fondo fue un niño de pecho frente al verdadero azote de la Patria, como lo fue Boves que masacró ciudades enteras, pero, finalmente, sus contados días tuvieron el final que la historia conoce, y la gente ha olvidado, en Úrica; porque los días de aquellos que se salen del orden divino, el mismo orden divino se encarga de restablecer el orden que corresponde. Esta es la razón por la cual las situaciones generan sus propios líderes, como decía Bompland.

José Ingenieros, decía, en su obra Las Fuerzas Morales:

 -“Cada vez que una generación envejece y reemplaza su ideario por bastardeados apetitos, la vida pública se abisma en la inmoralidad y en la violencia, En esa hora deben los jóvenes empuñar la Antorcha y pronunciar el Verbo: es su misión renovar el mundo moral y en ellos ponen sus esperanzas los pueblos que anhelan ensanchar los cimientos de la justicia. Libres de dogmatismos, pensando en una humanidad mejor, pueden aumentar la parte de felicidad común y disminuir el lote de comunes sufrimientos. La juventud es levadura moral de los pueblos”.

Adelante.


domingo, 28 de octubre de 2018

EL PLACER DE SERVIR


EL PLACER DE SERVIR


Gabriela Mistral
(Lucila Godoy Alcayaga)


  
“Toda la naturaleza es un anhelo de servicio;
sirve la nube, sirve el aire, sirve el surco.
Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú;
donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú;
donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú.

Sé el que aparte la piedra del camino,
sé el que aparte el odio entre los corazones
y las dificultades del problema.

Existe la alegría de ser sano y de ser justo;
pero hay, sobre todo, la hermosa,
la inmensa alegría de servir.

¡Qué triste sería el mundo
si todo en él estuviera hecho,
si no hubiera rosal que plantar,
una empresa que acometer!

Que no te atraigan solamente los trabajos fáciles:
¡Es tan bello hacer lo que otros esquivan!

Pero no caigas en el error
de que sólo se hace mérito con los grandes trabajos;
hay pequeños servicios que son buenos servicios:
Adornar una mesa, ordenar unos libros, peinar una niña.
Aquél es el que critica, éste es el que destruye,
sé tú el que sirve.

El servir no es una faena de seres inferiores.
Dios, que da el fruto y la luz, sirve.
Pudiera llamársele así: El que sirve.
Y tiene sus ojos fijos en nuestras manos y nos pregunta cada día: ¿Serviste hoy? ¿A quién?
¿Al árbol? ¿A tu amigo? ¿A tu madre?”.








sábado, 4 de agosto de 2018

UNA ENTREVISTA IMAGINARIA DE 1969, SOBRE LOS JÓVENES Y LA LECTURA




UNA ENTREVISTA IMAGINARIA
DE 1969, SOBRE LOS JÓVENES Y LA LECTURA

©Giuseeppe Isgró C.


Entrevistado imaginario: Roberto Liberti.
Entrevistador: GIC.
FECHA: 17 de Enero de 1969.
Revisión y comentarios del Sr. Jo: 04/08/2008.

Cursaba el tercer año de bachillerado, en el Liceo Tomás Alfaro Calatraba, en la ciudad de Puerto La Cruz, Venezuela, reconocido como uno de los mejores de la zona Nor-oriental del país, con instalaciones, para la época realmente excelentes, en el Sector Los Cocos, adyacente al Paseo Colón, frente a la Bahía de Pozuelo, una de las más hermosas. El Liceo T.A.C., tenía, con seguridad, el mejor cuerpo de profesores, de la época. El facilitador de la Materia, el Castellano, era el Profesor Ramón Rodríguez Bello. Su oratoria, es una de las mejores que he tenido ocasión de admirar a lo largo de mi vida; el dominio del tema, realmente profundo, le imprimía, a sus clases, un carácter magistral. Era un auténtico aprendizaje integral, en cada una de sus clases. Sentado, como siempre ha sido mi costumbre, en primera fila, no perdía ni una palabra de la exposición. Por esa época, por los constantes ejercicios que practicaba sobre la atención plena, era capaz de repetir una clase, virtualmente completa, si el profesor lo hubiese solicitado, como, en efectos, una noche lo hizo el profesor de biología, cuando me pidió que le repitiese una clase sobre la anatomía del Saltamonte, que acababa de terminar.
Eran las vacaciones de diciembre, en 1968, y el prof. Rodríguez Bello encargó como tarea vacacional decembrina, un extenso trabajo sobre diversos temas del pensum, que me ocupó, desarrollarlo, un cuaderno completo, que siempre he conservado, por alguna razón. A lo largo de los años, en varias ocasiones, al topármelo, al hurgar en mi archivo antiguo, lo he vuelto a releer, con cierta emoción. Quizá porque me hace conocer mejor a aquel joven, que uno era, más de cerca. Al releer sus pensamientos, la forma de la caligrafía, el estilo de su prosa, el alcance de los enfoques, lo que ya sabía y lo inmenso más que ignoraba, permite vislumbrar los orígenes de dónde se comienza. Eso tiene un valor que solamente con el pasar de los años se aprecia; es una especie de reencuentro consigo mismo. Por eso es tan importante conservar las primeras creaciones del pensamiento, al margen de su mucho o poco valor. Denotan la propia realidad y es importante por sí misma. Esto, porque, con el tiempo, la mente se va centrando en nuevas páginas que la vida nos ofrece, pero, al releer las antiguas nos damos cuenta de que, para llegar a donde nos encontramos, tuvimos por pasar por la escritura de las más antiguas páginas de nuestra vida, que enunciaban las tendencias y los probables caminos que se habrían de recorrer en el futuro.
Por cierto, como un dato de gran interés para mi, en aquella época solía escribir poesías, de las cuales, en 1971 haría una selección, incluyendo unos pocos ensayos, que intitulé El Retorno a la Natura. El insigne locutor de la época, Antonio “Totoño” Lara, en su programa “Atardecer Poético”, a las 6,00 pm., de los domingos, por Radio Puerto La Cruz, con frecuencia recitaba una poesía mía. Recuerdo algunos títulos: Luz, Evolución, Poema a la comprensión, El retorno a la Natura, Las Rosas, Las lagrimas de un Payaso, Poema que la vida escribe, A ti que lento pasas y siempre estás presente, Poema a lo que existir no puede, entre tantos otros.
 Si en el día de hoy ya no escribo poesía, y lo hago en prosa, lo debo al prof. Rodríguez Bello que me orientó, o aconsejó, en este sentido. Ya no dejé de escribir en prosa, y únicamente, en raras ocasiones he escrito poesías, aunque la vena poética, si alguna vez se tuvo, jamás se pierde, ya que, de vez en cuando, vuelve a aparecer, o a florecer, en determinado grado.
Ahora, damos comienzo a la entrevista imaginaria, a la cual le hemos añadido, a la respuesta dada a cada pregunta, un comentario del Sr. Jo.
Señor Liberti, -dice GIC-, de antemano agradecemos su aceptación para realizar esta entrevista, pues, su opinión sobre temas de cultura en general –y la lectura como hábito de vida- es de gran interés para un inmenso número de personas.
I. GIC: Sr. Liberti, conocida es la rebeldía de los jóvenes a las normas, usos y costumbres, dogmas sociales arcaicos y atavismos, cuya manifestación tiende a remodelar estructuralmente la sociedad, Cree, usted, pues, que los jóvenes, en esa emancipación se preocupan por aumentar su capacidad cultural por medio de la lectura, o bien mantienen un nivel cultural bajo, o en otras palabras, leen mucho, o poco?
R.L.: Bien, GIC, gracias por su amable invitación; es una pregunta muy interesante la que usted me formula. Los jóvenes actuales, en sus acciones hacia la emancipación de esos dogmas sociales, o atavismos, que imperan en los usos y costumbres arcaicos, que es preciso trascender, y que usted menciona, realmente han demostrado deseos de superación y anhelos de resolver determinadas situaciones sociales, en cada época, y en la nuestra, también. Ya lo decía con acierto José Ingenieros: -“Jóvenes son los que no tienen complicidad con el pasado”. Empero, ese afán de abrir nuevos surcos debe estar imbuido por un ideal definido, de progreso, con anhelos de belleza en el vivir virtuosamente, con prudencia, fortaleza, templanza y prudencia.  Es preciso que “las mayorías”, orienten su preparación cultural por medio de amplias lecturas, subiéndose sobre hombros de gigantes, como decía Isaac Newton. De esta manera, se evita caer problemas análogos, y quizá de mayor magnitud, que aquellos en que incurrían los jóvenes de antaño. Ejemplos de estos jóvenes los tenemos en los hippies. En otras palabras, es preciso desarrollar la afición a la lectura para potenciar la visión del propio porvenir que trasciendan los límites actuales de percepción, comprensión y realización.
Comentario del Sr. Jo, 04 de agosto de 2018: En España, entre los años 2002 y 2006, conocí centenares de personas que se ufanaban que jamás habían leído un libro. Esto ocurrió en mis recorridos por muchísimas poblaciones de Andalucía. Una paradoja, ya que, en la misma Andalucía, conocí incontable número de jóvenes que son auténticos genios y personas de una extensa cultura, gracias a sus hábitos de lectores ávidos. Esto, pese a que muchos de ellos digan que únicamente leen autores españoles y algunos añaden: -“Y unos pocos autores latinoamericanos”, entre ellos, solían citar, invariablemente: Gabriel García Márquez, el más leído, Mario Vargas Llosa, Mario Benedetti, Isabel Allende, Ernesto Sábato, y Paulo Coelho. En cambio, pocos conocían a Alfonso Reyes, Amado Nervo, Arturo Uslar Pietri, Andrés Bello, por mencionar solamente unos pocos. Una tarde, un grupo de chavales le afirmaban al Sr. Jo que ellos únicamente leían a autores españoles, y él le preguntó: entonces, Homero, no te pertenece? Conoces a Alfonso X El Sabio? Algunos ignoraban quien era. Un lector que solamente lee autores de un solo país, seguramente, deja de leer la mayoría de los autores que debería conocer de su misma patria, ya que, para esa persona su mundo cultural gira, únicamente, en torno a unos pocos autores, que, en línea general, suelen ser, apenas, un puente, para ascender a otros de mayor envergadura y relieve. Los apegos inhiben la mente para ver en forma más amplía todo el acervo cultural que se encuentra a la disposición de todos, como una herencia patrimonio de la humanidad, y como un derecho y una obligación de leer, o estudiar. Los grandes autores han sido grandes lectores, y sus bibliotecas, superan, con creces, los diez mil volúmenes; caso contrario, su pensamiento jamás habría alcanzado la densidad que les caracteriza. Otro tanto ocurre con los libros de auto-ayuda: se han formado matrices de opiniones adversas hacia los libros de literatura estimulante. Sin embargo, son obras que amplían la visión y los horizontes existenciales. Suelen contener los métodos y las técnicas, el arte y la ciencia del éxito en todo lo que realiza el ser humano. Es preciso, conocer como los demás han superado las pruebas adversas de la vida, para descubrir las grandes oportunidades que ellas contenían en sí mismas, como fuente de experiencia y riqueza. Esto, porque las grandes crisis, además del inherente crecimiento personal que aportan, generan oportunidades de riqueza.
II. GIC: A qué atribuye usted, Sr. Liberti, esa falta de afición a la lectura, en algunas personas, mientras que otras, son ávidas lectoras?
R.L.: Al tener un joven tendencias o actividades que no se corresponden a ideales definidos, su existencia se desarrolla en un estado de inacción mental, estancándose en determinado estado, durante el cual se adormecen las facultades mentales; mientras permanecen adormecidas, la afición de la lectura es muy poca o nula. Sin embargo, quien logra vislumbrar el camino por cuya senda habrá de persistir el resto de su ciclo existencial, desea conocer lo que han logrado sus antecesores, recorriéndolo. Ese interés le motiva a leer biografías de personajes ilustres, las obras de ingenios de grandes triunfadores, científicos, economistas, artistas, pensadores, y tantos otros, para ampliar su propio bagaje y estar preparados para superar cada tramo del camino.
Comentario del Sr. Jo: Dante Alighieri, desde muy joven, leyó los clásicos griegos y latinos, que durante el oscurantismo medioeval se habían olvidado; igualmente hizo Giovanni Boccaccio y Francesco Petrarca, razón por lo cual, al dar nacimiento al Humanismo, en el siglo XIV, en Florencia, contribuyeron a recuperar un legado olvidado, de la cultura clásica, que desembocará en el Renacimiento italiano, en primeras instancias, y que, posteriormente, se extenderá por toda Europa. Dante, se ejercitaba en la traducción de los clásicos; igualmente, otro tanto hizo Marsilio Ficino, que tradujo a Hermes Trismegisto, Platón, Aristóteles, Plotino y tantos otros. La lectura de los clásicos da consistencia al propio pensamiento. Se, observa claramente en Salvatore Guasimodo: su estilo poético cultivado en elevado grado desde muy joven, con la lectura de los clásicos, le imprime, a su pensamiento, amplitud en las ideas y riqueza de contenido con agudeza penetrante en todo aquello en que centra su inteligencia.
III. GIC: Dado a que algunos leen poco, qué consecuencias cree usted que derivan de ello?
R.L.: La lectura es el medio por el cual cualquier persona aumenta su capacidad intelectual y mental, y además adquiere una visión más amplia de la vida. Entre quienes no leen, las ochenta o más millones de células o neuronas que conforman su cerebro, -y los centros direccionales inherentes de su mente-, se atrofian, adormeciéndose las facultades intelectuales, teniendo, por ende, la persona en cuestión, menor capacidad y visión para lograr una superación exitosa en la sociedad en que vive.
Comentario del Sr. Jo: Las lecturas amplias y variadas constituyen ventanas que se abren en un radio de 360 grados, que permite ver lo que existe a nuestro alrededor, es decir: percibirlo, comprenderlo y realizar lo inherente. Es preciso realizar el cultivo del propio ser por medio de la lectura de ensayistas modernos, los poetas contemporáneos de nuestra patria y a nivel mundial, las biografías de los seres trascendentales, que nos colocan en contacto con sus inquietudes, las vicisitudes de la vida que afrontaron y como las transmutaron en fortalezas. Luego, la lectura de las obras de los grandes pensadores de todo país y época, nos inserta en la gran conversación universal, permitiendo que se conozca lo que pensaron las grandes mentes, en toda época y hacia donde tiende el progreso de la humanidad. Ese conocimiento permite tomar las riendas de la propia vida, eligiendo el rumbo, conscientemente, hacia el que queremos orientar la propia existencia y nuestras realizaciones personales. La Odisea, de Homero, la Apología de Sócrates, y el Fedon, de Platón, la Ética y la Poética, de Aristóteles, los Caracteres, de Teofrasto, las Vidas Paralelas, de Plutarco, las Eneadas, de Plotino, los Tratados Morales de Séneca y Cicerón, el Quijote, de Cervantes, los Miserables, de Víctor Hugo, el Libro de los Espíritus, de Allan Kardec, el Manual del Aprendiz, de Aldo Lavagnini, la Incógnita del Hombre, de Alexis Carel, las Crisis Espirituales del Hombre, de Paúl Brunton, las Fuerzas Morales, de José Ingenieros y las leyes del Éxito, de Napoleón Hill, son obras cuyas lecturas transforman vidas.
IV. Cree usted, Sr. Liberti, que en los momentos actuales el índice de jóvenes que leen es superior o inferior, y de qué medios, además, disponen ellos para aumentar sus alcances de lecturas?
R.L.: A raíz de la emancipación de que se hablaba al inicio, y paralelamente a los jóvenes que en los momentos actuales se han constituido en un problema para la sociedad, como son los hippies, los inadaptados juveniles y otros, hay un numeroso grupo de jóvenes con ideales definidos cuyo índice de lectura es muy amplio y supera el de los jóvenes de años anteriores. A este grupo, gradualmente, se adhieren otros, aumentando cada vez más el flujo de los que leen; además, existen hoy en día, muchas oportunidades de estudios antes inexistentes, programas culturales y campañas realizadas por Editoriales cuyo fin principal es poner al alcance de todos libros de reconocidos autores, y esto, pues, permite a todos aumentar sus medios de lecturas.  Además, las exigencias de la sociedad son cada vez mayores, involucrando la necesidad de que los jóvenes lean más: Auto-ayuda, economía, ciencia, psicología, Derecho, los clásicos de toda época y país, la gerencia moderna, el arte, los ensayos de los grandes pensadores, la historia, los clásicos, la poesía, la historia, entre tantos otros temas más.
Comentario del Sr. Jo: Félix Vargas Chacón, en su obra: 40 años en el delito, cuenta como la lectura de Las fuerzas Morales y el Hombre Mediocre, de José Ingenieros, tuvieron la fuerza y la virtud, de ayudarle a rehabilitarse, comenzando a vivir una vida virtuosa. Sin duda, por el nivel de personajes con quien llegó a tratar, en su vida, debía ser poseedor de un Espíritu para nada vulgar, aunque haya transcurrido una vida por sendas inadecuadas. Empero, el mensaje moral de ese gran maestro italo-argentino, José Ingenieros, tuvieron el inmenso influjo de ubicarlo en el recto camino. Incontable número de personas han enriquecido integralmente sus vidas leyendo la obra: Piense y Hágase Rico, de Napoleón Hill, o El Nuevo arte de vivir, o El Poder del pensamiento positivo, de Norman Vincent Peale, o Todo es posible, o Usted puede convertirse en la persona que desea ser, de Robert Schuller, o las Fábulas de Esopo, que transformaron la vida de Abraham Lincoln, o Viaje hacia la Vida, y las fábulas intituladas: Una volta…in qualche luogo…, de Giovanni Mastromonaco, que presentan una enseñanza que habrá de influir en un sinnúmero de jóvenes de generaciones futuras, o Los mandamientos del Abogado, de Eduardo J, Couture, o el Alma de la Toga, de Ángel Osorio, que tanto han inspirado a diversas generaciones de juristas. Simón Bolívar, es un ejemplo vivo de cómo sus tempranas lecturas de Las Vidas Paralelas, de Plutarco, e incontables otras, maduró su pensamiento de estadista a nivel de genio incomparable; José Antonio Páez, desde sus tempranas lecturas, en el libro El método de los Palotes, del prof. Palomares, cuya síntesis de pensamiento esencial de los grandes autores griegos y latinos, entre tantas otras obras, desde la Ilíada y la Odisea, de Homero, como es fácil deducir de su extensa visión y cultura, como lo denota su Autobiografía, clásico continental, son ejemplos vivos de el influjo modelador de la lectura.
V. GIC: Qué podría referirnos usted, Sr. Liberti, de su evolución personal en el campo de la cultura?
R.L.: Al igual que muchos jóvenes, me inicié leyendo suplementos (Comic) y novelas del Oeste americano, en gran cantidad, un promedio de tres diarias, de autores como Marcial La Fuente Estefanía, Zane Grey, C. Torres, Silver Kane, entre tantos otros. Todas ellas tenían algunas características comunes: Héroes profesionales en un ambiente de poca cultura, gente con valores morales acentuados, en un oeste americano donde imperaba de todo, y el reflejo constante de cómo la justicia y el bien, triunfaban siempre, que fueron para mí un buen comienzo para despertar el anhelo, antes de dos años, de leer obras más densas. Luego pasé a leer buenos autores como Alexis Carrel, José Ingenieros, Amado Nervo, Confucio, Paul de Kruif, etc. Sabe quien estimuló en mi el ideal de la cultura, en mayor grado, en los inicios? Una mujer de edad avanzada, aparentemente de poca cultura y humilde, pero de cuya capacidad intelectual guardaría memorable recuerdo en mi mente. Conocía las obras de Amado Nervo ampliamente; siempre recitaba el poema que Nervo escribió a Kempis, de gran influjo motivador; conocía algunos autores teósofos, las obras de Allan Kardec, y una gran experiencia adquirida en la faena diaria de la Universidad de la vida. Era una fuente constante de entusiasmo y optimismo, que solamente se pueden desarrollar alimentando el Espíritu con la lectura de obras de eminentes autores.
Comentario del Sr. Jo: Lo importante es comenzar a leer, dando el primer paso; el gusto y la exigencia se van despertando gradualmente, a medida que se perfecciona y se anhelan manjares más exquisitos. El cuerpo y la mente quieren más de lo que se le da, es un axioma universal. Es como un ascenso a la colina; mientras más se asciende más lejos se ve y se van descubriendo otros autores. De cada autor que agrada, se desea leer todo lo que ha escrito y se van rastreando sus obras. La vida de Benjamín Franklin, su autobiografía y su libro El hombre de bien vivir, ejercieron gran influencia en mi vida desde temprana edad. Ralph Waldo Emerson, Tomás Carlyle, Lao Tse, Confucio, León Denis, H. Anmoreca, Paúl C. Jagot, Hermann Hesse, G. P. Nepomniasky, Sidharta Gautama, Amalia Domingo Soler, Allan Kardec, Madame Blavasky, C. Jinarajadasa, Peter Drucker, Dion de Prusa, Homero, La Bruyere, e incontables otros, fueron siendo mis compañeros en tiempos de ocio creativo, diariamente.
VI.: GIC: En conclusión, qué soluciones o recomendaciones sugeriría usted a los jóvenes de todas las edades, para obtener afición al estudio y éste a su vez logre estimularle al logro de una mayor cultura?
R.L.: Lo más importante, y fundamental, en la vida de toda persona, es la existencia de un ideal: un recto propósito existencial que funja de faro que ilumine el camino y señale el norte de la propia vida, y los demás linderos dentro de los cuales es preciso ceñir los pensamientos, los sentimientos, las palabras y las acciones. Visualizar el ideal es lo primero que los jóvenes precisan hacer; luego, trazarse una meta de acuerdo a ese ideal, que contenga objetivos a corto, mediano, largo y macro plazo. Dado que todo ideal, para su culminación exitosa exige preparación, esa necesidad es la que llevará a los jóvenes a leer más; y como lo que se lee es sobre lo que más agrada, pues armoniza con nuestro ideal, gradualmente va naciendo el amor a la lectura y a una mayor cultura.
Comentario del Sr. Jo: La necesidad abre el camino y el entusiasmo genera el poder para recorrerlo. Es preciso dar el primer paso: La lectura de diez mil libros empieza leyendo el primero; luego es cuestión de hábito. Una vez que se despierta la pasión por la lectura, esa fuerza interior, el anhelo de conocer, activa la voluntad para una búsqueda incansable ya se convertirá en una actividad incesante ad infinitum. Mientras más se lea, más se querrá leer, y más fácil resultará. Con el tiempo, se va siendo más exigente con lo que se lee, y más que cantidad, lo que se anhela es la calidad. Leer pasará a ser como un alimento indispensable cada día; y lo que se lee inducirá a una meditación constante sobre los más diversos temas existenciales, para encontrarle un significado a la vida, una razón de ser a todo. Solo de esta manera se podrá vivir una vida con sentido, conscientemente, con dominio de los sentimientos, con conciencia clara de los valores universales y de las leyes cósmicas que rigen todo, y que se encuentran en la propia conciencia. Al final, lo importante de todo, se aprende a leer en el libro de la vida y a descubrir el sino de los tiempos, el alfa y el omega, la razón y el por qué de todas las cosas esenciales en un universo en eterna expansión creadora, sin límites y estancamiento de ningunas especies. Se aprende a no apegarse a nada, para permitir que fluya, en la propia vida, todo lo que la inteligencia infinita tiene dispuesto que fluya en abundancia en la eterna primavera de la vida.
La conexión con la fuente universal, desde el propio centro vital, permiten leer en la propia conciencia, con el lenguaje de los sentimientos de los valores universales que utiliza el Gran Pedagogo, la Gran Verdad, en el eterno ahora. El maestro es el Creador Universal, la enseñanza: lo sabiduría de los valores universales, que se va escribiendo en el libro de la conciencia con materiales eternos e indestructibles. Nos percataremos, oportunamente, que todo lo poseemos ya, en estado de potencialidad infinita. Solamente nos falta la experiencia para percibirla; las necesidades permiten aflorar el poder creador potencialmente infinito que poseemos, en magnitud equivalentes a las pruebas afrontadas, que a su vez, hará aflorar el conocimiento del qué, del cómo, del quién, del cuándo, del dónde, del cuánto y del por qué. La experiencia es la expresión gradual de la eterna sabiduría, que se manifiesta como aptitud y actitud, como carácter e inteligencia; como conciencia cósmica.
Adelante.


PD: Sr. Jo, es un pseudónimo de Giuseppe Isgró C.