sábado, 19 de abril de 2014

VOLUNTAD Y LIBRE ALBEDRÍO


VOLUNTAD Y LIBRE ALBEDRÍO
 (602)

Giuseppe Isgró C.


Qué debemos entender cuando se dice que los animales progresan por una causa independiente de su voluntad y de que no existe para ellos la expiación?
Tanto la respuesta como la pregunta, cada una contempla dos vertientes, y entre ambas, tres aspectos diferentes: la voluntad como atributo del Espíritu en cualesquiera de sus variantes; el libre albedrío, atributo paralelo al de la voluntad, es decir, si posee voluntad para hacer o dejar de hacer algo, es porque puede elegir una de las dos cosas, y la voluntad respalda la elección, en uno u otro sentido.
Nosotros vemos como todos los seres, o elementos, en los cuatro reinos naturales están dotados de Espíritu, con individualidad propia e independiente, con atributos que les son inherentes, entre ellos la voluntad y el libre albedrío.
En todas las expresiones de vida, en los cuatro reinos naturales, observamos como la voluntad de vivir lleva a cada especie o elementos a los más rigurosos actos de la voluntad, que denotan ser inteligentes y volitivos. Vemos a unos individuos de una especie u otra, más hermosos, inteligentes, hábiles y resistentes que otros, lo cual indica un adelanto de unos sobre los otros.
En las luchas que afrontan, los machos, en algunas especies animales, denotan la voluntad de unos de sobreponerse, a los otros, en la conquista de la hembra.
Los animales adiestrados, son susceptibles de realizar proezas que van más allá en habilidades de quienes carezcan de este entrenamiento. Evidentemente, unos serán más hábiles que otros, dependiendo de su aprendizaje, lo cual permite percibir que unos, por las causas que fueren, pueden adelantar a otros, en progreso, al igual que los seres humanos.
Dado que hay especies domésticas y otras en estado salvaje, unos estarán más sujetos que los otros a la voluntad ajena, y condicionados a las limitaciones que les son impuestas por los seres humanos que les crían, en el caso de los primeros.
Mientras que, los que viven en estado natural, se rigen en sus modos de vida, por su libre albedrío y voluntad, en cuanto a los libres actos que ejecutan, en los cuales su autonomía se desenvuelve sin la inherencia de los seres humanos.
También, entre los que viven en estado de libertad, unos progresan más que otros. Empero, cada especie denota estar dotada para una función especial y se rige por leyes naturales, de las cuales parecieran estar más conscientes que los seres humanos, obedeciéndolas más fielmente.
En todos sus actos demuestran sentimientos de análoga naturaleza que los de los seres humanos y conductas que les son semejantes. Se ocupan de la crianza de los hijos al igual que los humanos, los defienden de los peligros, en semejante modo; y regresan a casa, aun cuando alguien pudiese habérselos llevado lejos, en el caso de los domésticos, en demostración de su afectos a los dueños de la casa o de su apego, o identificación con el hábitat en que se criaron, o en demostración de su sentido de pertenencia.
En el caso de los salvajes, éstos, aun cuando se alejan por las razones que fueran, como lo es la búsqueda de alimentos, de agua, de parejas para aparearse, siempre vuelven a los lugares en que la naturaleza pareciera haberle destinado, según la época del año, estación o temporada, recorriendo distancias enormes, con un sentido de la orientación, admirable. Pareciera que sus facultades espirituales se encuentran en un estado de libre desenvolvimiento que les permite percibir, espiritualmente, cosas que los humanos, para poder hacerlo, requerirían entrenamiento especial, y aun así, los animales, en muchos casos, les son superiores.
Es posible, también, que, desde la dimensión espiritual, los maestros de la creación, o los Espíritus guías de la naturaleza, según la especie a su cargo, se ocupen de orientarle o dirigirle, casos éstos en los cuales, las dos vertientes de la respuesta dada a la pregunta, como son: la primera, cuando quien la otorga, expresa: -“Por una causa que les es independiente”; esta causa que les es independiente seria, en primer lugar, las leyes naturales que rigen a cada especie, cuya conciencia imperturbada de ellos, les permite cumplirlas con mayor exactitud que los seres humanos. Además de las leyes naturales antes referidas, estaría la dirección grupal por los Espíritus guías a cuyo cargo se encuentra cada especie, y la mejor interrelación entre los Espíritus de cada especie, que les permite recibir la asistencia espiritual directa, facilitándole el aprendizaje, la comunicación intuitiva e inspirativa, el desdoblamiento y otras extensa gama de facultades ejecutadas libremente, que les dan una mayor autonomía y capacidad de percepción, cuyo conocimiento, y capacidad de hacer o dejar de hacer, trasciende el libre albedrío, la voluntad, y la capacidad de razonamiento por la lógica inductiva y deductiva.
Es decir: los animales, fruto de la percepción intuitiva o inspirativa, simplemente saben y actúan en consecuencia; lo que saben por inspiración, lo ejecutan con conciencia de la guía que reciben.
Esto, lógicamente, parecería ir más allá de la voluntad y del libre albedrío, ya que constituyen facultades que ejercitan libremente y les ayudan a cumplir las funciones que les asignó la naturaleza y a satisfacer sus necesidades, y de una manera natural, el grupo va avanzando paralelamente, en armonía grupal, es decir, todos, simultáneamente, a un determinado momento, progresan en forma pareja, habiendo poco margen para los extremos.

La segunda vertiente, en cambio, cuando expresa: “por cuanto no existe para ellos la expiación”, qué significa? Los animales no están sujetos a le ley de la justicia divina, a la de compensación, a la de igualdad, a la ley de la afinidad, la de la evolución, entre otras? Pareciera improbable, por cuanto todos los seres, en los cuatro reinos naturales, se encuentran sometidos al cumplimiento de la ley cósmica, siendo ésta sustentada por los valores universales en su totalidad.
Las diferentes demostraciones, en cada especie, denota este cumplimiento de la les naturales. Lo que pareciera ocurrir, es que, en los cuatro reinos naturales, cada una de las especies, cumple mejor que los seres humanos las respectivas leyes que les son inherentes, razón por la cual, son menos susceptibles de sufrir expiaciones al igual que lo suelen hacer los integrantes del género humano. Es casi seguro, que los animales recuerdan con facilidad sus vidas anteriores, no teniendo, la naturaleza, ningún motivo para restringirle el recuerdo, ya que los que conservan carecen de elementos perturbadores como en el caso de los humanos, que, por bondad divina, se le restringe, ya que ningún ser humano normal soportaría determinados recuerdos de existencias pasadas, significando una carga que trastornaría el progreso humano.
De lo anterior concluimos: Cada especie, en los cuatro reinos naturales, está regida por una programación grupal, con determinadas leyes naturales que les son inherentes, por lo cual, dentro de los objetivos existenciales, sus funciones son cumplidas sin aparente uso del libre albedrío y de la voluntad individual, lo cual, en cuanto a causa ajena a la voluntad de cada especie, es cierto, cumpliendo, cada quien, individualmente, los objetivos que les son inherentes.
Empero, en el ejercicio individual de esas funciones comunes que les son asignadas, cada especie, voluntariamente cumple sus funciones y existe un progreso individual cuyo mérito les es inherente a cada quien, individualmente. Por su docilidad a las leyes naturales, en línea general, cada miembro, en su respectiva especie, vive en armonía con la naturaleza; empero, muchas de las vicisitudes que les son propias, las afrontan en análoga forma, en muchos casos, a las de los seres humanos. -Quedaría por estudiar, más profundamente, cuál sería la diferencia de la aplicación de la ley del karma en los casos inherentes a los animales, a los vegetales y a los minerales. Un tema abierto para todos.





VIVIR DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DE DIOS


VIVIR DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DE DIOS

©Giuseppe Isgró C.

  
Vivir de acuerdo con la voluntad del Creador Universal implica hacerlo según los valores universales, los cuales representan a los principios y las leyes divinas y constituyen los sentidos cósmicos del ser humano para guiarlo en todas sus actuaciones, cuya aplicación significa la práctica de todas las virtudes. Dichos valores son, entre otros, el amor, la sabiduría, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la fortaleza, la templanza, la belleza, la bondad, el altruismo y un largo etcétera.
La vida universal –en las muchas “moradas” a que hacía referencia el hermano Jesús de Nazareth-, y su desenvolvimiento en el Planeta Tierra, se lleva a cabo mediante un plan de evolución claramente definido para cada mundo y por etapas, en las cuales, cada ser presta su concurso, a la vez como un medio de progreso como si fuese una escuela, como en efectos lo es.
Cada persona, dentro de ese esquema cósmico, -en un momento dado-, le toca desarrollar el rol que le corresponde de acuerdo a  su suma existencial o karma y de acuerdo a la Ley de justicia divina.
Los Maestros que dirigen los planes del Planeta, saben, en cada etapa, lo que más le conviene a cada persona, como medio de avance en su evolución y en las recíprocas compensaciones que debe llevar a cabo con un gran número de personas. Conocen cual es la misión que le toca de acuerdo al plan divino y sobre todo, previa aprobación de los Regidores cósmicos, la misma persona, antes de encarnar prepara un plan de vida que le es aprobado o reformulado en forma realista, por lo cual, cumplir con la voluntad divina es hacerlo con el plan de vida que se ha trazado en los planos espirituales, previamente a su última encarnación.
Los guías espirituales orientan, a cada ser, mediante inspiraciones que es lo que debe hacer, por lo cual, armonizar con esos propósitos cósmicos y los planes trazados a nivel espiritual, es la manera de ir directamente en sentido de la propia meta, realizando los objetivos que en cada etapa corresponden.
Significa que, en cada acción, hay que cerciorarse de que se cumplen los parámetros de los valores universales de manera que se deje de generar nuevas obligaciones kármicas e ir compensando los compromisos anteriores para quedar libre de ataduras.
Vivir de acuerdo a la voluntad divina implica cooperar en la gran obra universal y colectiva, prestando el propio concurso en la formación del bien común, dando, generosamente, para poder recibir las respectivas compensaciones o reciprocidades. En la balanza cósmica mientras más se dé más se recibe; cada acto tiene en sí mismo su propia compensación y salario cósmico.
Implica cumplir tres de los múltiples deberes del ser humano: el primero con El Creador Universal, el segundo con la sociedad y el tercero consigo mismo y con su familia.

Adelante.




lunes, 14 de abril de 2014

18. Penetrará el ser humano, un día, el misterio de las cosas, que ahora le están ocultas?



18.  Penetrará el ser humano, un día, el misterio de las cosas, que ahora le están ocultas?

–“Los ojos se le abren al mismo tiempo que él se purifica; pero, para comprender algunas cosas, necesita facultades que todavía no posee”-.

Allan Kardec



COMENTARIO EXEGÉTICO 18:

Giuseppe Isgró C.




El Espíritu está dotado de un poder potencialmente infinito, expresado en dos vertientes: la primera, de percepción del conocimiento; la segunda, de acción creadora.

Cuando en la primera parte de la respuesta se indica: –“Los ojos se le abren al mismo tiempo que él se purifica”, el estado de purificación de la persona, implicaría una depuración de su Espíritu en los asuntos “materiales” de la existencia, sensibilizando su ser en las cosas elevadas de la vida. Centrando su atención en las preguntas que inquietan su conciencia, se les abren los ojos de la comprensión intuitiva, e inspirativa, que le permiten percibir la información que precisa, sabiendo lo que quiere saber.

Esto implica descentrar la atención del ego, de los sentidos físicos, de la lógica inductiva y deductiva, emancipándose de la conciencia objetiva para acceder a la visión espiritual, a un nivel de conciencia trascendental. La segunda parte de la respuesta, expresa: “pero, para comprender algunas cosas, necesita facultades que todavía no posee”- Preguntamos: “Facultades que todavía no posee”, o, que no posee, todavía, desarrolladas? Recordemos que el Espíritu se encuentra dotado de los mismos atributos divinos del Creador Universal, en estado potencial.

Esto quiere decir que posee, exactamente, todas las facultades que les son inherentes al Creador, pero, en estado potencial, que, eternamente habrá de desarrollar.

En este desarrollo eterno, irá percibiendo, gradualmente, en la medida en que se purifica, y desarrolla sus atributos divinos, todo el conocimiento del cual perciba su ignorancia, en un momento dado.


Es decir, la conciencia de lo que ignora, le irá creando el molde que expresará el respectivo conocimiento, y la fuerza creadora inherente, que precisa en ese estado evolutivo.

domingo, 13 de abril de 2014

17. PUEDE, EL SER HUMANO, CONOCER EL PRINCIPIO DE LAS COSAS?



17. Puede, el ser humano, conocer el principio de las cosas?
–“No. Dios no permite que se le descubra todo aquí abajo”-.
Allan Kardec

COMENTARIO EXEGÉTICO 17

GIUSEPPE ISGRÓ C.


Evidentemente, los seres de los cuatro reinos naturales, jamás podrán agotar la totalidad de la fuente universal que constituye tanto el universo, en sí, como el Supremo Hacedor, como causa primera de todo lo existente.
Es decir, ni aquí abajo, entendido como la dimensión física de la vida, ni en la dimensión espiritual, podrá ninguno de los seres absorber el Todo, relativo al Principio de las cosas.
El Principio de las cosas, lo hemos delineado en sus aspectos generales. Ciertamente, la percepción de que cada Espíritu de los cuatro reinos naturales es una emanación a la conciencia individual, permite descifrar gran número de enigmas en el universo.
Empero, para llegar a absorber la totalidad de lo que, como atributos divinos, valores universales y ley cósmica, posee desarrollados en todas las vertientes y variantes, el Ser Universal, transcurrirá toda la eternidad y jamás la agotará, ya que, siempre encontrará un más allá.
Pero, esa es la función de cada ser en los cuatro reinos naturales: Cooperar en la expansión de la Creación. En la medida que más avanza en la espiral evolutiva, percibe en mayor grado, y en nuevos niveles, conocimientos de cómo realizar facetas más avanzadas de la Gran Obra.
De qué sirve tratar de abarcar el Todo cuando nuestra misión es comprender lo inmediato, para resolver los enigmas que nos ocupan en todos los ámbitos de las ciencias, de las filosofías y de las artes?
Sin embargo, en nuestra realidad inmediata, el conocimiento de nuestra naturaleza humana, y el de los demás seres de los restantes reinos naturales, permite regirnos adecuadamente para resolver, positivamente, lo que es sometido a nuestro análisis.
El conocimiento de nuestros atributos divinos, valores universales, contribuye a compenetrarnos con los parámetros dentro de los cuales precisamos mantener nuestra conducta.
Iniciando nuestra labor por la senda justa del progreso universal, nos propondremos, en cada etapa, nuevos objetivos de realización espiritual, en un proceso que se denomina: La eterna polarización.
Si el ser humano, o cualquier ser de los cuatro reinos naturales, se planteara, o percibiera un objetivo de conocimiento en grado infinito, por su capacidad potencialmente infinita de conocer, y de realizar, sería capaz de obtener ese conocimiento, aunque en su búsqueda tuviese que trabajar toda la eternidad para lograrlo.
Empero, como el poder potencial que posee es de la misma índole que el del Creador, sería capaz de satisfacer su necesidad en tiempo oportuno, de acuerdo con la ley de causa y efecto.
En teoría, esa capacidad de autosatisfacción de conocimiento sería en forma instantánea a nivel de conciencia perceptiva. Pero, él ignora que tiene esa capacidad de conocer al instante, ya que, en su esencia, posee todo el conocimiento del Ser Universal en sí mismo. Empero, aun percibiendo la realidad, por grados, le faltaría, todavía, la experiencia práctica de ese conocimiento.
El ser humano jamás podrá expresar un conocimiento, o el poder para realizar cualquier objetivo concebido, o la solución o satisfacción de toda necesidad que experimente, si no tiene, antes, la conciencia de esa necesidad. Es lo que se conoce como Docta Ignorancia y/o el Poder de la conciencia de la Ignorancia.
Tan pronto adquiera conciencia de cualquier necesidad, instantáneamente manifiesta tanto el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto, y del por qué, así como el poder realizador equivalente, y en ese mismo grado de conciencia perceptiva de la necesidad. ESTO ES, SE ENTIENDE, A NIVEL MENTAL, o espiritual. Pero, aún, en la dimensión de la manifestación física, precisará el tiempo suficiente para expresar el resultado práctico, efectivo, como experiencia de vida, para que ese conocimiento, o realización, tenga autenticidad y valor, y desarrolle la aptitud inherente, y equivalente, en cada ser, según se trate.
Dada la poco probable posibilidad de que el ser humano, en su estado de potencialidad, adquiera conciencia, en forma instantánea de la totalidad de lo que ignora, en un momento dado, en todos los grados que ignora que desconoce, dejará de expresar tanto el conocimiento como el poder realizador.
En la medida en que, por grados, en la eterna polarización, vaya adquiriendo conciencia de determinadas necesidades y/o ignorancias, expresará, simultáneamente, el respectivo conocimiento y grado de poder realizador.



Revisado y ampliado: 28-01-2014.

viernes, 4 de abril de 2014

VERDAD UNIVERSAL 1


VERDAD UNIVERSAL 1

©Giuseppe Isgró C.


1.  Quién es Dios?
-“Dios es la suprema inteligencia,
 la causa primera de todas las cosas”-.
Allan Kardec



En la primera edición de El Libro de los Espíritus la pregunta se formula tal como la hemos traducido desde la edición italiana, es decir: Quién es Dios?, en vez de: Qué es Dios, como se modificó en la segunda edición francesa y en todas las versiones a partir de entonces. Cuál de las dos formas es más acertada?
Estimamos que ambos enfoques de preguntas son correctos, empero, la respuesta: -“Dios es la suprema inteligencia, la causa primera de todas las cosas”-, correspondería mejor a lo que es Dios. Ahora bien: “la suprema inteligencia” es un atributo que alguien posee; quién es ese alguien? Ese alguien es Dios. Entonces la respuesta a la pregunta: Quién es Dios?, debería ser: Dios, es el Ser Universal que posee la suprema inteligencia, y constituye, al mismo tiempo, la causa primera de todas las cosas-.
Como suprema inteligencia ha contemplado todas las variantes habidas y por haber en el eterno presente, sin límites de ninguna naturaleza.
Como causa primera de todas las cosas, constituye la fuente de donde emanan a la Conciencia, en un momento dado, todos los Espíritus de todos los seres en los cuatro reinos de la naturaleza, con individualidad claramente demarcada y con unos atributos que se corresponden, en forma análoga, a los atributos divinos poseídos por el mismo Ser Universal. En este caso tendríamos Seres individuales y un Ser Universal, formando una Unidad perfecta e indisoluble.
Fueron creados esos seres individuales o siempre han estado en la fuente, y en un dado momento han emergido a la conciencia? Esto derivado de que la vida no se crea ni se destruye, simplemente existe. Emana a la Conciencia, en cada uno de los cuatro reinos naturales con una misión específica y en calidad de ejecutores de la Voluntad del Ser Universal. El Ser Universal es el anhelo de ser, mientras que los seres individuales, -en los cuatro reinos- constituyen los ejecutores de dicha voluntad en todos los planos existenciales, en el eterno ahora.
La Conciencia de un Espíritu como ser individual, en los cuatro reinos naturales, nos aportaría la explicación de la creación de las formas materiales de la vida en todos los planos de expresión, así como de la creación de los mundos, su desarrollo y extinción, en incontables ciclos, los cuales, gradualmente, iremos analizando, buscando la percepción intuitiva más que la percepción objetiva o razonamiento intelectual, lógicamente limitado. Es preciso centrar la atención en este enfoque para ir expandiendo la conciencia al respecto y la gradual percepción o darse cuenta de la realidad, siempre en expansión ilimitada.
La Unicidad del Ser Universal; hay un solo Dios. Pese a su emanación a la conciencia individual desde el Ser Universal, los seres individuales siguen conformando la Unidad con Él. La citada emanación a la conciencia individual les faculta con el libre albedrío, y les dota, simultáneamente, con los mismos atributos del Ser Universal, los cuales se corresponden con los valores universales. Además, cada ser individual, en los cuatro reinos naturales, está dotado de una conciencia que constituye una réplica exacta de la del Creador, por medio de la cual los seres individuales y el Ser Universal se comunican entre sí.
(Observación del día: 09-03-2014: El lenguaje mediante el cual se realiza esta comunicación -recíproca, es decir, en ambos sentidos-, es el de los sentimientos análogos a los valores universales. También, otro medio de comunicación utilizado, es el de la fuerza de empuje -expresión de la energía creadora, -por inspiración energética, y/o entusiasmo, que los antiguos denominaban DIOS DENTRO DE SÍ (En Zeus)-, y por la fuerza de bloqueo, que induce a la quietud creadora. Ambas formas de expresión de fuerzas, permiten a la persona estar en el lugar adecuado, haciendo la cosa correcta, en el momento oportuno. Por supuesto que, esta forma de comunicación mediante los sentimientos de los valores universales, (en ambas polaridades), expresados en la conciencia, -capacidad perceptiva-realizadora de cada ser en los cuatro reinos naturales: humano, animal, vegetal y mineral-, y por la fuerza de empuje y la de bloqueo, se realiza entre los espíritus, en la interrelación constante, entre ambas dimensiones: la física y la espiritual, en sentido figurado, ya que, en esencia, existe una sola dimensión en la ecología mental: la espiritual, o del Espíritu: en unos casos en estado de encarnado, y en otros, de desencarnado, en interacción constante a nivel objetivo y subjetivo.)
Cuáles son esos atributos divinos -expresados como valores universales y/o sentidos cósmicos-, que los seres poseen en forma análoga a los del Ser Universal, en los cuatro reinos de la naturaleza, es decir: el humano, el animal, el vegetal y el mineral? Este es un objetivo de investigación.
Cuáles son los nombres divinos del Ser Universal, que analizándolos, o meditando sobre ellos, constantemente, permitan percibirle y conocerle? Se sugiere investigar los nombres que se le asignan a Dios en el Sufismo y en cualesquiera otras fuentes que se desee.
Evidentemente, conociendo los atributos divinos, -valores universales-, en su totalidad, o en parte, gradualmente, cada quien puede adquirir conciencia de ÉL, de acuerdo al propio nivel evolutivo.


jueves, 3 de abril de 2014

UN ARTE DE LA GRATITUD


UN ARTE DE LA GRATITUD

©Giuseppe Isgró C.


A Kabir, le costaba aceptar que los peces, en el mar, pudiesen tener sed.
Y, qué es lo que ocurre con el ser humano? En un entorno que lo contiene todo, anhela lo que, teniéndolo en abundancia, deja de verlo, y aún cuando no tiene nada de que quejarse, se queja de que no hay nada de que quejarse, y de que, se encuentra aburrido (a).
La botella medio llena, y la medio vacía: Cómo la vemos? Es el mejor indicador de la mentalidad positiva, o lo contrario.
La gratitud es la clave esencial. Esta mañana no hay café? Pero, hay agua? Demos gracias por lo que hay. Es una cuestión de actitud mental; de expectativas.
Joseph B. Rhine, descubrió, en su laboratorio de Parapsicología, entre 1928-1932, que gran número de personas alteraban los resultados mínimos que debían obtener, en las pruebas de Percepción extrasensorial y en las de Psicoquinesia, por efectos estadísticos, aun cuando no poseyeran facultades desarrolladas.
Eso le llamó la atención a Rhine y su equipo. Percibió que se trataba de cuestión de perspectivas. Tenían la facultad desarrollada, pero en polaridad inversa, es decir: Negativa.
Esas personas no creían que pudiesen tener aciertos en las pruebas con las cartas Zener, o en las de Psicoquinesia, mediante el lanzamiento de los dados, en Laboratorio experimental.
De los cinco aciertos mínimos que toda persona, sin desarrollo de sus facultades, debían tener, en un ciclo de 25 pruebas, lograban cuatro, tres, y algunas veces, ni eso, como resultado.
Los investigadores detectaron que los sujetos de experimentación alteraban los resultados por sus expectativas negativas; éstas siempre se cumplen, en positivo, o en negativo.
Si se cree que se puede, se puede; si se cree que no se puede, no se puede. As{i de simple. Siempre se tendrá la razón.
El buen "quejón", -o la buena "quejona"-, si mirara bien, tiene todo para ser feliz; y podría ser feliz con solamente cambiar de actitud mental negativa, a positiva.
La mente sólo puede albergar una índole de pensamientos y sentimientos: positivos o negativos; los unos expulsan de la mente, y de la conciencia, a los de índole opuesta.
Anotemos en una libreta, para revisarlas con frecuencia, cien cosas por las cuales dar gracias a la vida. Con este solo ejercicio, activaremos la ley de atracción, y la de repulsión: Atraeremos cosas análogas, y repeleremos, todo lo que sea contrario, como un escudo protector.
Es preciso recordar que se tiene  vida, salud, familia, amigos, trabajo, conocimientos, un entorno propicio y oportunidades escondidas en las situaciones que se afrontan.
Recordemos los éxitos pasados, por grandes o pequeños que sean; al volver a visualizarlos en la pantalla mental, la fuerza de atracción de las imágenes inherentes, atraerán nuevos éxitos de análoga naturaleza.
Es necesario mirar las cosas hermosas de la vida y ayudar a otros a encontrar lo que anhelan. Con solo eso, comenzarán a fluir las cosas que anhelamos, en nuestra vida.
Expresar más amor, más servicio, más amistad, más tolerancia, más perdón, más justicia en nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y actos, y realizar estudios integrales que mejoren la propia visión existencial, optimizan el propio trabajo, y permite un mejor servicio en bien de todos.
Conectemos con la Divinidad interior, y desde ésta con la Divinidad universal, y veremos como fluye la luz, la abundancia de bienestar, porque, en esencia, todo eso de la actitud frente a la vida, es una cuestión mental.
Como decía Epicteto: -“Lo que importa es nuestra propia comprensión y actitud frente a las cosas”-.
Y lo que está en la mente, se exterioriza en nuestra vida.
Observemos la obra maravillosa de Dios con entusiasmo y la provisión divina fluirá.
Estemos agradecidos con Dios, con la vida, con los amigos, con los miembros de la familia, con nuestra madre, con el o la cónyuge, con todos, y ese entorno cambiará, ipso facto.
Gratitud, amor, trabajo, estudio, expectativas positivas, esperanza, confianza en la bondad divina.
Por el amor de Dios, hay que dejar de quejarse. La queja significa un reclamo a Dios.
Y Dios ha manifestado todo perfecto, por medio de la ley cósmica.
Ley cósmica, es preciso conocerla más, mejor y, además, utilizarla, bien.
Recordemos, si no hubiese amargo, cómo podríamos saber que existe lo dulce? Si no existiese oscuridad, cómo se apreciaría la luz? Si no existiese el dolor, cómo sabríamos que el fuego quema?
La regla de oro: Expresar gratitud por todo, a todos, en el Todo. Así, fluirá, cada día más y mejor, la energía creadora, y la luz de la sabiduría de los valores universales, para hacer de la propia vida, una obra maestra.
Adelante.

sábado, 22 de marzo de 2014

LA CONCIENCIA CÓSMICA, O, LA UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA


LA CONCIENCIA CÓSMICA, 
O, LA UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA


©Giuseppe Isgró C.




Qué es la conciencia?

La conciencia es el grado de aptitud perceptiva-realizadora que posee toda expresión de vida.

Todo ser, en los cuatro reinos naturales, es una emanación del Ser Universal a la conciencia individual, en el Alma Universal, sin dejar de ser Él mismo, y sin separarse de sí mismo, además de la vida eterna e inmortal que le es inherente. La conciencia de la que se encuentra dotado, cada ser, es una réplica exacta de la del Creador.

Esta conciencia que comparten el Ser Universal y el ser individual, es un atributo equivalente a la inteligencia. Qué es la inteligencia? Es, también, una aptitud, que le permite tener conciencia de la realidad, interpretarla y definirla, en base a cuya visión puede elegir entre hacer o dejar de realizar determinadas cosas, haciendo uso del libre albedrío.

Siendo cada ser una emanación perfecta del Ser Universal a la vida individualizada, la única evolución que el ser individual, en los cuatro reinos naturales, y a nivel espiritual, realiza, es la de ampliar sus conocimientos en base a la experiencias que va acumulando. Lo anterior significa que amplía sus estados de conciencia, que como aptitudes, le permiten descifrar mejor, y a un nivel más elevado, la realidad universal que le circunda y optimizar el uso de los atributos divinos que les son inherentes.

En la medida en que se ensancha la visión del ser, o su conciencia, sus objetivos de realización son más elevados, y las necesidades que experimenta, también, por lo que expresa, en igual grado, el poder potencialmente infinito del cual se encuentra dotado.

Esas son las dos vertientes que canaliza en el eterno ahora: Conciencia y energía creadora; conocimiento de los valores universales que le aportan la percepción de determinados grados de la verdad universal, y la capacidad de ejecutar acciones realizadoras, para satisfacer necesidades insatisfechas, o el logro de objetivos, utilizando el poder potencialmente infinito del cual está dotado, en el grado precisado.

Esta conciencia, dado que convive en dos mundos, simultáneamente: el objetivo y el subjetivo, el espiritual y el físico, en este último, sus canales de comunicación con el entorno son los cinco sentidos: la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. La información percibida la procesa mediante su capacidad de razonamiento, por medio de la lógica inductiva y deductiva. –“Nada está en la mente que no haya entrado, antes, por los sentidos”, dijo el estagirita Aristóteles. Este mecanismo de conocimiento se denomina: Conciencia objetiva; actúa en estado de vigilia y es regido por la voluntad. Empero, a un determinado momento, cada uno de los seres conocen, o perciben, cosas que nadie le enseñó. De dónde emana ese conocimiento intuitivo e inspirativo?

Paralelamente, el ser convive en la dimensión subjetiva o espiritual. Por qué y cómo? El ser, en los cuatro reinos naturales, está conformado por tres entes claramente diferenciados, denominados: Espíritu,-o personalidad del alma-, alma y cuerpo. El Espíritu es el conductor, el ente inteligente, conciente, y dotado de una serie de atributos divinos que se corresponden, en grado potencial, con los del Creador. El cuerpo es el vehículo que utiliza el Espíritu, en la dimensión física. El alma, es el hilo de plata, en la terminología de Aurobindo, que entrelaza, o une al Espíritu con el cuerpo. Es el archivo espiritual del Espíritu. El alma tiene una característica esencial: ES ELÁSTICA. La elasticidad del alma le permite al Espíritu emanciparse del cuerpo cada vez que requiere desplazarse a cualquier lugar donde se encuentre la información que precisa. Dado que el aserto popular dice que donde amas allí está tu conciencia, donde piensas o en lo que piensas, allí se centra el Espíritu, desplazándose, instantáneamente, y a la velocidad del pensamiento, al lugar en que se encuentra lo pensado, percibiendo lo que requiere, y al reincorporarse el Espíritu al cuerpo, transfiere la información a la conciencia objetiva, mediante alguna de las facultades de las cuales se encuentra dotado: intuición, clarividencia, precognición, retro-cognición, telepatía, o sueños, entre otras.

Este tipo de conciencia es de índole subjetiva o espiritual, y en el alma se encuentra archivada toda la información acumulada en el presente ciclo de vida, y toda la que el Espíritu ha obtenido en el curso de sus incontables existencias anteriores. En el alma se encuentra archivada la información, al igual que en un disco duro, en un ordenador, o computadora. Pero, en el Espíritu, esa experiencia acumulada en el tiempo, se traduce en aptitud, o conciencia, para percibir, sentir, comprender, interpretar, hacer o dejar de realizar, bajo la égida de los valores universales. Es decir, mientras más extensa sea la experiencia, se traduce en un más elevado estado de conciencia, o inteligencia más vivaz, o carácter más depurado. Aquí se observa, claramente, la sinonimia o equivalencia entre conciencia, inteligencia, carácter y esencia de la mente.

En la conciencia subjetiva, el ser, en los cuatro reinos naturales, simplemente sabe, sin saber cómo ni porqué conoce. Comprende, sin saber porqué comprende. Hace, fácilmente, sin conocer porqué para él resulta más sencillo que para otros. Es un tipo de conocimiento –conciencia- de índole innato, intuitivo e inspirativo, pero susceptible de ser desarrollado en mayor grado, aún, gradualmente, sin límites algunos, en el espacio y en el tiempo.

Empero, siendo la conciencia del ser una réplica exacta de la del Creador, Él se comunica dentro de la misma, ejerciendo funciones de Pedagogo universal, mediante los sentimientos análogos a los valores universales, o atributos divinos. Esta comunicación le permite, al ser, percibir lo justo, o lo injusto, de un acto, o el bien y el mal; la belleza o la fealdad, de las cosas, entre otros valores. Estos sentimientos tienen un efecto coercitivo, antes de que se realice un acto determinado, haciéndole representar a cada quien la vergüenza o el mérito, una vez realizado el mismo, lo cual inhibiría una acción negativa, y a la vez, estimularía otra positiva.

De igual manera, tan pronto se realice el acto, se experimenta un sentimiento de satisfacción o una acción coactiva de la conciencia, en forma de reprimenda, o arrepentimiento. Es un conocimiento inspirado directamente por el Creador, mediante la Ley cósmica en la conciencia. Es preciso escuchar con mayor atención la voz de la conciencia, dejándose guiar por la misma en el desarrollo de una vida virtuosa.

En estado de vigilia predomina la conciencia objetiva. En los momentos de interiorización, se activa la conciencia subjetiva y la imaginación, como visión del Espíritu.

Cómo podemos unificar ambas conciencias, la objetiva y la subjetiva, para amplificar la percepción de la realidad universal? Existen varias maneras de hacerlo, y es mediante:
1. La relajación: Desde los dedos de los píes hasta la cabeza, adquiriendo conciencia de cada parte del cuerpo, centrándose, largamente, en los tobillos, relajándolos. Luego, representarse escenas de calma y armonía en la naturaleza, como un lago de aguas tranquilas, jardines de flores hermosas, hermosos amaneceres, etcétera.  Adormeciendo los sentidos físicos, se despiertan, simultáneamente, los sentidos espirituales y se activa la unificación de la conciencia.

2. Oír música clásica de Chopin, Mozart, Beethoven, y otros, permite acceder a estados expandidos de conciencia.

3. La concentración: donde se centra la mente se expande la conciencia y la capacidad creadora.

4. La contemplación: en la esencia de la mente, en el silencio interior, en conexión divina.

5. Preguntas al ser interior: Formular tres veces, en cada ejercicio, una de las preguntas que siguen, y luego quedarse en estado receptivo, sosegado y silencioso: Qué es el amor? Qué es la belleza? Qué es la justicia? Qué es la compensación? Qué es la armonía? Qué es la igualdad? Qué es la templanza? Qué es la prosperidad? Qué es el equilibrio? Qué es la salud? Qué es la armonía? Qué es el orden? Qué es la economía? Qué es la generosidad? Qué es el perdón? Qué es el respeto? Qué es la dignidad? Qué es el trabajo? Qué es la riqueza? Qué es la abundancia? Qué es la amistad? Qué es la fidelidad? Qué es la sinceridad? Qué es el bien? Qué es la tolerancia? Qué es la paz mental? Qué es el deber? Qué es la familia? Qué es la felicidad? Qué es la sabiduría? Qué es la prudencia? Qué es la paciencia? Qué es la perseverancia? Qué es la libertad? Qué es una vida virtuosa? Qué es el servicio? Qué es el karma y el vipaka, la acción y la reacción, la siembra y la recogida, la causa y el efecto? Qué es la voluntad? Qué es la imaginación? Qué son los deseos? Qué es una necesidad? Qué es la motivación? Qué es el entusiasmo? Qué es el autodominio? Qué es la humildad? E incontables otras.

6. Autosugestión y autohipnosis: Permiten acceder al control de la propia mente y a su dirección positiva, creadora y efectiva.

7. Afrontando las necesidades, en todas sus vertientes y variantes, con confianza, para activar el poder potencialmente infinito de la mente.

8.  Por la realización de los objetivos personales, se accede, también, a la unificación de la conciencia y a la generación de la percepción intuitiva e inspirativa, así como a la canalización del poder creativo-realizador, suficiente, si se persiste hasta alcanzar la meta. 

9. Mediante estudios diversos o lecturas, se activa la unificación de la conciencia, por la concentración, la proyección mental, la intuición y la inspiración, entre otras facultades.

10.         Por los sueños: programándolos para conocer las soluciones a determinadas situaciones, obtener informaciones diversas, así como el conocimiento de vidas anteriores, afirmando: 1) -Quiero tener un sueño, y recordarlo, que me permita encontrar la solución efectiva a esta situación: (Describirla). 2) -Quiero tener un sueño, que no contenga elementos dolorosos, y recordarlo, que me permita conocer elementos de mi interés de una existencia anterior enmarcada en el siglo: (Mencionarlo). 3) Adoptar la costumbre de escribir los sueños tan pronto uno se despierte, en la mañana; ese registro de sueños, permitirá darse cuenta, oportunamente, que contienen informaciones de vital importancia, cuando se releen, en el futuro. Y, al releerlos, permite establecer la conexión con esa actividad espiritual que facilitó el sueño, la cual es una unificación activa de la conciencia.

11.         Levantarse temprano, tan pronto como cada quien se despierte, en la mañana, también permite mantener la unificación de la conciencia y la lucidez mental.

12.         Por lecturas en el propio archivo espiritual, en estado de interiorización.

13.         Por lecturas de contenidos mentales en el archivo espiritual de incontables seres en los cuatro reinos naturales, en proyección espiritual.

14.         Por la meditación en el Ser Universal, mediante el constante recuerdo o Dzikr.

15.         La meditación en los valores universales, o atributos divinos, permite descifrar, gradualmente, la VERDAD UNIVERSAL, percibiendo el qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto, y el por qué?

16.         Mediante la realización de trabajos diversos, ya que toda acción es una meditación en movimiento.

17.         La meditación en la pregunta: -Quién soy yo?, sosteniendo la pregunta en una interiorización sosegada, permaneciendo, luego, en estado receptivo.

·       Permite  adquirir la conciencia de la unidad perfecta e indisoluble que se conforma con el Ser Universal.

·       Todo es UNO: la esencia de la MENTE; la Divinidad en todo y en el Todo, sin separarse de sí misma y sin dejar de ser ella misma.

La UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA es la clave dela Conciencia cósmica. 

Adelante.


Copyright Text

sábado, 19 de abril de 2014

VOLUNTAD Y LIBRE ALBEDRÍO


VOLUNTAD Y LIBRE ALBEDRÍO
 (602)

Giuseppe Isgró C.


Qué debemos entender cuando se dice que los animales progresan por una causa independiente de su voluntad y de que no existe para ellos la expiación?
Tanto la respuesta como la pregunta, cada una contempla dos vertientes, y entre ambas, tres aspectos diferentes: la voluntad como atributo del Espíritu en cualesquiera de sus variantes; el libre albedrío, atributo paralelo al de la voluntad, es decir, si posee voluntad para hacer o dejar de hacer algo, es porque puede elegir una de las dos cosas, y la voluntad respalda la elección, en uno u otro sentido.
Nosotros vemos como todos los seres, o elementos, en los cuatro reinos naturales están dotados de Espíritu, con individualidad propia e independiente, con atributos que les son inherentes, entre ellos la voluntad y el libre albedrío.
En todas las expresiones de vida, en los cuatro reinos naturales, observamos como la voluntad de vivir lleva a cada especie o elementos a los más rigurosos actos de la voluntad, que denotan ser inteligentes y volitivos. Vemos a unos individuos de una especie u otra, más hermosos, inteligentes, hábiles y resistentes que otros, lo cual indica un adelanto de unos sobre los otros.
En las luchas que afrontan, los machos, en algunas especies animales, denotan la voluntad de unos de sobreponerse, a los otros, en la conquista de la hembra.
Los animales adiestrados, son susceptibles de realizar proezas que van más allá en habilidades de quienes carezcan de este entrenamiento. Evidentemente, unos serán más hábiles que otros, dependiendo de su aprendizaje, lo cual permite percibir que unos, por las causas que fueren, pueden adelantar a otros, en progreso, al igual que los seres humanos.
Dado que hay especies domésticas y otras en estado salvaje, unos estarán más sujetos que los otros a la voluntad ajena, y condicionados a las limitaciones que les son impuestas por los seres humanos que les crían, en el caso de los primeros.
Mientras que, los que viven en estado natural, se rigen en sus modos de vida, por su libre albedrío y voluntad, en cuanto a los libres actos que ejecutan, en los cuales su autonomía se desenvuelve sin la inherencia de los seres humanos.
También, entre los que viven en estado de libertad, unos progresan más que otros. Empero, cada especie denota estar dotada para una función especial y se rige por leyes naturales, de las cuales parecieran estar más conscientes que los seres humanos, obedeciéndolas más fielmente.
En todos sus actos demuestran sentimientos de análoga naturaleza que los de los seres humanos y conductas que les son semejantes. Se ocupan de la crianza de los hijos al igual que los humanos, los defienden de los peligros, en semejante modo; y regresan a casa, aun cuando alguien pudiese habérselos llevado lejos, en el caso de los domésticos, en demostración de su afectos a los dueños de la casa o de su apego, o identificación con el hábitat en que se criaron, o en demostración de su sentido de pertenencia.
En el caso de los salvajes, éstos, aun cuando se alejan por las razones que fueran, como lo es la búsqueda de alimentos, de agua, de parejas para aparearse, siempre vuelven a los lugares en que la naturaleza pareciera haberle destinado, según la época del año, estación o temporada, recorriendo distancias enormes, con un sentido de la orientación, admirable. Pareciera que sus facultades espirituales se encuentran en un estado de libre desenvolvimiento que les permite percibir, espiritualmente, cosas que los humanos, para poder hacerlo, requerirían entrenamiento especial, y aun así, los animales, en muchos casos, les son superiores.
Es posible, también, que, desde la dimensión espiritual, los maestros de la creación, o los Espíritus guías de la naturaleza, según la especie a su cargo, se ocupen de orientarle o dirigirle, casos éstos en los cuales, las dos vertientes de la respuesta dada a la pregunta, como son: la primera, cuando quien la otorga, expresa: -“Por una causa que les es independiente”; esta causa que les es independiente seria, en primer lugar, las leyes naturales que rigen a cada especie, cuya conciencia imperturbada de ellos, les permite cumplirlas con mayor exactitud que los seres humanos. Además de las leyes naturales antes referidas, estaría la dirección grupal por los Espíritus guías a cuyo cargo se encuentra cada especie, y la mejor interrelación entre los Espíritus de cada especie, que les permite recibir la asistencia espiritual directa, facilitándole el aprendizaje, la comunicación intuitiva e inspirativa, el desdoblamiento y otras extensa gama de facultades ejecutadas libremente, que les dan una mayor autonomía y capacidad de percepción, cuyo conocimiento, y capacidad de hacer o dejar de hacer, trasciende el libre albedrío, la voluntad, y la capacidad de razonamiento por la lógica inductiva y deductiva.
Es decir: los animales, fruto de la percepción intuitiva o inspirativa, simplemente saben y actúan en consecuencia; lo que saben por inspiración, lo ejecutan con conciencia de la guía que reciben.
Esto, lógicamente, parecería ir más allá de la voluntad y del libre albedrío, ya que constituyen facultades que ejercitan libremente y les ayudan a cumplir las funciones que les asignó la naturaleza y a satisfacer sus necesidades, y de una manera natural, el grupo va avanzando paralelamente, en armonía grupal, es decir, todos, simultáneamente, a un determinado momento, progresan en forma pareja, habiendo poco margen para los extremos.

La segunda vertiente, en cambio, cuando expresa: “por cuanto no existe para ellos la expiación”, qué significa? Los animales no están sujetos a le ley de la justicia divina, a la de compensación, a la de igualdad, a la ley de la afinidad, la de la evolución, entre otras? Pareciera improbable, por cuanto todos los seres, en los cuatro reinos naturales, se encuentran sometidos al cumplimiento de la ley cósmica, siendo ésta sustentada por los valores universales en su totalidad.
Las diferentes demostraciones, en cada especie, denota este cumplimiento de la les naturales. Lo que pareciera ocurrir, es que, en los cuatro reinos naturales, cada una de las especies, cumple mejor que los seres humanos las respectivas leyes que les son inherentes, razón por la cual, son menos susceptibles de sufrir expiaciones al igual que lo suelen hacer los integrantes del género humano. Es casi seguro, que los animales recuerdan con facilidad sus vidas anteriores, no teniendo, la naturaleza, ningún motivo para restringirle el recuerdo, ya que los que conservan carecen de elementos perturbadores como en el caso de los humanos, que, por bondad divina, se le restringe, ya que ningún ser humano normal soportaría determinados recuerdos de existencias pasadas, significando una carga que trastornaría el progreso humano.
De lo anterior concluimos: Cada especie, en los cuatro reinos naturales, está regida por una programación grupal, con determinadas leyes naturales que les son inherentes, por lo cual, dentro de los objetivos existenciales, sus funciones son cumplidas sin aparente uso del libre albedrío y de la voluntad individual, lo cual, en cuanto a causa ajena a la voluntad de cada especie, es cierto, cumpliendo, cada quien, individualmente, los objetivos que les son inherentes.
Empero, en el ejercicio individual de esas funciones comunes que les son asignadas, cada especie, voluntariamente cumple sus funciones y existe un progreso individual cuyo mérito les es inherente a cada quien, individualmente. Por su docilidad a las leyes naturales, en línea general, cada miembro, en su respectiva especie, vive en armonía con la naturaleza; empero, muchas de las vicisitudes que les son propias, las afrontan en análoga forma, en muchos casos, a las de los seres humanos. -Quedaría por estudiar, más profundamente, cuál sería la diferencia de la aplicación de la ley del karma en los casos inherentes a los animales, a los vegetales y a los minerales. Un tema abierto para todos.





VIVIR DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DE DIOS


VIVIR DE ACUERDO CON LA VOLUNTAD DE DIOS

©Giuseppe Isgró C.

  
Vivir de acuerdo con la voluntad del Creador Universal implica hacerlo según los valores universales, los cuales representan a los principios y las leyes divinas y constituyen los sentidos cósmicos del ser humano para guiarlo en todas sus actuaciones, cuya aplicación significa la práctica de todas las virtudes. Dichos valores son, entre otros, el amor, la sabiduría, la prudencia, la justicia, la igualdad, la compensación, la fortaleza, la templanza, la belleza, la bondad, el altruismo y un largo etcétera.
La vida universal –en las muchas “moradas” a que hacía referencia el hermano Jesús de Nazareth-, y su desenvolvimiento en el Planeta Tierra, se lleva a cabo mediante un plan de evolución claramente definido para cada mundo y por etapas, en las cuales, cada ser presta su concurso, a la vez como un medio de progreso como si fuese una escuela, como en efectos lo es.
Cada persona, dentro de ese esquema cósmico, -en un momento dado-, le toca desarrollar el rol que le corresponde de acuerdo a  su suma existencial o karma y de acuerdo a la Ley de justicia divina.
Los Maestros que dirigen los planes del Planeta, saben, en cada etapa, lo que más le conviene a cada persona, como medio de avance en su evolución y en las recíprocas compensaciones que debe llevar a cabo con un gran número de personas. Conocen cual es la misión que le toca de acuerdo al plan divino y sobre todo, previa aprobación de los Regidores cósmicos, la misma persona, antes de encarnar prepara un plan de vida que le es aprobado o reformulado en forma realista, por lo cual, cumplir con la voluntad divina es hacerlo con el plan de vida que se ha trazado en los planos espirituales, previamente a su última encarnación.
Los guías espirituales orientan, a cada ser, mediante inspiraciones que es lo que debe hacer, por lo cual, armonizar con esos propósitos cósmicos y los planes trazados a nivel espiritual, es la manera de ir directamente en sentido de la propia meta, realizando los objetivos que en cada etapa corresponden.
Significa que, en cada acción, hay que cerciorarse de que se cumplen los parámetros de los valores universales de manera que se deje de generar nuevas obligaciones kármicas e ir compensando los compromisos anteriores para quedar libre de ataduras.
Vivir de acuerdo a la voluntad divina implica cooperar en la gran obra universal y colectiva, prestando el propio concurso en la formación del bien común, dando, generosamente, para poder recibir las respectivas compensaciones o reciprocidades. En la balanza cósmica mientras más se dé más se recibe; cada acto tiene en sí mismo su propia compensación y salario cósmico.
Implica cumplir tres de los múltiples deberes del ser humano: el primero con El Creador Universal, el segundo con la sociedad y el tercero consigo mismo y con su familia.

Adelante.




lunes, 14 de abril de 2014

18. Penetrará el ser humano, un día, el misterio de las cosas, que ahora le están ocultas?



18.  Penetrará el ser humano, un día, el misterio de las cosas, que ahora le están ocultas?

–“Los ojos se le abren al mismo tiempo que él se purifica; pero, para comprender algunas cosas, necesita facultades que todavía no posee”-.

Allan Kardec



COMENTARIO EXEGÉTICO 18:

Giuseppe Isgró C.




El Espíritu está dotado de un poder potencialmente infinito, expresado en dos vertientes: la primera, de percepción del conocimiento; la segunda, de acción creadora.

Cuando en la primera parte de la respuesta se indica: –“Los ojos se le abren al mismo tiempo que él se purifica”, el estado de purificación de la persona, implicaría una depuración de su Espíritu en los asuntos “materiales” de la existencia, sensibilizando su ser en las cosas elevadas de la vida. Centrando su atención en las preguntas que inquietan su conciencia, se les abren los ojos de la comprensión intuitiva, e inspirativa, que le permiten percibir la información que precisa, sabiendo lo que quiere saber.

Esto implica descentrar la atención del ego, de los sentidos físicos, de la lógica inductiva y deductiva, emancipándose de la conciencia objetiva para acceder a la visión espiritual, a un nivel de conciencia trascendental. La segunda parte de la respuesta, expresa: “pero, para comprender algunas cosas, necesita facultades que todavía no posee”- Preguntamos: “Facultades que todavía no posee”, o, que no posee, todavía, desarrolladas? Recordemos que el Espíritu se encuentra dotado de los mismos atributos divinos del Creador Universal, en estado potencial.

Esto quiere decir que posee, exactamente, todas las facultades que les son inherentes al Creador, pero, en estado potencial, que, eternamente habrá de desarrollar.

En este desarrollo eterno, irá percibiendo, gradualmente, en la medida en que se purifica, y desarrolla sus atributos divinos, todo el conocimiento del cual perciba su ignorancia, en un momento dado.


Es decir, la conciencia de lo que ignora, le irá creando el molde que expresará el respectivo conocimiento, y la fuerza creadora inherente, que precisa en ese estado evolutivo.

domingo, 13 de abril de 2014

17. PUEDE, EL SER HUMANO, CONOCER EL PRINCIPIO DE LAS COSAS?



17. Puede, el ser humano, conocer el principio de las cosas?
–“No. Dios no permite que se le descubra todo aquí abajo”-.
Allan Kardec

COMENTARIO EXEGÉTICO 17

GIUSEPPE ISGRÓ C.


Evidentemente, los seres de los cuatro reinos naturales, jamás podrán agotar la totalidad de la fuente universal que constituye tanto el universo, en sí, como el Supremo Hacedor, como causa primera de todo lo existente.
Es decir, ni aquí abajo, entendido como la dimensión física de la vida, ni en la dimensión espiritual, podrá ninguno de los seres absorber el Todo, relativo al Principio de las cosas.
El Principio de las cosas, lo hemos delineado en sus aspectos generales. Ciertamente, la percepción de que cada Espíritu de los cuatro reinos naturales es una emanación a la conciencia individual, permite descifrar gran número de enigmas en el universo.
Empero, para llegar a absorber la totalidad de lo que, como atributos divinos, valores universales y ley cósmica, posee desarrollados en todas las vertientes y variantes, el Ser Universal, transcurrirá toda la eternidad y jamás la agotará, ya que, siempre encontrará un más allá.
Pero, esa es la función de cada ser en los cuatro reinos naturales: Cooperar en la expansión de la Creación. En la medida que más avanza en la espiral evolutiva, percibe en mayor grado, y en nuevos niveles, conocimientos de cómo realizar facetas más avanzadas de la Gran Obra.
De qué sirve tratar de abarcar el Todo cuando nuestra misión es comprender lo inmediato, para resolver los enigmas que nos ocupan en todos los ámbitos de las ciencias, de las filosofías y de las artes?
Sin embargo, en nuestra realidad inmediata, el conocimiento de nuestra naturaleza humana, y el de los demás seres de los restantes reinos naturales, permite regirnos adecuadamente para resolver, positivamente, lo que es sometido a nuestro análisis.
El conocimiento de nuestros atributos divinos, valores universales, contribuye a compenetrarnos con los parámetros dentro de los cuales precisamos mantener nuestra conducta.
Iniciando nuestra labor por la senda justa del progreso universal, nos propondremos, en cada etapa, nuevos objetivos de realización espiritual, en un proceso que se denomina: La eterna polarización.
Si el ser humano, o cualquier ser de los cuatro reinos naturales, se planteara, o percibiera un objetivo de conocimiento en grado infinito, por su capacidad potencialmente infinita de conocer, y de realizar, sería capaz de obtener ese conocimiento, aunque en su búsqueda tuviese que trabajar toda la eternidad para lograrlo.
Empero, como el poder potencial que posee es de la misma índole que el del Creador, sería capaz de satisfacer su necesidad en tiempo oportuno, de acuerdo con la ley de causa y efecto.
En teoría, esa capacidad de autosatisfacción de conocimiento sería en forma instantánea a nivel de conciencia perceptiva. Pero, él ignora que tiene esa capacidad de conocer al instante, ya que, en su esencia, posee todo el conocimiento del Ser Universal en sí mismo. Empero, aun percibiendo la realidad, por grados, le faltaría, todavía, la experiencia práctica de ese conocimiento.
El ser humano jamás podrá expresar un conocimiento, o el poder para realizar cualquier objetivo concebido, o la solución o satisfacción de toda necesidad que experimente, si no tiene, antes, la conciencia de esa necesidad. Es lo que se conoce como Docta Ignorancia y/o el Poder de la conciencia de la Ignorancia.
Tan pronto adquiera conciencia de cualquier necesidad, instantáneamente manifiesta tanto el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto, y del por qué, así como el poder realizador equivalente, y en ese mismo grado de conciencia perceptiva de la necesidad. ESTO ES, SE ENTIENDE, A NIVEL MENTAL, o espiritual. Pero, aún, en la dimensión de la manifestación física, precisará el tiempo suficiente para expresar el resultado práctico, efectivo, como experiencia de vida, para que ese conocimiento, o realización, tenga autenticidad y valor, y desarrolle la aptitud inherente, y equivalente, en cada ser, según se trate.
Dada la poco probable posibilidad de que el ser humano, en su estado de potencialidad, adquiera conciencia, en forma instantánea de la totalidad de lo que ignora, en un momento dado, en todos los grados que ignora que desconoce, dejará de expresar tanto el conocimiento como el poder realizador.
En la medida en que, por grados, en la eterna polarización, vaya adquiriendo conciencia de determinadas necesidades y/o ignorancias, expresará, simultáneamente, el respectivo conocimiento y grado de poder realizador.



Revisado y ampliado: 28-01-2014.

viernes, 4 de abril de 2014

VERDAD UNIVERSAL 1


VERDAD UNIVERSAL 1

©Giuseppe Isgró C.


1.  Quién es Dios?
-“Dios es la suprema inteligencia,
 la causa primera de todas las cosas”-.
Allan Kardec



En la primera edición de El Libro de los Espíritus la pregunta se formula tal como la hemos traducido desde la edición italiana, es decir: Quién es Dios?, en vez de: Qué es Dios, como se modificó en la segunda edición francesa y en todas las versiones a partir de entonces. Cuál de las dos formas es más acertada?
Estimamos que ambos enfoques de preguntas son correctos, empero, la respuesta: -“Dios es la suprema inteligencia, la causa primera de todas las cosas”-, correspondería mejor a lo que es Dios. Ahora bien: “la suprema inteligencia” es un atributo que alguien posee; quién es ese alguien? Ese alguien es Dios. Entonces la respuesta a la pregunta: Quién es Dios?, debería ser: Dios, es el Ser Universal que posee la suprema inteligencia, y constituye, al mismo tiempo, la causa primera de todas las cosas-.
Como suprema inteligencia ha contemplado todas las variantes habidas y por haber en el eterno presente, sin límites de ninguna naturaleza.
Como causa primera de todas las cosas, constituye la fuente de donde emanan a la Conciencia, en un momento dado, todos los Espíritus de todos los seres en los cuatro reinos de la naturaleza, con individualidad claramente demarcada y con unos atributos que se corresponden, en forma análoga, a los atributos divinos poseídos por el mismo Ser Universal. En este caso tendríamos Seres individuales y un Ser Universal, formando una Unidad perfecta e indisoluble.
Fueron creados esos seres individuales o siempre han estado en la fuente, y en un dado momento han emergido a la conciencia? Esto derivado de que la vida no se crea ni se destruye, simplemente existe. Emana a la Conciencia, en cada uno de los cuatro reinos naturales con una misión específica y en calidad de ejecutores de la Voluntad del Ser Universal. El Ser Universal es el anhelo de ser, mientras que los seres individuales, -en los cuatro reinos- constituyen los ejecutores de dicha voluntad en todos los planos existenciales, en el eterno ahora.
La Conciencia de un Espíritu como ser individual, en los cuatro reinos naturales, nos aportaría la explicación de la creación de las formas materiales de la vida en todos los planos de expresión, así como de la creación de los mundos, su desarrollo y extinción, en incontables ciclos, los cuales, gradualmente, iremos analizando, buscando la percepción intuitiva más que la percepción objetiva o razonamiento intelectual, lógicamente limitado. Es preciso centrar la atención en este enfoque para ir expandiendo la conciencia al respecto y la gradual percepción o darse cuenta de la realidad, siempre en expansión ilimitada.
La Unicidad del Ser Universal; hay un solo Dios. Pese a su emanación a la conciencia individual desde el Ser Universal, los seres individuales siguen conformando la Unidad con Él. La citada emanación a la conciencia individual les faculta con el libre albedrío, y les dota, simultáneamente, con los mismos atributos del Ser Universal, los cuales se corresponden con los valores universales. Además, cada ser individual, en los cuatro reinos naturales, está dotado de una conciencia que constituye una réplica exacta de la del Creador, por medio de la cual los seres individuales y el Ser Universal se comunican entre sí.
(Observación del día: 09-03-2014: El lenguaje mediante el cual se realiza esta comunicación -recíproca, es decir, en ambos sentidos-, es el de los sentimientos análogos a los valores universales. También, otro medio de comunicación utilizado, es el de la fuerza de empuje -expresión de la energía creadora, -por inspiración energética, y/o entusiasmo, que los antiguos denominaban DIOS DENTRO DE SÍ (En Zeus)-, y por la fuerza de bloqueo, que induce a la quietud creadora. Ambas formas de expresión de fuerzas, permiten a la persona estar en el lugar adecuado, haciendo la cosa correcta, en el momento oportuno. Por supuesto que, esta forma de comunicación mediante los sentimientos de los valores universales, (en ambas polaridades), expresados en la conciencia, -capacidad perceptiva-realizadora de cada ser en los cuatro reinos naturales: humano, animal, vegetal y mineral-, y por la fuerza de empuje y la de bloqueo, se realiza entre los espíritus, en la interrelación constante, entre ambas dimensiones: la física y la espiritual, en sentido figurado, ya que, en esencia, existe una sola dimensión en la ecología mental: la espiritual, o del Espíritu: en unos casos en estado de encarnado, y en otros, de desencarnado, en interacción constante a nivel objetivo y subjetivo.)
Cuáles son esos atributos divinos -expresados como valores universales y/o sentidos cósmicos-, que los seres poseen en forma análoga a los del Ser Universal, en los cuatro reinos de la naturaleza, es decir: el humano, el animal, el vegetal y el mineral? Este es un objetivo de investigación.
Cuáles son los nombres divinos del Ser Universal, que analizándolos, o meditando sobre ellos, constantemente, permitan percibirle y conocerle? Se sugiere investigar los nombres que se le asignan a Dios en el Sufismo y en cualesquiera otras fuentes que se desee.
Evidentemente, conociendo los atributos divinos, -valores universales-, en su totalidad, o en parte, gradualmente, cada quien puede adquirir conciencia de ÉL, de acuerdo al propio nivel evolutivo.


jueves, 3 de abril de 2014

UN ARTE DE LA GRATITUD


UN ARTE DE LA GRATITUD

©Giuseppe Isgró C.


A Kabir, le costaba aceptar que los peces, en el mar, pudiesen tener sed.
Y, qué es lo que ocurre con el ser humano? En un entorno que lo contiene todo, anhela lo que, teniéndolo en abundancia, deja de verlo, y aún cuando no tiene nada de que quejarse, se queja de que no hay nada de que quejarse, y de que, se encuentra aburrido (a).
La botella medio llena, y la medio vacía: Cómo la vemos? Es el mejor indicador de la mentalidad positiva, o lo contrario.
La gratitud es la clave esencial. Esta mañana no hay café? Pero, hay agua? Demos gracias por lo que hay. Es una cuestión de actitud mental; de expectativas.
Joseph B. Rhine, descubrió, en su laboratorio de Parapsicología, entre 1928-1932, que gran número de personas alteraban los resultados mínimos que debían obtener, en las pruebas de Percepción extrasensorial y en las de Psicoquinesia, por efectos estadísticos, aun cuando no poseyeran facultades desarrolladas.
Eso le llamó la atención a Rhine y su equipo. Percibió que se trataba de cuestión de perspectivas. Tenían la facultad desarrollada, pero en polaridad inversa, es decir: Negativa.
Esas personas no creían que pudiesen tener aciertos en las pruebas con las cartas Zener, o en las de Psicoquinesia, mediante el lanzamiento de los dados, en Laboratorio experimental.
De los cinco aciertos mínimos que toda persona, sin desarrollo de sus facultades, debían tener, en un ciclo de 25 pruebas, lograban cuatro, tres, y algunas veces, ni eso, como resultado.
Los investigadores detectaron que los sujetos de experimentación alteraban los resultados por sus expectativas negativas; éstas siempre se cumplen, en positivo, o en negativo.
Si se cree que se puede, se puede; si se cree que no se puede, no se puede. As{i de simple. Siempre se tendrá la razón.
El buen "quejón", -o la buena "quejona"-, si mirara bien, tiene todo para ser feliz; y podría ser feliz con solamente cambiar de actitud mental negativa, a positiva.
La mente sólo puede albergar una índole de pensamientos y sentimientos: positivos o negativos; los unos expulsan de la mente, y de la conciencia, a los de índole opuesta.
Anotemos en una libreta, para revisarlas con frecuencia, cien cosas por las cuales dar gracias a la vida. Con este solo ejercicio, activaremos la ley de atracción, y la de repulsión: Atraeremos cosas análogas, y repeleremos, todo lo que sea contrario, como un escudo protector.
Es preciso recordar que se tiene  vida, salud, familia, amigos, trabajo, conocimientos, un entorno propicio y oportunidades escondidas en las situaciones que se afrontan.
Recordemos los éxitos pasados, por grandes o pequeños que sean; al volver a visualizarlos en la pantalla mental, la fuerza de atracción de las imágenes inherentes, atraerán nuevos éxitos de análoga naturaleza.
Es necesario mirar las cosas hermosas de la vida y ayudar a otros a encontrar lo que anhelan. Con solo eso, comenzarán a fluir las cosas que anhelamos, en nuestra vida.
Expresar más amor, más servicio, más amistad, más tolerancia, más perdón, más justicia en nuestros pensamientos, sentimientos, palabras y actos, y realizar estudios integrales que mejoren la propia visión existencial, optimizan el propio trabajo, y permite un mejor servicio en bien de todos.
Conectemos con la Divinidad interior, y desde ésta con la Divinidad universal, y veremos como fluye la luz, la abundancia de bienestar, porque, en esencia, todo eso de la actitud frente a la vida, es una cuestión mental.
Como decía Epicteto: -“Lo que importa es nuestra propia comprensión y actitud frente a las cosas”-.
Y lo que está en la mente, se exterioriza en nuestra vida.
Observemos la obra maravillosa de Dios con entusiasmo y la provisión divina fluirá.
Estemos agradecidos con Dios, con la vida, con los amigos, con los miembros de la familia, con nuestra madre, con el o la cónyuge, con todos, y ese entorno cambiará, ipso facto.
Gratitud, amor, trabajo, estudio, expectativas positivas, esperanza, confianza en la bondad divina.
Por el amor de Dios, hay que dejar de quejarse. La queja significa un reclamo a Dios.
Y Dios ha manifestado todo perfecto, por medio de la ley cósmica.
Ley cósmica, es preciso conocerla más, mejor y, además, utilizarla, bien.
Recordemos, si no hubiese amargo, cómo podríamos saber que existe lo dulce? Si no existiese oscuridad, cómo se apreciaría la luz? Si no existiese el dolor, cómo sabríamos que el fuego quema?
La regla de oro: Expresar gratitud por todo, a todos, en el Todo. Así, fluirá, cada día más y mejor, la energía creadora, y la luz de la sabiduría de los valores universales, para hacer de la propia vida, una obra maestra.
Adelante.

sábado, 22 de marzo de 2014

LA CONCIENCIA CÓSMICA, O, LA UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA


LA CONCIENCIA CÓSMICA, 
O, LA UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA


©Giuseppe Isgró C.




Qué es la conciencia?

La conciencia es el grado de aptitud perceptiva-realizadora que posee toda expresión de vida.

Todo ser, en los cuatro reinos naturales, es una emanación del Ser Universal a la conciencia individual, en el Alma Universal, sin dejar de ser Él mismo, y sin separarse de sí mismo, además de la vida eterna e inmortal que le es inherente. La conciencia de la que se encuentra dotado, cada ser, es una réplica exacta de la del Creador.

Esta conciencia que comparten el Ser Universal y el ser individual, es un atributo equivalente a la inteligencia. Qué es la inteligencia? Es, también, una aptitud, que le permite tener conciencia de la realidad, interpretarla y definirla, en base a cuya visión puede elegir entre hacer o dejar de realizar determinadas cosas, haciendo uso del libre albedrío.

Siendo cada ser una emanación perfecta del Ser Universal a la vida individualizada, la única evolución que el ser individual, en los cuatro reinos naturales, y a nivel espiritual, realiza, es la de ampliar sus conocimientos en base a la experiencias que va acumulando. Lo anterior significa que amplía sus estados de conciencia, que como aptitudes, le permiten descifrar mejor, y a un nivel más elevado, la realidad universal que le circunda y optimizar el uso de los atributos divinos que les son inherentes.

En la medida en que se ensancha la visión del ser, o su conciencia, sus objetivos de realización son más elevados, y las necesidades que experimenta, también, por lo que expresa, en igual grado, el poder potencialmente infinito del cual se encuentra dotado.

Esas son las dos vertientes que canaliza en el eterno ahora: Conciencia y energía creadora; conocimiento de los valores universales que le aportan la percepción de determinados grados de la verdad universal, y la capacidad de ejecutar acciones realizadoras, para satisfacer necesidades insatisfechas, o el logro de objetivos, utilizando el poder potencialmente infinito del cual está dotado, en el grado precisado.

Esta conciencia, dado que convive en dos mundos, simultáneamente: el objetivo y el subjetivo, el espiritual y el físico, en este último, sus canales de comunicación con el entorno son los cinco sentidos: la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. La información percibida la procesa mediante su capacidad de razonamiento, por medio de la lógica inductiva y deductiva. –“Nada está en la mente que no haya entrado, antes, por los sentidos”, dijo el estagirita Aristóteles. Este mecanismo de conocimiento se denomina: Conciencia objetiva; actúa en estado de vigilia y es regido por la voluntad. Empero, a un determinado momento, cada uno de los seres conocen, o perciben, cosas que nadie le enseñó. De dónde emana ese conocimiento intuitivo e inspirativo?

Paralelamente, el ser convive en la dimensión subjetiva o espiritual. Por qué y cómo? El ser, en los cuatro reinos naturales, está conformado por tres entes claramente diferenciados, denominados: Espíritu,-o personalidad del alma-, alma y cuerpo. El Espíritu es el conductor, el ente inteligente, conciente, y dotado de una serie de atributos divinos que se corresponden, en grado potencial, con los del Creador. El cuerpo es el vehículo que utiliza el Espíritu, en la dimensión física. El alma, es el hilo de plata, en la terminología de Aurobindo, que entrelaza, o une al Espíritu con el cuerpo. Es el archivo espiritual del Espíritu. El alma tiene una característica esencial: ES ELÁSTICA. La elasticidad del alma le permite al Espíritu emanciparse del cuerpo cada vez que requiere desplazarse a cualquier lugar donde se encuentre la información que precisa. Dado que el aserto popular dice que donde amas allí está tu conciencia, donde piensas o en lo que piensas, allí se centra el Espíritu, desplazándose, instantáneamente, y a la velocidad del pensamiento, al lugar en que se encuentra lo pensado, percibiendo lo que requiere, y al reincorporarse el Espíritu al cuerpo, transfiere la información a la conciencia objetiva, mediante alguna de las facultades de las cuales se encuentra dotado: intuición, clarividencia, precognición, retro-cognición, telepatía, o sueños, entre otras.

Este tipo de conciencia es de índole subjetiva o espiritual, y en el alma se encuentra archivada toda la información acumulada en el presente ciclo de vida, y toda la que el Espíritu ha obtenido en el curso de sus incontables existencias anteriores. En el alma se encuentra archivada la información, al igual que en un disco duro, en un ordenador, o computadora. Pero, en el Espíritu, esa experiencia acumulada en el tiempo, se traduce en aptitud, o conciencia, para percibir, sentir, comprender, interpretar, hacer o dejar de realizar, bajo la égida de los valores universales. Es decir, mientras más extensa sea la experiencia, se traduce en un más elevado estado de conciencia, o inteligencia más vivaz, o carácter más depurado. Aquí se observa, claramente, la sinonimia o equivalencia entre conciencia, inteligencia, carácter y esencia de la mente.

En la conciencia subjetiva, el ser, en los cuatro reinos naturales, simplemente sabe, sin saber cómo ni porqué conoce. Comprende, sin saber porqué comprende. Hace, fácilmente, sin conocer porqué para él resulta más sencillo que para otros. Es un tipo de conocimiento –conciencia- de índole innato, intuitivo e inspirativo, pero susceptible de ser desarrollado en mayor grado, aún, gradualmente, sin límites algunos, en el espacio y en el tiempo.

Empero, siendo la conciencia del ser una réplica exacta de la del Creador, Él se comunica dentro de la misma, ejerciendo funciones de Pedagogo universal, mediante los sentimientos análogos a los valores universales, o atributos divinos. Esta comunicación le permite, al ser, percibir lo justo, o lo injusto, de un acto, o el bien y el mal; la belleza o la fealdad, de las cosas, entre otros valores. Estos sentimientos tienen un efecto coercitivo, antes de que se realice un acto determinado, haciéndole representar a cada quien la vergüenza o el mérito, una vez realizado el mismo, lo cual inhibiría una acción negativa, y a la vez, estimularía otra positiva.

De igual manera, tan pronto se realice el acto, se experimenta un sentimiento de satisfacción o una acción coactiva de la conciencia, en forma de reprimenda, o arrepentimiento. Es un conocimiento inspirado directamente por el Creador, mediante la Ley cósmica en la conciencia. Es preciso escuchar con mayor atención la voz de la conciencia, dejándose guiar por la misma en el desarrollo de una vida virtuosa.

En estado de vigilia predomina la conciencia objetiva. En los momentos de interiorización, se activa la conciencia subjetiva y la imaginación, como visión del Espíritu.

Cómo podemos unificar ambas conciencias, la objetiva y la subjetiva, para amplificar la percepción de la realidad universal? Existen varias maneras de hacerlo, y es mediante:
1. La relajación: Desde los dedos de los píes hasta la cabeza, adquiriendo conciencia de cada parte del cuerpo, centrándose, largamente, en los tobillos, relajándolos. Luego, representarse escenas de calma y armonía en la naturaleza, como un lago de aguas tranquilas, jardines de flores hermosas, hermosos amaneceres, etcétera.  Adormeciendo los sentidos físicos, se despiertan, simultáneamente, los sentidos espirituales y se activa la unificación de la conciencia.

2. Oír música clásica de Chopin, Mozart, Beethoven, y otros, permite acceder a estados expandidos de conciencia.

3. La concentración: donde se centra la mente se expande la conciencia y la capacidad creadora.

4. La contemplación: en la esencia de la mente, en el silencio interior, en conexión divina.

5. Preguntas al ser interior: Formular tres veces, en cada ejercicio, una de las preguntas que siguen, y luego quedarse en estado receptivo, sosegado y silencioso: Qué es el amor? Qué es la belleza? Qué es la justicia? Qué es la compensación? Qué es la armonía? Qué es la igualdad? Qué es la templanza? Qué es la prosperidad? Qué es el equilibrio? Qué es la salud? Qué es la armonía? Qué es el orden? Qué es la economía? Qué es la generosidad? Qué es el perdón? Qué es el respeto? Qué es la dignidad? Qué es el trabajo? Qué es la riqueza? Qué es la abundancia? Qué es la amistad? Qué es la fidelidad? Qué es la sinceridad? Qué es el bien? Qué es la tolerancia? Qué es la paz mental? Qué es el deber? Qué es la familia? Qué es la felicidad? Qué es la sabiduría? Qué es la prudencia? Qué es la paciencia? Qué es la perseverancia? Qué es la libertad? Qué es una vida virtuosa? Qué es el servicio? Qué es el karma y el vipaka, la acción y la reacción, la siembra y la recogida, la causa y el efecto? Qué es la voluntad? Qué es la imaginación? Qué son los deseos? Qué es una necesidad? Qué es la motivación? Qué es el entusiasmo? Qué es el autodominio? Qué es la humildad? E incontables otras.

6. Autosugestión y autohipnosis: Permiten acceder al control de la propia mente y a su dirección positiva, creadora y efectiva.

7. Afrontando las necesidades, en todas sus vertientes y variantes, con confianza, para activar el poder potencialmente infinito de la mente.

8.  Por la realización de los objetivos personales, se accede, también, a la unificación de la conciencia y a la generación de la percepción intuitiva e inspirativa, así como a la canalización del poder creativo-realizador, suficiente, si se persiste hasta alcanzar la meta. 

9. Mediante estudios diversos o lecturas, se activa la unificación de la conciencia, por la concentración, la proyección mental, la intuición y la inspiración, entre otras facultades.

10.         Por los sueños: programándolos para conocer las soluciones a determinadas situaciones, obtener informaciones diversas, así como el conocimiento de vidas anteriores, afirmando: 1) -Quiero tener un sueño, y recordarlo, que me permita encontrar la solución efectiva a esta situación: (Describirla). 2) -Quiero tener un sueño, que no contenga elementos dolorosos, y recordarlo, que me permita conocer elementos de mi interés de una existencia anterior enmarcada en el siglo: (Mencionarlo). 3) Adoptar la costumbre de escribir los sueños tan pronto uno se despierte, en la mañana; ese registro de sueños, permitirá darse cuenta, oportunamente, que contienen informaciones de vital importancia, cuando se releen, en el futuro. Y, al releerlos, permite establecer la conexión con esa actividad espiritual que facilitó el sueño, la cual es una unificación activa de la conciencia.

11.         Levantarse temprano, tan pronto como cada quien se despierte, en la mañana, también permite mantener la unificación de la conciencia y la lucidez mental.

12.         Por lecturas en el propio archivo espiritual, en estado de interiorización.

13.         Por lecturas de contenidos mentales en el archivo espiritual de incontables seres en los cuatro reinos naturales, en proyección espiritual.

14.         Por la meditación en el Ser Universal, mediante el constante recuerdo o Dzikr.

15.         La meditación en los valores universales, o atributos divinos, permite descifrar, gradualmente, la VERDAD UNIVERSAL, percibiendo el qué, el cómo, el quién, el cuándo, el dónde, el cuánto, y el por qué?

16.         Mediante la realización de trabajos diversos, ya que toda acción es una meditación en movimiento.

17.         La meditación en la pregunta: -Quién soy yo?, sosteniendo la pregunta en una interiorización sosegada, permaneciendo, luego, en estado receptivo.

·       Permite  adquirir la conciencia de la unidad perfecta e indisoluble que se conforma con el Ser Universal.

·       Todo es UNO: la esencia de la MENTE; la Divinidad en todo y en el Todo, sin separarse de sí misma y sin dejar de ser ella misma.

La UNIFICACIÓN DE LA CONCIENCIA es la clave dela Conciencia cósmica. 

Adelante.