sábado, 30 de agosto de 2014

Cuál es el universo que quiere Dios?



Cuál es el universo que quiere Dios?

©Giuseppe Isgró C.

De la biografía de Dios




En una abstracción del Espíritu, en estado de meditación, en la que se eleva en un punto del espacio, y desde esa perspectiva observa a Dios contemplando el Universo. Con desapego absoluto, Dios se siente orgulloso de su eterna obra, hasta ahora, y del estado y las estaciones en que cada ser, en los cuatro reinos naturales, se encuentra, Se da cuenta de que mucho se ha avanzado en incontables fases de progreso, y en un destello instantáneo, percibe lo que, aún, hay por delante, que realizar, en el eterno presente.  Sonríe, con esa sonrisa divina que refleja seguridad, y suprema serenidad. Piensa para sí: Lo haremos! Para ello sabe que cuenta con cada uno de los seres de los cuatro reinos naturales como instrumentos de su Voluntad. Él anhela, a cada instante, lo que debe ser a cada instante según sus planes plasmados en la Ley cósmica. Ese anhelo de ser lo que debe ser a cada instante, Él lo transmite por inspiración en la conciencia de cada ser en los cuatro reinos naturales, en cada uno de los incontables mundos del universo. Hace esto por inspiración mediante el lenguaje de los sentimientos en la réplica exacta de su conciencia que es la conciencia de cada ser, en los cuatro reinos naturales: humano, animal, vegetal y mineral. Bajo su égida divina, cada ser va realizando su aporte en la construcción de ese universo anhelado por Él. Cada mañana aflora en la conciencia de cada ser la parte del plan divino que ese día debe ser ejecutado. Por los deseos, por las necesidades insatisfechas, por los ideales, estímulos y afanes de cualquier índole, el anhelo de amar y ser amado (a), e incontables y variados anhelos que se van expresando en la conciencia, por las sutiles ideas que, intuitivamente, emergen en la mente, cada ser se pone en movimiento para realizar su aporte para la construcción de un universo mejor, cada día. Para lograr esto, sin esfuerzo alguno, Dios ha colocado en lo íntimo de cada ser, en los cuatro reinos naturales, el mecanismo de la propia ambición. Sí, eso es, se ha percibido bien y correctamente: Dios, el Ser Universal, ha colocado en la conciencia de cada ser una réplica de su propia y sublime ambición: la ambición divina. Dios sustenta la ambición suprema: un universo en constante proceso de perfección, ad infinitum. Es tanta su ambición que no se conforma con la perfección relativa, alcanzada en un momento dado, pese a ser tan inmensa, y aspira más y más, en forma ilimitada. Dada la suprema inteligencia que le anima, sabe que todo requiere tiempo y dedicación, y que eso que Él aspira, o ambiciona, en su mente cósmica, en su infinita sabiduría, requiere de toda la eternidad para lograrlo y que jamás encontrará límite en los alcances de perfección de su aspiración en la realización de su obra de construcción de un universo mejor, cada día mejor. Dios piensa en grande. Esa es la razón por la cual dividió el trabajo para ser realizado por objetivos y resultados cada día de la eternidad presente, en el aquí y ahora, para realizar un objetivo prioritario a la vez, en la espiral evolutiva de la conciencia. Cada idea, cada anhelo, cada ideal, dentro de la aparente casualidad, forma parte del plan eterno de Dios, que se va expresando en la conciencia de cada ser, cada día. Esa es la razón por la cual, es preciso estar más atentos al dictado de la voz de Dios en la conciencia que guía, y a la vez, imprime la fortaleza suficiente, otorgando, al mismo tiempo, los recursos suficientes, y necesarios, para realizar su obra. Sí, su obra, no la nuestra. Lo nuestro es el Salario Cósmico, un pago integral, que, paralelamente que nos desarrolla a semejanza de la Divinidad, potencialmente hablando, por la experiencia, y la visión, -estado de conciencia alcanzado-, nos faculta para que se nos deleguen labores de mayor envergadura. Dios realiza el trabajo a través de cada ser, en los cuatro reinos naturales. En cada ser de los cuatro reinos naturales, el Espíritu ejecutor es una emanación a la conciencia individual, en el alma universal, de la Divinidad, sin separarse de la Divinidad, y sin dejar de ser la Divinidad. Después de todo, la construcción de un universo cada día más perfecto en la expansión eterna de la Creación, es un trabajo de Dios, para divertirse, y pasar el tiempo, Feliz, en eterno movimiento vivificante, al igual que el agua que circula, se mantiene viva y saludable. Cada ser, al realizar la parte de la obra cósmica que le corresponde, en los cuatro reinos naturales, va transformándose a sí mismo, de piedra en estado bruto, en cúbica, es decir, en un cubo justo y perfecto, para encajar, cada días más y mejor, en la construcción de ese edificio perfecto, cada más más perfecto, que es la Gran Obra Cósmica. Es decir, el trabajo de cada ser, en los cuatro reinos naturales, consiste en transformarse a sí mismo, o mejor dicho, en adquirir conciencia de que es la Divinidad. Un darse cuenta eterno y ascendente ad infinitum por la experiencia del trabajo diario. Razón de más para amar más lo que cada día hacemos. Por eso, parafraseando al insigne Víctor Hugo, podría decirse: que hasta el trabajo de la más diminuta hormiga contribuye a la construcción de la perfección universal en la expansión de la Creación. El Espíritu de esa diminuta hormiguita también es una emanación a la conciencia individual, en el alma universal, de la Divinidad. Sin dejar de ser la Divinidad, y sin separarse de la Divinidad.

Afirmar hoy, y cada momento del día en que se quiera hacerlo:

-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: AMOR.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Prudencia.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Justicia.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Igualdad.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Compensación.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Fortaleza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Templanza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Equilibrio.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Belleza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Orden.
-La divina presencia de Dios, Yo Soy, es en mí: Armonía.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Salud.

(Hacerlo por lo menos diez veces al día, con cada uno de los valores expresado; pero, cien veces, es aún mejor).
Se sugiere, comenzar, con el amor. El amor, en su expresión, contiene todos los valores universales.





miércoles, 27 de agosto de 2014

EL PLACER Y EL DOLOR


EL PLACER Y EL DOLOR

©Giusppe Isgró C.




En el Fedón, uno de los mejores diálogos de Platón, éste pone en boca de Sócrates, uno de los grandes principios de la naturaleza: La polaridad.

Sócrates lo enfoca bajo la modalidad del placer y del dolor. Pero, la expresión de la polaridad tiene incontables vertientes y variantes. Es la ley de los opuestos, en la naturaleza.

Una de las leyes que rige este principio inmutable, es el de que, los opuestos jamás se juntan. Se expresan por turno, y al uno le sigue el otro, indefectiblemente.

Cómo podría saberse lo que es el placer, si jamás se hubiese experimentado el dolor? Si se coloca la mano en el fuego, se experimenta dolor y éste hace que se le retire a tiempo, evitando que se produzca daño. El dolor es un maestro efectivo; pero, el placer, también, por causas opuestas, pero con un fin análogo: servir de instructores. Ambos son los efectos de causas perfectamente definidas.

En el día en que Sócrates debía traspasar el umbral que habría de conducirle a la dimensión espiritual, en el acto de quitarle el guardia el instrumento que le aprisionaba uno de los pies, comienza a experimentar una sensación placentera.

Al poco rato, al recibir Sócrates la visita de sus amigos, expresa: -“¡Qué cosa más extraña, amigos, parece eso que los hombres llaman placer! ¡Cuán sorprendentemente está unido a lo que semeja su contrario: el dolor! Los dos a la vez no quieren presentarse en el hombre, pero si se persigue al uno y se le coge, casi siempre queda uno obligado a coger también al otro, como si fueran dos seres ligados a una única cabeza”.

El dolor, interna y moralmente hablando, se expresa como un estado de insatisfacción. Es la fuerza creadora en constante manifestación, en el Espíritu de los cuatro reinos naturales, que busca canalizarse. Al no lograrlo hacia el exterior, lo hace hacia lo interno. Pero, esta modalidad es de polaridad negativa, es decir: se expresa como un sentimiento de insatisfacción.

Paradójicamente, pese a manifestar una polaridad negativa, busca un fin positivo. Impele a la persona a la acción para expresar dicha energía hacia el exterior, mediante la realización de objetivos claramente definidos, o, llenar necesidades insatisfechas.

En esto reside una de las leyes más poderosas de la naturaleza. En Cómo desarrollar la Auto-Maestría, de nuestra autoría, hace ya más de treinta años, que hemos desarrollado la técnica de cómo transmutar los estados mentales de insatisfacción en placenteros.

El secreto consiste en anteponerse objetivos claramente definidos y enunciados por escrito, a corto, mediano y largo plazo. Tan pronto se enuncien por escrito los objetivos que reflejen los resultados que se desean alcanzar, la energía interior comienza a canalizarse hacia el logro exterior de los mismos. La sensación de insatisfacción, se transforma, casi en el mismo instante de planificar los objetivos,  en su opuesto positivo: placer, satisfacción, sentimiento de autorrealización, confianza, seguridad, serenidad, sosiego, paz interior y visión clara del camino por recorrer.

Es la eterna polarización a la que hacía referencia Lao Tse, en el Tao Te Ching. En el momento en que el ser percibe lo que es el placer, reconoce lo que es el dolor. En el instante en que percibe lo que es la belleza, se da cuenta de lo que es la fealdad. Lo dulce y lo amargo, permiten discernir entre dos realidades opuestas, y en cualquier estado que se experimente, identificar que el uno le guía hacia el otro. Acción-reacción. La ley del péndulo.

Igualmente, la percepción, y experimentación del dolor, contribuye a la evolución de la conciencia. Es uno de los dos caminos. El otro, es el de la comprensión.

Se pueden desarrollar los estados, y estaciones de la conciencia por ambas vías: Por la compresión, o el placer, y por el dolor. Es una elección personal.

La guía certera es la de los valores universales, en ambas polaridades: Amor, prudencia, sabiduría, fortaleza, templanza, justicia, igualdad, equidad, compensación, belleza y equilibrio, entre otros.

Sidharta Gautama, en forma genial, hace 2.500 años, en el Parque de los Ciervos, expresó su doctrina de las Cuatro Nobles Verdades, mediante la cual, enseñó a sus primeros cinco discípulos, que la vida presenta estados de insatisfacción, o dukka; que éstos tienen su manifestación en los deseos en polaridad negativa; que es factible poner término a dichos estados insatisfactorios; y, que el medio de ponerle fin a la insatisfacción, es el del Noble Sendero Óctuple. Es decir: regir los deseos, los anhelos, las necesidades, los pensamientos, los sentimientos y los actos, por medio de la Recta opinión; la recta acción; la recta palabra; la recta acción; los rectos medios de sustentamiento de vida; los rectos esfuerzos; la recta atención; y la recta concentración. Aplicando las técnicas de El noble sendero óctuple, es factible reorientar el propio Karma y hacer la vida más placentera.

Veinticinco siglos más tarde, Abraham Maslow, y su Escuela, harían otro gran descubrimiento: El ser humano está dotado de un servomecanismo que le permite, cada vez que experimenta una necesidad, de la índole que fuere, instantáneamente, y en forma simultánea, expresar una fuerza motivadora equivalente que le induce trasladarse desde el lugar donde reside su insatisfacción, hacía aquel en que se encuentra la satisfacción de la misma.

Queda por saber cuál es ese lugar donde reside la satisfacción de una necesidad o la realización de un objetivo. Además de la lógica inductiva y deductiva, se activa, en un momento dado, la intuición y la inspiración, que aporta el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.

Entre los parámetros de los dos estados opuestos de conciencia, del placer y del dolor, buscando la línea del medio, se puede ejercer un control dinámico de ambos aspectos de una realidad existencial, de la cual, cada quien, en un constante alternar del ciclo de vida, en una eterna polarización, precisamos aprender, cada día mejor, a vivir con estos dos valiosísimos aliados de la expansión perceptiva-comprensiva-realizadora  de nuestra conciencia.

El placer y el dolor; el dulce y el amargo; la acción y la reacción, entre otras variantes, ciertamente se interrelacionan con el bien y el mal.

El ciclo de los opuestos se expresa en todas las manifestaciones de la naturaleza, buscando mantener el equilibrio, por ejemplo: primavera, verano, otoño e invierno.

En los negocios, el ciclo económico se expresa, como: Recuperación del equilibrio, expansión, recepción y contracción. 

En fin, no deja de ser, todo, la gradación en sentido opuesto de una misma realidad para adquirir nuevos estados de conciencia acordes con los valores universales, o atributos divinos, y sus respectivas estaciones, entre el cero y el infinito, en el eterno viaje de regreso a la fuente: El Ser Universal, del que, todo ser, en los cuatro reinos naturales, es una expresión indivisa, a la conciencia individual, sin haberse, jamás, separado de Él.


Adelante. 

lunes, 25 de agosto de 2014

SOLILOQUIO: CONTAR LOS DONES


SOLILOQUIO:
CONTAR  LOS DONES

©GIUSEPPE ISGRÓ C.
Del libro: La Eterna Luz


Cuento todas las cosas buenas que poseo y hago una lista con ellas.

•    Contar lo que se tiene y centrar la mente en ellas, permite sintonizarme con la abundancia, con la plenitud, con lo positivo y al enumerarlas, me percato de que poseo mucho más de lo que imagino y de que, contrariamente a lo que podría pensar, poseo mayores riquezas  y bendiciones de las que creo.

•    Enumero, ahora mismo, todas las cosas que poseo en una hoja de papel o libreta y la reviso periódicamente.

•    Al rememorar las cosas que poseo, las imágenes mentales proyectadas en la pantalla mental generan fuerzas de atracción magnéticas que tienden a traer más cosas de las que poseo y a volver la sintonía positiva en el canal de las corrientes de la abundancia, de la luz y la plenitud.

Ahora, doy las gracias a la Inteligencia Infinita por cada una de ellas.

Afirmación:

Hago mío el poder de contar mis dones y doy gracias por cada uno de ellos.

I.   Doy gracia  por la vida y por el espíritu inmortal y eterno que yo soy.

II.  Doy gracias  por la inteligencia con que ha dotado a mí ser.

III. Doy gracias por todas mis aptitudes, conocimientos, experiencias, destrezas, habilidades,  cualidades y dones, conocidos y por conocer.

IV. Doy gracias por todas las facultades espirituales, mentales, intelectuales, físicas, energéticas y de cualquier otra índole que poseo.

V.   Doy gracias  por el cuerpo perfecto que poseo.

VI. Doy gracias  por la salud perfecta que poseo y por la juventud ideal que tengo, en el eterno presente.

VII. Doy gracias por el plan de vida que Él tiene dispuesto para mí en el eterno presente.

VIII.    Doy gracias por la abundancia y provisión divina que tiene asignada para mí en el eterno presente, la cual acepto aquí y ahora.

IX. Doy gracias por las situaciones que cada día me presenta como medio de mi evolución cósmica, auto-expresión en el eterno presente y auto-realización.

X.   Doy gracias  por el trabajo perfecto de mi vida, en el eterno presente.

XI. Doy gracias  por la familia perfecta que tengo.

XII.     Doy gracias  por los amigos y amigas que tengo.

XIII.    Doy gracias por los clientes perfectos y abundantes, siempre en grado suficientes, que tengo.

XIV.     Doy gracias por todas mis inversiones y bienes físicos, financieros, profesionales y espirituales.

XV. Doy gracias  por la casa perfecta que poseo.

XVI.     Doy gracias  por  el negocio -y/o trabajo- perfecto que poseo.

XVII.    Doy gracias  por la culminación de mis estudios (mencionar).

XVIII.   Doy gracias  por los viajes perfectos que he realizado, los que realizo y los que realizaré.

XIX.     Doy gracias  por mi coche ideal.

XX. Doy gracias  por mis ahorros abundantes.

XXI.     Doy gracias por los libros que he escrito y por los que escribo, oportunamente.

XXII.    Doy gracias  por haber vivido en (mencionar el lugar o lugares).

XXIII.  Doy gracias  por vivir en este maravilloso país y en esta ciudad.

XXIV.   Doy gracias, por toda la ayuda recibida de Dios, de mis guías espirituales, amigos, conocidos y desconocidos, por el legado de las generaciones anteriores, por los servicios de todas las personas mediante las cuales, tengo cada día, satisfechas mis necesidades básicas y esenciales, el alimento suficiente en mi mesa, la ropa adecuada y demás útiles y enseres que hacen más agradable y confortable mi vida.

XXV.     Doy gracias por las enseñanzas que he recibido de múltiples maestros y maestras de todos los tiempos, por los libros que he leído, por las conferencias que he escuchado y por todo lo que tenga que agradecer.

XXVI.   Doy gracias por permitirme tener conciencia de la importancia de dar gracias a todos, por todo y aprovechar el inmenso poder de la gratitud, centrando mi atención en todas las cosas buenas, valiosas y positivas que poseo.

XXVII.  Doy gracias  por mi actitud y pensamiento positivo.

XXVIII. Doy gracias por mi capacidad de amar, meditar, perdonar, tolerar, crear, servir, trabajar, producir, ser feliz  y enriquecerme cada día más y mejor integralmente.

XXIX.   Doy gracias por mi fortaleza, prudencia, templanza, belleza, humildad, paciencia, perseverancia, visión de justicia, entusiasmo y ánimo contento, siempre.

XXX.    Doy gracias por mi capacidad de motivarme y motivar a otras personas en el logro de los objetivos inherentes a todos.

XXXI.   Doy gracias por mi capacidad de oratoria y comunicación con todas las personas y expresiones de vida en los cuatro reinos naturales. Por los idiomas que hablo, escribo y leo.

XXXII.  Doy gracias  por mi capacidad de aprender cada día más y mejor.

XXXIII. Doy gracias por mi capacidad de disfrutar cada día más y mejor de la vida.

XXXIV.  Doy gracias por mi capacidad de resolver bien todas las situaciones que me conciernen, siempre.

Gracias, Creador Universal, por todo.

sábado, 23 de agosto de 2014

MEDITACIÓN PARA EL PAÍS EN QUE SE VIVE


MEDITACIÓN
PARA EL PAÍS EN QUE SE VIVE

©Giuseppe Isgró C.
Del libro: La eterna luz



El ser humano, por su plan de vida, nace en un país determinado, y posteriormente, en el desenvolvimiento de su ciclo existencial, es conducido, por las fuerzas de las circunstancias –kármicas-, a aquellos lugares, o países, en que, debe llevar a cabo su misión y/o existencia humana.

Los avatares generales con los cuales desarrolla su curso cada país, constituyen el aprendizaje colectivo para la población –nativa y foránea-, a la vez, necesario para su propia evolución.

Cada país tiene los líderes que merece y aprueba, y, por supuesto, la conducción bajo la cual es orientada la vida de la nación, conlleva a la experiencia necesaria que cada persona requiere, en ese momento existencial.

Pero, también, los líderes se van sucediendo de acuerdo a las necesidades evolutivas y a las inquietudes de los tiempos, y, gradualmente, van surgiendo los conductores situacionales de acuerdo a las circunstancias vitales.

Cada líder es evaluado de acuerdo a los resultados que obtiene, inexorablemente. El dirigente efectivo perdura.

Cada pueblo, debe labrar su felicidad por sí mismo, sin esperarlo de nadie más.

Estimo que toda crisis o condición, de la índole que sea, se supera,  fácilmente, con dedicación, trabajo inteligente y constante, con fe y entusiasmo. Si es muy fuerte, hay que ser más duro que ella, al final, siempre alcanzo con éxito mi meta  logrando prosperidad creciente, estabilidad permanente y bienestar integral a nivel físico, mental y espiritual.

Es preciso estar al día con las informaciones económicas e interpretarlas con conocimiento de causa para tener la visión correcta de las tendencias del mercado, los ciclos económicos y las oportunidades de riqueza, -o de otra índole- en cada etapa.
Requiero centrarme en mi propia actividad, teniendo al mismo tiempo, entusiasmo, fe y confianza en el país en que vivo y esa actitud incrementará la marcha de los propios negocios, actividades  o profesión, favorablemente.

Los gobernantes tienen su propia responsabilidad en la marcha del país y el deber moral de conducirlo de la mejor manera. Está sobre ellos, la fuerza de la opinión pública nacional e internacional,  y sobre todo, un factor metafísico, la contraparte espiritual que conforma las millones de personas que nacerán en el futuro, en el país, que constituyen un poder que de alguna manera orienta las vertientes hacía donde se inclinará la balanza en la conducción del país. El –o la- líder que se deja guiar por los designios o valores cósmicos, tiene mayor posibilidad de vigencia,  permanencia y resultados positivos para todos y marcarán su vida interior un profundo sentimiento de auto-realización.

Por eso, la felicidad de todos está en las propias manos y de alguna manera, cada persona debe meditar sobre la paz del país y del mundo, y acto seguido actuar en consecuencias, para hacerlo mas equilibrado, prospero y feliz.

En la medida en que mejoro, el universo lo hace conmigo, por eso recibo su apoyo en todo cuanto concibo, hago o llevo a cabo y, también, coopero con mi mejor aporte al bienestar de la humanidad.

Meditación:

Visualizo, -por lo menos una vez a la semana- en la noche, antes de dormir,  el país en que vivo, –u otro que quiera ayudar-, envuelto en un círculo de luz luminosa o blanca,  puedo hacerlo imaginando el mapa  del país dentro de un circulo de luz,   y luego:

Afirmo:

Nuestro país, (menciona su nombre), es de Dios, y de todos nosotros; Dios le protege, le guía y conduce por senderos de prosperidad, bienestar, justicia y Paz, le ilumina y  envuelve en un círculo de luz divina, a él y a nosotros, nos protege y  lleva con éxito y felicidad a cumplir  nuestro destino.

El orden divino y la armonía cósmica se establecen  en nuestro país,  y en nosotros,   aquí y ahora. Hecho está. Así es; así sea.

Creador Universal, en Tus manos confiamos   nuestro país,  y nuestras    vidas.

Sea  nuestro país, y nosotros, como Tú quieras, cuanto Tú deseas,  de acuerdo a Tus Divinos Planes Cósmicos.

Seamos, nuestro país,  y nosotros, conducidos por el  Camino  de la sabiduría, la prudencia, la comprensión, el progreso, la armonía y el orden divino, la  confianza y fe en un futuro mejor, el respeto mutuo, elevada y vigorosa auto-estima,  con Paz y ánimo contento, aquí y ahora.

Creador Universal, toda condición que en tu Justicia Divina lo requiera, en nuestro país y en nosotros,  transmútala  en su condición positiva, instantáneamente, aquí y ahora. Hecho está.
Seamos,  nuestro país, y nosotros, tal como está decretado en Tus Divinos Designios. ¡Hoy!  Cada día mejor. Hecho está.
Gracias, Creador Universal, por haber escuchado nuestro pedido.


miércoles, 13 de agosto de 2014

EJERCITAR LA VOLUNTAD DE TRABAJO





EJERCITAR LA VOLUNTAD
DE TRABAJO

Del libro: Cómo potenciar el Autodominio

Autor: ©Giuseppe Isgró C.

-“…Combinar la fuerza de voluntad con una continuidad invariable”.
Aldous Husley
-“Una voluntad enérgica e invariable se convierte … en un poder tremendo, casi en una fuerza hipnótica”-.
Bryce
-“La voluntad decidida de trabajo es la que suele vencer y dominar todo obstáculo”.-
Polieno
-“The will in a state of divine tranquility comprehends the wherein the will is tranquil that has the faculty of such a comprehension”-.
Jacob Boehme
-Levantarse temprano, tan pronto se despierta,  activa la voluntad, estimula la lucidez mental y potencia la capacidad de acción efectiva-.
Giuseppe Isgró Cattafi

-Reconozcamos en nosotros, y en todas las manifestaciones de vida en la naturaleza, la voluntad
 del Ser Universal como directriz-.
Giuseppe Isgró C.


La voluntad es la facultad del espíritu que permite, al ser humano, ejecutar las decisiones que adopta y alcanzar los resultados apetecidos. Es la capacidad de querer y el poder de determinarse, conscientemente, tanto para realizar actos que permitan lograr objetivos previamente definidos como para retroalimentar, positivamente, en sí, las tendencias contrarias.
Georg Christiph Lichtemberg, expresó, en uno de sus aforismos:  -“Todo acto volitivo individual contiene germen de la voluntad general, divina”-.
El trabajo, -de cualquier índole-, es la actividad que, aplicada en cantidad y cualidad suficientes, es capaz de producir una obra, un bien, servicio o resultado determinado en todos los niveles, en los tres reinos naturales.
Se requiere visión para precisar la obra que debe ser realizada; voluntad para empezarla y persistencia tenaz durante su ejecución hasta concluirla con éxito.
En 1927, el psicólogo B. Zeigarnick observó que ciertas personas poseen una compulsión suficiente, -fuerza interior- que le permite terminar una tarea o alcanzar un resultado, devengando gran satisfacción personal.
El primer acto del ser humano, en cada etapa de su extensa carrera de logros, es el de elegir. Se requiere hacerlo sobre la base de la propia realidad objetiva. Es preciso vislumbrar el éxito en toda situación, por poco fácil que parezca, para asegurar el resultado deseado, haciendo posible lo aparentemente imposible.
La clave primordial es la visión del entorno –el inmediato y el universal,- y el auto-conocimiento, en lo que se refiere a tus aptitudes o fortalezas y las carencias o puntos menos fuertes que te indican la dirección hacia la cual debes avanzar tanto para ayudar a otros, con tus servicios, lo cual, por tus aptitudes, tienes inclinaciones vocacionales que te ubican en un área determinada de actividades, en forma de elección profesional en la cual asumes tu misión en la vida forjándote metas a corto, mediano y largo plazo, que constituyen tu medio de autorrealización y le imprimen profundo y auténtico sentido a tu vida.
El Gran Arquitecto del Universo, dentro del esquema cósmico, ha instituido la fórmula del trabajo como único medio a través del cual es factible realizar la Gran Obra Universal, auto-expresarse, asumiendo una parte de la tarea colectiva que te permite auto-realizarte de acuerdo a un proceso de evolución constante en múltiples y alternos ciclos existenciales.
El mandato del Ser Universal, a sus hijos, -dijo el filósofo Joaquín Trincado,- ha sido, siempre: -“Id hijos míos y acrecentad la Creación y cuado seáis sabios volved a mí que siempre os espero”-. La meta es alcanzar la maestría universal.
El ser humano ha sido dotado de libre albedrío y de facultades, en estado latente, que debe desarrollar, en grado suficiente, para la gran tarea cósmica que le compete.
Cada quien tiene el derecho de elegir lo que quiere hacer, cuando, como, donde y con quien, mientras se mantenga en los márgenes de las leyes cósmicas.
Tú puedes tomar decisiones acertadas, establecer objetivos realistas y alcanzables que impliquen un reto; planear estratégica y tácticamente la mejor manera de alcanzarlos y en cuanto tiempo. Pero los logros que obtengas dependen de tu voluntad y prestancia para el trabajo, manteniéndote firme e inalterable en tus propósitos.
Una máxima antigua recuerda que cualquier camino, por largo que sea, comienza dando el primer paso y que “lo que se resuelve hacer, hay que realizarlo sin dejar para mañana lo que se puede hacer hoy”.
Quien da su aporte a los logros de la humanidad, aún buscando su propio lucro en un trabajo individual, efectivo y honesto, adquiere el derecho de disfrutar –en el respectivo grado- los beneficios colectivos.
Elige cada día el trabajo al cual, por estricto orden de prioridad, centras la propia atención y esfuerzo, realizando una cosa a la vez, en concordancia con el antiguo principio de “divide y vencerás”.
Posees la voluntad como poder supremo para realizar cualesquiera objetivos que te antepongas como metas siempre y cuando lo ejecutes uno a la vez en su estricto orden prioritario.
Acompaña, cada acción, estableciendo la curva de resultados, es decir, determina, claramente, en cuanto tiempo es factible alcanzar los resultados apetecidos en el mejor y en el peor de los casos, con cuyo conocimiento optimizas adecuadamente la propia energía creativa.
Más allá de la remuneración que se perciba por el propio trabajo, se adquiere el derecho de disfrutar de los beneficios de la colectividad, del aprecio y la preferencia de los demás, por lo cual, aún sin retribución alguna, si a tales efectos se empeñó, la persona, hace el trabajo a la perfección, por cuanto en la labor bien hecha está implícito el pago correspondiente, el verdadero salario cósmico.
Prepárate diariamente. Conoce las herramientas de tu actividad, su uso y cómo se efectúa el trabajo a la perfección. Como decía Andrés Bello, -el primer humanista iberoamericano-, -“el estudio es tarea de todos los días”.
Tú posees más conocimiento del que utilizas. Usarlo más y mejor es un acto de tu voluntad que es preciso aplicar con autodisciplina.
Vence, con tu voluntad, la fuerza de inercia en cada nueva etapa. Ponte en movimiento tan pronto sea oportuno. Hacer las cosas, casi siempre, es más fácil que dejar de hacerlas.
Desarrolla la costumbre de concluir todo trabajo una vez empezado. Asumido el compromiso de una tarea, ésta debe ser terminada con éxito, a cualquier costo.
Fortalecer la voluntad y aplicar su poder en todas sus variadas formas y variantes, a nivel personal y en la realización del propio desempeño profesional, conlleva, implícito, uno de los más importantes beneficios al cumplir, con efectividad y máxima perfección posible, los objetivos forjados, además del inherente incremento de la autoridad moral y la capacidad de auto-expresión, cada vez en un mejor nivel.

**

La Inteligencia Infinita del Universo se expresa por medio de cada ser, como canal de manifestación, para realizar la Gran Obra de acuerdo a la determinación de la propia voluntad y hacer tangible la abundancia universal en la proporción equivalente a la cuota de la obra asumida en correspondencia al propio sentido de responsabilidad social cumplido.
Trabaja, cada día, con dedicación y constancia, todo lo que puedas; la naturaleza de las cosas y la Inteligencia Infinita se harán cargo del resto.
-“Querer es poder”, -dice la sabiduría popular: -“más hace el que quiere que el que puede”. Por eso, quien cuando puede, oportunamente deja de querer, cuando quiere, con paciencia debe esperar, de nuevo, la ocasión de poder.
Repetirte que el trabajo es fácil, que puedes hacerlo y que lo haces bien, actuando al mismo tiempo, con empeño y plena capacidad, como si fuese de mayor envergadura, calibrando, objetivamente, su importancia, es buena táctica para canalizar con efectividad la voluntad de realización.
Sugestiónate, frente al espejo, mirándote en el entrecejo, diez o veinte veces, que realiza a la perfección el objetivo y verás como se acrecienta el poder de tu voluntad.
Haz las afirmaciones suavemente, sin gran esfuerzo, relajadamente. Al contemplarte en el espejo, en el entrecejo y efectuar las autosugestiones correspondientes al logro anhelado, vas adormeciendo el sentido de la vista y relajando, al mismo tiempo los demás sentidos objetivos, activándose al mismo tiempo los sentidos psíquicos y espirituales y tu mente psiconsciente, quien, al recibir la orden que le estás impartiendo mediante la autosugestión comienza en forma inmediata a cumplir la realización respectiva.
Es preciso repetir el proceso por lo menos durante diez hasta que tú te convenzas de que puedas hacerlo y que lo harás.
El poder realizador reside en la mente psiconsciente quien ejecuta creativamente la orden impartida objetivamente mediante la autosugestión. Posteriormente, es preciso dejarla encargada del desempeño sin interferencia alguna, actuando como si….el logro estuviese ya alcanzado, inclusive, dando gracias a la vida –o a quien tú quieras- porque ya todo está resuelto o realizado. El poder de la gratitud tiene un profundo efecto programador de la mente psiconsciente y permite que el poder de la voluntad actúe con naturalidad y con la mayor eficacia posible, por cuanto, la mente psiconsciente, tiene un piloto automático que se encarga de aplicar la voluntad suficiente hasta realizar el cómputo programado, a semejanza del mismo dispositivo con que están dotados los aviones u otros tipo de ordenadores –computadores- con la particularidad de que la mente humana es el mayor ordenador que existe en el universo en perfecta conexión con la Inteligencia Infinita.
El siguiente acto de la voluntad es encontrar la mejor manera de alcanzar los resultados en el tiempo previsto.
El mecanismo intuitivo y el psico-cinético de la mente psiconsciente, si se presta la debida cooperación, efectuando las visualizaciones acordes a los objetivos que se anhela realizar –manteniendo en la mente la imagen clara del resultado prioritario a la vez- facilitan la culminación exitosa del logro.
La perseverancia es el factor determinante de la voluntad para concluir toda realización con éxito. El secreto supremo consiste en negarse a abandonar cuando la tarea se pone poco fácil. Es preciso seguir adelante con confianza, con la creencia y la sunción del logro como si ya hubiese sido logrado; adoptando, además, la correspondiente actitud de desapego al respecto y conservando absoluto silencio sobre el logro que se anhela alcanzar para evitar la generación de fuerzas antagónicas aún de las personas más allegadas, salvo de las directamente involucradas con quienes se precisará efectuar las respectivas retroalimentaciones, cuando corresponda.
La fe –conocimiento del modus operandi y ley natural implícita, en cada caso, permiten creer en los resultados posibles y alcanzarlos. Esta fe es de la misma índole de aquella que permite mantener la confianza de que a la mañana siguiente volverá a salir el sol a la hora acostumbrada; empero, mientras tanto es preciso esperar sosegadamente, por cuanto el tiempo necesario debe transcurrir inevitablemente. Por eso se hace necesario practicar la espera sosegada y paciente hasta la hora oportuna en la cual la voluntad realiza el acto victorioso y con todo su poder intacto.
La esperanza crea y mantiene la expectativa favorable y se recibe lo mismo que se espera.
El amor, fuerza suprema del universo, permite obtener la perfección en la obra realizada. La diferencia que manifiesta el genio es un mayor grado de amor y dedicación creativa.
La motivación es la fuerza poderosa que cada necesidad genera en grado suficiente y equivalente que abre todo camino para resolver cualquier situación, oportunamente. El ser humano está dotado de un poder potencialmente infinito que se expresa como motivación y ésta es generada por la necesidad en cualquiera de sus variantes en la escala jerárquica. Es preciso recordar que sin necesidad no existe manifestación alguna de poder y que toda necesidad genera el poder equivalente que mueve a la voluntad a satisfacerla.
El deseo ardiente es una variante de la necesidad sublimada a un elevado grado de aspiración donde el resultado apetecido no es uno cualquiera sino un anhelo específico que permite desear la realización de un objetivo específico, como, por ejemplo, un coche o una casa determinada que satisfaga el propio nivel de exigencia. El deseo ardiente activa el motor de la voluntad en el grado suficiente que permite alcanzar el logro apetecido.
El entusiasmo potencia la voluntad en grado superlativo, volviendo a cada persona incansable y le lleva a recorrer el camino por muy largo o complejo que sea hasta alcanzar la respectiva meta, en cada etapa. Es el fuego divino que nace de la convicción de las bondades del propio proyecto o propósito. Las claves esenciales para su desarrollo efectivo consiste en: 
1)              Mantener una curiosidad insaciable que facilita una búsqueda constante de la perfección, de la innovación y de la creatividad.
2)              Despertar el interés que permite concentrar la propia atención en los elementos útiles al desarrollo de la propia obra.
3)              Desarrollar el conocimiento profundo de todos los elementos relativos al propio trabajo o realización de los objetivos personales, o empresariales, que transforman a la persona en una autoridad en la materia.
4)              La adquisición del conocimiento profundo sobre una determinada materia otorga la convicción de cual es el objetivo correcto y la mejor manera de realizarlo. Esta convicción se transmuta en ese entusiasmo que es el rasgo distintivo del genio capaz de sublimizar cualquier obra a la máxima excelencia y perfección.
La voluntad firme y decidida vence todos los obstáculos, de la misma manera que el agua, en un canal, al interponérsele un dique que interfiera en su curso, ella va acumulándose en ese lugar hasta sobrepasarlo y continuar, corriendo, libremente.
Por medio de la voluntad, suprema fuerza del universo, debe disciplinarse la imaginación y representarse en posesión del logro apetecido en su etapa culminante en forma satisfactoria.
La imaginación es la visión del espíritu, la cual explora todas las variantes posibles para alcanzar la realización del objetivo. Se piensa en imágenes y éstas tienen como facultad la de atraer los elementos coadyuvantes y repeler los contrarios a la obra por realizar.
La imaginación abre caminos donde se requieren, como cauces que la voluntad, libremente, sigue. Se representan, mediante la imaginación, escenas de situaciones ideales que se desean crear, cuando es la primera vez que se efectúa; empero, cuando los resultados son previamente conocidos, a este tipo de representación ideal se le denomina visualización.
Imaginar escenas ideales de logros o visualizarlas en sus etapas culminantes en forma satisfactorias constituye uno de los mecanismos más efectivos para canalizar la voluntad y llevar a cabo la realización de cualquier proyecto en cualquier magnitud o nivel.
La obra perfecta es el fruto de un trabajo asiduo y bien hecho. Goethe dedicó toda su vida para escribir Fausto, obra que concluyó a los ochenta años.
Alessandro Manzoni, perfeccionó durante muchos años su clásico Los Novios.
Virgilio, tardó nueve años en escribir su breve poema Las Bucólicas, pero ha perdurado hasta ahora.
Homero, -una de las mentes más profundas y sabias que han existido en el Planeta Tierra- cuyo verdadero nombre es Demodoco, con sus obras fundamentales La Iliada y La Odisea alcanzó, en las mismas, tal magnitud de perfección y amplitud de conocimientos que han sido compañeras constantes de los más importantes pensadores y de las mentes más brillantes desde el mismo siglo XII –a.n.e.-, en que viviera el sublime aeda inspirado. Dion de Prusa, estimaba que Homero era el verdadero maestro de Sócrates y decir de Sócrates implica también de Platón, -otra de las mentes más portentosas de todos los tiempos-, mientras que Alejandro Magno le consideraba maestro de líderes. Pero, además, Homero fue el inspirador de incontables generaciones de jóvenes griegos que emulando las virtudes heroicas descritas por él gestaron la edad de oro en los siglos V y IV antes de nuestra era. Goethe, quien estaba visiblemente impresionado por las obras de Homero, se consolaba pensando que representaban la labor de varios autores, por cuanto se resistía a pensar que un solo hombre pudiera plasmar esas prodigiosas joyas literarias, de tan profunda sabiduría. La vigencia del mensaje que contienen esas dos inmortales obras les constituyen en objeto de necesario y continuado estudio en relación a los valores universales, a la descripción de los caracteres que conforman la personalidad humana y el profundo conocimiento del mundo espiritual y su interrelación con la dimensión física de la vida.
Dostoiesky, solía decir: -“La verdadera felicidad consiste en un excesivo trabajo realizado con amor”. Luego agregaba: -“No pongas en duda que, si una poesía de Puchkin, sutil y elegante, aunque sea de escasos versos, parece escrita a vuela pluma, se debe, precisamente, a que él se ha pasado mucho tiempo corrigiéndola y puliéndola. Nada escrito sin la debida reflexión tiene densidad”-. Él tardó nueve años en terminar el libro “Humillados y Ofendidos”, el cual volvió a escribir, igual que la mayoría de sus obras, muchas veces, hasta quedar satisfecho.
Si se analiza la obra cervantina en su conjunto: el Quijote, las Novelas Ejemplares y los Entremeses, entre otras, se percata, enseguida, cada quien, de la inmensa voluntad creadora y realizadora de su autor. Cervantes se fue preparando a lo largo de toda su vida para la creación de su magna obra, la cual constituye una  fuente perdurable para el cultivo del espíritu. El profundo conocimiento de los valores universales que dichas obras contienen refleja la vida en su totalidad, imbuyéndose el lector del optimismo universal que Cervantes logró plasmar en sus páginas inmortales. Es el fruto de la voluntad poderosa e inflexible que tenazmente forja el eterno ideal en la realización de las obras acordes a las inquietudes de los tiempos, y para todos los tiempos.
Contemplar el monumento literario de Tolstoy, solo en una de sus voluminosas, y extraordinarias obras, La Guerra y la Paz, -la cual concluye con sus profundas concepciones históricas,- y pensar cuanto trabajo en concebirla y perfeccionarla, le costaría, genera admiración y estímulo.
Cuánto amor, pasión, trabajo, maestría y dedicación! Pero, son obras que perduran por la inmensa voluntad de trabajo que permitió auto-expresarse a sus autores más allá de los límites de una sola existencia humana.
El aprecio humano es la compensación que oportunamente llega; pero la tranquilidad interior, del deber cumplido, de la obra bien hecha, vale por todos los tesoros del mundo.
La auto-estima se potencia con cada logro alcanzado y estimula a forjarse más y mejores metas.
La autorrealización deja una sensación de bienestar que permite persistir en el camino de las grandes obras, donde el trabajo da sentido a la vida, siempre. –“Cada cosa es lo que por su naturaleza quiere ser”-, decía Arthur Schopenhauer.
En cada época, según el espíritu de los tiempos, el trabajo que es preciso realizar se canaliza a través de las voluntades mejores dispuestas, preparadas y prontas para la acción. Cuando llega el momento de actuar, la visión cósmica de la tarea y el estimulo motivador expresados en un impulso que pone en movimiento a la persona, más la fe en los resultados, son condiciones que caracterizan, cada día, la actividad que el propio afán lleva a cabo en concordancia con los planes cósmicos, gradual y certeramente.

Todo trabajo tiene por base la voluntad. Quiere y cree en lo que haces! 

LA ACTIVACIÓN DE LA VOLUNTAD:

La necesidad, generadora de una fuerza motivadora equivalente, activa la voluntad de la acción suficiente hasta lograr satisfacerla plenamente, en cualquiera de sus variantes en la escala jerárquica necesidades que, genialmente, sintetizara Abraham Maslow.
El deseo ardiente es otro de los activadores de la voluntad, dinamizándola en grado suficiente para rendirla capaz de imantar resultados de gran envergadura.
El deber, el compromiso, el patriotismo, el amor, la generosidad, la solidaridad, la justicia, la benevolencia, la amistad, la vocación de servicio, el anhelo de saber y tantos otros valores universales que se expresan como práctica de todas las virtudes, cada una en su respectivo rango, activa la voluntad del logro en la realización de todo objetivo prefijado.
Llega el momento en que, asumiendo el compromiso del logro en sus múltiples variantes, negándose a abandonar y persistiendo firme en el propósito de alcanzar la meta, la voluntad se activa generando una fuerza magnética de atracción que imanta los resultados apetecidos en el más breve tiempo posible, trasformando a la persona, simplemente, en invencible.
José Ingenieros, prudentemente, expresó: -“Después de pronunciar el sí! –claro, recto, como un rayo de luz- la voluntad debe ser inflexible”-.

LEVANTARSE TEMPRANO ACTIVA LA VOLUNTAD

En temprana edad, descubrí que en la mañana, tan pronto despertaba, si me levantaba enseguida se activaba mi voluntad de acción y conservaba la lucidez mental en un grado sorprendentemente mayor que si permanecía más tiempo en la cama o volvía a dormirme.
El secreto consiste en que, en la mañana, tan pronto cada quien se despierte, alrededor de las 5:30 A.M., dejar de dar media vuelta, continuando durmiendo o en estado semi-dormido, y levantarse enseguida. El espíritu trae la lucidez que obtuvo en su proyección espiritual durante el sueño, lo cual le permitió expandir su conciencia y amplificar su capacidad perceptiva. A su regreso al cuerpo, si se salta de la cama tan pronto se despierta, se conserva esa claridad en las ideas, activándose la voluntad, ipso facto.
Generalmente, al levantarse temprano, se conserva la lucidez y se fortalece la voluntad; el día rinde más y las cosas salen mucho mejor. Por eso los proverbios populares suelen expresar: -“Quien madruga Dios le ayuda”; y, -“Quien madruga, coge agua clara”.
Cuando se quiere resolver situaciones o alcanzar importantes metas, ensaya, lector o lectora, levantarte temprano y ponte en acción lo más pronto posible, con lo cual, verás, como en el curso de unos pocos días comienzas a controlar cualesquiera situaciones que lo ameriten.
Esa hora –o dos- que sigue al levantarse temprano, constituye uno de los períodos más creativos de la jornada, tanto para meditar o planificar como para cualquier otro propósito.
Adelante.-

Afirma, en la noche, antes de dormir, o en la mañana, al levantarte:
           (Puedes hacerlo, si lo deseas, mirándote en el entrecejo, frente a un espejo: )
I.   Estoy al mando de mi voluntad. (Tres veces).
II.   Ahora estoy ya al mando de mi voluntad. (Tres veces).
III.   Permanezco al mando de mi voluntad, ahora y siempre. (Diez veces).
·       Tengo pleno dominio sobre mi voluntad y controlo bien todas mis facultades físicas, mentales y espirituales, en los niveles objetivos y subjetivos.
·       Cada día me enriquezco  más y mejor, en todos los aspectos de mi vida.
·       Desarrollo una profunda visión y comprensión de las leyes universales. Poseo plena consciencia de los valores éticos que rigen la vida.
·       Tengo voluntad en grado suficiente para realizar con éxito todos mis objetivos y resolver toda situación que me compete, oportunamente, cada día más y mejor.
·       Mi voluntad se fortalece en el nivel óptimo requerido por cada tarea y situación.
·       Tan pronto tenga claro, en mi mente, el resultado que debo alcanzar, en el día de hoy, y, a corto, mediano y largo plazo, activo, instantáneamente, mi voluntad, pongo manos a la obra diligentemente, persisto con tenacidad, fe, valor, y alcanzo, oportunamente, los logros requeridos.
·       Puedo, quiero y realizo todo lo que debo hacer. Cada día, en todas formas, me domino más y mejor.
·       El mecanismo de Provisión de la vida, me provee de lo que requiero, en grado suficiente, y a tiempo, para todo objetivo que asumo y decido realizar.
·       Tengo confianza plena, paciencia y voluntad constante de seguir adelante y alcanzar la meta siguiente: _________________________________________(Descríbela), antes de: día:______; mes:______; año:_____; hora:_____. Las ideas que requiero vienen oportunamente a mi mente y tan pronto tenga consciencia de ella genero el poder suficiente, con confianza y efectividad, para realizarlas con éxito. Así es, así será. Hecho está.





Copyright Text

sábado, 30 de agosto de 2014

Cuál es el universo que quiere Dios?



Cuál es el universo que quiere Dios?

©Giuseppe Isgró C.

De la biografía de Dios




En una abstracción del Espíritu, en estado de meditación, en la que se eleva en un punto del espacio, y desde esa perspectiva observa a Dios contemplando el Universo. Con desapego absoluto, Dios se siente orgulloso de su eterna obra, hasta ahora, y del estado y las estaciones en que cada ser, en los cuatro reinos naturales, se encuentra, Se da cuenta de que mucho se ha avanzado en incontables fases de progreso, y en un destello instantáneo, percibe lo que, aún, hay por delante, que realizar, en el eterno presente.  Sonríe, con esa sonrisa divina que refleja seguridad, y suprema serenidad. Piensa para sí: Lo haremos! Para ello sabe que cuenta con cada uno de los seres de los cuatro reinos naturales como instrumentos de su Voluntad. Él anhela, a cada instante, lo que debe ser a cada instante según sus planes plasmados en la Ley cósmica. Ese anhelo de ser lo que debe ser a cada instante, Él lo transmite por inspiración en la conciencia de cada ser en los cuatro reinos naturales, en cada uno de los incontables mundos del universo. Hace esto por inspiración mediante el lenguaje de los sentimientos en la réplica exacta de su conciencia que es la conciencia de cada ser, en los cuatro reinos naturales: humano, animal, vegetal y mineral. Bajo su égida divina, cada ser va realizando su aporte en la construcción de ese universo anhelado por Él. Cada mañana aflora en la conciencia de cada ser la parte del plan divino que ese día debe ser ejecutado. Por los deseos, por las necesidades insatisfechas, por los ideales, estímulos y afanes de cualquier índole, el anhelo de amar y ser amado (a), e incontables y variados anhelos que se van expresando en la conciencia, por las sutiles ideas que, intuitivamente, emergen en la mente, cada ser se pone en movimiento para realizar su aporte para la construcción de un universo mejor, cada día. Para lograr esto, sin esfuerzo alguno, Dios ha colocado en lo íntimo de cada ser, en los cuatro reinos naturales, el mecanismo de la propia ambición. Sí, eso es, se ha percibido bien y correctamente: Dios, el Ser Universal, ha colocado en la conciencia de cada ser una réplica de su propia y sublime ambición: la ambición divina. Dios sustenta la ambición suprema: un universo en constante proceso de perfección, ad infinitum. Es tanta su ambición que no se conforma con la perfección relativa, alcanzada en un momento dado, pese a ser tan inmensa, y aspira más y más, en forma ilimitada. Dada la suprema inteligencia que le anima, sabe que todo requiere tiempo y dedicación, y que eso que Él aspira, o ambiciona, en su mente cósmica, en su infinita sabiduría, requiere de toda la eternidad para lograrlo y que jamás encontrará límite en los alcances de perfección de su aspiración en la realización de su obra de construcción de un universo mejor, cada día mejor. Dios piensa en grande. Esa es la razón por la cual dividió el trabajo para ser realizado por objetivos y resultados cada día de la eternidad presente, en el aquí y ahora, para realizar un objetivo prioritario a la vez, en la espiral evolutiva de la conciencia. Cada idea, cada anhelo, cada ideal, dentro de la aparente casualidad, forma parte del plan eterno de Dios, que se va expresando en la conciencia de cada ser, cada día. Esa es la razón por la cual, es preciso estar más atentos al dictado de la voz de Dios en la conciencia que guía, y a la vez, imprime la fortaleza suficiente, otorgando, al mismo tiempo, los recursos suficientes, y necesarios, para realizar su obra. Sí, su obra, no la nuestra. Lo nuestro es el Salario Cósmico, un pago integral, que, paralelamente que nos desarrolla a semejanza de la Divinidad, potencialmente hablando, por la experiencia, y la visión, -estado de conciencia alcanzado-, nos faculta para que se nos deleguen labores de mayor envergadura. Dios realiza el trabajo a través de cada ser, en los cuatro reinos naturales. En cada ser de los cuatro reinos naturales, el Espíritu ejecutor es una emanación a la conciencia individual, en el alma universal, de la Divinidad, sin separarse de la Divinidad, y sin dejar de ser la Divinidad. Después de todo, la construcción de un universo cada día más perfecto en la expansión eterna de la Creación, es un trabajo de Dios, para divertirse, y pasar el tiempo, Feliz, en eterno movimiento vivificante, al igual que el agua que circula, se mantiene viva y saludable. Cada ser, al realizar la parte de la obra cósmica que le corresponde, en los cuatro reinos naturales, va transformándose a sí mismo, de piedra en estado bruto, en cúbica, es decir, en un cubo justo y perfecto, para encajar, cada días más y mejor, en la construcción de ese edificio perfecto, cada más más perfecto, que es la Gran Obra Cósmica. Es decir, el trabajo de cada ser, en los cuatro reinos naturales, consiste en transformarse a sí mismo, o mejor dicho, en adquirir conciencia de que es la Divinidad. Un darse cuenta eterno y ascendente ad infinitum por la experiencia del trabajo diario. Razón de más para amar más lo que cada día hacemos. Por eso, parafraseando al insigne Víctor Hugo, podría decirse: que hasta el trabajo de la más diminuta hormiga contribuye a la construcción de la perfección universal en la expansión de la Creación. El Espíritu de esa diminuta hormiguita también es una emanación a la conciencia individual, en el alma universal, de la Divinidad. Sin dejar de ser la Divinidad, y sin separarse de la Divinidad.

Afirmar hoy, y cada momento del día en que se quiera hacerlo:

-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: AMOR.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Prudencia.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Justicia.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Igualdad.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Compensación.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Fortaleza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Templanza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Equilibrio.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Belleza.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Orden.
-La divina presencia de Dios, Yo Soy, es en mí: Armonía.
-La divina presencia de Dios, Yo soy, es en mí: Salud.

(Hacerlo por lo menos diez veces al día, con cada uno de los valores expresado; pero, cien veces, es aún mejor).
Se sugiere, comenzar, con el amor. El amor, en su expresión, contiene todos los valores universales.





miércoles, 27 de agosto de 2014

EL PLACER Y EL DOLOR


EL PLACER Y EL DOLOR

©Giusppe Isgró C.




En el Fedón, uno de los mejores diálogos de Platón, éste pone en boca de Sócrates, uno de los grandes principios de la naturaleza: La polaridad.

Sócrates lo enfoca bajo la modalidad del placer y del dolor. Pero, la expresión de la polaridad tiene incontables vertientes y variantes. Es la ley de los opuestos, en la naturaleza.

Una de las leyes que rige este principio inmutable, es el de que, los opuestos jamás se juntan. Se expresan por turno, y al uno le sigue el otro, indefectiblemente.

Cómo podría saberse lo que es el placer, si jamás se hubiese experimentado el dolor? Si se coloca la mano en el fuego, se experimenta dolor y éste hace que se le retire a tiempo, evitando que se produzca daño. El dolor es un maestro efectivo; pero, el placer, también, por causas opuestas, pero con un fin análogo: servir de instructores. Ambos son los efectos de causas perfectamente definidas.

En el día en que Sócrates debía traspasar el umbral que habría de conducirle a la dimensión espiritual, en el acto de quitarle el guardia el instrumento que le aprisionaba uno de los pies, comienza a experimentar una sensación placentera.

Al poco rato, al recibir Sócrates la visita de sus amigos, expresa: -“¡Qué cosa más extraña, amigos, parece eso que los hombres llaman placer! ¡Cuán sorprendentemente está unido a lo que semeja su contrario: el dolor! Los dos a la vez no quieren presentarse en el hombre, pero si se persigue al uno y se le coge, casi siempre queda uno obligado a coger también al otro, como si fueran dos seres ligados a una única cabeza”.

El dolor, interna y moralmente hablando, se expresa como un estado de insatisfacción. Es la fuerza creadora en constante manifestación, en el Espíritu de los cuatro reinos naturales, que busca canalizarse. Al no lograrlo hacia el exterior, lo hace hacia lo interno. Pero, esta modalidad es de polaridad negativa, es decir: se expresa como un sentimiento de insatisfacción.

Paradójicamente, pese a manifestar una polaridad negativa, busca un fin positivo. Impele a la persona a la acción para expresar dicha energía hacia el exterior, mediante la realización de objetivos claramente definidos, o, llenar necesidades insatisfechas.

En esto reside una de las leyes más poderosas de la naturaleza. En Cómo desarrollar la Auto-Maestría, de nuestra autoría, hace ya más de treinta años, que hemos desarrollado la técnica de cómo transmutar los estados mentales de insatisfacción en placenteros.

El secreto consiste en anteponerse objetivos claramente definidos y enunciados por escrito, a corto, mediano y largo plazo. Tan pronto se enuncien por escrito los objetivos que reflejen los resultados que se desean alcanzar, la energía interior comienza a canalizarse hacia el logro exterior de los mismos. La sensación de insatisfacción, se transforma, casi en el mismo instante de planificar los objetivos,  en su opuesto positivo: placer, satisfacción, sentimiento de autorrealización, confianza, seguridad, serenidad, sosiego, paz interior y visión clara del camino por recorrer.

Es la eterna polarización a la que hacía referencia Lao Tse, en el Tao Te Ching. En el momento en que el ser percibe lo que es el placer, reconoce lo que es el dolor. En el instante en que percibe lo que es la belleza, se da cuenta de lo que es la fealdad. Lo dulce y lo amargo, permiten discernir entre dos realidades opuestas, y en cualquier estado que se experimente, identificar que el uno le guía hacia el otro. Acción-reacción. La ley del péndulo.

Igualmente, la percepción, y experimentación del dolor, contribuye a la evolución de la conciencia. Es uno de los dos caminos. El otro, es el de la comprensión.

Se pueden desarrollar los estados, y estaciones de la conciencia por ambas vías: Por la compresión, o el placer, y por el dolor. Es una elección personal.

La guía certera es la de los valores universales, en ambas polaridades: Amor, prudencia, sabiduría, fortaleza, templanza, justicia, igualdad, equidad, compensación, belleza y equilibrio, entre otros.

Sidharta Gautama, en forma genial, hace 2.500 años, en el Parque de los Ciervos, expresó su doctrina de las Cuatro Nobles Verdades, mediante la cual, enseñó a sus primeros cinco discípulos, que la vida presenta estados de insatisfacción, o dukka; que éstos tienen su manifestación en los deseos en polaridad negativa; que es factible poner término a dichos estados insatisfactorios; y, que el medio de ponerle fin a la insatisfacción, es el del Noble Sendero Óctuple. Es decir: regir los deseos, los anhelos, las necesidades, los pensamientos, los sentimientos y los actos, por medio de la Recta opinión; la recta acción; la recta palabra; la recta acción; los rectos medios de sustentamiento de vida; los rectos esfuerzos; la recta atención; y la recta concentración. Aplicando las técnicas de El noble sendero óctuple, es factible reorientar el propio Karma y hacer la vida más placentera.

Veinticinco siglos más tarde, Abraham Maslow, y su Escuela, harían otro gran descubrimiento: El ser humano está dotado de un servomecanismo que le permite, cada vez que experimenta una necesidad, de la índole que fuere, instantáneamente, y en forma simultánea, expresar una fuerza motivadora equivalente que le induce trasladarse desde el lugar donde reside su insatisfacción, hacía aquel en que se encuentra la satisfacción de la misma.

Queda por saber cuál es ese lugar donde reside la satisfacción de una necesidad o la realización de un objetivo. Además de la lógica inductiva y deductiva, se activa, en un momento dado, la intuición y la inspiración, que aporta el conocimiento del qué, del cómo, del cuándo, del dónde, del quién, del cuánto y del por qué.

Entre los parámetros de los dos estados opuestos de conciencia, del placer y del dolor, buscando la línea del medio, se puede ejercer un control dinámico de ambos aspectos de una realidad existencial, de la cual, cada quien, en un constante alternar del ciclo de vida, en una eterna polarización, precisamos aprender, cada día mejor, a vivir con estos dos valiosísimos aliados de la expansión perceptiva-comprensiva-realizadora  de nuestra conciencia.

El placer y el dolor; el dulce y el amargo; la acción y la reacción, entre otras variantes, ciertamente se interrelacionan con el bien y el mal.

El ciclo de los opuestos se expresa en todas las manifestaciones de la naturaleza, buscando mantener el equilibrio, por ejemplo: primavera, verano, otoño e invierno.

En los negocios, el ciclo económico se expresa, como: Recuperación del equilibrio, expansión, recepción y contracción. 

En fin, no deja de ser, todo, la gradación en sentido opuesto de una misma realidad para adquirir nuevos estados de conciencia acordes con los valores universales, o atributos divinos, y sus respectivas estaciones, entre el cero y el infinito, en el eterno viaje de regreso a la fuente: El Ser Universal, del que, todo ser, en los cuatro reinos naturales, es una expresión indivisa, a la conciencia individual, sin haberse, jamás, separado de Él.


Adelante. 

lunes, 25 de agosto de 2014

SOLILOQUIO: CONTAR LOS DONES


SOLILOQUIO:
CONTAR  LOS DONES

©GIUSEPPE ISGRÓ C.
Del libro: La Eterna Luz


Cuento todas las cosas buenas que poseo y hago una lista con ellas.

•    Contar lo que se tiene y centrar la mente en ellas, permite sintonizarme con la abundancia, con la plenitud, con lo positivo y al enumerarlas, me percato de que poseo mucho más de lo que imagino y de que, contrariamente a lo que podría pensar, poseo mayores riquezas  y bendiciones de las que creo.

•    Enumero, ahora mismo, todas las cosas que poseo en una hoja de papel o libreta y la reviso periódicamente.

•    Al rememorar las cosas que poseo, las imágenes mentales proyectadas en la pantalla mental generan fuerzas de atracción magnéticas que tienden a traer más cosas de las que poseo y a volver la sintonía positiva en el canal de las corrientes de la abundancia, de la luz y la plenitud.

Ahora, doy las gracias a la Inteligencia Infinita por cada una de ellas.

Afirmación:

Hago mío el poder de contar mis dones y doy gracias por cada uno de ellos.

I.   Doy gracia  por la vida y por el espíritu inmortal y eterno que yo soy.

II.  Doy gracias  por la inteligencia con que ha dotado a mí ser.

III. Doy gracias por todas mis aptitudes, conocimientos, experiencias, destrezas, habilidades,  cualidades y dones, conocidos y por conocer.

IV. Doy gracias por todas las facultades espirituales, mentales, intelectuales, físicas, energéticas y de cualquier otra índole que poseo.

V.   Doy gracias  por el cuerpo perfecto que poseo.

VI. Doy gracias  por la salud perfecta que poseo y por la juventud ideal que tengo, en el eterno presente.

VII. Doy gracias por el plan de vida que Él tiene dispuesto para mí en el eterno presente.

VIII.    Doy gracias por la abundancia y provisión divina que tiene asignada para mí en el eterno presente, la cual acepto aquí y ahora.

IX. Doy gracias por las situaciones que cada día me presenta como medio de mi evolución cósmica, auto-expresión en el eterno presente y auto-realización.

X.   Doy gracias  por el trabajo perfecto de mi vida, en el eterno presente.

XI. Doy gracias  por la familia perfecta que tengo.

XII.     Doy gracias  por los amigos y amigas que tengo.

XIII.    Doy gracias por los clientes perfectos y abundantes, siempre en grado suficientes, que tengo.

XIV.     Doy gracias por todas mis inversiones y bienes físicos, financieros, profesionales y espirituales.

XV. Doy gracias  por la casa perfecta que poseo.

XVI.     Doy gracias  por  el negocio -y/o trabajo- perfecto que poseo.

XVII.    Doy gracias  por la culminación de mis estudios (mencionar).

XVIII.   Doy gracias  por los viajes perfectos que he realizado, los que realizo y los que realizaré.

XIX.     Doy gracias  por mi coche ideal.

XX. Doy gracias  por mis ahorros abundantes.

XXI.     Doy gracias por los libros que he escrito y por los que escribo, oportunamente.

XXII.    Doy gracias  por haber vivido en (mencionar el lugar o lugares).

XXIII.  Doy gracias  por vivir en este maravilloso país y en esta ciudad.

XXIV.   Doy gracias, por toda la ayuda recibida de Dios, de mis guías espirituales, amigos, conocidos y desconocidos, por el legado de las generaciones anteriores, por los servicios de todas las personas mediante las cuales, tengo cada día, satisfechas mis necesidades básicas y esenciales, el alimento suficiente en mi mesa, la ropa adecuada y demás útiles y enseres que hacen más agradable y confortable mi vida.

XXV.     Doy gracias por las enseñanzas que he recibido de múltiples maestros y maestras de todos los tiempos, por los libros que he leído, por las conferencias que he escuchado y por todo lo que tenga que agradecer.

XXVI.   Doy gracias por permitirme tener conciencia de la importancia de dar gracias a todos, por todo y aprovechar el inmenso poder de la gratitud, centrando mi atención en todas las cosas buenas, valiosas y positivas que poseo.

XXVII.  Doy gracias  por mi actitud y pensamiento positivo.

XXVIII. Doy gracias por mi capacidad de amar, meditar, perdonar, tolerar, crear, servir, trabajar, producir, ser feliz  y enriquecerme cada día más y mejor integralmente.

XXIX.   Doy gracias por mi fortaleza, prudencia, templanza, belleza, humildad, paciencia, perseverancia, visión de justicia, entusiasmo y ánimo contento, siempre.

XXX.    Doy gracias por mi capacidad de motivarme y motivar a otras personas en el logro de los objetivos inherentes a todos.

XXXI.   Doy gracias por mi capacidad de oratoria y comunicación con todas las personas y expresiones de vida en los cuatro reinos naturales. Por los idiomas que hablo, escribo y leo.

XXXII.  Doy gracias  por mi capacidad de aprender cada día más y mejor.

XXXIII. Doy gracias por mi capacidad de disfrutar cada día más y mejor de la vida.

XXXIV.  Doy gracias por mi capacidad de resolver bien todas las situaciones que me conciernen, siempre.

Gracias, Creador Universal, por todo.

sábado, 23 de agosto de 2014

MEDITACIÓN PARA EL PAÍS EN QUE SE VIVE


MEDITACIÓN
PARA EL PAÍS EN QUE SE VIVE

©Giuseppe Isgró C.
Del libro: La eterna luz



El ser humano, por su plan de vida, nace en un país determinado, y posteriormente, en el desenvolvimiento de su ciclo existencial, es conducido, por las fuerzas de las circunstancias –kármicas-, a aquellos lugares, o países, en que, debe llevar a cabo su misión y/o existencia humana.

Los avatares generales con los cuales desarrolla su curso cada país, constituyen el aprendizaje colectivo para la población –nativa y foránea-, a la vez, necesario para su propia evolución.

Cada país tiene los líderes que merece y aprueba, y, por supuesto, la conducción bajo la cual es orientada la vida de la nación, conlleva a la experiencia necesaria que cada persona requiere, en ese momento existencial.

Pero, también, los líderes se van sucediendo de acuerdo a las necesidades evolutivas y a las inquietudes de los tiempos, y, gradualmente, van surgiendo los conductores situacionales de acuerdo a las circunstancias vitales.

Cada líder es evaluado de acuerdo a los resultados que obtiene, inexorablemente. El dirigente efectivo perdura.

Cada pueblo, debe labrar su felicidad por sí mismo, sin esperarlo de nadie más.

Estimo que toda crisis o condición, de la índole que sea, se supera,  fácilmente, con dedicación, trabajo inteligente y constante, con fe y entusiasmo. Si es muy fuerte, hay que ser más duro que ella, al final, siempre alcanzo con éxito mi meta  logrando prosperidad creciente, estabilidad permanente y bienestar integral a nivel físico, mental y espiritual.

Es preciso estar al día con las informaciones económicas e interpretarlas con conocimiento de causa para tener la visión correcta de las tendencias del mercado, los ciclos económicos y las oportunidades de riqueza, -o de otra índole- en cada etapa.
Requiero centrarme en mi propia actividad, teniendo al mismo tiempo, entusiasmo, fe y confianza en el país en que vivo y esa actitud incrementará la marcha de los propios negocios, actividades  o profesión, favorablemente.

Los gobernantes tienen su propia responsabilidad en la marcha del país y el deber moral de conducirlo de la mejor manera. Está sobre ellos, la fuerza de la opinión pública nacional e internacional,  y sobre todo, un factor metafísico, la contraparte espiritual que conforma las millones de personas que nacerán en el futuro, en el país, que constituyen un poder que de alguna manera orienta las vertientes hacía donde se inclinará la balanza en la conducción del país. El –o la- líder que se deja guiar por los designios o valores cósmicos, tiene mayor posibilidad de vigencia,  permanencia y resultados positivos para todos y marcarán su vida interior un profundo sentimiento de auto-realización.

Por eso, la felicidad de todos está en las propias manos y de alguna manera, cada persona debe meditar sobre la paz del país y del mundo, y acto seguido actuar en consecuencias, para hacerlo mas equilibrado, prospero y feliz.

En la medida en que mejoro, el universo lo hace conmigo, por eso recibo su apoyo en todo cuanto concibo, hago o llevo a cabo y, también, coopero con mi mejor aporte al bienestar de la humanidad.

Meditación:

Visualizo, -por lo menos una vez a la semana- en la noche, antes de dormir,  el país en que vivo, –u otro que quiera ayudar-, envuelto en un círculo de luz luminosa o blanca,  puedo hacerlo imaginando el mapa  del país dentro de un circulo de luz,   y luego:

Afirmo:

Nuestro país, (menciona su nombre), es de Dios, y de todos nosotros; Dios le protege, le guía y conduce por senderos de prosperidad, bienestar, justicia y Paz, le ilumina y  envuelve en un círculo de luz divina, a él y a nosotros, nos protege y  lleva con éxito y felicidad a cumplir  nuestro destino.

El orden divino y la armonía cósmica se establecen  en nuestro país,  y en nosotros,   aquí y ahora. Hecho está. Así es; así sea.

Creador Universal, en Tus manos confiamos   nuestro país,  y nuestras    vidas.

Sea  nuestro país, y nosotros, como Tú quieras, cuanto Tú deseas,  de acuerdo a Tus Divinos Planes Cósmicos.

Seamos, nuestro país,  y nosotros, conducidos por el  Camino  de la sabiduría, la prudencia, la comprensión, el progreso, la armonía y el orden divino, la  confianza y fe en un futuro mejor, el respeto mutuo, elevada y vigorosa auto-estima,  con Paz y ánimo contento, aquí y ahora.

Creador Universal, toda condición que en tu Justicia Divina lo requiera, en nuestro país y en nosotros,  transmútala  en su condición positiva, instantáneamente, aquí y ahora. Hecho está.
Seamos,  nuestro país, y nosotros, tal como está decretado en Tus Divinos Designios. ¡Hoy!  Cada día mejor. Hecho está.
Gracias, Creador Universal, por haber escuchado nuestro pedido.


miércoles, 13 de agosto de 2014

EJERCITAR LA VOLUNTAD DE TRABAJO





EJERCITAR LA VOLUNTAD
DE TRABAJO

Del libro: Cómo potenciar el Autodominio

Autor: ©Giuseppe Isgró C.

-“…Combinar la fuerza de voluntad con una continuidad invariable”.
Aldous Husley
-“Una voluntad enérgica e invariable se convierte … en un poder tremendo, casi en una fuerza hipnótica”-.
Bryce
-“La voluntad decidida de trabajo es la que suele vencer y dominar todo obstáculo”.-
Polieno
-“The will in a state of divine tranquility comprehends the wherein the will is tranquil that has the faculty of such a comprehension”-.
Jacob Boehme
-Levantarse temprano, tan pronto se despierta,  activa la voluntad, estimula la lucidez mental y potencia la capacidad de acción efectiva-.
Giuseppe Isgró Cattafi

-Reconozcamos en nosotros, y en todas las manifestaciones de vida en la naturaleza, la voluntad
 del Ser Universal como directriz-.
Giuseppe Isgró C.


La voluntad es la facultad del espíritu que permite, al ser humano, ejecutar las decisiones que adopta y alcanzar los resultados apetecidos. Es la capacidad de querer y el poder de determinarse, conscientemente, tanto para realizar actos que permitan lograr objetivos previamente definidos como para retroalimentar, positivamente, en sí, las tendencias contrarias.
Georg Christiph Lichtemberg, expresó, en uno de sus aforismos:  -“Todo acto volitivo individual contiene germen de la voluntad general, divina”-.
El trabajo, -de cualquier índole-, es la actividad que, aplicada en cantidad y cualidad suficientes, es capaz de producir una obra, un bien, servicio o resultado determinado en todos los niveles, en los tres reinos naturales.
Se requiere visión para precisar la obra que debe ser realizada; voluntad para empezarla y persistencia tenaz durante su ejecución hasta concluirla con éxito.
En 1927, el psicólogo B. Zeigarnick observó que ciertas personas poseen una compulsión suficiente, -fuerza interior- que le permite terminar una tarea o alcanzar un resultado, devengando gran satisfacción personal.
El primer acto del ser humano, en cada etapa de su extensa carrera de logros, es el de elegir. Se requiere hacerlo sobre la base de la propia realidad objetiva. Es preciso vislumbrar el éxito en toda situación, por poco fácil que parezca, para asegurar el resultado deseado, haciendo posible lo aparentemente imposible.
La clave primordial es la visión del entorno –el inmediato y el universal,- y el auto-conocimiento, en lo que se refiere a tus aptitudes o fortalezas y las carencias o puntos menos fuertes que te indican la dirección hacia la cual debes avanzar tanto para ayudar a otros, con tus servicios, lo cual, por tus aptitudes, tienes inclinaciones vocacionales que te ubican en un área determinada de actividades, en forma de elección profesional en la cual asumes tu misión en la vida forjándote metas a corto, mediano y largo plazo, que constituyen tu medio de autorrealización y le imprimen profundo y auténtico sentido a tu vida.
El Gran Arquitecto del Universo, dentro del esquema cósmico, ha instituido la fórmula del trabajo como único medio a través del cual es factible realizar la Gran Obra Universal, auto-expresarse, asumiendo una parte de la tarea colectiva que te permite auto-realizarte de acuerdo a un proceso de evolución constante en múltiples y alternos ciclos existenciales.
El mandato del Ser Universal, a sus hijos, -dijo el filósofo Joaquín Trincado,- ha sido, siempre: -“Id hijos míos y acrecentad la Creación y cuado seáis sabios volved a mí que siempre os espero”-. La meta es alcanzar la maestría universal.
El ser humano ha sido dotado de libre albedrío y de facultades, en estado latente, que debe desarrollar, en grado suficiente, para la gran tarea cósmica que le compete.
Cada quien tiene el derecho de elegir lo que quiere hacer, cuando, como, donde y con quien, mientras se mantenga en los márgenes de las leyes cósmicas.
Tú puedes tomar decisiones acertadas, establecer objetivos realistas y alcanzables que impliquen un reto; planear estratégica y tácticamente la mejor manera de alcanzarlos y en cuanto tiempo. Pero los logros que obtengas dependen de tu voluntad y prestancia para el trabajo, manteniéndote firme e inalterable en tus propósitos.
Una máxima antigua recuerda que cualquier camino, por largo que sea, comienza dando el primer paso y que “lo que se resuelve hacer, hay que realizarlo sin dejar para mañana lo que se puede hacer hoy”.
Quien da su aporte a los logros de la humanidad, aún buscando su propio lucro en un trabajo individual, efectivo y honesto, adquiere el derecho de disfrutar –en el respectivo grado- los beneficios colectivos.
Elige cada día el trabajo al cual, por estricto orden de prioridad, centras la propia atención y esfuerzo, realizando una cosa a la vez, en concordancia con el antiguo principio de “divide y vencerás”.
Posees la voluntad como poder supremo para realizar cualesquiera objetivos que te antepongas como metas siempre y cuando lo ejecutes uno a la vez en su estricto orden prioritario.
Acompaña, cada acción, estableciendo la curva de resultados, es decir, determina, claramente, en cuanto tiempo es factible alcanzar los resultados apetecidos en el mejor y en el peor de los casos, con cuyo conocimiento optimizas adecuadamente la propia energía creativa.
Más allá de la remuneración que se perciba por el propio trabajo, se adquiere el derecho de disfrutar de los beneficios de la colectividad, del aprecio y la preferencia de los demás, por lo cual, aún sin retribución alguna, si a tales efectos se empeñó, la persona, hace el trabajo a la perfección, por cuanto en la labor bien hecha está implícito el pago correspondiente, el verdadero salario cósmico.
Prepárate diariamente. Conoce las herramientas de tu actividad, su uso y cómo se efectúa el trabajo a la perfección. Como decía Andrés Bello, -el primer humanista iberoamericano-, -“el estudio es tarea de todos los días”.
Tú posees más conocimiento del que utilizas. Usarlo más y mejor es un acto de tu voluntad que es preciso aplicar con autodisciplina.
Vence, con tu voluntad, la fuerza de inercia en cada nueva etapa. Ponte en movimiento tan pronto sea oportuno. Hacer las cosas, casi siempre, es más fácil que dejar de hacerlas.
Desarrolla la costumbre de concluir todo trabajo una vez empezado. Asumido el compromiso de una tarea, ésta debe ser terminada con éxito, a cualquier costo.
Fortalecer la voluntad y aplicar su poder en todas sus variadas formas y variantes, a nivel personal y en la realización del propio desempeño profesional, conlleva, implícito, uno de los más importantes beneficios al cumplir, con efectividad y máxima perfección posible, los objetivos forjados, además del inherente incremento de la autoridad moral y la capacidad de auto-expresión, cada vez en un mejor nivel.

**

La Inteligencia Infinita del Universo se expresa por medio de cada ser, como canal de manifestación, para realizar la Gran Obra de acuerdo a la determinación de la propia voluntad y hacer tangible la abundancia universal en la proporción equivalente a la cuota de la obra asumida en correspondencia al propio sentido de responsabilidad social cumplido.
Trabaja, cada día, con dedicación y constancia, todo lo que puedas; la naturaleza de las cosas y la Inteligencia Infinita se harán cargo del resto.
-“Querer es poder”, -dice la sabiduría popular: -“más hace el que quiere que el que puede”. Por eso, quien cuando puede, oportunamente deja de querer, cuando quiere, con paciencia debe esperar, de nuevo, la ocasión de poder.
Repetirte que el trabajo es fácil, que puedes hacerlo y que lo haces bien, actuando al mismo tiempo, con empeño y plena capacidad, como si fuese de mayor envergadura, calibrando, objetivamente, su importancia, es buena táctica para canalizar con efectividad la voluntad de realización.
Sugestiónate, frente al espejo, mirándote en el entrecejo, diez o veinte veces, que realiza a la perfección el objetivo y verás como se acrecienta el poder de tu voluntad.
Haz las afirmaciones suavemente, sin gran esfuerzo, relajadamente. Al contemplarte en el espejo, en el entrecejo y efectuar las autosugestiones correspondientes al logro anhelado, vas adormeciendo el sentido de la vista y relajando, al mismo tiempo los demás sentidos objetivos, activándose al mismo tiempo los sentidos psíquicos y espirituales y tu mente psiconsciente, quien, al recibir la orden que le estás impartiendo mediante la autosugestión comienza en forma inmediata a cumplir la realización respectiva.
Es preciso repetir el proceso por lo menos durante diez hasta que tú te convenzas de que puedas hacerlo y que lo harás.
El poder realizador reside en la mente psiconsciente quien ejecuta creativamente la orden impartida objetivamente mediante la autosugestión. Posteriormente, es preciso dejarla encargada del desempeño sin interferencia alguna, actuando como si….el logro estuviese ya alcanzado, inclusive, dando gracias a la vida –o a quien tú quieras- porque ya todo está resuelto o realizado. El poder de la gratitud tiene un profundo efecto programador de la mente psiconsciente y permite que el poder de la voluntad actúe con naturalidad y con la mayor eficacia posible, por cuanto, la mente psiconsciente, tiene un piloto automático que se encarga de aplicar la voluntad suficiente hasta realizar el cómputo programado, a semejanza del mismo dispositivo con que están dotados los aviones u otros tipo de ordenadores –computadores- con la particularidad de que la mente humana es el mayor ordenador que existe en el universo en perfecta conexión con la Inteligencia Infinita.
El siguiente acto de la voluntad es encontrar la mejor manera de alcanzar los resultados en el tiempo previsto.
El mecanismo intuitivo y el psico-cinético de la mente psiconsciente, si se presta la debida cooperación, efectuando las visualizaciones acordes a los objetivos que se anhela realizar –manteniendo en la mente la imagen clara del resultado prioritario a la vez- facilitan la culminación exitosa del logro.
La perseverancia es el factor determinante de la voluntad para concluir toda realización con éxito. El secreto supremo consiste en negarse a abandonar cuando la tarea se pone poco fácil. Es preciso seguir adelante con confianza, con la creencia y la sunción del logro como si ya hubiese sido logrado; adoptando, además, la correspondiente actitud de desapego al respecto y conservando absoluto silencio sobre el logro que se anhela alcanzar para evitar la generación de fuerzas antagónicas aún de las personas más allegadas, salvo de las directamente involucradas con quienes se precisará efectuar las respectivas retroalimentaciones, cuando corresponda.
La fe –conocimiento del modus operandi y ley natural implícita, en cada caso, permiten creer en los resultados posibles y alcanzarlos. Esta fe es de la misma índole de aquella que permite mantener la confianza de que a la mañana siguiente volverá a salir el sol a la hora acostumbrada; empero, mientras tanto es preciso esperar sosegadamente, por cuanto el tiempo necesario debe transcurrir inevitablemente. Por eso se hace necesario practicar la espera sosegada y paciente hasta la hora oportuna en la cual la voluntad realiza el acto victorioso y con todo su poder intacto.
La esperanza crea y mantiene la expectativa favorable y se recibe lo mismo que se espera.
El amor, fuerza suprema del universo, permite obtener la perfección en la obra realizada. La diferencia que manifiesta el genio es un mayor grado de amor y dedicación creativa.
La motivación es la fuerza poderosa que cada necesidad genera en grado suficiente y equivalente que abre todo camino para resolver cualquier situación, oportunamente. El ser humano está dotado de un poder potencialmente infinito que se expresa como motivación y ésta es generada por la necesidad en cualquiera de sus variantes en la escala jerárquica. Es preciso recordar que sin necesidad no existe manifestación alguna de poder y que toda necesidad genera el poder equivalente que mueve a la voluntad a satisfacerla.
El deseo ardiente es una variante de la necesidad sublimada a un elevado grado de aspiración donde el resultado apetecido no es uno cualquiera sino un anhelo específico que permite desear la realización de un objetivo específico, como, por ejemplo, un coche o una casa determinada que satisfaga el propio nivel de exigencia. El deseo ardiente activa el motor de la voluntad en el grado suficiente que permite alcanzar el logro apetecido.
El entusiasmo potencia la voluntad en grado superlativo, volviendo a cada persona incansable y le lleva a recorrer el camino por muy largo o complejo que sea hasta alcanzar la respectiva meta, en cada etapa. Es el fuego divino que nace de la convicción de las bondades del propio proyecto o propósito. Las claves esenciales para su desarrollo efectivo consiste en: 
1)              Mantener una curiosidad insaciable que facilita una búsqueda constante de la perfección, de la innovación y de la creatividad.
2)              Despertar el interés que permite concentrar la propia atención en los elementos útiles al desarrollo de la propia obra.
3)              Desarrollar el conocimiento profundo de todos los elementos relativos al propio trabajo o realización de los objetivos personales, o empresariales, que transforman a la persona en una autoridad en la materia.
4)              La adquisición del conocimiento profundo sobre una determinada materia otorga la convicción de cual es el objetivo correcto y la mejor manera de realizarlo. Esta convicción se transmuta en ese entusiasmo que es el rasgo distintivo del genio capaz de sublimizar cualquier obra a la máxima excelencia y perfección.
La voluntad firme y decidida vence todos los obstáculos, de la misma manera que el agua, en un canal, al interponérsele un dique que interfiera en su curso, ella va acumulándose en ese lugar hasta sobrepasarlo y continuar, corriendo, libremente.
Por medio de la voluntad, suprema fuerza del universo, debe disciplinarse la imaginación y representarse en posesión del logro apetecido en su etapa culminante en forma satisfactoria.
La imaginación es la visión del espíritu, la cual explora todas las variantes posibles para alcanzar la realización del objetivo. Se piensa en imágenes y éstas tienen como facultad la de atraer los elementos coadyuvantes y repeler los contrarios a la obra por realizar.
La imaginación abre caminos donde se requieren, como cauces que la voluntad, libremente, sigue. Se representan, mediante la imaginación, escenas de situaciones ideales que se desean crear, cuando es la primera vez que se efectúa; empero, cuando los resultados son previamente conocidos, a este tipo de representación ideal se le denomina visualización.
Imaginar escenas ideales de logros o visualizarlas en sus etapas culminantes en forma satisfactorias constituye uno de los mecanismos más efectivos para canalizar la voluntad y llevar a cabo la realización de cualquier proyecto en cualquier magnitud o nivel.
La obra perfecta es el fruto de un trabajo asiduo y bien hecho. Goethe dedicó toda su vida para escribir Fausto, obra que concluyó a los ochenta años.
Alessandro Manzoni, perfeccionó durante muchos años su clásico Los Novios.
Virgilio, tardó nueve años en escribir su breve poema Las Bucólicas, pero ha perdurado hasta ahora.
Homero, -una de las mentes más profundas y sabias que han existido en el Planeta Tierra- cuyo verdadero nombre es Demodoco, con sus obras fundamentales La Iliada y La Odisea alcanzó, en las mismas, tal magnitud de perfección y amplitud de conocimientos que han sido compañeras constantes de los más importantes pensadores y de las mentes más brillantes desde el mismo siglo XII –a.n.e.-, en que viviera el sublime aeda inspirado. Dion de Prusa, estimaba que Homero era el verdadero maestro de Sócrates y decir de Sócrates implica también de Platón, -otra de las mentes más portentosas de todos los tiempos-, mientras que Alejandro Magno le consideraba maestro de líderes. Pero, además, Homero fue el inspirador de incontables generaciones de jóvenes griegos que emulando las virtudes heroicas descritas por él gestaron la edad de oro en los siglos V y IV antes de nuestra era. Goethe, quien estaba visiblemente impresionado por las obras de Homero, se consolaba pensando que representaban la labor de varios autores, por cuanto se resistía a pensar que un solo hombre pudiera plasmar esas prodigiosas joyas literarias, de tan profunda sabiduría. La vigencia del mensaje que contienen esas dos inmortales obras les constituyen en objeto de necesario y continuado estudio en relación a los valores universales, a la descripción de los caracteres que conforman la personalidad humana y el profundo conocimiento del mundo espiritual y su interrelación con la dimensión física de la vida.
Dostoiesky, solía decir: -“La verdadera felicidad consiste en un excesivo trabajo realizado con amor”. Luego agregaba: -“No pongas en duda que, si una poesía de Puchkin, sutil y elegante, aunque sea de escasos versos, parece escrita a vuela pluma, se debe, precisamente, a que él se ha pasado mucho tiempo corrigiéndola y puliéndola. Nada escrito sin la debida reflexión tiene densidad”-. Él tardó nueve años en terminar el libro “Humillados y Ofendidos”, el cual volvió a escribir, igual que la mayoría de sus obras, muchas veces, hasta quedar satisfecho.
Si se analiza la obra cervantina en su conjunto: el Quijote, las Novelas Ejemplares y los Entremeses, entre otras, se percata, enseguida, cada quien, de la inmensa voluntad creadora y realizadora de su autor. Cervantes se fue preparando a lo largo de toda su vida para la creación de su magna obra, la cual constituye una  fuente perdurable para el cultivo del espíritu. El profundo conocimiento de los valores universales que dichas obras contienen refleja la vida en su totalidad, imbuyéndose el lector del optimismo universal que Cervantes logró plasmar en sus páginas inmortales. Es el fruto de la voluntad poderosa e inflexible que tenazmente forja el eterno ideal en la realización de las obras acordes a las inquietudes de los tiempos, y para todos los tiempos.
Contemplar el monumento literario de Tolstoy, solo en una de sus voluminosas, y extraordinarias obras, La Guerra y la Paz, -la cual concluye con sus profundas concepciones históricas,- y pensar cuanto trabajo en concebirla y perfeccionarla, le costaría, genera admiración y estímulo.
Cuánto amor, pasión, trabajo, maestría y dedicación! Pero, son obras que perduran por la inmensa voluntad de trabajo que permitió auto-expresarse a sus autores más allá de los límites de una sola existencia humana.
El aprecio humano es la compensación que oportunamente llega; pero la tranquilidad interior, del deber cumplido, de la obra bien hecha, vale por todos los tesoros del mundo.
La auto-estima se potencia con cada logro alcanzado y estimula a forjarse más y mejores metas.
La autorrealización deja una sensación de bienestar que permite persistir en el camino de las grandes obras, donde el trabajo da sentido a la vida, siempre. –“Cada cosa es lo que por su naturaleza quiere ser”-, decía Arthur Schopenhauer.
En cada época, según el espíritu de los tiempos, el trabajo que es preciso realizar se canaliza a través de las voluntades mejores dispuestas, preparadas y prontas para la acción. Cuando llega el momento de actuar, la visión cósmica de la tarea y el estimulo motivador expresados en un impulso que pone en movimiento a la persona, más la fe en los resultados, son condiciones que caracterizan, cada día, la actividad que el propio afán lleva a cabo en concordancia con los planes cósmicos, gradual y certeramente.

Todo trabajo tiene por base la voluntad. Quiere y cree en lo que haces! 

LA ACTIVACIÓN DE LA VOLUNTAD:

La necesidad, generadora de una fuerza motivadora equivalente, activa la voluntad de la acción suficiente hasta lograr satisfacerla plenamente, en cualquiera de sus variantes en la escala jerárquica necesidades que, genialmente, sintetizara Abraham Maslow.
El deseo ardiente es otro de los activadores de la voluntad, dinamizándola en grado suficiente para rendirla capaz de imantar resultados de gran envergadura.
El deber, el compromiso, el patriotismo, el amor, la generosidad, la solidaridad, la justicia, la benevolencia, la amistad, la vocación de servicio, el anhelo de saber y tantos otros valores universales que se expresan como práctica de todas las virtudes, cada una en su respectivo rango, activa la voluntad del logro en la realización de todo objetivo prefijado.
Llega el momento en que, asumiendo el compromiso del logro en sus múltiples variantes, negándose a abandonar y persistiendo firme en el propósito de alcanzar la meta, la voluntad se activa generando una fuerza magnética de atracción que imanta los resultados apetecidos en el más breve tiempo posible, trasformando a la persona, simplemente, en invencible.
José Ingenieros, prudentemente, expresó: -“Después de pronunciar el sí! –claro, recto, como un rayo de luz- la voluntad debe ser inflexible”-.

LEVANTARSE TEMPRANO ACTIVA LA VOLUNTAD

En temprana edad, descubrí que en la mañana, tan pronto despertaba, si me levantaba enseguida se activaba mi voluntad de acción y conservaba la lucidez mental en un grado sorprendentemente mayor que si permanecía más tiempo en la cama o volvía a dormirme.
El secreto consiste en que, en la mañana, tan pronto cada quien se despierte, alrededor de las 5:30 A.M., dejar de dar media vuelta, continuando durmiendo o en estado semi-dormido, y levantarse enseguida. El espíritu trae la lucidez que obtuvo en su proyección espiritual durante el sueño, lo cual le permitió expandir su conciencia y amplificar su capacidad perceptiva. A su regreso al cuerpo, si se salta de la cama tan pronto se despierta, se conserva esa claridad en las ideas, activándose la voluntad, ipso facto.
Generalmente, al levantarse temprano, se conserva la lucidez y se fortalece la voluntad; el día rinde más y las cosas salen mucho mejor. Por eso los proverbios populares suelen expresar: -“Quien madruga Dios le ayuda”; y, -“Quien madruga, coge agua clara”.
Cuando se quiere resolver situaciones o alcanzar importantes metas, ensaya, lector o lectora, levantarte temprano y ponte en acción lo más pronto posible, con lo cual, verás, como en el curso de unos pocos días comienzas a controlar cualesquiera situaciones que lo ameriten.
Esa hora –o dos- que sigue al levantarse temprano, constituye uno de los períodos más creativos de la jornada, tanto para meditar o planificar como para cualquier otro propósito.
Adelante.-

Afirma, en la noche, antes de dormir, o en la mañana, al levantarte:
           (Puedes hacerlo, si lo deseas, mirándote en el entrecejo, frente a un espejo: )
I.   Estoy al mando de mi voluntad. (Tres veces).
II.   Ahora estoy ya al mando de mi voluntad. (Tres veces).
III.   Permanezco al mando de mi voluntad, ahora y siempre. (Diez veces).
·       Tengo pleno dominio sobre mi voluntad y controlo bien todas mis facultades físicas, mentales y espirituales, en los niveles objetivos y subjetivos.
·       Cada día me enriquezco  más y mejor, en todos los aspectos de mi vida.
·       Desarrollo una profunda visión y comprensión de las leyes universales. Poseo plena consciencia de los valores éticos que rigen la vida.
·       Tengo voluntad en grado suficiente para realizar con éxito todos mis objetivos y resolver toda situación que me compete, oportunamente, cada día más y mejor.
·       Mi voluntad se fortalece en el nivel óptimo requerido por cada tarea y situación.
·       Tan pronto tenga claro, en mi mente, el resultado que debo alcanzar, en el día de hoy, y, a corto, mediano y largo plazo, activo, instantáneamente, mi voluntad, pongo manos a la obra diligentemente, persisto con tenacidad, fe, valor, y alcanzo, oportunamente, los logros requeridos.
·       Puedo, quiero y realizo todo lo que debo hacer. Cada día, en todas formas, me domino más y mejor.
·       El mecanismo de Provisión de la vida, me provee de lo que requiero, en grado suficiente, y a tiempo, para todo objetivo que asumo y decido realizar.
·       Tengo confianza plena, paciencia y voluntad constante de seguir adelante y alcanzar la meta siguiente: _________________________________________(Descríbela), antes de: día:______; mes:______; año:_____; hora:_____. Las ideas que requiero vienen oportunamente a mi mente y tan pronto tenga consciencia de ella genero el poder suficiente, con confianza y efectividad, para realizarlas con éxito. Así es, así será. Hecho está.