ERNESTO CORTAZAR

miércoles, 22 de julio de 2015

LA ESCUADRA Y EL COMPÁS




 LA ESCUADRA Y EL COMPÁS
©Giuseppe Isgró C.

La escuadra y el compás, entrelazados, con la letra G en el centro, conforman el símbolo más representativo de la Masonería Universal.
El compás, elemento móvil, con la punta hacia arriba, representa el Oriente, la dimensión espiritual, el Espíritu y sus atributos divinos. Es el símbolo de la inteligencia y de la comprensión.
El compás representa, también, a la percepción intuitiva e inspirativa; simboliza la capacidad perceptiva trascendental, comprensiva y realizadora. Es símbolo del entusiasmo, de la creatividad, de la inventiva y de la conciencia subjetiva.
El compás es el emblema del pensamiento flexible y dinámico, regido por los parámetros de los valores universales; del sentimiento, de la voluntad inquebrantable de cumplir con el propio deber y expresar la virtud en los propios actos, como fortaleza integral.
Es el elemento energético de la vida. Simboliza la sabiduría, la fortaleza, la visión, la conciencia, el deber, el amor y la belleza.
La escuadra, es un elemento fijo, que simboliza la rectitud, la justicia, la inflexibilidad en el cumplimiento de las leyes y principios físicos, mentales y espirituales, en todos los aspectos de la vida. También, la firmeza, la exactitud y todo lo que es preciso, en forma integral, en todos los ámbitos existenciales.
Simboliza la prudencia, la templanza, el equilibrio, el sentido de la medida.
La escuadra simboliza el Occidente, equivalente a la dimensión física de la vida, a la conciencia objetiva. A la capacidad de razonamiento, a la lógica inductiva y deductiva. Es la parte sensible de la vida y lo que cada ser percibe, lo hace por medio de los cinco sentidos.
Es preciso la unión del Espíritu con la materia, la trascendencia del ego para alcanzar la conexión con el propio yo, y a partir de este, la comunicación de la Divinidad, unidad siempre existente, aunque se haya dejado de tener conciencia de esa unidad.
La escuadra y el compás simbolizan, también, la ley de los reflejos, expresado en el aforismo hermético: Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba. Equivale a la estrella de seis puntas. Lo visible permite deducir lo invisible. Lo de afuera, lo que hay dentro.
La escuadra equivale a una cuarta parte del círculo y cuatro escuadras conforman los cuatro cuartos del círculo en cuyo centro se le dibuja un signo más, que simboliza a la Divinidad, y a la eterna polarización en el eterno retorno del ser individual hacia el Ser Universal. La escuadra, es la mitad exacta de un cuadrado, equivale a un triángulo. Rige la manifestación de cualquier idea, proyecto, propósito u objetivo: en la ley del triángulo, cada lado simboliza, por ejemplo: Tesis, antítesis y síntesis. Espíritu, alma y cuerpo. Positivo, negativo y neutro.
Representa, también, el cuaternario y éste, en la percepción pitagórica, a la Divinidad. Es la Tetratkis de Pitágoras. (Tema tratado por separado).
La escuadra sobre el compás significa que la materia predomina sobre el Espíritu; las pasiones sobre la virtud; lo irracional sobre la razón; lo objetivo sobre lo subjetivo. La ignorancia sobre el conocimiento. Es el estado del profano cuando toca a la puerta de la Escuela para ser iniciado, en cuyo proceso recibir la luz simbólica, hasta que, luego, oportunamente, recibir la luz espiritual.
La escuadra con un lado encima sobre el compás, y el otro por debajo, implica el equilibrio que predomina sobre el hombre justo y perfecto; representa al compañero que va avanzando además del conocimiento de los materiales e instrumentos, en el conocimiento del uso de los mismos, para luego realizar la obra.
El compás sobre la escuadra, representa al maestro, donde el Espíritu domina sobre la materia, sobre las pasiones. Es la conciencia intuitiva del sentimiento que la Divinidad expresa por medio del lenguaje de los sentimientos de los valores universales como guía certera en todos los ámbitos de la vida.
En el ámbito del maestro, la escuadra y el compás presentan en el centro la letra G, que simboliza a la divinidad, del inglés God, que significa Dios. También, se le asigna el significado de Geometría. Esa es la razón por la que suele decirse que Dios, en la expansión de la Creación, Geometriza.
La letra G en el centro de la escuadra y el compás significa la Divinidad de la que hemos emanado a la conciencia individual a partir de la misma, sin separarnos de ella y sin dejar de ser ella misma. El ámbito central de la escuadra y el compás simboliza la Conciencia Universal, o Cósmica, de la cual, la conciencia de cada ser en los cuatro reinos naturales es una réplica exacta.
El adepto antes de dar cada paso lo enmarca en los parámetros del compás y de la escuadra para mantenerse dentro de los límites de la prudencia.
El paso, movimiento flexible dado bajo la égida del compás, inteligencia lúcida, es medido sobre la escuadra para mantener la rectitud de conciencia, de intención y de manifestación.
La escuadra puede componerse por dos reglas, que sirven para trazar el camino recto, o por un nivel y la perpendicular.
El nivel permite mantener uniforme la posición horizontal; la perpendicular, simboliza la creciente aspiración de ascender, cada vez por mejores niveles de comprensión, progreso y desarrollo integral.
El anhelo de cada ser es el de recorrer el eterno camino del progreso. Las enseñanzas simbólicas de la escuadra y el compás, y la Divinidad en el centro representada por la letra G, contienen elementos de guía existencial cuyo seguimiento conducen a la trascendencia del ser a los niveles superiores de comprensión y realización. Ciertamente, así es.
Trabajo en preparación.


martes, 21 de julio de 2015

895. Aparte de los defectos y de los vicios, en torno a los cuales nadie puede engañarse, cuál es el signo más característico de la imperfección moral?





COMENTARIO EXEGÉTICO 895


©Giuseppe Isgró C.



895. Aparte de los defectos y de los vicios, en torno a los cuales nadie puede engañarse, cuál es el signo más característico de la imperfección moral?

-“El interés personal. Las cualidades morales son, frecuentemente, como el dorado sobre un objeto de bronce que no resiste la piedra de toque. Alguien puede estar dotado de cualidades reales, que le convierten, para el mundo, en una persona de bien; pero éstas, aunque impliquen un progreso, no resisten, siempre, a ciertas pruebas y, alguna vez es suficiente tocar la cuerda del interés personal para descubrir la realidad.
Sin embargo, el verdadero desinterés es de tal manera raro sobre la tierra, que, si se os muestra, lo admiráis como una rareza.
El apego desmesurado a las cosas materiales es un indicio de notoria inferioridad, porque, cuanto más el ser humano se aferra a los bienes de este mundo, tanto menos comprende su destino, mientras que, en sentido contrario, con el desinterés, demuestra que él ve el porvenir desde un punto de vista más elevado”-.
Allan Kardec
El Librro de los Espíritus
 




COMENTARIO EXEGÉTICO GIC:

Percepción llena de gran agudeza, en la respuesta que obtiene el Maestro Allan Kardec, a la pregunta formulada, cuando expresa, al inicio de la misma: -"El interés personal". Luego, se agrega: -"El apego desmesurado a las cosas materiales es un indicio de notoria inferioridad...". Al final de la respuesta, agrega: -"..con el desinterés, demuestra que él ve el porvenir desde un punto de vista más elevado”-. 
El desapego, es, ciertamente, una de las cualidades que reflejan el perfecto autodominio de las personas, cualidad ésta, que denota el desarrollo superior del carácter. Empero, este autodominio, para poseerlo, implica la practica de la templanza como virtud. Pero, la templanza, para que pueda expresarse, precisa el cumplimiento de los demás valores universales, como el amor, la prudencia, la justicia, la equidad, cuando se aplica, la compensación, el equilibrio, el respeto, la compasión, el perdón. Solamente enmarcando los propios pensamientos, sentimientos, palabras y actos en los parámetros de los valores universales esenciales, es posible que por encima del interés personal predomine el sentimiento de lo justo y el cumplimiento del propio deber, para hacer valer el derecho inherente. La virtud de la vergüenza sigue siendo el freno esencial para que, cada persona, pueda mantenerse dentro de los límites del recto camino, es decir: rectos medios de sustentamiento de vida, de decisiones, de acciones, de esfuerzo y de atención, entre otros importantes aspectos esenciales. 
La educación en los valores universales, que se precisa impartir desde la más tierna edad, desde el propio hogar, y en la escuela, desde el inicio de los estudios, es lo que determinará que las nuevas generaciones emerjan con una comprensión de los límites de la prudencia y de la aplicación de la justicia en todo lo que se realiza: justicia para los demás, pero, también, para sí, acorde con la conciencia de la propia dignidad personal, o auto.estima y/o autoconcepto. 

Adelante.

sábado, 4 de julio de 2015

EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN






EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN

Del libro: CÓMO POTENCIAR EL AUTODOMINIO

Autor:
©Giuseppe Isgró C.


-El poder creativo está dentro de ti; exteriorízalo por medio de la concentración en la realización de un objetivo o en la satisfacción de una necesidad, es decir, centrándolo en un punto de acción a la vez-.
Giuseppe Isgró Cattafi


El dominio de la concentración se manifiesta dirigiendo la atención en un punto, mediante la cual aflora un estado de conciencia particular.
En lo que centras tu atención se expande la conciencia o se manifiesta un grado equivalente de tu poder potencialmente infinito. Este es el gran secreto.
Enfocando la atención sobre un pensamiento, un valor, un sentimiento, una emoción, la realización de un objetivo, la solución de una situación o la búsqueda de una respuesta determinada se forma una polarización dinámica, es decir, uno de los dos polos de creación de resultados que, automáticamente, con la persistencia suficiente, en el espacio y tiempo, genera el opuesto, trayendo a la realidad lo deseado en trabajo realizado u obras concluidas, comprensión o iluminación lograda, en nuevos niveles evolutivos.
Toda situación que requiere solución u objetivo que deba ser realizado conforma una polaridad negativa en estado potencial; es preciso concentrar la atención en la solución u obtención de resultados apetecidos, con lo cual se polariza la condición positiva subordinándose todo lo demás como elemento coadyuvante.
De esta manera, el ser humano se transforma en un imán viviente, de doble polaridad: la negativa, conformada por la condición que requiere transmutación, la cual atrae a las cosas positivas, -coadyuvadoras- que requiere; igualmente, repele a las condiciones negativas que no precisa; y la positiva, estructurada por los resultados apetecidos repele a los factores positivos que no necesita; y, atrae, a los elementos negativos –cooperadores- que les son imprescindibles.
Se logra la polarización mediante la concentración en lo que se desea lograr. Creada la misma a nivel mental –con ambas polaridades-, centrándose en la imagen de los resultados exitosos anhelados, en su etapa culminante, se atrae a la realidad, en el plano físico, su contraparte equivalente al grado de aspiración o exigencia.
La persistencia en la pantalla mental de la imagen objeto de la concentración, por la ley de atracción –ley de asociación magnética, mediante la cual lo semejante atrae a lo semejante- va atrayendo a la conciencia objetiva y subjetiva impresiones análogas y complementarias que permiten aprehender en plenitud “la totalidad” de lo que se desea llevar a cabo, tomando nota de todos los elementos coadyuvantes, debidamente jerarquizados, en cuya acción es preciso concentrar todo el potencial psico-mental en unidades de realización acordes al grado de poder creativo que se posea, permitiendo, con el mínimo esfuerzo, el logro del objetivo.
Tan pronto se concentra la atención en una cosa el tiempo suficiente para su realización, entra en escena la ley de aislamiento cósmico que excluye toda interferencia, dándole a la atención, la oportunidad de canalizar el poder creadores lo que realmente importa hacer.
La perseverancia en el desarrollo de la concentración de la atención permite experimentar un sentimiento agradable de autorrealización, un estado mental de sosiego, plenitud, tranquilidad y paz mental, confianza, conciencia cósmica y seguridad en la puesta en práctica del mecanismo creador y genera la certidumbre de que los resultados están siendo logrados.
La concentración es una de las tres facultades que constituyen las llaves cósmicas para realizar la gran obra: contemplación, concentración y meditación.
Por medio de la contemplación se observan los elementos de realización que se encuentran al propio alcance. Es preciso, por el principio de: -interés es concentración-, interesarse para elegir, seleccionar, decidirse por uno en particular y concentrar la atención en ese punto, excluyéndola de todo lo demás, por cuyo medio se canaliza todo el poder creador, formando un polo de conciencia cuyas imágenes visualizadas en la pantalla mental ejercen atracción magnética para traer al mundo de la realidad objetiva los resultados apetecidos y rechazar los elementos contrarios, formando, -como se dijo antes-, una de las dos polaridades de la creación cósmica, la cual, al ser mantenida en la conciencia, el tiempo suficiente, trae a la manifestación real la cosa anhela y centrando el propio poder creador en ese punto, todo el universo coopera para crear el polo opuesto, es decir, el logro anhelado.
Intervalo cósmico: Toda actividad se lleva a cabo mediante ciclos activos de creación alternados con ciclos pasivos; el uno complementa al otro. En el primero se siembra; en el segundo, se cosecha y recupera energía, preparando la nueva etapa. Actividad-pasividad, es la ley.
La concentración se lleva a cabo durante un lapso, pero no indefinidamente, en el cual se programa el ordenador mental; acto seguido, la mente –en forma automática, y fácilmente, realiza lo que es menester para atraer los resultados apetecidos.
Los efectos de la concentración, en el ciclo pasivo, son directamente proporcionales a su extensión en el activo; lo uno se crea o polariza, mentalmente, en el otro, con lo cual se le trae a manifestación real. Por eso, después de un período de polarización hay que soltar la concentración, -constituye el desapego-, con el fin de que la mente psiconsciente se haga cargo de materializar  los objetivos en logros. 
Además, por la sabiduría de la Inteligencia Infinita que rige todas las cosas, si se le da la oportunidad, -es decir-, dejando de interferir-, siempre se obtienen los resultados que más convienen en cada caso y por el mejor canal.
La concentración es una ley universal efectiva; la clave que es preciso dominar consiste en enfocar la atención en un punto, básicamente la realización de un objetivo o la satisfacción de una necesidad o deseo, a la vez, en cualesquiera variantes y en todo lo que se haga.
El ser humano está dotado con capacidad potencial para realizar cualquier cosa que conciba en su mente, o solucionar toda eventual situación que se le presente en la vida diaria, siempre y cuando concentre su poder creador en una sola cosa a la vez. Es la regla de oro.
La ley cósmica de la concentración expresa: -Mientras mayor tiempo se concentra el propio poder creador en un punto, más fácilmente se domina o resuelve una situación cualquiera-.
En síntesis, concentrar el propio poder en una sola cosa a la vez, en el espacio y tiempo, y dividir cada tarea, objetivo o situación que requiera solución, en sus unidades más pequeñas y realizarlas por su orden de prioridad, permite llevar a cabo, con facilidad, todo lo que el ser humano se proponga, si persiste lo suficiente.
Concentración de la atención: A cada instante es requerida la atención del ser humano por múltiples circunstancias. Diversos objetivos le atraen; distintos amores le cautivan; centenares de libros esperan por él; hoy piensa en algo, mañana en otra cosa distinta. Esa volubilidad requiere ser dominada y puesta bajo absoluto control si de verdad se desea realizar logros de envergadura. Es a un resultado a la vez al que hay que centrarse, el tiempo suficiente, hasta lograr concluir con éxito cada etapa de la tarea. La misma naturaleza de las cosas cumple con esta ley cósmica, rigurosamente, cuando presenta, al ser humano, en su pantalla mental, una situación a la vez, para su solución y ejerce de tal manera su atracción en el propio estado de conciencia que excluye cualquier otro requerimiento hasta que la prioridad haya sido resuelta.
Centrada la atención en algo determinado, en estado de meditación, permite alcanzar la iluminación y obtener la respuesta sobre las eventuales preguntas que se le antepongan a la mente psiconsciente.
La sugerencia que se recomienda es la de concentrar, en cada caso, todos los recursos en un logro prioritario a la vez para concluir cualquier obra –o etapa de la misma- con mayor dominio y facilidad.
Un ejemplo que nos permite comprender con facilidad el profundo efecto de la concentración de la energía es el de los rayos del sol concentrados en un punto por medio de la lupa o lente de aumento mediante la cual son capaces de lograr la combustión de cualquier materia orgánica. Así debe ser concentrada –y canalizada- la propia energía por medio de la inteligencia a la solución de cualquier eventual situación o realización de una meta a la vez.
En los estudios, la mejor manera de dominar cualquier área del conocimiento es la de centrarse en una materia a vez y una vez dominada en forma satisfactoria pasar a la siguiente.

CÓMO DESARROLLAR
EL PODER DE LA CONCENTRACIÓN

Reglas prácticas de gran efectividad:
·       Centra la propia atención en lo que estés haciendo, en una cosa a la vez, en cualquier actividad, por ejemplo: el trabajo profesional, en los estudios y en la vida diaria.
·       Divide y vencerás: Es la máxima de la sabiduría antigua. Implica distribuir el logro de un gran objetivo en unidades más pequeñas de realización y luego llevar a cabo cada parte en su estricto orden prioritario. La energía centrada en un sub-objetivo a la vez permite optimizar la propia capacidad realizadora y la tarea se lleva a cabo con mayor facilidad y menor gasto de energía y recursos. Repetir, por etapa, la acción, hasta realizar la obra completa.
·       Por otra parte, significa tener un método efectivo de trabajo, es decir, mientras no se haya concluido una etapa del objetivo de realización en curso o resolución de la situación de turno, hay que permanecer, con serenidad, en la tarea hasta concluirla satisfactoriamente, lo cual ayuda a mantenerse firme en el logro de los resultados y constituye una guía certera en la acción.
·       Cada vez que tengas la tentación de realizar varias cosas a la vez, siéntate un rato y analiza cual de las dos  más opciones tiene mayor prioridad y céntrate en ella hasta culminarla satisfactoriamente; luego pasa a la siguiente. Con la elección y concentración en un objetivo experimentas una sensación de auto-liberación y observas como vas ejecutando la obra con efectividad y conservas el pleno control de todas las situaciones.

Los diferentes tipos de concentración que se pueden desarrollar, son:
A.- CONCENTRACIÓN FÍSICA:
EXPERIMENTOS:
1. Concentración en un punto negro:
·       Concentración la mirada sobre un punto negro, el cual puede ser un círculo de unos diez centímetros elaborado con papel carbón negro o pintado sobre cartulina con tinta china, colocado en la pared a la altura de los ojos.
·       Sitúate a una distancia de dos metros, de pies –o si lo prefieres, puedes sentarte-, fija la mirada, sin esfuerzo y sin parpadear, en el centro del papel negro, durante un minuto; luego, descansa otro; hazlo dos veces. Se aumenta uno cada tres días hasta completar quince minutos, tiempo suficiente para desarrollar todo el aparato psíquico y una óptima capacidad de concentración en todos los niveles: físico, mental y espiritual. Si se produce escozor o lagrimeo, no tiene importancia. No obstante, se suspenderá el experimento hasta el día siguiente. Los mejores momentos para ejercitarse son en la noche y en la mañana. Tres veces por semana constituye una excelente frecuencia una vez desarrollado el ciclo inicial y completado los quince minutos de duración.
2.  Concentración en un objeto brillante:
·       Puede ser una garrafa de agua o una bola de cristal.  Se puede comenzar con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.
3.  Concentración en el entrecejo, frente al espejo. Se puede comenzar, igual que en el caso anterior, con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.
·       Este método es muy interesante por cuanto a continuación se puede aprovechar para autosugestionarse con afirmaciones positivas tendientes a desarrollar cualquier cualidad en la personalidad o habilidades o destrezas físicas, mentales o espirituales, o el logro de determinados objetivos.
·       Por ejemplo: En la mañana, al levantarse, o en la noche, antes de acostarse, se realiza el ejercicio de concentración y acto seguido se repite diez  veces, la siguiente afirmación: -Cada día en todas formas y condiciones estoy mejor y mejor.
4. Concentración sobre la llama de la vela:
·       En este experimento, se puede ensayar con excelente utilidad de desarrollo integral de la mente, -en el acto de la concentración-, la visualización de diferentes colores como el verde, el azul, el rojo, el violeta, el anaranjado y el amarillo o cualquier otro que tú elijas.
5. Concentración de la atención en los diferentes órganos:
·       Empieza desde los dedos de los pies hasta la cabeza, despertando la conciencia de cada uno, relajándolo y cargándolo de energía, reteniendo el aliento, en cada concentración, durante 20 segundos, -o, contando mentalmente veinte-.
6. Concentración en la respiración:
·       Inhalar contando hasta seis; retener el aliento –pulmones llenos- contando hasta tres; exhalar contando seis, lentamente; retención –pulmones vacíos- contando tres. Repetir diez veces.
·       Una variante excelente es el se centrar la atención en la respiración sin ninguna intención particular, simplemente siguiendo el ritmo respiratorio durante algunos minutos y observar los efectos subsiguientes.
·       Una segunda variante, después de haber observado el ritmo respiratorio durante unos minutos, es el inhalar el aire lentamente y exhalarlo –sin retención- lo más lentamente posible, muy lentamente, conduciendo la atención hasta el punto tan tien –hara-, ubicado tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros en sentido de la columna vertebral. Este ejercicio es excelente y sus efectos, de gran valor, deberás descubrirlos personalmente.
¿Cuál es la importancia de la concentración física?, -preguntaba un discípulo en una charla-coloquio del autor.
En estos ejercicios de concentración física reside un poderoso secreto que es preciso conocer y aprovecharlo en lo que realmente vale.
Al concentrar la atención sobre un objeto físico determinado se va expandiendo la conciencia sobre el móvil del interés de turno y activando en grado equivalente el poder infinito de la mente psiconsciente. ¿Por qué?
La concentración de la mente sobre un objeto físico determina, gradualmente, el adormecimiento del sentido físico en acción o de los sentidos físicos en general cuando se lleva a cabo la relajación completa del cuerpo, lo cual determina que, paralelamente al adormecimiento del sentido o sentidos físicos se vayan despertando, o activando, simultánea y automáticamente, los sentidos espirituales con su respectiva expansión de la percepción psico-sensorial y la activación del poder infinito de la mente psiconsciente para realizar las tareas que le hayan sido programada.
Si se quiere activar la percepción espiritual y el poder infinito de la mente psiconsciente, el adormecimiento de los sentidos físicos, la calma y la quietud interior, es el primer paso esencial y necesario.

COMBINACIÓN DE LA CONCENTRACIÓN
CON LA AUTOSUGESTIÓN

Al fijar la mirada sobre cualquiera de los puntos antes señalados, es importante acompañar el experimento con las afirmaciones siguientes u otras semejantes:
Afirma:
·       Tengo personalidad y poder.
·       Dentro de mi vibra la seguridad y la tranquilidad.
·       Cada día, en todas formas, estoy mejor y mejor.
·       Mi dominio sobre mí y sobre el medio ambiente es cada día más firme.
·       Soy imperturbable, impasible y persistente en todo y frente a todo.
·        Conservo la calma y la serenidad en todo momento.
·       Aplico una efectiva creatividad en el logro de mis objetivos.
·       Soy inmune e invulnerable a las influencias y sugestiones del medio ambiente y de cualquier persona a nivel objetivo y subjetivo, en la dimensión física, mental y espiritual y en cualesquiera otros niveles en que sea preciso.
·       Cada día, en todas formas, aumenta mi capacidad de trabajo, de estudio, de realización y  riqueza integral. Mantengo un perfecto equilibrio físico, mental y espiritual.
·       Mi lucidez mental se optimiza cada día más; discierno con claridad todo lo que me concierne.
·       Mi salud es perfecta; conservo en óptimo estado la juventud, y, mi energía vital, vigor y fortaleza se potencian permanentemente.
·       Cada vez que repito tres veces la palabra autodominio, entro, automáticamente, en el nivel de mi mente psiconsciente y alcanzo un perfecto control y dirección efectiva de mis facultades a nivel físico, mental y espiritual, para resolver cualquier situación, oportuna y satisfactoriamente.
·       Antes de: (indicar fecha y hora), realizo en forma correcta (indicar el objetivo). Hecho está ya.
Se aprende de memoria una de las afirmaciones y se repite, mentalmente, mientras se efectúa la concentración respectiva. Gradualmente se van incorporando las demás.
La misma, se puede repetir –como afirmación- en los momentos de la vida diaria que se requiera equilibrar el estado anímico equivalente.
De igual manera, es útil y de gran efectividad psico-programática, leer el conjunto de las afirmaciones, periódicamente.
B.- CONCENTRACIÓN MENTAL:
En este tipo de concentración el enfoque de la atención se realiza sobre un objeto mental, por cuanto es una actividad introspectiva. A continuación veremos cuatros ejemplos que le ilustran suficientemente.
1. Concentración de la imaginación creadora:
A) Visualizar el resultado de un objetivo a la vez en su etapa de culminación exitosa.
   Anota los objetivos que anhela realizar o las situaciones que desea resolver, en su respectivo orden prioritario.
En estado de relajación, visualiza cada uno de los resultados apetecidos en su estado de culminación satisfactoria.
B) Anteponiendo, a la mente psiconsciente, una pregunta, -repetida tres veces- para obtener la respectiva respuesta vía intuitiva o iluminación meditativa.
La mente siempre responde, bien sea que contenga la respuesta en sí, es decir, en el propio archivo mental o espiritual de la persona o que esté en la mente de cualquier ser, encarnado o desencarnado, de este planeta o de cualesquiera de los infinitos mundos poblados del universo; o, que se encuentre en algún archivo físico o libro, en donde esté; o en la mente universal del Creador.
El espíritu, por su facultad de desdoblamiento se proyecta hasta el lugar o la mente en que se encuentra la información y efectúa la lectura del contenido mental vía telepática y la transmite a su conciencia. La pregunta repetida tres veces, -una vez sola es suficiente, también- con intención de obtener la respuesta, es la llave que activa el mecanismo.
Otra forma, también usual en que suele obtenerse la respuesta, es que, en vez de tenerla vía intuitiva, al poco tiempo, que puede variar desde algunos minutos hasta días o meses, -o años, en algunos casos-, en forma aparentemente casual, se presente una persona determinada, y sin que haya una razón para ello, comienza a hablar del tema y aporta la respuesta precisada.
Otras veces la respuesta se percibe a través de un sueño, la cual se obtiene poco después de haberse efectuado la pregunta a la mente psiconsciente.
Una forma que ya es muy usual, hoy, es la programación de un sueño para obtener ideas que aporten solución de situaciones, lo cual se lleva a cabo poco antes de dormir, de la siguiente manera:
·       Se relaja física, mental y espiritualmente, con la fórmula ya conocida, es decir: -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en este estado perfecto de relajación física, mental y espiritual durante el sueño hasta las cinco y media de la mañana.
·       Ahora, afirma: -Quiero tener un sueño que me aporte la información suficiente para: a) resolver esta situación: (descríbela). b) realizar este objetivo: (señálalo). Voy a tener este sueño en el mejor momento durante la noche y lo recordaré y entenderé, al despertar. Hecho esta ya.
2.- Concentración sobre un punto de luz dentro de la mente.
·       Con los ojos cerrados mira en la lejanía, buscando un punto de luz en la pantalla mental.
·       Tan pronto percibas el punto de luz, concéntrate en él, intensificándolo;  mientras lo haces, afirma: -Desarrollo mi poder de concentración. Cada día y en todas formas, activo mejor mi poder potencialmente infinito en el grado necesario y suficiente. (Repetir tres veces).
              3.- Psico-programación para realizar diversas tareas o sesiones de estudio.
Hace ya muchos años, el autor descubrió una forma de programación para realizar tareas de largo aliento o extensas sesiones de estudio, sin cansarse y obteniendo el máximo provecho o rendimiento.
Básicamente es entrar en un estado de interiorización mental y programarse que se va a permanecer en dicho estado durante equis número de minutos u horas, condicionando que no se va a cansarse ni sentir molestias de ningún tipo y que se va a realizar la tarea con excelentes resultados.
PLAN DE ACTUACIÓN:
·       -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en perfecta relajación física, mental y espiritual durante: (señalar el tiempo, desde cinco minutos hasta ocho horas; hay que proceder en forma gradual).
·       PRIMERA VARIANTE: Concentro mi atención en la realización de esta tarea (menciónala) y voy a realizar en forma óptima los siguientes resultados: (señálalos). Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.
·        SEGUNDA VARIANTE:  Concentro mi atención en el estudio de este tema: (señalarlo) la realización de esta tarea (menciónala) y voy a asimilar, entendiéndolo con una sola lectura todo el contenido de dicho tema y lo voy a recordar con facilidad –y espontáneamente- cada vez que precise recordarlo o responder un examen, -o dar una charla- fluyendo, las ideas, claramente, en mi mente. Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.
El autor, cuando estudió la carrera de Derecho, de noche, mientras trabajaba de día, aparte de las horas diarias que le dedicaba al estudio, temprano en la mañana, los fines de semanas y en los períodos de exámenes dedicaba hasta ocho horas seguidas de estudio, durante los cuales se programaba en la forma que queda explicada y una sola lectura era suficiente para asimilar, en la generalidad de los casos, salvo las excepciones, la totalidad de los temas en grado suficiente para alcanzar los mejores resultados, a los cuales estaba acostumbrado. Es preciso hacer la salvedad de que algunos temas, estando provistos de abundante bibliografía, los que lo requerían los leía en varias obras diferentes buscando compenetrarse con la visión más amplia posible; pero, siempre era una sola lectura, por cuanto al leer para asimilar, sabiendo que no se va a releer, la mente capta el significado para recordarlo. Al no releer, la mente busca la información en el interior, archivada con la primera lectura. Esta técnica es realmente excelente y efectiva y practicándola se domina fácilmente.
4.-  Concentrarse en contar hasta cifras muy elevadas:
·       Esto se realiza en los niveles en los cuales se desea obtener resultados económicos para desarrollar los centros mentales que controlan tales cantidades, de manera que ejerzan fuerzas de atracción en esos determinados rangos; por ejemplo: A) Contar de uno a cien, de uno a mil, de uno a un millón y así sucesivamente hasta los niveles deseados. B) Contar con intervalos de cien millones, es decir: uno, cien millones, doscientos millones, trescientos millones, hasta llegar a diez mil millones, cien mil millones o más, si el interés es desarrollar los centros mentales correspondientes. C) Paralelamente, visualizar esas cantidades en dinero que les van entregando y usted en acción, recibiéndolas.
Hoy en día, muchas personas manejan contratos con cifras muy elevadas –mil millonarias- en diferentes tipos de monedas, por lo cual, las personas que aspiran a alcanzar elevados niveles de logros económicos deben ejercitarse en repetir –y al mismo tiempo imaginar- dichas cifras elevadas de dinero y visualizar que las reciben. El camino al logro se abre primeramente a nivel mental.
C.- CONCENTRACIÓN ESPIRITUAL:
Podemos centrar nuestra atención en los siguientes aspectos de la concentración espiritual:
1.    Concentración en el Creador Universal: ELOÍ:
·       En la primera edición de este libro sugería la repetición de cinco  nombres de Dios, entre diez y cien veces, o más si era el deseo de la persona, al día. Esta práctica, durante algunos años me reportó cuantiosos beneficios de índole espiritual. Los nombres que solía utilizar eran: Jehová, Yahvé, Alá, Eloí, Dios.
·       Los maestros sufíes practican el constante recuerdo de Alá  –el Dickr- y otros practicantes espirituales utilizan el respectivo nombre utilizado por su corriente o simplemente el de Dios. Es conocido por todos que los yoguis utilizan OM, -aum- que corresponde al sonido universal.
·       En la actualidad, me he decidido en usar, desde hace algunos años, a partir de mi estancia en Andalucía, -donde practiqué a fondo la meditación profunda- el nombre de ELOÍ como representación del Creador Universal; por dos razones fundamentales: la primera, ELOÍ era el nombre que utilizaba el hermano Jesús de Nazareth; la segunda, existen múltiples comunicaciones espirituales refiriendo que ELOÍ es el nombre con que se designa al Creador Universal en los inmensos mundos habitados del Universo. Mi experiencia personal es satisfactoria; el nombre de Dios que haga referencia al Creador Universal es una cuestión personal; cada quien, en fin de cuenta se está refiriendo al Creador Universal como Fuente de vida y Ley Universal, o como prefieren denominarlo un gran número de personas: la Inteligencia infinita.
·       La repetición del nombre del Creador Universal –ELOÍ-, o la concentración en Él, constituye la conexión con la fuente universal, por cuanto, al centrarse en el Creador Universal, la persona se ha emancipado, primero, de la conciencia de los sentidos físicos, se ha interiorizado en su espíritu, abstrayéndose de la realidad objetiva y conectándose con el Creador Universal, o adquiriendo consciencia de su conexión, por cuanto siempre ha estado conectado, con lo cual se convierte en un efectivo instrumento de su voluntad, armonizándose con las elevadas vibraciones universales correspondientes a los atributos que Les son inherentes, fluyendo la luz, el amor, la justicia, la fortaleza, la templanza, la belleza, la sabiduría y el efecto de los demás atributos.
·       En ese estado de conexión con la fuente universal: ELOÍ, se va efectuando, gradualmente, la unificación de la conciencia de todas las personalidades anteriores que se han tenido en las múltiples encarnaciones o renacimientos, ensanchando la percepción de una perspectiva universal, que trasciende, inmensamente, la realidad objetiva de este solo ciclo de vida.
·       La conexión con la fuente: ELOÍ, proporciona una carga constante de energía, luz, inspiración, sabiduría, fortaleza y gran número de beneficios que solamente cada persona podrá calibrar por medio de una práctica asidua.
·       Cuando se aborda la comprensión de una determinada realidad, la solución de una situación o la realización de un objetivo, o simplemente, tener consciencia de la propia misión en la vida, entre tantos y variados casos probables, la conexión con la Fuente aporta todos los elementos necesarios y suficientes para alcanzar el propósito y experimentar la sensación de plenitud que deja, a la persona, con satisfacción plena.
PLAN DE ACTUACIÓN:
1.    Relájate, sentándote cómodamente, afirmando:
·       -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en este estado de perfecta relajación física, mental y espiritual durante quince minutos (o más si lo deseas) y sus efectos benéficos perduran en mí cada día mejor, hasta que vuelva a realizar este ejercicio.
·       Ahora, con los ojos cerrados, forma un triángulo imaginario uniendo tres puntos formados por la parte de tu cabeza en donde se forma un remolino en tu pelo, que en realidad es una espiral, si lo mira bien. Allí, repite, una vez, el nombre ELOÍ; el segundo punto lo forma tu hombro izquierdo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; el tercer punto lo forma el hombro derecho, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora regresa al vértice del triángulo, en el punto de tu cabeza en donde se forma el remolino en tu pelo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora baja hasta el punto situado en tu nuca, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ, -en este punto se encuentra ubicado el ojo que todo lo ve, de tu ser, con gran capacidad de perceptiva. Centrado en este punto, después de haber mencionado el nombre ELOÍ, afirma:
o   -Formo una unidad cósmica perfecta con ELOÍ, -el Creador Universal-.
·       Repítelo por lo menos diez veces, en forma sosegada observa como se va formando una espiral de luz que gradualmente se va transformando en un círculo luminoso y va adquiriendo la forma de una rueda, la Rueda de la Vida; permanece contemplando durante unos momentos la Rueda de la Vida en movimiento. Te encuentras en perfecta unión con el Creador Universal.
·       Ahora, une los pulgares de ambas manos con los dedos medios y afirma: CADA VEZ QUE UNO EL PULGAR CON EL DEDO MEDIO DE AMBAS MANOS O DE UNA SOLA, FORMANDO UN CÍRCULO, INSTANTÁNEAMENTE ADQUIERO CONSCIENCIA DE MI UNIDAD CÓSMICA PERFECTA CON ELOÍ. Su luz, amor, armonía, poder, equilibrio, orden y calma imperturbable,  y los efectos de los demás atributos, fluyen en mí y a través de mí,  siempre. Hecho está.
·       Ahora, termina el ejercicio repitiendo la formación del triángulo imaginario repitiendo el nombre de ELOÍ en el vértice, en el punto del remolino de tu pelo, en el hombro izquierdo, en el hombro derecho, en la nuca, ahora desciende hasta el cóccix, repite el nombre ELOÍ, en este punto, ahora piensa en el punto TAN TIEN –hara- situado a tres centímetros debajo de tu ombligo y tres centímetros hacia dentro en dirección de la columna vertebral, allí repite el nombre ELOÍ,; ahora, sigue hasta el punto situado en la garganta, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto situado en el entrecejo, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto ubicado en la coronilla, en el centro de la cabeza, repite, una vez, el nombre de ELOÍ; mantente unos instantes en este punto –el tiempo que tú quieras- y termina expresando tu gratitud: -Gracias, ELOÍ, por mi unidad cósmica perfecta Contigo-. Quédate aún unos breves instantes en este estado de perfecta unión con el Creador Universal; estás vibrando con el ritmo universal, directamente en la Fuente Creadora del Universo. En ella es donde hay que centrarse por encima de cualquier otra.
·       Entra en comunión con ELOÍ por medio de la conversación directa con Él, -o por el pedido-, como lo hace un hijo -o hija- con su Padre. Afirma: -ELOÍ, en tus manos confío mi ser. Me pongo bajo tu inspiración y guía.  Protégeme, asísteme, ilumíname. Gracias.
·       Entra en comunión con el Creador Universal por medio de la gratitud; por ejemplo, afirma:
1.    ELOÍ es amor, doy gracias por el amor.
2.  ELOÍ es sabio, doy gracias por la sabiduría.
3.  ELOÍ es justo, doy gracias por la justicia.
4.  ELOÍ es paciente, doy gracias por la paciencia.
5.  ELOÍ es poder creador, doy gracias por el poder creador.
6.  ELOÍ es energía, doy gracias por la energía.
7.  ELOÍ es tolerancia, doy gracias por la tolerancia.
8.  ELOÍ es generoso,  doy gracias por la generosidad.
9.  ELOÍ es abundancia, doy gracias por la abundancia.
10.       ELOÍ es riqueza integral, doy gracias por la riqueza integral.
11. ELOÍ es bondad, doy gracias por la bondad.
12.       ELOÍ es vida, doy gracias por la vida.
13.       ELOÍ es luz, doy gracias por la luz.
14.       ELOÍ  es armonía, doy gracias por la armonía.
15.       ELOÍ es orden perfecto, doy gracias por el orden perfecto.
16.       ELOÍ es salud perfecta, doy gracias por la salud perfecta.
17.       ELOÍ es juventud eterna, doy gracias por la juventud ideal, en el eterno presente.
18.       ELOÍ es felicidad, doy gracias por la felicidad de cada momento.
Puedes leer la afirmación toda y luego repetir de diez a cien veces el atributo de tu interés. Efectuarlo en la mañana y en la noche, constituye una excelente práctica de autodisciplina psico-programática en la perfección de la concentración y el dominio de la mente.
2. Concentración en los valores universales o atributos del Creador:
·       Entra en estado de relajación.
·       Concentra la atención en un valor universal como el amor, la justicia, la compensación, la vida, la verdad, la tolerancia, el perdón, la igualdad, la constancia, la paciencia, la serenidad, la calma, la efectividad, el deber, la impasibilidad, la invulnerabilidad, la belleza, la sabiduría, la prudencia, la fortaleza y la templanza, además de cualquier otro valor de tu interés, meditando sobre los sentimientos, las virtudes y las cualidades equivalentes.
·       Se repite el nombre del valor, tres veces; o se puede formular una pregunta, repetida igual número de oportunidades, por ejemplo: -¿Qué es el amor?, -¿cómo actúa?, -¿qué hace o cuáles son sus efectos?, ¿a quién debo amar?, -¿cuándo?, -¿dónde?, -¿por qué?, -¿cuál es el poder del amor?
·       Esperar, en estado de quietud interior, la respuesta, durante un rato. Después, despreocuparse. En las horas o días siguientes, surgirán, en la mente, ideas claras que ampliarán la propia comprensión al respecto.
3. Concentración en el silencio interior.
·       Entra en la quietud de tu ser y escucha la voz del silencio en sus múltiples y variadas formas. Repite el sonido universal OM, diez veces. Es el estado ideal para buscar –y encontrar- el propio ritmo, el de las cosas o el de cualquier proyecto que se desee realizar. Es preciso ritmar –o sincronizar-, con el engranaje cósmico, sus leyes y valores universales. Siente la armonía cósmica y expresa el orden perfecto dentro de ti y en cada uno de tus actos.
·       Afirma, tres veces: -Encuentro el ritmo cósmico en mí, en todas las cosas, en cada momento, y, me mantengo en perfecta armonía con su  manifestación, aquí y ahora. Hecho está.-

BENEFICIOS DEL PODER
DE LA CONCENTRACIÓN

1.    Aumento de la capacidad de atención y por ende, de la percepción, asimilación y realización.
2.  Adormecimiento del sentido de la vista con el consiguiente despertar de la visión espiritual o psíquica.
3.  Desarrollo del vigor y dinamismo psico-espiritual.
4.  Activa y dinamiza la intuición.
5.  Desarrolla la capacidad de aprendizaje de cualquier rama del saber humano.
6.  Estimula la memoria en elevado grado.
7.  Optimiza los resultados del trabajo.
8.  Incrementa la confianza y el dominio de la mente.
9.  Permite disfrutar de la plenitud de uso de todas las facultades mentales y psico-espirituales.
10.                      Facilita una mejor comprensión integral de las cosas puestas bajo el propio análisis.
11. Desarrolla, integralmente, la voluntad y la imaginación creadora.
La concentración es la verdadera potencia y la clave en el desarrollo del poder creador, su puesta en práctica y logro de todo cuanto se desea, o debe, realizarse. Hacer una cosa a la vez, con persistencia, voluntad de triunfo, imaginación creadora y fe, es la mejor manera de garantizar su ejecución con éxito, en todo cuanto emprendes.
Adelante.

Copyright Text

miércoles, 22 de julio de 2015

LA ESCUADRA Y EL COMPÁS




 LA ESCUADRA Y EL COMPÁS
©Giuseppe Isgró C.

La escuadra y el compás, entrelazados, con la letra G en el centro, conforman el símbolo más representativo de la Masonería Universal.
El compás, elemento móvil, con la punta hacia arriba, representa el Oriente, la dimensión espiritual, el Espíritu y sus atributos divinos. Es el símbolo de la inteligencia y de la comprensión.
El compás representa, también, a la percepción intuitiva e inspirativa; simboliza la capacidad perceptiva trascendental, comprensiva y realizadora. Es símbolo del entusiasmo, de la creatividad, de la inventiva y de la conciencia subjetiva.
El compás es el emblema del pensamiento flexible y dinámico, regido por los parámetros de los valores universales; del sentimiento, de la voluntad inquebrantable de cumplir con el propio deber y expresar la virtud en los propios actos, como fortaleza integral.
Es el elemento energético de la vida. Simboliza la sabiduría, la fortaleza, la visión, la conciencia, el deber, el amor y la belleza.
La escuadra, es un elemento fijo, que simboliza la rectitud, la justicia, la inflexibilidad en el cumplimiento de las leyes y principios físicos, mentales y espirituales, en todos los aspectos de la vida. También, la firmeza, la exactitud y todo lo que es preciso, en forma integral, en todos los ámbitos existenciales.
Simboliza la prudencia, la templanza, el equilibrio, el sentido de la medida.
La escuadra simboliza el Occidente, equivalente a la dimensión física de la vida, a la conciencia objetiva. A la capacidad de razonamiento, a la lógica inductiva y deductiva. Es la parte sensible de la vida y lo que cada ser percibe, lo hace por medio de los cinco sentidos.
Es preciso la unión del Espíritu con la materia, la trascendencia del ego para alcanzar la conexión con el propio yo, y a partir de este, la comunicación de la Divinidad, unidad siempre existente, aunque se haya dejado de tener conciencia de esa unidad.
La escuadra y el compás simbolizan, también, la ley de los reflejos, expresado en el aforismo hermético: Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba. Equivale a la estrella de seis puntas. Lo visible permite deducir lo invisible. Lo de afuera, lo que hay dentro.
La escuadra equivale a una cuarta parte del círculo y cuatro escuadras conforman los cuatro cuartos del círculo en cuyo centro se le dibuja un signo más, que simboliza a la Divinidad, y a la eterna polarización en el eterno retorno del ser individual hacia el Ser Universal. La escuadra, es la mitad exacta de un cuadrado, equivale a un triángulo. Rige la manifestación de cualquier idea, proyecto, propósito u objetivo: en la ley del triángulo, cada lado simboliza, por ejemplo: Tesis, antítesis y síntesis. Espíritu, alma y cuerpo. Positivo, negativo y neutro.
Representa, también, el cuaternario y éste, en la percepción pitagórica, a la Divinidad. Es la Tetratkis de Pitágoras. (Tema tratado por separado).
La escuadra sobre el compás significa que la materia predomina sobre el Espíritu; las pasiones sobre la virtud; lo irracional sobre la razón; lo objetivo sobre lo subjetivo. La ignorancia sobre el conocimiento. Es el estado del profano cuando toca a la puerta de la Escuela para ser iniciado, en cuyo proceso recibir la luz simbólica, hasta que, luego, oportunamente, recibir la luz espiritual.
La escuadra con un lado encima sobre el compás, y el otro por debajo, implica el equilibrio que predomina sobre el hombre justo y perfecto; representa al compañero que va avanzando además del conocimiento de los materiales e instrumentos, en el conocimiento del uso de los mismos, para luego realizar la obra.
El compás sobre la escuadra, representa al maestro, donde el Espíritu domina sobre la materia, sobre las pasiones. Es la conciencia intuitiva del sentimiento que la Divinidad expresa por medio del lenguaje de los sentimientos de los valores universales como guía certera en todos los ámbitos de la vida.
En el ámbito del maestro, la escuadra y el compás presentan en el centro la letra G, que simboliza a la divinidad, del inglés God, que significa Dios. También, se le asigna el significado de Geometría. Esa es la razón por la que suele decirse que Dios, en la expansión de la Creación, Geometriza.
La letra G en el centro de la escuadra y el compás significa la Divinidad de la que hemos emanado a la conciencia individual a partir de la misma, sin separarnos de ella y sin dejar de ser ella misma. El ámbito central de la escuadra y el compás simboliza la Conciencia Universal, o Cósmica, de la cual, la conciencia de cada ser en los cuatro reinos naturales es una réplica exacta.
El adepto antes de dar cada paso lo enmarca en los parámetros del compás y de la escuadra para mantenerse dentro de los límites de la prudencia.
El paso, movimiento flexible dado bajo la égida del compás, inteligencia lúcida, es medido sobre la escuadra para mantener la rectitud de conciencia, de intención y de manifestación.
La escuadra puede componerse por dos reglas, que sirven para trazar el camino recto, o por un nivel y la perpendicular.
El nivel permite mantener uniforme la posición horizontal; la perpendicular, simboliza la creciente aspiración de ascender, cada vez por mejores niveles de comprensión, progreso y desarrollo integral.
El anhelo de cada ser es el de recorrer el eterno camino del progreso. Las enseñanzas simbólicas de la escuadra y el compás, y la Divinidad en el centro representada por la letra G, contienen elementos de guía existencial cuyo seguimiento conducen a la trascendencia del ser a los niveles superiores de comprensión y realización. Ciertamente, así es.
Trabajo en preparación.


martes, 21 de julio de 2015

895. Aparte de los defectos y de los vicios, en torno a los cuales nadie puede engañarse, cuál es el signo más característico de la imperfección moral?





COMENTARIO EXEGÉTICO 895


©Giuseppe Isgró C.



895. Aparte de los defectos y de los vicios, en torno a los cuales nadie puede engañarse, cuál es el signo más característico de la imperfección moral?

-“El interés personal. Las cualidades morales son, frecuentemente, como el dorado sobre un objeto de bronce que no resiste la piedra de toque. Alguien puede estar dotado de cualidades reales, que le convierten, para el mundo, en una persona de bien; pero éstas, aunque impliquen un progreso, no resisten, siempre, a ciertas pruebas y, alguna vez es suficiente tocar la cuerda del interés personal para descubrir la realidad.
Sin embargo, el verdadero desinterés es de tal manera raro sobre la tierra, que, si se os muestra, lo admiráis como una rareza.
El apego desmesurado a las cosas materiales es un indicio de notoria inferioridad, porque, cuanto más el ser humano se aferra a los bienes de este mundo, tanto menos comprende su destino, mientras que, en sentido contrario, con el desinterés, demuestra que él ve el porvenir desde un punto de vista más elevado”-.
Allan Kardec
El Librro de los Espíritus
 




COMENTARIO EXEGÉTICO GIC:

Percepción llena de gran agudeza, en la respuesta que obtiene el Maestro Allan Kardec, a la pregunta formulada, cuando expresa, al inicio de la misma: -"El interés personal". Luego, se agrega: -"El apego desmesurado a las cosas materiales es un indicio de notoria inferioridad...". Al final de la respuesta, agrega: -"..con el desinterés, demuestra que él ve el porvenir desde un punto de vista más elevado”-. 
El desapego, es, ciertamente, una de las cualidades que reflejan el perfecto autodominio de las personas, cualidad ésta, que denota el desarrollo superior del carácter. Empero, este autodominio, para poseerlo, implica la practica de la templanza como virtud. Pero, la templanza, para que pueda expresarse, precisa el cumplimiento de los demás valores universales, como el amor, la prudencia, la justicia, la equidad, cuando se aplica, la compensación, el equilibrio, el respeto, la compasión, el perdón. Solamente enmarcando los propios pensamientos, sentimientos, palabras y actos en los parámetros de los valores universales esenciales, es posible que por encima del interés personal predomine el sentimiento de lo justo y el cumplimiento del propio deber, para hacer valer el derecho inherente. La virtud de la vergüenza sigue siendo el freno esencial para que, cada persona, pueda mantenerse dentro de los límites del recto camino, es decir: rectos medios de sustentamiento de vida, de decisiones, de acciones, de esfuerzo y de atención, entre otros importantes aspectos esenciales. 
La educación en los valores universales, que se precisa impartir desde la más tierna edad, desde el propio hogar, y en la escuela, desde el inicio de los estudios, es lo que determinará que las nuevas generaciones emerjan con una comprensión de los límites de la prudencia y de la aplicación de la justicia en todo lo que se realiza: justicia para los demás, pero, también, para sí, acorde con la conciencia de la propia dignidad personal, o auto.estima y/o autoconcepto. 

Adelante.

sábado, 4 de julio de 2015

EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN






EL ARTE DE LA CONCENTRACIÓN

Del libro: CÓMO POTENCIAR EL AUTODOMINIO

Autor:
©Giuseppe Isgró C.


-El poder creativo está dentro de ti; exteriorízalo por medio de la concentración en la realización de un objetivo o en la satisfacción de una necesidad, es decir, centrándolo en un punto de acción a la vez-.
Giuseppe Isgró Cattafi


El dominio de la concentración se manifiesta dirigiendo la atención en un punto, mediante la cual aflora un estado de conciencia particular.
En lo que centras tu atención se expande la conciencia o se manifiesta un grado equivalente de tu poder potencialmente infinito. Este es el gran secreto.
Enfocando la atención sobre un pensamiento, un valor, un sentimiento, una emoción, la realización de un objetivo, la solución de una situación o la búsqueda de una respuesta determinada se forma una polarización dinámica, es decir, uno de los dos polos de creación de resultados que, automáticamente, con la persistencia suficiente, en el espacio y tiempo, genera el opuesto, trayendo a la realidad lo deseado en trabajo realizado u obras concluidas, comprensión o iluminación lograda, en nuevos niveles evolutivos.
Toda situación que requiere solución u objetivo que deba ser realizado conforma una polaridad negativa en estado potencial; es preciso concentrar la atención en la solución u obtención de resultados apetecidos, con lo cual se polariza la condición positiva subordinándose todo lo demás como elemento coadyuvante.
De esta manera, el ser humano se transforma en un imán viviente, de doble polaridad: la negativa, conformada por la condición que requiere transmutación, la cual atrae a las cosas positivas, -coadyuvadoras- que requiere; igualmente, repele a las condiciones negativas que no precisa; y la positiva, estructurada por los resultados apetecidos repele a los factores positivos que no necesita; y, atrae, a los elementos negativos –cooperadores- que les son imprescindibles.
Se logra la polarización mediante la concentración en lo que se desea lograr. Creada la misma a nivel mental –con ambas polaridades-, centrándose en la imagen de los resultados exitosos anhelados, en su etapa culminante, se atrae a la realidad, en el plano físico, su contraparte equivalente al grado de aspiración o exigencia.
La persistencia en la pantalla mental de la imagen objeto de la concentración, por la ley de atracción –ley de asociación magnética, mediante la cual lo semejante atrae a lo semejante- va atrayendo a la conciencia objetiva y subjetiva impresiones análogas y complementarias que permiten aprehender en plenitud “la totalidad” de lo que se desea llevar a cabo, tomando nota de todos los elementos coadyuvantes, debidamente jerarquizados, en cuya acción es preciso concentrar todo el potencial psico-mental en unidades de realización acordes al grado de poder creativo que se posea, permitiendo, con el mínimo esfuerzo, el logro del objetivo.
Tan pronto se concentra la atención en una cosa el tiempo suficiente para su realización, entra en escena la ley de aislamiento cósmico que excluye toda interferencia, dándole a la atención, la oportunidad de canalizar el poder creadores lo que realmente importa hacer.
La perseverancia en el desarrollo de la concentración de la atención permite experimentar un sentimiento agradable de autorrealización, un estado mental de sosiego, plenitud, tranquilidad y paz mental, confianza, conciencia cósmica y seguridad en la puesta en práctica del mecanismo creador y genera la certidumbre de que los resultados están siendo logrados.
La concentración es una de las tres facultades que constituyen las llaves cósmicas para realizar la gran obra: contemplación, concentración y meditación.
Por medio de la contemplación se observan los elementos de realización que se encuentran al propio alcance. Es preciso, por el principio de: -interés es concentración-, interesarse para elegir, seleccionar, decidirse por uno en particular y concentrar la atención en ese punto, excluyéndola de todo lo demás, por cuyo medio se canaliza todo el poder creador, formando un polo de conciencia cuyas imágenes visualizadas en la pantalla mental ejercen atracción magnética para traer al mundo de la realidad objetiva los resultados apetecidos y rechazar los elementos contrarios, formando, -como se dijo antes-, una de las dos polaridades de la creación cósmica, la cual, al ser mantenida en la conciencia, el tiempo suficiente, trae a la manifestación real la cosa anhela y centrando el propio poder creador en ese punto, todo el universo coopera para crear el polo opuesto, es decir, el logro anhelado.
Intervalo cósmico: Toda actividad se lleva a cabo mediante ciclos activos de creación alternados con ciclos pasivos; el uno complementa al otro. En el primero se siembra; en el segundo, se cosecha y recupera energía, preparando la nueva etapa. Actividad-pasividad, es la ley.
La concentración se lleva a cabo durante un lapso, pero no indefinidamente, en el cual se programa el ordenador mental; acto seguido, la mente –en forma automática, y fácilmente, realiza lo que es menester para atraer los resultados apetecidos.
Los efectos de la concentración, en el ciclo pasivo, son directamente proporcionales a su extensión en el activo; lo uno se crea o polariza, mentalmente, en el otro, con lo cual se le trae a manifestación real. Por eso, después de un período de polarización hay que soltar la concentración, -constituye el desapego-, con el fin de que la mente psiconsciente se haga cargo de materializar  los objetivos en logros. 
Además, por la sabiduría de la Inteligencia Infinita que rige todas las cosas, si se le da la oportunidad, -es decir-, dejando de interferir-, siempre se obtienen los resultados que más convienen en cada caso y por el mejor canal.
La concentración es una ley universal efectiva; la clave que es preciso dominar consiste en enfocar la atención en un punto, básicamente la realización de un objetivo o la satisfacción de una necesidad o deseo, a la vez, en cualesquiera variantes y en todo lo que se haga.
El ser humano está dotado con capacidad potencial para realizar cualquier cosa que conciba en su mente, o solucionar toda eventual situación que se le presente en la vida diaria, siempre y cuando concentre su poder creador en una sola cosa a la vez. Es la regla de oro.
La ley cósmica de la concentración expresa: -Mientras mayor tiempo se concentra el propio poder creador en un punto, más fácilmente se domina o resuelve una situación cualquiera-.
En síntesis, concentrar el propio poder en una sola cosa a la vez, en el espacio y tiempo, y dividir cada tarea, objetivo o situación que requiera solución, en sus unidades más pequeñas y realizarlas por su orden de prioridad, permite llevar a cabo, con facilidad, todo lo que el ser humano se proponga, si persiste lo suficiente.
Concentración de la atención: A cada instante es requerida la atención del ser humano por múltiples circunstancias. Diversos objetivos le atraen; distintos amores le cautivan; centenares de libros esperan por él; hoy piensa en algo, mañana en otra cosa distinta. Esa volubilidad requiere ser dominada y puesta bajo absoluto control si de verdad se desea realizar logros de envergadura. Es a un resultado a la vez al que hay que centrarse, el tiempo suficiente, hasta lograr concluir con éxito cada etapa de la tarea. La misma naturaleza de las cosas cumple con esta ley cósmica, rigurosamente, cuando presenta, al ser humano, en su pantalla mental, una situación a la vez, para su solución y ejerce de tal manera su atracción en el propio estado de conciencia que excluye cualquier otro requerimiento hasta que la prioridad haya sido resuelta.
Centrada la atención en algo determinado, en estado de meditación, permite alcanzar la iluminación y obtener la respuesta sobre las eventuales preguntas que se le antepongan a la mente psiconsciente.
La sugerencia que se recomienda es la de concentrar, en cada caso, todos los recursos en un logro prioritario a la vez para concluir cualquier obra –o etapa de la misma- con mayor dominio y facilidad.
Un ejemplo que nos permite comprender con facilidad el profundo efecto de la concentración de la energía es el de los rayos del sol concentrados en un punto por medio de la lupa o lente de aumento mediante la cual son capaces de lograr la combustión de cualquier materia orgánica. Así debe ser concentrada –y canalizada- la propia energía por medio de la inteligencia a la solución de cualquier eventual situación o realización de una meta a la vez.
En los estudios, la mejor manera de dominar cualquier área del conocimiento es la de centrarse en una materia a vez y una vez dominada en forma satisfactoria pasar a la siguiente.

CÓMO DESARROLLAR
EL PODER DE LA CONCENTRACIÓN

Reglas prácticas de gran efectividad:
·       Centra la propia atención en lo que estés haciendo, en una cosa a la vez, en cualquier actividad, por ejemplo: el trabajo profesional, en los estudios y en la vida diaria.
·       Divide y vencerás: Es la máxima de la sabiduría antigua. Implica distribuir el logro de un gran objetivo en unidades más pequeñas de realización y luego llevar a cabo cada parte en su estricto orden prioritario. La energía centrada en un sub-objetivo a la vez permite optimizar la propia capacidad realizadora y la tarea se lleva a cabo con mayor facilidad y menor gasto de energía y recursos. Repetir, por etapa, la acción, hasta realizar la obra completa.
·       Por otra parte, significa tener un método efectivo de trabajo, es decir, mientras no se haya concluido una etapa del objetivo de realización en curso o resolución de la situación de turno, hay que permanecer, con serenidad, en la tarea hasta concluirla satisfactoriamente, lo cual ayuda a mantenerse firme en el logro de los resultados y constituye una guía certera en la acción.
·       Cada vez que tengas la tentación de realizar varias cosas a la vez, siéntate un rato y analiza cual de las dos  más opciones tiene mayor prioridad y céntrate en ella hasta culminarla satisfactoriamente; luego pasa a la siguiente. Con la elección y concentración en un objetivo experimentas una sensación de auto-liberación y observas como vas ejecutando la obra con efectividad y conservas el pleno control de todas las situaciones.

Los diferentes tipos de concentración que se pueden desarrollar, son:
A.- CONCENTRACIÓN FÍSICA:
EXPERIMENTOS:
1. Concentración en un punto negro:
·       Concentración la mirada sobre un punto negro, el cual puede ser un círculo de unos diez centímetros elaborado con papel carbón negro o pintado sobre cartulina con tinta china, colocado en la pared a la altura de los ojos.
·       Sitúate a una distancia de dos metros, de pies –o si lo prefieres, puedes sentarte-, fija la mirada, sin esfuerzo y sin parpadear, en el centro del papel negro, durante un minuto; luego, descansa otro; hazlo dos veces. Se aumenta uno cada tres días hasta completar quince minutos, tiempo suficiente para desarrollar todo el aparato psíquico y una óptima capacidad de concentración en todos los niveles: físico, mental y espiritual. Si se produce escozor o lagrimeo, no tiene importancia. No obstante, se suspenderá el experimento hasta el día siguiente. Los mejores momentos para ejercitarse son en la noche y en la mañana. Tres veces por semana constituye una excelente frecuencia una vez desarrollado el ciclo inicial y completado los quince minutos de duración.
2.  Concentración en un objeto brillante:
·       Puede ser una garrafa de agua o una bola de cristal.  Se puede comenzar con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.
3.  Concentración en el entrecejo, frente al espejo. Se puede comenzar, igual que en el caso anterior, con cinco minutos e ir incrementando dos semanales hasta alcanzar los quince.
·       Este método es muy interesante por cuanto a continuación se puede aprovechar para autosugestionarse con afirmaciones positivas tendientes a desarrollar cualquier cualidad en la personalidad o habilidades o destrezas físicas, mentales o espirituales, o el logro de determinados objetivos.
·       Por ejemplo: En la mañana, al levantarse, o en la noche, antes de acostarse, se realiza el ejercicio de concentración y acto seguido se repite diez  veces, la siguiente afirmación: -Cada día en todas formas y condiciones estoy mejor y mejor.
4. Concentración sobre la llama de la vela:
·       En este experimento, se puede ensayar con excelente utilidad de desarrollo integral de la mente, -en el acto de la concentración-, la visualización de diferentes colores como el verde, el azul, el rojo, el violeta, el anaranjado y el amarillo o cualquier otro que tú elijas.
5. Concentración de la atención en los diferentes órganos:
·       Empieza desde los dedos de los pies hasta la cabeza, despertando la conciencia de cada uno, relajándolo y cargándolo de energía, reteniendo el aliento, en cada concentración, durante 20 segundos, -o, contando mentalmente veinte-.
6. Concentración en la respiración:
·       Inhalar contando hasta seis; retener el aliento –pulmones llenos- contando hasta tres; exhalar contando seis, lentamente; retención –pulmones vacíos- contando tres. Repetir diez veces.
·       Una variante excelente es el se centrar la atención en la respiración sin ninguna intención particular, simplemente siguiendo el ritmo respiratorio durante algunos minutos y observar los efectos subsiguientes.
·       Una segunda variante, después de haber observado el ritmo respiratorio durante unos minutos, es el inhalar el aire lentamente y exhalarlo –sin retención- lo más lentamente posible, muy lentamente, conduciendo la atención hasta el punto tan tien –hara-, ubicado tres centímetros debajo del ombligo y tres centímetros en sentido de la columna vertebral. Este ejercicio es excelente y sus efectos, de gran valor, deberás descubrirlos personalmente.
¿Cuál es la importancia de la concentración física?, -preguntaba un discípulo en una charla-coloquio del autor.
En estos ejercicios de concentración física reside un poderoso secreto que es preciso conocer y aprovecharlo en lo que realmente vale.
Al concentrar la atención sobre un objeto físico determinado se va expandiendo la conciencia sobre el móvil del interés de turno y activando en grado equivalente el poder infinito de la mente psiconsciente. ¿Por qué?
La concentración de la mente sobre un objeto físico determina, gradualmente, el adormecimiento del sentido físico en acción o de los sentidos físicos en general cuando se lleva a cabo la relajación completa del cuerpo, lo cual determina que, paralelamente al adormecimiento del sentido o sentidos físicos se vayan despertando, o activando, simultánea y automáticamente, los sentidos espirituales con su respectiva expansión de la percepción psico-sensorial y la activación del poder infinito de la mente psiconsciente para realizar las tareas que le hayan sido programada.
Si se quiere activar la percepción espiritual y el poder infinito de la mente psiconsciente, el adormecimiento de los sentidos físicos, la calma y la quietud interior, es el primer paso esencial y necesario.

COMBINACIÓN DE LA CONCENTRACIÓN
CON LA AUTOSUGESTIÓN

Al fijar la mirada sobre cualquiera de los puntos antes señalados, es importante acompañar el experimento con las afirmaciones siguientes u otras semejantes:
Afirma:
·       Tengo personalidad y poder.
·       Dentro de mi vibra la seguridad y la tranquilidad.
·       Cada día, en todas formas, estoy mejor y mejor.
·       Mi dominio sobre mí y sobre el medio ambiente es cada día más firme.
·       Soy imperturbable, impasible y persistente en todo y frente a todo.
·        Conservo la calma y la serenidad en todo momento.
·       Aplico una efectiva creatividad en el logro de mis objetivos.
·       Soy inmune e invulnerable a las influencias y sugestiones del medio ambiente y de cualquier persona a nivel objetivo y subjetivo, en la dimensión física, mental y espiritual y en cualesquiera otros niveles en que sea preciso.
·       Cada día, en todas formas, aumenta mi capacidad de trabajo, de estudio, de realización y  riqueza integral. Mantengo un perfecto equilibrio físico, mental y espiritual.
·       Mi lucidez mental se optimiza cada día más; discierno con claridad todo lo que me concierne.
·       Mi salud es perfecta; conservo en óptimo estado la juventud, y, mi energía vital, vigor y fortaleza se potencian permanentemente.
·       Cada vez que repito tres veces la palabra autodominio, entro, automáticamente, en el nivel de mi mente psiconsciente y alcanzo un perfecto control y dirección efectiva de mis facultades a nivel físico, mental y espiritual, para resolver cualquier situación, oportuna y satisfactoriamente.
·       Antes de: (indicar fecha y hora), realizo en forma correcta (indicar el objetivo). Hecho está ya.
Se aprende de memoria una de las afirmaciones y se repite, mentalmente, mientras se efectúa la concentración respectiva. Gradualmente se van incorporando las demás.
La misma, se puede repetir –como afirmación- en los momentos de la vida diaria que se requiera equilibrar el estado anímico equivalente.
De igual manera, es útil y de gran efectividad psico-programática, leer el conjunto de las afirmaciones, periódicamente.
B.- CONCENTRACIÓN MENTAL:
En este tipo de concentración el enfoque de la atención se realiza sobre un objeto mental, por cuanto es una actividad introspectiva. A continuación veremos cuatros ejemplos que le ilustran suficientemente.
1. Concentración de la imaginación creadora:
A) Visualizar el resultado de un objetivo a la vez en su etapa de culminación exitosa.
   Anota los objetivos que anhela realizar o las situaciones que desea resolver, en su respectivo orden prioritario.
En estado de relajación, visualiza cada uno de los resultados apetecidos en su estado de culminación satisfactoria.
B) Anteponiendo, a la mente psiconsciente, una pregunta, -repetida tres veces- para obtener la respectiva respuesta vía intuitiva o iluminación meditativa.
La mente siempre responde, bien sea que contenga la respuesta en sí, es decir, en el propio archivo mental o espiritual de la persona o que esté en la mente de cualquier ser, encarnado o desencarnado, de este planeta o de cualesquiera de los infinitos mundos poblados del universo; o, que se encuentre en algún archivo físico o libro, en donde esté; o en la mente universal del Creador.
El espíritu, por su facultad de desdoblamiento se proyecta hasta el lugar o la mente en que se encuentra la información y efectúa la lectura del contenido mental vía telepática y la transmite a su conciencia. La pregunta repetida tres veces, -una vez sola es suficiente, también- con intención de obtener la respuesta, es la llave que activa el mecanismo.
Otra forma, también usual en que suele obtenerse la respuesta, es que, en vez de tenerla vía intuitiva, al poco tiempo, que puede variar desde algunos minutos hasta días o meses, -o años, en algunos casos-, en forma aparentemente casual, se presente una persona determinada, y sin que haya una razón para ello, comienza a hablar del tema y aporta la respuesta precisada.
Otras veces la respuesta se percibe a través de un sueño, la cual se obtiene poco después de haberse efectuado la pregunta a la mente psiconsciente.
Una forma que ya es muy usual, hoy, es la programación de un sueño para obtener ideas que aporten solución de situaciones, lo cual se lleva a cabo poco antes de dormir, de la siguiente manera:
·       Se relaja física, mental y espiritualmente, con la fórmula ya conocida, es decir: -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en este estado perfecto de relajación física, mental y espiritual durante el sueño hasta las cinco y media de la mañana.
·       Ahora, afirma: -Quiero tener un sueño que me aporte la información suficiente para: a) resolver esta situación: (descríbela). b) realizar este objetivo: (señálalo). Voy a tener este sueño en el mejor momento durante la noche y lo recordaré y entenderé, al despertar. Hecho esta ya.
2.- Concentración sobre un punto de luz dentro de la mente.
·       Con los ojos cerrados mira en la lejanía, buscando un punto de luz en la pantalla mental.
·       Tan pronto percibas el punto de luz, concéntrate en él, intensificándolo;  mientras lo haces, afirma: -Desarrollo mi poder de concentración. Cada día y en todas formas, activo mejor mi poder potencialmente infinito en el grado necesario y suficiente. (Repetir tres veces).
              3.- Psico-programación para realizar diversas tareas o sesiones de estudio.
Hace ya muchos años, el autor descubrió una forma de programación para realizar tareas de largo aliento o extensas sesiones de estudio, sin cansarse y obteniendo el máximo provecho o rendimiento.
Básicamente es entrar en un estado de interiorización mental y programarse que se va a permanecer en dicho estado durante equis número de minutos u horas, condicionando que no se va a cansarse ni sentir molestias de ningún tipo y que se va a realizar la tarea con excelentes resultados.
PLAN DE ACTUACIÓN:
·       -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en perfecta relajación física, mental y espiritual durante: (señalar el tiempo, desde cinco minutos hasta ocho horas; hay que proceder en forma gradual).
·       PRIMERA VARIANTE: Concentro mi atención en la realización de esta tarea (menciónala) y voy a realizar en forma óptima los siguientes resultados: (señálalos). Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.
·        SEGUNDA VARIANTE:  Concentro mi atención en el estudio de este tema: (señalarlo) la realización de esta tarea (menciónala) y voy a asimilar, entendiéndolo con una sola lectura todo el contenido de dicho tema y lo voy a recordar con facilidad –y espontáneamente- cada vez que precise recordarlo o responder un examen, -o dar una charla- fluyendo, las ideas, claramente, en mi mente. Activo el poder infinito de mi mente psiconsciente en el grado necesario y suficiente y controlo todas mis facultades mentales objetivas y psiconscientes, en todos sus niveles de creación, iluminación, acción y realización. Hecho está ya.
El autor, cuando estudió la carrera de Derecho, de noche, mientras trabajaba de día, aparte de las horas diarias que le dedicaba al estudio, temprano en la mañana, los fines de semanas y en los períodos de exámenes dedicaba hasta ocho horas seguidas de estudio, durante los cuales se programaba en la forma que queda explicada y una sola lectura era suficiente para asimilar, en la generalidad de los casos, salvo las excepciones, la totalidad de los temas en grado suficiente para alcanzar los mejores resultados, a los cuales estaba acostumbrado. Es preciso hacer la salvedad de que algunos temas, estando provistos de abundante bibliografía, los que lo requerían los leía en varias obras diferentes buscando compenetrarse con la visión más amplia posible; pero, siempre era una sola lectura, por cuanto al leer para asimilar, sabiendo que no se va a releer, la mente capta el significado para recordarlo. Al no releer, la mente busca la información en el interior, archivada con la primera lectura. Esta técnica es realmente excelente y efectiva y practicándola se domina fácilmente.
4.-  Concentrarse en contar hasta cifras muy elevadas:
·       Esto se realiza en los niveles en los cuales se desea obtener resultados económicos para desarrollar los centros mentales que controlan tales cantidades, de manera que ejerzan fuerzas de atracción en esos determinados rangos; por ejemplo: A) Contar de uno a cien, de uno a mil, de uno a un millón y así sucesivamente hasta los niveles deseados. B) Contar con intervalos de cien millones, es decir: uno, cien millones, doscientos millones, trescientos millones, hasta llegar a diez mil millones, cien mil millones o más, si el interés es desarrollar los centros mentales correspondientes. C) Paralelamente, visualizar esas cantidades en dinero que les van entregando y usted en acción, recibiéndolas.
Hoy en día, muchas personas manejan contratos con cifras muy elevadas –mil millonarias- en diferentes tipos de monedas, por lo cual, las personas que aspiran a alcanzar elevados niveles de logros económicos deben ejercitarse en repetir –y al mismo tiempo imaginar- dichas cifras elevadas de dinero y visualizar que las reciben. El camino al logro se abre primeramente a nivel mental.
C.- CONCENTRACIÓN ESPIRITUAL:
Podemos centrar nuestra atención en los siguientes aspectos de la concentración espiritual:
1.    Concentración en el Creador Universal: ELOÍ:
·       En la primera edición de este libro sugería la repetición de cinco  nombres de Dios, entre diez y cien veces, o más si era el deseo de la persona, al día. Esta práctica, durante algunos años me reportó cuantiosos beneficios de índole espiritual. Los nombres que solía utilizar eran: Jehová, Yahvé, Alá, Eloí, Dios.
·       Los maestros sufíes practican el constante recuerdo de Alá  –el Dickr- y otros practicantes espirituales utilizan el respectivo nombre utilizado por su corriente o simplemente el de Dios. Es conocido por todos que los yoguis utilizan OM, -aum- que corresponde al sonido universal.
·       En la actualidad, me he decidido en usar, desde hace algunos años, a partir de mi estancia en Andalucía, -donde practiqué a fondo la meditación profunda- el nombre de ELOÍ como representación del Creador Universal; por dos razones fundamentales: la primera, ELOÍ era el nombre que utilizaba el hermano Jesús de Nazareth; la segunda, existen múltiples comunicaciones espirituales refiriendo que ELOÍ es el nombre con que se designa al Creador Universal en los inmensos mundos habitados del Universo. Mi experiencia personal es satisfactoria; el nombre de Dios que haga referencia al Creador Universal es una cuestión personal; cada quien, en fin de cuenta se está refiriendo al Creador Universal como Fuente de vida y Ley Universal, o como prefieren denominarlo un gran número de personas: la Inteligencia infinita.
·       La repetición del nombre del Creador Universal –ELOÍ-, o la concentración en Él, constituye la conexión con la fuente universal, por cuanto, al centrarse en el Creador Universal, la persona se ha emancipado, primero, de la conciencia de los sentidos físicos, se ha interiorizado en su espíritu, abstrayéndose de la realidad objetiva y conectándose con el Creador Universal, o adquiriendo consciencia de su conexión, por cuanto siempre ha estado conectado, con lo cual se convierte en un efectivo instrumento de su voluntad, armonizándose con las elevadas vibraciones universales correspondientes a los atributos que Les son inherentes, fluyendo la luz, el amor, la justicia, la fortaleza, la templanza, la belleza, la sabiduría y el efecto de los demás atributos.
·       En ese estado de conexión con la fuente universal: ELOÍ, se va efectuando, gradualmente, la unificación de la conciencia de todas las personalidades anteriores que se han tenido en las múltiples encarnaciones o renacimientos, ensanchando la percepción de una perspectiva universal, que trasciende, inmensamente, la realidad objetiva de este solo ciclo de vida.
·       La conexión con la fuente: ELOÍ, proporciona una carga constante de energía, luz, inspiración, sabiduría, fortaleza y gran número de beneficios que solamente cada persona podrá calibrar por medio de una práctica asidua.
·       Cuando se aborda la comprensión de una determinada realidad, la solución de una situación o la realización de un objetivo, o simplemente, tener consciencia de la propia misión en la vida, entre tantos y variados casos probables, la conexión con la Fuente aporta todos los elementos necesarios y suficientes para alcanzar el propósito y experimentar la sensación de plenitud que deja, a la persona, con satisfacción plena.
PLAN DE ACTUACIÓN:
1.    Relájate, sentándote cómodamente, afirmando:
·       -Entro en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Tres veces).
·       Ahora estoy en perfecta relajación física, mental y espiritual. (Una vez).
·       Permanezco en este estado de perfecta relajación física, mental y espiritual durante quince minutos (o más si lo deseas) y sus efectos benéficos perduran en mí cada día mejor, hasta que vuelva a realizar este ejercicio.
·       Ahora, con los ojos cerrados, forma un triángulo imaginario uniendo tres puntos formados por la parte de tu cabeza en donde se forma un remolino en tu pelo, que en realidad es una espiral, si lo mira bien. Allí, repite, una vez, el nombre ELOÍ; el segundo punto lo forma tu hombro izquierdo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; el tercer punto lo forma el hombro derecho, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora regresa al vértice del triángulo, en el punto de tu cabeza en donde se forma el remolino en tu pelo, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora baja hasta el punto situado en tu nuca, allí repite, una vez, el nombre ELOÍ, -en este punto se encuentra ubicado el ojo que todo lo ve, de tu ser, con gran capacidad de perceptiva. Centrado en este punto, después de haber mencionado el nombre ELOÍ, afirma:
o   -Formo una unidad cósmica perfecta con ELOÍ, -el Creador Universal-.
·       Repítelo por lo menos diez veces, en forma sosegada observa como se va formando una espiral de luz que gradualmente se va transformando en un círculo luminoso y va adquiriendo la forma de una rueda, la Rueda de la Vida; permanece contemplando durante unos momentos la Rueda de la Vida en movimiento. Te encuentras en perfecta unión con el Creador Universal.
·       Ahora, une los pulgares de ambas manos con los dedos medios y afirma: CADA VEZ QUE UNO EL PULGAR CON EL DEDO MEDIO DE AMBAS MANOS O DE UNA SOLA, FORMANDO UN CÍRCULO, INSTANTÁNEAMENTE ADQUIERO CONSCIENCIA DE MI UNIDAD CÓSMICA PERFECTA CON ELOÍ. Su luz, amor, armonía, poder, equilibrio, orden y calma imperturbable,  y los efectos de los demás atributos, fluyen en mí y a través de mí,  siempre. Hecho está.
·       Ahora, termina el ejercicio repitiendo la formación del triángulo imaginario repitiendo el nombre de ELOÍ en el vértice, en el punto del remolino de tu pelo, en el hombro izquierdo, en el hombro derecho, en la nuca, ahora desciende hasta el cóccix, repite el nombre ELOÍ, en este punto, ahora piensa en el punto TAN TIEN –hara- situado a tres centímetros debajo de tu ombligo y tres centímetros hacia dentro en dirección de la columna vertebral, allí repite el nombre ELOÍ,; ahora, sigue hasta el punto situado en la garganta, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto situado en el entrecejo, repite, una vez, el nombre ELOÍ; ahora sigue hasta el punto ubicado en la coronilla, en el centro de la cabeza, repite, una vez, el nombre de ELOÍ; mantente unos instantes en este punto –el tiempo que tú quieras- y termina expresando tu gratitud: -Gracias, ELOÍ, por mi unidad cósmica perfecta Contigo-. Quédate aún unos breves instantes en este estado de perfecta unión con el Creador Universal; estás vibrando con el ritmo universal, directamente en la Fuente Creadora del Universo. En ella es donde hay que centrarse por encima de cualquier otra.
·       Entra en comunión con ELOÍ por medio de la conversación directa con Él, -o por el pedido-, como lo hace un hijo -o hija- con su Padre. Afirma: -ELOÍ, en tus manos confío mi ser. Me pongo bajo tu inspiración y guía.  Protégeme, asísteme, ilumíname. Gracias.
·       Entra en comunión con el Creador Universal por medio de la gratitud; por ejemplo, afirma:
1.    ELOÍ es amor, doy gracias por el amor.
2.  ELOÍ es sabio, doy gracias por la sabiduría.
3.  ELOÍ es justo, doy gracias por la justicia.
4.  ELOÍ es paciente, doy gracias por la paciencia.
5.  ELOÍ es poder creador, doy gracias por el poder creador.
6.  ELOÍ es energía, doy gracias por la energía.
7.  ELOÍ es tolerancia, doy gracias por la tolerancia.
8.  ELOÍ es generoso,  doy gracias por la generosidad.
9.  ELOÍ es abundancia, doy gracias por la abundancia.
10.       ELOÍ es riqueza integral, doy gracias por la riqueza integral.
11. ELOÍ es bondad, doy gracias por la bondad.
12.       ELOÍ es vida, doy gracias por la vida.
13.       ELOÍ es luz, doy gracias por la luz.
14.       ELOÍ  es armonía, doy gracias por la armonía.
15.       ELOÍ es orden perfecto, doy gracias por el orden perfecto.
16.       ELOÍ es salud perfecta, doy gracias por la salud perfecta.
17.       ELOÍ es juventud eterna, doy gracias por la juventud ideal, en el eterno presente.
18.       ELOÍ es felicidad, doy gracias por la felicidad de cada momento.
Puedes leer la afirmación toda y luego repetir de diez a cien veces el atributo de tu interés. Efectuarlo en la mañana y en la noche, constituye una excelente práctica de autodisciplina psico-programática en la perfección de la concentración y el dominio de la mente.
2. Concentración en los valores universales o atributos del Creador:
·       Entra en estado de relajación.
·       Concentra la atención en un valor universal como el amor, la justicia, la compensación, la vida, la verdad, la tolerancia, el perdón, la igualdad, la constancia, la paciencia, la serenidad, la calma, la efectividad, el deber, la impasibilidad, la invulnerabilidad, la belleza, la sabiduría, la prudencia, la fortaleza y la templanza, además de cualquier otro valor de tu interés, meditando sobre los sentimientos, las virtudes y las cualidades equivalentes.
·       Se repite el nombre del valor, tres veces; o se puede formular una pregunta, repetida igual número de oportunidades, por ejemplo: -¿Qué es el amor?, -¿cómo actúa?, -¿qué hace o cuáles son sus efectos?, ¿a quién debo amar?, -¿cuándo?, -¿dónde?, -¿por qué?, -¿cuál es el poder del amor?
·       Esperar, en estado de quietud interior, la respuesta, durante un rato. Después, despreocuparse. En las horas o días siguientes, surgirán, en la mente, ideas claras que ampliarán la propia comprensión al respecto.
3. Concentración en el silencio interior.
·       Entra en la quietud de tu ser y escucha la voz del silencio en sus múltiples y variadas formas. Repite el sonido universal OM, diez veces. Es el estado ideal para buscar –y encontrar- el propio ritmo, el de las cosas o el de cualquier proyecto que se desee realizar. Es preciso ritmar –o sincronizar-, con el engranaje cósmico, sus leyes y valores universales. Siente la armonía cósmica y expresa el orden perfecto dentro de ti y en cada uno de tus actos.
·       Afirma, tres veces: -Encuentro el ritmo cósmico en mí, en todas las cosas, en cada momento, y, me mantengo en perfecta armonía con su  manifestación, aquí y ahora. Hecho está.-

BENEFICIOS DEL PODER
DE LA CONCENTRACIÓN

1.    Aumento de la capacidad de atención y por ende, de la percepción, asimilación y realización.
2.  Adormecimiento del sentido de la vista con el consiguiente despertar de la visión espiritual o psíquica.
3.  Desarrollo del vigor y dinamismo psico-espiritual.
4.  Activa y dinamiza la intuición.
5.  Desarrolla la capacidad de aprendizaje de cualquier rama del saber humano.
6.  Estimula la memoria en elevado grado.
7.  Optimiza los resultados del trabajo.
8.  Incrementa la confianza y el dominio de la mente.
9.  Permite disfrutar de la plenitud de uso de todas las facultades mentales y psico-espirituales.
10.                      Facilita una mejor comprensión integral de las cosas puestas bajo el propio análisis.
11. Desarrolla, integralmente, la voluntad y la imaginación creadora.
La concentración es la verdadera potencia y la clave en el desarrollo del poder creador, su puesta en práctica y logro de todo cuanto se desea, o debe, realizarse. Hacer una cosa a la vez, con persistencia, voluntad de triunfo, imaginación creadora y fe, es la mejor manera de garantizar su ejecución con éxito, en todo cuanto emprendes.
Adelante.